Comidas y repostería bajas en carbohidratos para quedarse en casa

¿Estás practicando distanciamiento social o quedándote en casa debido al coronavirus (como también lo estamos haciendo en Diet Doctor)? Hemos recopilado nuestros mejores consejos y trucos para preparar comidas deliciosas con alimentos que quizá ya tengas a mano o que puedas encontrar fácilmente, y mantener así una buena salud sin salir de casa. Por favor, disfruta, ¡y cuídate!

Ya que la enfermedad causada por el coronavirus, el COVID-19, tiene una tasa de mortalidad mayor entre las personas que son de más edad, tienen diabetes, hipertensión o enfermedades cardiovasculares, es importante mantenerse lo más sano posible durante estos momentos. Si trabajas desde casa, es mejor usar lo que ya tienes a mano en vez de salir a comprar.

No hace falta que todas las comidas sean gourmet, pero han de ser nutritivas. Aquí tienes nuestras ideas para comer de forma rica y sana con alimentos que puedes encontrar fácilmente o que quizás ya tengas.

Sácale provecho al congelador

Los nutrientes de los alimentos no se ven afectados al congelarlos, y proporcionan tanta nutrición como los alimentos frescos. Además de congelar alimentos crudos, el congelador es el lugar perfecto para guardar comidas ya preparadas para comértelas más tarde.

Ya te haya sobrado comida suficiente para congelarla o cocines tandas grandes a propósito, tener comidas preparadas esperando en el congelador es un regalo que tú yo del futuro sin duda disfrutará.

Curso: Comer keto con Kristie

¿Qué provisiones te harán más fácil seguir la dieta keto?

En el cuarto episodio de este curso, Kristie nos muestra exactamente qué ingredientes básicos tiene siempre a mano en su casa. Desde el refrigerador a la despensa y el congelador, estos alimentos básicos hacen que la dieta bajo en carbos y keto sea más sencilla. Además, nos ofrece 24 recetas diferentes que puedes preparar con los alimentos básicos que menciona.

También tienes un archivo PDF suplementario que puedes imprimir para ir de compras: PDF: abastece tu cocina keto

Mira el curso completo con Diet Doctor Plus.


Proteína

Cuando prepares las comidas, prioriza la proteína. Incluso si usas verduras en una ensalada, asegúrate de añadir huevos duros, tocino, queso, etc. para consumir la proteína adecuada.

Siempre es buena idea abastecer el refrigerador cuando encuentras comida en oferta, sobre todo carne. La carne asada, molida, las salchichas, los mariscos y el pollo se pueden congelar bien y guardarse hasta tres meses.

Hay carnes con una vida útil muy larga, como la carne de pollo y el jamón enlatados. También puedes encontrar diferentes tipos de carne seca o biltong. Hay carne curada y seca de vacuno, de cerdo, de búfalo, de venado e incluso de salmón.

Carne molida

La carne molida de res, de cerdo, de pavo y de cordero son carnes muy versátiles que se descongelan bien tanto si se congelan crudas o como cocinadas. Una buena idea es poner la carne molida en una bolsa de plástico antes de congelarla y aplanarla con las manos hasta que tenga un grosor de 1,5 cm (0,5”). Así se descongela muy rápidamente a temperatura ambiente o incluso en un tazón de agua fría.

Pescado

El pescado es el producto estrella del congelador. Se pueden comprar pescados y mariscos de todo tipo congelados para preparar comidas rápidas y deliciosas. Deja que se descongelen completamente en el refrigerador antes de cocinarlo.

El atún, el salmón, el cangrejo, la caballa y los mejillones en lata también van genial para las ensaladas. Añade un buen chorro de aceite y vinagre y tendrás una comida simple y saciante.

Huevos

Los huevos son unos de los alimentos naturales con más densidad de nutrientes y ricos en proteínas y grasas. Prácticamente, el único nutriente que les falta es vitamina C. Además, están riquísimos, son baratos y hay montones de opciones para cocinarlos.

Los huevos se pueden refrigerar hasta cinco semanas y pueden congelarse para que duren aun más tiempo. Para congelar los huevos, rómpelos en un molde de muffins o en una bandeja para hacer hielos y colócalos en el congelador. Cuando estén congelados, envuélvelos bien en plástico y guárdalos en una bolsa hermética de congelador. También se pueden separar las yemas y las claras y después congelarlas usando el mismo método.

Los huevos congelados se pueden comer hasta un año después.

Omeletes y frittatas

Si solo tienes pequeñas cantidades de verduras que ta hayan sobrado, puedes usarlas en omeletes, fritattas, sopas o cazuelas.

Ya que cada miembro de la familia tiene distintos gustos, puedes probar a hacer un bufet de omelet con las distintas verduras picadas y preparadas. Deja que cada persona decida qué combinación quiere usar para crear una riquísima y única omelet. Es también una forma genial de usar las sobras de la carne, como el pollo de los tacos y las fajitas, carne de res, tocino, salchichas de desayuno, bistecs o carne asada.


Verduras y frutas

Usa primero las verduras y frutas que hay que consumir pronto

Algunas verduras no se puede mantener tanto tiempo en el refrigerador como otras. Las verduras y frutas que contienen mucha agua no se congelan muy bien. Entre ellas están las lechugas, las espinacas crudas, los pepinos, los aguacates y los tomates frescos.

Guarda las verduras que se pueden almacenar durante más tiempo, como el repollo, las cebollas o las calabazas espaguetis para otras comidas.

Prueba a congelar las verduras que no quieras usar de inmediato. Dales un escaldado rápido para prepararlas para la congelación. Es mejor congelar algunas verduras después de cocinarlas, por ejemplo las calabazas, los tomates, la coliflor y las espinacas.

Muchos de nuestros platos principales se sirven con una ensalada fresca como guarnición, pero las verduras de hoja verde no se mantienen frescas durante mucho tiempo, así que usa verduras más duraderas como col rizada desmenuzada, repollo, brócoli o coliflor, pues se mantienen frescas durante mucho tiempo.


Grasas

Como siempre, no te olvides de añadir grasas saludables como aderezos con grasa, salsas con crema, mayonesa o aceite de oliva a tus comidas para conseguir más saciedad y sabor.

Hay muchas opciones riquísimas de grasas con una gran vida útil como el aceite de oliva, el aceite de aguacate, el ghee, el aceite de coco y la grasa animal. Si tienes grasas de frutos secos, como el aceite de nueces o el aceite de macadamia, quedan de maravilla al echarlas a la ensalada.

Además, si cocinas tocino, no te olvides que puedes derretir la grasa para un uso posterior, como por ejemplo freír algunas verduras.

La forma más sencilla de derretir la grasa del tocino es hornear el tocino en una bandeja de horno grande. Cuando el tocino esté listo, retíralo de la bandeja. Deja que la grasa se enfríe durante 15-20 minutos y después vértela a un tarro de cristal de boca ancha. La grasa de tocino debería estar lo suficientemente fría para que no queme, pero aún líquida. Las partes sólidas deberían quedarse pegadas a la bandeja y la grasa limpia drenarse fácilmente al tarro. Una vez que está en el frasco, puedes conservarla en la heladera o a temperatura ambiente.

Todo sabe mejor con mantequilla

Otra idea es usar hierbas frescas para hacer mantequilla saborizada. Si no has hecho tu propia mezcla de mantequilla, es hora de que sepas que es una autentica delicia. Puedes combinar sabores mediterráneos como ajo, romero, orégano y albahaca para crear una mezcla de mantequilla que irá de maravilla con prácticamente cualquier alimento.

Te quedarás sin habla cuando descubras el sabor que le da a los huevos, ya sean revueltos o hervidos. Una buena porción sobre el pollo asado o un bistec será toda una sensación para tus papilas gustativas.

Y es muy sencillo. Suaviza la mantequilla, mézclala con tus hierbas favoritas, déjala reposar a temperatura ambiente durante una hora y después refrigérala. Ya que son hierbas secas, hay que ser paciente y darle a la grasa de la mantequilla tiempo para absorber los sabores de las hierbas.

La mantequilla se mantiene fresca durante un largo tiempo incluso a temperatura ambiente, pero si quieres mantenerla fresca durante meses, guárdala en el refrigerador o en trozos del tamaño de cubitos en el congelador.

Como mantener los productos lácteos frescos

Queso

Si lo guardas de forma adecuada en el refrigerador, un paquete sin abrir de queso puede durar hasta cuatro meses, sobre todo los quesos añejos como el parmesano. Un paquete abierto puede mantenerse fresco en el refrigerador durante unas seis semanas.

El queso mozarella, el chéddar, el Gouda, etc. también pueden guardarse en el refrigerador. Puedes puede rallarlos (perfecto para una pizza keto) o hacer rodajas para tener porciones fáciles de usar. Envuélvelo en papel de horno y después guárdalo en bolsas herméticas para congelar. Etiquétalos con la fecha y consúmelos hasta dos o tres meses después. También se puede congelar el queso crema, pero tendrá una textura granulada al descongelarlo.

Crema

Se puede congelar cualquier tipo de crema, incluso la crema para batir. Tan solo tienes que agitarla bien antes de congelarla y evitar que la grasa se separe del líquido. Cuando esté descongelada, vuelve a agitarla bien antes de usarla. Aunque la crema agria también se puede congelar, al igual que el queso crema puede tener una textura granulada. Al descongelarla es mejor usarla como ingrediente en recetas en las que se cocina con crema, como en cazuelas y sopas.


¡Condimenta las comidas!

Ahora es el momento de sacarle partido a tu estante de especias. Puedes sacar las especias más antiguas y usar tus favoritas para añadir ricos sabores.

El tomillo es una hierba suave perfecta para los huevos, el pollo y las sopas. El tomillo también va genial para el calabacín salteado y para platos de verduras con limón asado. Otra especia a la que no se le da el suficiente valor es el pimentón ahumado. Le da un toque de color y sabor a todo lo que toca. Si tienes algo de comino, añádelo al pollo asado para darle un sabor más terroso y ahumado.

Hierbas frescas

Las hierbas frescas como el cilantro, el perejil, el eneldo y el tomillo le dan mucho color y sabor a las comidas. Desafortunadamente, no duran frescas mucho tiempo. Puedes ponerlas con los tallos hacia abajo en un vaso de agua en el refrigerador para mantenerlas frescas hasta una semana o ponerlas en bolsas de plástico y congelarlas.

Jill en la cocina

¡Prueba nuestros menús keto!

Nuestros populares menús son personalizables, e incluyen información nutricional y listas para las compras. ¡Puedes probarlos durante un mes, gratis! Suscríbete a la membresía de Diet Doctor Plus, y te ayudaremos a que tu camino hacia la alimentación saludable y baja en carbohidratos sea más fácil y delicioso. La experiencia completa de Diet Doctor incluye videos exclusivos, programas especiales, y más.

Empieza tu prueba gratuita


Repostería

Si tienes algo de tiempo extra, puede ser el momento perfecto de probar algunas de nuestras recetas bajas en carbos de repostería. Los bagels, el pan, los muffins y el pan plano no solo son un buen añadido a una comida de vez en cuando, sino que se congelan muy bien. Puedes congelarlos en porciones individuales o congelar una tanda entera.

Quizás también disfrutes creando una de nuestras recetas de a galletas de semillas. Estas versiones keto y bajas en carbos son perfectas para cuando te apetece algo crocante. Guárdalas en recipientes herméticos durante un par de semanas o congélalas. Si pierden el crocante al descongelarlas, puedes volverlas a poner en el horno a baja temperatura para que lo recuperen.

También tenemos algunos pasteles, brownies y galletas bajos en carbos y keto que puedes probar. Puede ser difícil tomarle el truco a la repostería con otros tipos de harina. Quizás ahora es el momento de poner a prueba tus habilidades. Al igual que con los panes y las galletas, la mayoría se congela muy bien.

La repostería congelada no solo te permite darte un capricho fácilmente más adelante, sino que te da la opción de controlar las porciones.


Olla de cocción lenta y olla eléctrica

Ahora que quizá no salgas a trabajar, puedes usar ese tiempo para planificar comidas o prepararlas. Tan solo 20 minutos en la mañana te permiten hacer un inventario de los ingredientes y empezar a pensar en ideas de cómo usarlos para preparar una comida. También puedes usar ese tiempo para preparar una comida rápida en la olla eléctrica.


Cazuelas

Cuando estés falto de ideas, una buena cazuela puede ser una genial forma de usar la carne y las verduras que te han sobrado. Un poco de carne de res molida, algo de pollo restante del pollo asado o trocitos de fajita pueden combinarse con una mezcla de verduras como cebollas, repollo o coles de Bruselas para crear una comida bien saciante.

Las cazuelas normalmente son simples porque se pueden mezclar, no hay que prestarles tanta atención como a una olla al fuego y pueden ser una comida completa sin necesidad de añadir guarniciones.


Estofados y sopas

Al igual que las cazuelas, los estofados y las sopas pueden ser una forma deliciosa de usar cualquier alimento que tengas a mano. Empieza con un caldo de carne de res, pollo o verduras, añade proteínas y verduras y déjalo hervir. Dale algo de sabor al dorar primero sofriendo la carne y las verduras en ghee o aceite de oliva. Añade el caldo y cualquier aderezo y déjalo hervir hasta que los sabores se mezclen, el caldo se reduzca y la cena esté preparada.


Menú

Keto: comidas sencillas muy bajas en carbos

¿No tienes mucha experiencia en la cocina o simplemente no te gusta mucho cocinar? Este menú te ofrece una semana de comidas ricas y nutritivas pero supersencillas. ¡La salud y el buen sabor no tienen por qué ser complicados!

Menú completo →