Un nuevo estudio poco fiable sobre las proteínas

Bistec al fuego

Cada día que pasa surge un nuevo estudio observacional sobre nutrición que no aporta nada a un debate provechoso sobre la salud.

The American Journal of Clinical Nutrition: Proteína alimenticia, fuentes de proteína y riesgo de fallecimiento: estudio Kuopio sobre factores de riesgo de cardiopatía isquémica (en inglés).

En esta ocasión el estudio se realizó en Finlandia, donde los investigadores seleccionaron en la década de los 80 a 2600 hombres y les hicieron un seguimiento durante unos impresionantes 22 años. Sin embargo, como suele suceder, únicamente se analizó su alimentación cuando se unieron al estudio y no volvieron a hacerlo más. Una sola evaluación de su alimentación en 22 años. ¿Te parece que pudo ser fiable? Nos damos cuenta al instante de que son datos de la peor calidad posible y debemos desconfiar de los resultados.

Pero aquí viene lo mejor. Según el resumen, “el consumo de proteína total y proteína animal tenía asociaciones significativas dudosas con el aumento del riesgo de mortalidad”. ¿Cuál es la otra forma de decir “asociaciones significativas dudosas”? Que no existe ninguna asociación. Sencillamente no fue estadísticamente significativa. Fue un resultado nulo sin un aumento significativo del riesgo de mortalidad vinculado al aumento del consumo de proteína animal. Ya hablamos antes de cómo los estudios epidemiológicos nutricionales con un cociente de riesgo bajo (por debajo de 2,0) pueden ser estadísticamente significativos, pero casi nunca tienen trascendencia clínica, ya que probablemente los resultados son tanto ruido estadístico como falsos. No obstante, este estudio ni siquiera fue estadísticamente significativo, y ni mucho menos tuvo trascendencia clínica.

Cuando se analizó de forma específica la carne, hubo una asociación estadística insuficiente de 1,23, que no es lo bastante fuerte como para darle mucha importancia. Si a estos deficientes datos estadísticos les sumas el sesgo del usuario saludable y otros factores de confusión, debería quedar claro que este estudio no aporta nada valioso a la ciencia de la nutrición.

¿Por qué las revistas médicas continúan publicando estos estudios observacionales? Me gustaría saber la respuesta. Con la actual confusión reinante sobre lo que deberíamos comer, este tipo de estudios solo añaden más confusión en vez de ayudar.

Nosotros seguiremos reclamando datos de mejor calidad y advirtiendo de los problemas de estos estudios de poca calidad. Estamos agradecidos de que ustedes nos escuchen, ¡y esperamos que las revistas médicas también empiecen a hacerlo!

Gracias por leernos,

Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

Cardiólogo en el Houston Chronicle: ¿Quieres un corazón más sano?

Carne y tofu: un nuevo a aspirante para el salón de la vergüenza de los ensayos

¿Cuánta proteína debes comer para una vida más larga?

Videos con conceptos básicos de los bajos carbos

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores