Es incierto que un impuesto a la grasa saturada sea útil

¿Deberían gravarse ciertos alimentos para desincentivar su consumo y reducir, en teoría, el riesgo de enfermedades?

Algunas personas dirían que ese tipo de impuestos nunca son una buena idea, incluso en el caso de alimentos que se consideran de forma universal poco saludables, como las bebidas azucaradas.

Sin embargo, es aun más complicado estar de acuerdo con un impuesto a un nutriente del que no existen evidencias convincentes de que sea perjudicial.

Aún así, eso es lo que un grupo de investigadores europeos de salud pública proponen, y el nutriente en cuestión es la grasa saturada:

PLoS One 2019: Sustitución de la grasa saturada por grasa poliinsaturada: una valoración del efecto en la salud del impuesto a la grasa en siete países europeos (artículo en inglés)

Hace poco hablamos de un artículo redactado por un grupo internacional de investigadores que instaban a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a reconsiderar el anteproyecto de las recomendaciones para limitar la grasa saturada a menos del 10 % de las calorías. Y el pasado otoño hablamos de por qué un impuesto a la carne roja es una mala idea.

En 2011, Dinamarca aprobó una ley para gravar los alimentos ricos en grasa saturada. Al parecer, el impuesto fue efectivo para reducir la ingesta de grasa saturada de los consumidores daneses, que bajó alrededor de un 4 % cuando estuvo en marcha. La ley fue derogada un año más tarde por motivos económicos y políticos, antes de que pudieran valorarse sus efectos en la salud.

En este nuevo artículo los investigadores llegaron a la conclusión de que aplicando un impuesto a la grasa saturada en siete países europeos se conseguiría una disminución similar del consumo de grasa saturada y aumentaría el consumo de ácidos grasos poliinsaturados. Crearon un modelo sobre la variación potencial del riesgo de cardiopatías tras 10 años con el que compararon los resultados previstos si se gravara la grasa saturada y si no se gravara y su consumo siguiera igual que ahora.

¿Cuál fue su conclusión? Un impuesto que consiguiera que todas las personas consumieran la cantidad de grasa saturada que recomienda la OMS y aumentara el consumo de ácidos grasos poliinsaturados podría prevenir entre un 11 % y casi un 30 % de los casos de cardiopatías, dependiendo del sexo y del país de residencia de las personas.

Creemos que esto es meramente una conjetura y que el impuesto en sí mismo sería un error por varias razones:

  • No existen evidencias convincentes de que sustituir la grasa saturada por ácidos grasos poliinsaturados reduzca el riesgo. Aunque hay algunos estudios observacionales que podrían sugerir que existe una relación muy débil entre un consumo alto de grasa saturada y cardiopatías, es importante tener en cuenta que los datos observacionales no pueden demostrar si un comportamiento (consumir mucha grasa saturada) causa un resultado (mayores tasas de cardiopatías). Además, las correlaciones entre las dos deben ser muy fuertes para siquiera sugerir que existe un riesgo justificado. De hecho, la mayoría de ensayos clínicos (una evidencia mucho más sólida) no han mostrado ningún beneficio de sustituir la grasa saturada por ácidos grasos poliinsaturados, y algunos han mostrado un ligero aumento del riesgo de cardiopatías.1
  • La grasa saturada está en muchos alimentos saludables. Los lácteos enteros, la carne y la mantequilla han formado parte de nuestra dieta ancestral durante miles de años. Gravar estos alimentos nutritivos y saciantes solo porque son ricos en grasa saturada no tiene mucho sentido desde el punto de vista de la salud.
  • Los ácidos grasos poliinsaturados son un grupo variado. Resulta interesante que los investigadores hayan señalado que “una disminución de la grasa saturada sin un aumento simultáneo de los ácidos grasos poliinsaturados no parece ser beneficiosa para la salud”. Pero hay distintos tipos de ácidos grasos poliinsaturados, y consumir más no siempre es mejor. Aunque consumir más ácidos grasos poliinsaturados omega-3 al comer pescado graso varias veces a la semana se considera una buena decisión nutricional, la gran mayoría de los ácidos grasos poliinsaturados que consumimos son de la familia del omega-6. Casi todos ya consumimos más ácidos grasos poliinsaturados omega-6 de los que necesitamos, lo que conlleva que la proporción de omega-6 y omega-3 deje mucho que desear. Un impuesto a la grasa saturada podría provocar que la gente consumiera más aceites vegetales, muy procesados y la principal fuente de ácidos grasos poliinsaturados omega-6.
  • Las personas con ingresos bajos serían las más perjudicadas. Durante el periodo en el que se gravó la grasa saturada en Dinamarca, el precio medio de la mantequilla subió más de un 20 %. Para las personas con dificultades económicas, consumir margarina y aceites vegetales podría parecer lógico, sobre todo si te dicen que el impuesto a la mantequilla se debe a que es menos sana. Por la misma razón, es posible que las fuentes de proteína de buena calidad, como la carne y los lácteos, se reemplazaran por alimentos procesados de menor coste.

En Diet Doctor creemos con firmeza que comer alimentos reales y nutritivos, incluidos los que son ricos en grasa saturada, es beneficioso para la salud. Aunque los investigadores pueden tener buenas intenciones, sentimos que están formulando suposiciones sin fundamento sobre lo que se conseguiría con un impuesto a la grasa saturada. No estamos de acuerdo en que gravar alimentos reales vaya a ayudar a reducir las cardiopatías, especialmente teniendo en cuenta que es probable que se sustituyan esos alimentos por otros productos procesados y de peor calidad que no son gravados.

Chica pensando en mantequilla

Grasas saludables en una dieta keto o low carb

Aquí tienes una guía con todo lo que necesitas saber sobre la grasa en una dieta con restricción de carbohidratos.

Anteriormente

Un nuevo y profundo análisis refuta el miedo a la grasa saturada

No es nada nuevo: las grasas lácteas son beneficiosas para la salud

Conceptos básicos sobre keto

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores