Nuevo estudio: las cetonas estabilizan la función encefálica

Cerebro

Un complicado pero fascinante estudio recién publicado sugiere que la cetosis puede mejorar la función encefálica en seres humanos. Los investigadores del Mass General Hospital estudiaron a adultos jóvenes sanos mediante una resonancia magnética del cerebro que puede determinar la “estabilidad de la red cerebral”. Los autores afirmaron que es una medida de la salud general del cerebro o de la “edad del cerebro”.

Aunque no estoy familiarizado con este protocolo de resonancias, tengo que confiar en la palabra de los investigadores respecto a su validez. Además, tengo que admitir que suena bastante impresionante.

La primera parte del estudio fue una revisión retrospectiva de los registros que mostraban que la estabilidad de la red cerebral disminuía con la edad, desde los 47 años y con el punto álgido de la tasa de cambio alrededor de los 60 años.

No obstante, la siguiente parte fue la más interesante. Realizaron resonancias a voluntarios sanos, primero tras seguir su alimentación estándar, después con una alimentación estándar tras 12 horas de ayuno y, finalmente, después de seguir una alimentación cetogénica (que se confirmó por los niveles promedio de BHB de 0,6 mmol/L).

Los investigadores después llevaron a cabo otro experimento, en el que realizaron resonancias de voluntarios jóvenes después de una alimentación estándar y un ayuno de 12 horas, seguida de otra resonancia al romper el ayuno con un bolo de glucosa, y por último rompiendo el ayuno con una bebida de éster de cetonas exógenas.

Los autores llegaron a la conclusión de que la dieta cetogénica, beber cetonas exógenas y el ayuno fueron de ayuda para mejorar la estabilidad de la red cerebral, mientras que una dieta estándar y un bolo de glucosa desestabilizó el cerebro. En un experimento n=1 también mostraron que el éster de cetonas mejoró la estabilidad cuando se proporcionó combinado con el bolo de glucosa. Pero ya que solo se trató de un paciente, es difícil sacar ninguna conclusión real.

Aunque estos datos en conjunto son fascinantes, también son difíciles de asimilar. Para empezar, tenemos que confiar en que las medidas tomadas con las resonancias se correlacionan con el rendimiento cognitivo real y la función cerebral en el futuro. A fin de cuentas, eso es lo que nos preocupa. Además, tenemos que confiar en que los cambios a corto plazo que se ven con el cambio de alimentación se trasladan a cambios consistentes y a largo plazo. Tercero, tenemos que asumir que estos hallazgos pueden aplicarse a una población más amplia, como las personas de más edad con sobrepeso o con resistencia a la insulina.

Creo que lo interesante de este estudio es que proporciona más datos preliminares alentadores sobre que las cetonas son “buenas para el cerebro” y que el exceso de glucosa es “malo para el cerebro”. Pongo estas afirmaciones entre comillas, pues las definiciones de bueno y malo pueden tener muchas formas distintas y hay que clarificarlas en futuros estudios.

Además, este estudio proporciona datos tempranos mecanísticos sobre por qué la cetosis puede ser beneficiosa para las enfermedades neurológicas como el Alzheimer, traumatismos craneoencefálicos, epilepsia, trastornos del estado del ánimo, etc. Estoy deseoso de ver más investigaciones en esta área para aprender más sobre cómo usar la cetosis como una intervención neurológica terapéutica.

Gracias por leernos,

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC


¿Quieres llevar una vida saludable?

Nuestra membresía Diet Doctor plus te ayuda a conseguirlo. Empieza con la prueba gratis para poder acceder a nuestros +40 menús low carb, a la fantástica herramienta de planificación de menús y a todos nuestros videos de cocina.

Empieza tu prueba gratuita

Un comentario

  1. Marjorie
    Me interesaria una dieta per una persona EN tratamiento oncologico sometido a quemio y radioterapia 45anos 75kg sexo mascolino gracias

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores