No todo el tejido adiposo (graso) es igual

Cuerpos con forma de manzana y pera

A pesar de que los médicos y profesionales de la salud los usan con frecuencia, el peso y el índice de Masa Corporal (IMC) son anticuados y no son buenos indicadores de la salud en general. Como hemos dicho antes, las personas que tienen sobrepeso pero están en forma suelen tener mejor estado de salud que las que tienen un peso normal y están en peor forma.

Además, es un hecho reconocido que las personas con sobrepeso, cuya adiposidad es mayoritariamente subcutánea, tienen un mejor estado de salud que las que tienen más adiposidad visceral (también llamada grasa en el hígado, grasa en la “panza” o la temida “forma de manzana”).

Ahora, un estudio reciente sugiere que parte de esto puede estar controlado genéticamente, y esos genes pueden ayudar a determinar nuestro riesgo de enfermedad.

Science Daily: Los factores genéticos relacionados con la obesidad pueden proteger de la diabetes

El estudio utilizó la secuenciación genética combinada con la cuantificación de la grasa visceral por resonancia magnética para ayudar a determinar el riesgo de diabetes, hipertensión y cardiopatías en más de 500.000 sujetos. Encontraron siete genes específicos que estaban asociados con un mayor riesgo de obesidad pero con mayor grasa subcutánea y menor grasa visceral. Así pues, estos individuos tuvieron un mejor estado de salud con menor riesgo de enfermedad.

Los autores concluyeron que la ubicación de la grasa es más importante que la cantidad total, y está en gran parte controlado por los genes.

Esto nos da aun más razones para prestar menos atención a la báscula y más atención a nuestros hábitos de vida saludables en general. Y recuerda, solo porque nuestros genes hagan más o menos probable que tengamos grasa visceral, no significa que todo esté fuera de nuestro control. Las prácticas de estilo de vida saludable, incluyendo las dietas bajas en carbohidratos (con o sin ayuno intermitente) y un ejercicio frecuente pueden ayudar a reducir la grasa visceral y mejorar nuestra salud en general.

¡Así que tira la báscula, ve al gimnasio y prepara alguna de nuestras delicias. recetas bajas en carbohidratos!

Gracias por leernos,
Bret Scher MD FACC

Anteriormente

¿Comer grasa nos hace engordar?

¿Has escuchado alguna vez a tu médico usar la palabra “deprescribir”?

Entender la carga del tratamiento

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores