No todas las pérdidas de peso son iguales

Comiendo pomelo
No es una sorpresa que algunos métodos para bajar de peso sean mejor para nosotros que otros.

¿La dieta del pomelo? ¿Parásitos para bajar de peso? Mejor no empecemos.

Sin embargo, una forma de adelgazamiento que parece seguir teniendo empuje en la medicina oficial es la restricción calórica intensa con el uso de sustitutos de comida. Si reduces de forma drástica la cantidad de comida que consumes, bajarás de peso, no hay duda.

No obstante, a pesar de que la restricción calórica intensa ayuda a bajar de peso, en Diet Doctor nos preocupan las posibles consecuencias negativas para la salud a largo plazo. Un estudio reciente de JAMA Network Open confirmó nuestras inquietudes.

El ensayo asignó de forma aleatoria a 100 mujeres con sobrepeso en la posmenopausia a una dieta basada en alimentos con una restricción calórica del 30 % durante 12 meses o a una dieta de sustitutos de comida en forma de batidos y sopas con una restricción de energía del 70 % durante cuatro meses y el 30 % durante los siguientes ocho meses. En ambas intervenciones los investigadores mantuvieron la proteína en 1 g/kg del peso corporal real (en Diet Doctor recomendamos 1,2–1,7 g/kg del peso corporal de referencia en vez de 1 g/kg del peso corporal real).

Tras 12 meses, el grupo con restricción “intensa” perdió más peso (15 kg [33 lb] en comparación con los 8,4 kg [19 lb] del otro grupo) con una mayor reducción de la cincunferencia de la cintura y la cadera y una mayor pérdida general de masa grasa. Si solo hubieran perdido masa grasa, habría sido un resultado excelente. Pero no fue el caso, ya que también perdieron más masa corporal magra y más músculo en los muslos. No obstante, lo más preocupante fue que también hubo una reducción de la densidad mineral ósea de las caderas, con tendencia a una mayor pérdida en el cuello femoral y la espina dorsal. Eso a pesar de mantener el nivel de proteína igual en ambos grupos.

El estudio no mencionó los efectos en el metabolismo en reposo, que según estudios anteriores disminuye al reducir las calorías de forma crónica y drástica. Es posible que por ese motivo los estudios largos sobre la restricción calórica crónica muestren una pérdida de eficacia con el tiempo.

A nosotros esto nos parece el ejemplo perfecto de que la cifra en la báscula puede no ser el mejor criterio de éxito. Bajar de peso quizá no sea un logro significativo si te hace más propenso a fracturas de cadera o estar frágil a largo plazo.

Es por eso que hacemos énfasis en bajar de peso de una forma que sea beneficiosa para la salud en general. La alimentación baja en carbohidratos, con o sin ayuno intermitente o alimentación restringida en el tiempo, puede ser más efectiva para la salud y para bajar de peso a largo plazo.

Así que, antes de probar la dieta del pomelo, pregúntate a ti mismo, ¿qué hará esta dieta por mi salud en su conjunto?

Gracias por leernos,

Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

Estudio: perder peso desde la mediana edad: ¿riesgo o beneficio?

Avergonzar a la gente por su peso: ¿motivación o acoso?

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores