Las dietas bajas en carbohidratos no aceleran la calcificación coronaria

Placa arteria coronaria

Lo hemos escuchado una y otra vez. Las dietas altas en grasas causan cardiopatías. Es cierto que mejoran el síndrome metabólico, la resistencia a la insulina y la diabetes… reducen la presión arterial y mejoran la pérdida de peso. Pero quizá causen cardiopatías, así que no deberíamos recomendarlas.

A veces este tipo de “lógica” hace que me avergüence de denominarme doctor.

Afortunadamente, el debate está cambiando de forma activa.

Era optimista de que un reciente estudio sobre la calcificación de las arterias coronarias (CAC) y las dietas bajas en carbohidratos iba a acelerar tal cambio. Desafortunadamente, no parece ser el caso.

El estudio acaba de ser publicado en The British Journal of Nutrition y es el primero que ha investigado si las dietas bajas en carbohidratos están o no vinculadas con la progresión de la enfermedad cardiovascular medida con la puntuación CAC. La puntuación CAC es una prueba sencilla y no invasiva en la que se usa un TAC. Toma unos 10 segundos, tiene un nivel bajo de radiación (más o menos la misma que una mamografía) y nos dice si hay calcio en las paredes de las arterias y alrededor del corazón. Aunque no nos dice si hay bloqueos dentro de las arterias, es un excelente marcador de la presencia de enfermedad arterial coronaria y muy buen factor predictivo del riesgo de ataques al corazón en los siguientes 10 años.

Este fue un estudio prospectivo y observacional (un nivel débil de evidencia según la política de Diet Doctor para evaluar la evidencia científica) donde participaron 5000 personas, con una edad media de 63 años y les realizaron un seguimiento con un valor de referencia de CAC y repitieron el estudio 2,4 años más tarde. Recogieron datos sobre el consumo de grasa y carbohidratos y al final no encontraron diferencias entres varios niveles de consumo de carbohidratos y grasas en términos del desarrollo o progresión del CAC.

British Journal of Nutrition: Dieta bajas en carbohidratos y prevalencia, incidencia y progresión de calcificación de las arterias coronarias en el Estudio Multiétnico de Aterosclerosis (MESA)

Aunque en la superficie parece que esto debería exculpar a las dietas bajas en carbohidratos de cualquier preocupación. Desafortunadamente, este no fue el estudio que aclaró la situación.

Para empezar, se basó en cuestionarios de frecuencia alimentaria, el mismo poco confiable método que usan muchos estudios epidemiológicos nutricionales.

Segundo, los resultados están enturbiados con las mismas variables de confusión y sesgos del usuario saludable que sufren todos los estudios epidemiológicos.

Tercero, la cohorte más baja en carbohidratos comió menos del 43 % de sus calorías de los carbohidratos y más del 40 % de la grasas, y el grupo más alto en carbohidratos comió más del 65 % de los carbohidratos y menos del 22 % de grasas. Esos porcentajes no representan realmente a las personas que llevan una dieta cetogénica muy baja en carbohidratos o incluso moderadamente baja en carbohidratos (menos de 100 gramos de carbohidratos al día).

Por último, 2,4 años es un periodo de seguimiento demasiado corto para llegar de forma realista a conclusiones sobre la progresión de la enfermedad coronaria basándose en el CAC.

Aunque esto puede parece un inicio alentador, se necesitan estudios de mejor calidad y más a largo plazo que investiguen los efectos de una dieta cetogénica bien formulada para responder de verdad esta pregunta. Mientras tanto, la mejor evidencia que tenemos sobre la seguridad de una dieta baja en carbohidratos es su efecto en los marcadores subrogados como la presión sanguínea, la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico, los niveles de HDL y triglicéridos, el tamaño de las partículas LDL y otros.

Para mí, eso es lo suficientemente bueno para seguir recomendado la alimentación baja en carbohidratos a la mayoría de mis pacientes.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

Control del colesterol en sangre: ahora es personal

Diabetes y salud cardíaca: conoce tu riesgo

Negacionistas del colesterol o traficantes de estatinas: ¿hay término medio?

Videos low carb más populares

Un comentario

  1. Mauricio
    Muchas gracias por la aclaracion de este estudio. Lo bueno es que empieza a existir en la comunidad científica la inquietud de estudiar esta relacion, y aunque los "resultados" no evidenciaron relacion, agradezco el profesionalimo e imparcialidad del equipo de Dietdoctor en pronunciarse claramente sobre el mismo.

    Saludos

    MSE

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores