La casa de naipes de la dieta baja en grasas

Aceite

¿Somos hipócritas si criticamos los ensayos observacionales que no respaldan nuestras convicciones, pero promovemos los que sí lo hacen?

Es una pregunta complicada.

Si promovemos los datos epidemiológicos nutricionales que confirman nuestras convicciones como pruebas de buena calidad, entonces sí que seríamos hipócritas. Los datos epidemiológicos nutricionales siguen siendo una prueba muy deficiente, sin importar si corroboran nuestras convicciones o no.

Pero si lo que erróneamente pensamos que es una “alimentación saludable” y las desacertadas recomendaciones nutricionales se fundamentan en estudios observacionales defectuosos, tiene sentido que debamos promover toda la información disponible en contra.

Un análisis reciente de Lipids in Health and Disease nos ha dado esa oportunidad. Es un nuevo metanálisis de 63 ensayos observacionales preexistentes que informaron sobre la ingesta de grasa alimentaria y el riesgo de enfermedad cardiovascular. Para que un estudio pudiera incluirse en el metanálisis, tenía que comparar la mayor y la menor ingesta de grasa y las tasas de episodios cardiovasculares.

Lipids in Health and Disease: Ingesta total de grasas y ácidos grasos alimentarios y riesgo de enfermedad cardiovascular: un metanálisis de la respuesta a la dosis de estudios de cohorte

Según los resultados del estudio, la ingesta de grasas trans fue la única variable asociada con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, y fue una asociación débil con un cociente de riesgo instantáneo de solo 1,14.

Cabe destacar que no se asoció la mayor ingesta total de grasa ni la mayor ingesta de grasa saturada con un aumento del riesgo cardiovascular. Es más, en las poblaciones asiáticas un mayor consumo de grasas saturadas se asoció con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular (fue de nuevo una asociación débil, 0,84).

La ingesta de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas tampoco mostró asociaciones positivas ni negativas con enfermedades cardiovasculares. Cuando se analizaron solo los estudios que duraron más de 10 años, un mayor consumo de ácidos grasos poliinsaturados tuvo una asociación muy débil con una disminución del riesgo instantáneo de 0,95.

Los autores señalan que la hipótesis de la “dieta sana para el corazón” se basa o bien en una valoración parcial de los estudios observacionales, o bien en los estudios que usan el colesterol LDL como un criterio indirecto de valoración, en vez de medir los criterios de valoración reales como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y fallecimientos. Por eso es importante promover este tipo de estudios epidemiológicos nutricionales que contradicen las convicciones imperantes sobre los peligros de la grasa alimentaria y la grasa saturada. ¿Qué explicación pueden dar las personas y las asociaciones que promueven los peligros de las grasas saturadas acerca de los numerosos estudios que no muestran ninguna asociación de riesgo cardiovascular? La realidad es que no pueden más que admitir que es una prueba de muy baja calidad y que no hay un verdadero consenso.

Debemos tener cuidado de no promover tales estudios como si demostraran que la grasa saturada es inocua. Estos estudios no pueden probar nada, pero no hay duda de que deberíamos hablar de ellos para exponer que el miedo a la grasa se basa en un castillo de naipes que se desmorona cuando entendemos la calidad de las pruebas que lo sustentan. Ha llegado la hora de exigir que las recomendaciones alimentarias se basen en pruebas de mejor calidad y de desechar la dieta que verdaderamente es una moda pasajera: la dieta baja en grasa y baja en grasa saturada.

Si quieres un análisis más detallado sobre las grasas, puedes leer nuestra guía:
Grasas saludables en una dieta cetogénica o low carb.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

La gran estafa de la industria médica y farmacéutica relatada por un doctor argentino

No es nada nuevo: las grasas lácteas son beneficiosas para la salud

Oferta y demanda: Por qué los alimentos grasos se están encareciendo

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores