Juego de manos

GettyImages-599468188

“¡Oh, cielos! ¡Veo carbohidratos!”. El filtro entre el cerebro y la boca falló por un momento. No me había dado cuenta hasta que noté que tres personas se habían vuelto para mirarme. Estábamos todos reunidos en la casa de un amigo mutuo ayudando a preparar la comida para el buffet. Se suponía que el menú era bajo en carbohidratos y, sin embargo, allí estaba yo, clavando la mirada en montones de verduras. Sus miradas requerían una explicación.

Con una risita nerviosa, me reí de mí misma y dije: “Lo siento. Después de tantos años haciendo keto, ya no veo alimentos. Veo macronutrientes. Los alimentos tienen carbohidratos, grasas o proteínas y, a menudo, algo de cada uno, pero automáticamente miro un plato y empiezo a calcular el contenido de nutrientes. Cuando veo una ensalada con lechuga y muchas verduras, se enciende una luz de alerta en mi cerebro. Ese plato”, señalé, “sería bajo en carbohidratos, pero no me daría los nutrientes esenciales de las grasas y proteínas”. Solté una risita de nuevo, “¡Mi cerebro primero busca grasa!”.

En lugar de ofrecer una excusa y aliviar la incómoda situación, ahora tenía la atención de seis personas más. “Espera, ¿ves una ensalada y crees que eso es malo?”, preguntó un invitado.

“No exactamente”, traté de explicar. “Las verduras no son malas, pero necesito un poco de grasa y proteínas con ellas”. Carne, huevos, queso, tocino y un aderezo deliciosamente graso la convertirían en una mejor opción baja en carbohidratos”.

“¿Y este plato? ¿Qué ves?”, preguntó un segundo invitado que señalaba un plato que tenía muchas verduras y muy poco pollo magro.

Como una adivina que podía ver el más allá, expliqué con cuidado que veía un plato con más proteína que grasa y una proporción más alta de carbohidratos que grasa. Con tan solo una estimación aproximada, diría que la porción del plato de carne que señalaba tenía aproximadamente los mismos gramos de proteína y carbohidratos y menos gramos de grasa que de proteína. Para que sea cetogénico, busco que los gramos de grasa sean los mismos o más que las proteínas y que los carbohidratos sean muy bajos.

“¿No te lo comerías?”, intervino un tercer invitado. La incomodidad se intensificó. Me habían designado como la experta en todas los temas cetogénicos basándose en mi éxito personal y el tiempo que llevaba siguiendo el plan. Estaba incómoda porque no me atrevía a proclamar que una comida fuera “mala”, pero realmente no era un plato que hubiera elegido como opción baja en carbohidratos. Mi dilema empeoró porque el invitado que preparó el plato estaba esperando con ansias mi respuesta.

Respondí tan diplomáticamente como me fue posible, “Si lo comiera, buscaría maneras de añadir más grasa. Tal vez un poco de mantequilla, crema agria o quizá tocino. Con carne grasa iría de maravilla”. Todos se relajaron un poco.

“¿Cómo equilibras una comida? ¿Qué es lo que buscas?”, preguntó el primer invitado otra vez. Antes de que pudiera responder, otro preguntó: “¿Cómo aprendes a ver los carbohidratos?”. Sonreí. En cierto modo, parecía como si le estuvieran pidiendo a un mago que revelara su truco.

Lo que veo cuando veo carbohidratos

“Es una maldición”. Sonreí. “Proviene del miedo. Me aterra regresar a ese estado de hambre y enfermedad y dolor y obesidad. Cuando veo carbohidratos, veo todas esas cosas. Recuerdo el dolor de espalda, la ropa de talla grande y todo lo que no podía hacer.

Otra persona ve un trozo de pastel o un croissant y piensa que tiene buen aspecto. Quieren devorarlo; yo siento rechazo. Representa todo lo que ya no quiero ser. Significa mala salud, soledad y limitaciones”. Sus expresiones eran difíciles de interpretar, pero estoy convencida de que vi una mezcla de sorpresa, confusión y simpatía. “¿Entonces, no te parece que una gran rebanada de pastel de chocolate tenga buena pinta?”.

“¡En absoluto! ¿Cómo puede tener buen sabor la enfermedad y sentirse mal? Ese pastel representa todo lo que me hizo desdichada. No puedo comérmelo sin los efectos secundarios de la hiperglucemia y la inflamación que lo acompaña. ¡Junto al pastel, se hornea la mala salud! Por otra parte, puedo tomar una jugosa y grande carne de hamburguesa envuelta en hojas de lechuga con queso, tocino, mayonesa y champiñones salteados en mantequilla y tener una mejor salud.

En resumen, los carbohidratos normalmente me producen todas las cosas negativas que quiero evitar. La grasa y las proteínas hacen que mi cuerpo esté más saludable y fuerte. Cada comida que veo está compuesta de uno más de esos macronutrientes. He pasado los últimos años asegurándome de saber aproximadamente cuántos carbohidratos hay en cada comida, y he construido una jerarquía visual en el cerebro.

Las verduras de hoja, además de la col rizada, son bajas en carbohidratos. Cuando las veo en un plato, este tiene buena pinta. Los tomates, las cebollas y los pimientos son más altos en carbohidratos. Siempre los limito especialmente si están juntos en un plato. El brócoli y los espárragos son buenas opciones, y los champiñones son muy bajos en carbohidratos. No hay magia, excepto para buscar una y otra vez la cantidad de carbohidratos en una fuente fiable. Con el tiempo, aprendes”.

“Entonces, básicamente, ¿tienes que hacerlo tú misma?”, preguntó una mujer que estaba cerca.

“¡Sí! No sabía nada de esto hace unos años. Todo lo que tenía era determinación y la base de datos de la USDA para buscar macronutrientes. Cometí muchos errores, que es justamente cómo la mayoría de nosotros aprendemos las cosas”.

“Entonces, ¿en verdad no hay magia?”, preguntó ella.

“¡Oh, sí, hay magia! ¿Alguna vez has probado una jugosa hamburguesa en hojas de lechuga con queso, tocino, mayonesa y champiñones salteados en mantequilla? ¡Ahí está la magia! No olvides que la hamburguesa sin pan se sirve con una guarnición de jeans ajustados más pequeños. ¡Aquí está tu magia!”.


Kristie Sullivan

 
¿Quieres leer más artículos escritos por Kriste Sullivan? Estas son sus tres publicaciones más populares:
 

  • Juego de manos
  • Esa chica
  • El romance keto

Más

La dieta cetogénica para principiantes

Salud

Bajar de peso

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores