Investigadores se oponen a la propuesta de la OMS de restringir la grasa saturada

Corazón de mantequilla derritiéndose

¿Deberíamos intentar limitar el consumo de grasa saturada independientemente de cómo sea la alimentación en conjunto? Parece que esta es la postura que toma la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la versión preliminar de las recomendaciones publicada en mayo de 2018, la OMS planteó que reducir el consumo de grasa saturada a menos del 10 % de las calorías diarias podría disminuir considerablemente el riesgo de cardiopatías, la principal causa de fallecimientos causados por enfermedades no infecciosas. Eso equivaldría a unos 22 gramos de grasa saturada al día para una persona que consuma 2000 calorías al día.

Recientemente, un equipo internacional del investigadores —del que formaba parte el destacado lipidólogo, el Dr. Ronald Krauss— publicó su respuesta, en la que se explica por qué hacer hincapié en reducir el consumo de grasas podría causar consecuencias no deseadas para la salud a escala global:

The British Medical Journal: Propuesta de recomendaciones de la OMS sobre los ácidos grasos saturados y trans alimentarios: ¿es la hora de un abordaje nuevo?

En el artículo, los expertos hacen varias observaciones que respaldan su punto de vista sobre la posibilidad de que la restricción de grasa saturada sea contraproducente:

  • Los alimentos que contienen grasas saturadas pueden ser muy variados: Incluso cuando las grasas saturadas provienen de la misma fuente original de comida —por ejemplo, productos lácteos de la vaca—, el procesamiento o la adición de otros ingredientes (como azúcar y harina en la repostería) pueden cambiar la forma en la que se metabolizan tales grasas. No comemos nutrientes de forma aislada; consumimos alimentos, que contienen una compleja mezcla de nutrientes. Las grasas saturadas de un yogur natural tendrán un destino distinto en el cuerpo que las grasas saturadas de un batido de chocolate.
  • Evidencias poco convincentes de que reducir la grasa saturada disminuye el riesgo de cardiopatías: La mayoría de las revisiones sistemáticas de ensayos clínicos —consideradas el tipo de evidencia más sólida y confiable— no han mostrado que reemplazar las grasas saturadas, como la mantequilla por aceites vegetales, reduzca el riesgo de ataques al corazón o de fallecimientos causados por cardiopatías, independientemente de los cambios en los niveles de colesterol.
  • Confiar en los niveles de colesterol LDL para determinar el riesgo: Es cierto que en algunos estudios los niveles de colesterol LDL disminuyen al reducir la ingesta de grasa saturada. Sin embargo, aunque hay varios ácidos grasos saturados que afectan al colesterol LDL de forma diferente según la longitud de la cadena y otros factores, casi todas las grasas saturadas aumentan el colesterol HDL igual o más que el colesterol LDL. Además, se considera que es mucho menos probable que las partículas grandes de colesterol LDL contribuyan a las cardiopatías que las partículas pequeñas, y un consumo mayor de grasa saturada se ha vinculado a una tamaño mayor de las partículas LDL.
  • Muchos alimentos nutritivos son ricos en grasa saturada: Abstenerse o restringir alimentos ricos en nutrientes como carne grasa, queso y lácteos con toda su grasa puede hacer que la gente opte por alimentos bajos en grasa con una cantidad mayor de carbohidratos refinados. ¿Sería esto beneficioso para reducir el riesgo de cardiopatías? Hay que repetir que la composición de la dieta es clave. Un reciente metanálisis de ensayos clínicos de gran envergadura ha descubierto que las dietas bajas en carbohidratos sin restricción de grasa saturada redujeron los triglicéridos y aumentaron el colesterol HDL más que las dietas bajas en grasas, reduciendo así el riesgo.1

Las propuestas para limitar el consumo de grasas saturadas a un nivel arbitrario a la vez que no se toma en cuenta el conjunto de la dieta son desacertadas. Nosotros en Diet Doctor aplaudimos a estos investigadores y estamos totalmente de acuerdo con su llamamiento final a la OMS:

“Recomendamos con firmeza una aplicación de los descubrimientos basada en alimentos para conseguir una dieta saludable, así como la reconsideración de la versión preliminar de las recomendaciones que proponen la reducción de la ingesta total de ácidos grasos saturados”.

Chica pensando en mantequilla

Grasas saludables en una dieta keto o low carb

Aquí tienes una guía con todo lo que necesitas saber sobre la grasa en una dieta con restricción de carbohidratos.

Anteriormente

Un nuevo y profundo análisis refuta el miedo a la grasa saturada

Estudio muestra que la carne roja y la blanca aumentan las partículas LDL grandes

Videos sobre el colesterol

  • Colesterol en dietas low carb — Dr. Bret Scher y Dr. Nadir Ali
  • Evitar y resolver las enfermedades crónicas modernas — Ivor Cummins
  • Colesterol en keto — Dave Feldman

Un comentario

  1. Mauricio
    Gracias por este aclarador artículo. Revisé el detalle del estudio citado y su conclusión es demoledora:

    "CONCLUSIONES:
    Los grandes ensayos controlados aleatorios de al menos 6 meses de duración con restricción de carbohidratos parecen ser mejores para mejorar los marcadores de lípidos en comparación con las dietas bajas en grasa. Las pautas dietéticas deben considerar la restricción de carbohidratos como una estrategia dietética alternativa para la prevención / tratamiento de la dislipidemia en poblaciones con riesgo cardiometabólico."

    Mas allá de que las pautas lleguen a cambiar en favor de la evidencia como la mencionada, empoderar a las personas con conocimientos actualizados el contexto científico contemporáneo como lo hacen ustedes, todo el equipo de Dietdocot, es la clave de promover el cambio de paradigmas en materias de nutrición saludable.

    Como siempre, ustedes hacen una gran labor 👏👍

    Saludos - MSE

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores