La glucemia elevada aumenta el riesgo de COVID-19, incluso sin diabetes

Midiendo la glucosa sanguínea

Un nuevo estudio, aceptado para su publicación en The Journal of Diabetes Science and Technology, halló que las personas hospitalizadas con COVID-19 que tenían diabetes (definida como una HbA1c por encima de 6,5 %) o una hiperglucemia no controlada (por encima de 180 mg/dL) tuvieron una tasa de mortalidad del 29 %, mientras que en el caso de las personas sin ninguna de estas afecciones, la tasa de mortalidad fue solo del 6 %.

Eso no es sorpresa, ya que todos los datos que hemos visto hasta ahora muestran de forma consistente que la diabetes es uno de los mayores factores de riesgo de complicaciones graves de la COVID-19.

Sin embargo, este reciente estudio también mostró que el 42 % de las personas que no estaban diagnosticadas de diabetes en el ingreso pero sí desarrollaron hiperglucemia descontrolada durante la hospitalización, murieron. Es una tasa de mortalidad enorme, habida cuenta de que podría considerarse que no tenían patologías previas.

Es importante destacar que este estudio es de datos recopilados por una compañía que se especializa en software para el manejo de la insulina. Aunque esto conlleva un grave sesgo de selección de datos, aun así parece indicar que existe un significativo aumento del riesgo debido a la hiperglucemia aguda, incluso en ausencia de diabetes preexistente.

Aunque es posible que la compañía pueda usar estos datos para respaldar la necesidad de un control más estricto de la glucosa usando más insulina, yo pienso que deberíamos usarlos para mostrar la importancia de las enfermedades metabólicas subyacentes. Como ya hemos mencionado en nuestras anteriores publicaciones sobre este tema, la ausencia de diabetes tipo 2 no equivale a estar saludable de forma metabólica.

La prediabetes, la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico indican que hay una disfunción metabólica subyacente, y son distintas formas de un sistema de glucosa e insulina con problemas.

Y ahora estamos empezando a ver de qué forma podría esto poner en un riesgo mayor a los pacientes.

Scientific American publicó recientemente una revisión, “Cómo la glucosa sanguínea puede desencadenar una respuesta inmune mortal en la gripe y posiblemente en la COVID-19”. Los autores hacen referencia a artículos que muestran cómo el metabolismo de la glucosa tiene un “papel en la tormenta de citocinas” con la gripe, y plantean la hipótesis de que podría ocurrir lo mismo con la COVID-19.

Aunque nada de esto es ciencia concluyente, se suma al creciente número de evidencias necesarias para estar más atentos a nuestra salud metabólica (incluida la glucosa sanguínea), especialmente ahora. Y eso sirve tanto para nuestra vida corriente, como para la manera en que los médicos tratan a sus pacientes.

Por ejemplo, como el Dr. Christopher Stadtherr escribió en su guía sobre la alimentación baja en carbos y las enfermedades pulmonares (artículo en inglés, próximamente en español), existen estudios que han mostrado que las personas que no pueden comer y necesitan alimentación intravenosa (algo que suele ocurrirle a muchas personas que están intubadas), las formulaciones bajas en carbohidratos y ricas en grasas disminuyen de forma beneficiosa el trabajo respiratorio en comparación a las formulaciones con más carbohidratos.

Usar una alimentación baja en carbohidratos en el hospital podría tener un beneficio doble: reducir el riesgo de una glucemia alta y ayudar a reducir el trabajo respiratorio. Aunque no existen ensayos extensos que muestren que sea así, puede tener sentido considerarlo para los pacientes gravemente enfermos de COVID-19.

En el hospital y en el hogar, la restricción de carbohidratos funciona. Es la mejor intervención nutricional para controlar la glucosa sanguínea. Si bien puede no ser la única respuesta, es algo que todos deberíamos tener en cuenta como médicos y como personas durante estos tiempos difíciles.

Gracias por leernos,

Dr. Bret Scher, FACC

Más

Anteriormente

La obesidad como factor de riesgo para complicaciones del coronavirus

Según un estudio la obesidad es el principal factor de riesgo para la diabetes tipo 2


¿Quieres llevar una vida saludable?

Nuestra membresía Diet Doctor plus te ayuda a conseguirlo. Empieza con la prueba gratis para poder acceder a nuestros menús low carb y keto, a la fantástica herramienta de planificación de menús y a todos nuestros videos de cocina.

Empieza tu prueba gratuita

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores