Estudio: perder peso desde la mediana edad: ¿riesgo o beneficio?

Persona midiendo circunferencia abdominal

Un nuevo estudio en BMJ indica que bajar de peso a partir de la mediana edad está correlacionado con un mayor riesgo de fallecimiento. ¿Podría ser cierto? ¿Es recomendable no bajar de peso a medida que cumplimos años para conseguir vivir más tiempo?

Antes de sacar conclusiones precipitadas, examinemos con más detalle el estudio y lo que realmente indica.

En primer lugar, hay que especificar que se trata de una de las clases de evidencias de menor calidad, un estudio observacional retrospectivo, denominado con frecuencia “minado de datos”. Como ya hemos señalado en múltiples ocasiones, estos estudios pecan de obtener los datos de una forma no confiable (en este caso, los voluntarios informaron de su peso de forma individual, algo que está sujeto a diversas fuentes de error) y de no controlar las variables (algo que tiene importancia en este caso). Además, estos estudios no pueden probar causa y efecto, sino solo mostrar asociaciones (la mayoría son poco consistentes de forma estadística).

Los autores analizaron los datos de 36.000 personas de 40 o más años y les pidieron que estimaran lo que pesaban cuando tenían 25 años y 10 años antes de participar en el estudio. Después evaluaron los datos para comprobar si existían asociaciones entre el riesgo de fallecimiento y las variaciones en el peso.

Ciertos resultados no deberían pillarnos por sorpresa. Las personas que más pesaban con 25 años fueron las que tenían el mayor riesgo de mortalidad posteriormente, y las personas con un peso estable “normal” fueron las que tenían menos riesgo. El grupo “obeso estable” y las personas que ganaron peso desde la juventud hasta la mediana edad también sufrían un aumento del riesgo.

Pero lo que generó más titulares en la prensa fue que las personas que bajaron de peso en la mediana edad o siendo ancianas sufrieron un aumento del riesgo de fallecimiento. En principio parece ilógico. Si es bueno bajar de peso, ¿no debería disminuir el riesgo de fallecimiento?

Quizá. Pero desafortunadamente este estudio no distinguió entre la pérdida de peso intencional y la no intencional. Se tuvo la misma consideración por las personas que empezaron una dieta baja en carbohidratos, comenzaron a ejercitarse y bajaron de peso que por las que perdieron peso debido a una diabetes avanzada o por debilidad y sarcopenia asociada a la edad. Como puedes observar, es una diferencia clave que afecta a la interpretación de los datos.

Probablemente podemos dar por hecho que, en general, las personas que aumentan de peso en la juventud ganan tejido graso, mientras que las que pierden peso a una edad avanzada suelen perder masa magra corporal. Pero no sabemos si ese fue o no el caso en este estudio. ¿Midieron la circunferencia de la cintura? ¿Usaron escáneres DEXA o básculas de bioimpedancia para determinar la masa magra? No.

Así que, a pesar de que el estudio muestra un aumento del riesgo de fallecimiento en las personas que bajaron de peso, no puede determinar si realmente fue la pérdida de peso u otro aspecto lo que causó el aumento del riesgo.

Para resumir, se puede llegar a la conclusión de que probablemente es mejor tener un peso “normal” durante toda la vida. Sin embargo, no se puede deducir que bajar de peso de forma intencional a medida que cumplimos años, sobre todo de una forma en la que se preserve la masa magra, sea peligroso.

También hay que recordar que el peso no es el marcador de salud más confiable. Nosotros recomendamos centrarse en la composición corporal, la presión arterial, los marcadores de salud metabólica, cómo te sientes y otros marcadores de salud.

Gracias por leernos

Dr. Bret Scher, FACC

Más

Guía: Cómo bajar de peso

Avergonzar a la gente por su peso: ¿motivación o acoso?

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores