Es el viaje

Pines en mapa

“¡No sé si vamos a llegar a tiempo!”. Mi nivel de estrés aumentaba a cada segundo. Mi hijo y yo teníamos compromisos en una ciudad más grande, lo que suponía manejar por un buen rato. Dependiendo de dónde estuvieran los consultorios, de la hora del día y de media docena de otras variables, normalmente tardábamos una hora y media o dos horas manejando desde casa. Como la primera cita era a las 9:00 de la mañana, decidí que debíamos salir antes de las 7:15 debido al tráfico matutino. No salimos de casa hasta las 7:22.

Apenas treinta minutos después de salir, el tráfico era mucho peor de lo que esperaba. Más o menos a la mitad del trayecto, empecé a sentir pánico pensando que llegaríamos tarde. Viendo las señales de tráfico intenté predecir qué tan tarde podríamos llegar. ¿Cinco minutos? ¿Diez minutos? ¿Veinte minutos?

A medida que la ansiedad aumentaba, tomé el celular y comencé a activar los mapas de Google y el GPS para saber EXACTAMENTE el tiempo de llegada por adelantado. Entré en razón en el último minuto y una voz calmada y tranquila dijo: “¡Para! ¿Qué harás si el GPS predice que llegarás 5 minutos tarde?”.

Mi pensamiento fue, “Bueno, seguiré de camino a nuestras citas, tendré cuidado con los chóferes que van como locos, me quedaré en los ‘mejores’ carriles, evitaré accidentes e iré tan rápido como pueda”.

La voz más tranquila de la razón se preguntó: “¿Qué harás si el GPS predice que llegarás 10 minutos tarde?”.

“Bueno, seguiré de camino a nuestras citas, tendré cuidado con los chóferes que van como locos, me quedaré en los ‘mejores’ carriles, evitaré accidentes e iré tan rápido como pueda”. Me respondí lo mismo.

”¿Y si llegas 20 minutos tarde? No te vas a dar la vuelta e irte a casa, ¿verdad? La voz más tranquila de la razón estaba empezando a tener sentido.

“No, aunque podría llamar al consultorio del médico y avisarles, pero no abren hasta las 9:00, así que seguiré de camino a nuestras citas, tendré cuidado con los chóferes que van como locos, me quedaré en los ‘mejores’ carriles, evitaré accidentes e iré tan rápido como pueda”.

Al darme cuenta de que la ansiedad solo me estaba haciendo estar disgustada, estresada y no me ayudaba a llegar antes, respiré hondo y decidí concentrarme en manejar de manera segura, buscar divertidas matrículas personalizadas, admirarme mirando las extrañas nubes y hablar con mi hijo. Sin embargo, mi destino estaría allí, y llegaría allí siempre que siguiera avanzando y no me detuviera a buscar chicharrones en cada salida, como es sabido que hago.

La clave es el viaje bajo en carbohidratos

Nuestro viaje bajo en carbohidratos es muy similar. Nos ponemos ansiosos por la pérdida de peso que controlamos con las básculas, o los centímetros que no perdemos con la rapidez suficiente. Nos fijamos demasiado en el objetivo porque todos queremos llegar a nuestro destino lo más rápido posible.

Es el trayecto, es el viaje lo que más importa. El destino estará allí. Algunas personas pueden llegar 15 minutos antes de lo esperado, y algunas llegan 30 minutos más tarde de lo que querían. Lo más importante es recordar que si detienes el viaje, NUNCA llegarás.

Puedes obsesionarte con pesar y medir, pero la mayoría de la gente progresa simplemente controlando su ingesta de carbohidratos y comiendo alimentos naturales que disfrutan. Comer poca cantidad de carbohidratos no significa que tengas que tener excesiva hambre o hacer ejercicio durante varias horas al día. Como los mejores alimentos que he comido nunca, son altos en grasas y saciantes. La comida es deliciosa y el trayecto es divertido.

Después de toda mi preocupación y ansiedad por llegar tarde, llegué a mi primer compromiso a las 8:59. Había desperdiciado toda la adrenalina. A las 9:25 todavía estaba esperando para ver a mi médico y riéndome con mi hijo mientras esperábamos. Es el viaje, ¿verdad?


Kristie Sullivan

Más

Cómo bajar de peso: Evita los edulcorantes artificiales

La dieta cetogénica para principiantes

Anteriormente con Kristie

Problemas con los carbohidratos

¿No extrañas el pan?

Un nuevo lugar para vivir

El romance keto

Mi aceite milagroso

Acerca de Kristie

Kristie Sullivan comenzó una alimentación baja en carbohidratos en 2013 después de luchar toda su vida con la obesidad.

A causa de su éxito personal, empezó a ayudar a otras personas para que aprendan a hacer de la alimentación baja en carbohidratos un delicioso estilo de vida. Abrió un canal en YouTube, Cooking Keto with Kristie (Cocinando Keto con Kristie), y publicó una colección de sencillas recetas cotidianas con bajos carbohidratos que se llama Un Viaje hacia la Salud: Un viaje que vale la pena hacer.

Kristie promueve una alimentación muy baja en carbohidratos que se basa en comer limpio. También tiene una página en Facebook que se llama Simply Keto y un grupo de Facebook cerrado que se llama “Low Carb Journey to Health (Cooking Keto with Kristie)”.

Kristie vive con su familia en la hermosa región de Sandhills en Carolina del Norte. Tiene un doctorado en Investigación Educacional y Análisis de Políticas de la North Carolina State University y trabaja en asesoramiento de educación superior, evaluación, investigación y acreditación.

Otras publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores