El encarnizado debate sobre las estatinas

Effects and treatment of statins concept photo. Open packaging with drugs tablets, on which is written "Statin Medication", lies near stethoscope, result analysis on cholesterol (lipid panel) and ECG

¿Es una caza de brujas y un intencionado ataque para desacreditar a los detractores de las estatinas?

¿O es un alegato genuino para intentar ayudar a la gente a vivir más y mejor?

Ojalá supiera la respuesta real, pero no hay duda de que el reciente artículo en el Daily Mail clavó una estaca en medio del debate de las estatinas y el colesterol.

Daily Mail: La letal propaganda de los negacionistas de las estatinas: los medicamentos SÍ protegen de infartos, pero esta devastadora investigación revela que hay cientos de personas que los rechazan

El artículo, escrito por el editor de la sección de salud del Daily Mail, Barney Calman, muestra una postura inequívoca ya en el título: “La letal propaganda de los negacionistas de las estatinas”. Él afirma que tres destacados “negacionistas” del colesterol y las estatinas, la Dra. Zoe Harcombe Ph.D., el Dr. Malcolm Kendrick y el Dr. Aseem Malhotra están difundiendo información falsa, confundiendo a la gente y poniendo miles de vidas en peligro.

Estas son acusaciones fuertes y serias. El uso de un lenguaje incendario y acusatorio da claramente a este artículo un tono de caza de brujas, pero el autor incluye entrevistas con expertos y citas de literatura médica. ¿Será capaz de aguantar el escrutinio?

Aunque parte de su mensaje tiene sentido, una parte está fuera de lugar. Analicemos su razonamiento.

¿Reducen las estatinas el riesgo de infartos y accidentes cerebrovasculares?

Nada más empezar, el artículo del Daily Mail cita la estadística a menudo mencionada de una reducción del 50 % en infartos cardíacos y una reducción del 30 % en accidentes cerebrovasculares al usar estatinas. Los Dres. Harcombe, Kendrick y Malhotra han señalado acertadamente numerosas veces que estos son riesgos relativos, y no proporcionan una representación precisa de un beneficio real.

¿Cuáles son los beneficios absolutos? ¿Es la reducción del 50 % una disminución de un 1 % de riesgo a un 0,5 % de riesgo? Resulta que no lo sabemos. La Cholesterol Treatment Trialists’ (CTT) Collaboration, el principal editor de los datos completos sobre la eficiencia de las estatinas, rechaza publicar los datos en bruto para que sean comprobados por terceros. Alega que tiene un acuerdo de confidencialidad con las farmacéuticas que financiaron el estudio. Los Dres. Harcombe, Kendrick y Malhotra están sin duda en lo cierto al cuestionar la exactitud y confiabilidad de estos datos, especialmente ya que no podemos conocer cuál es la reducción del riesgo absoluto de sus afirmaciones.

Observando los ensayos de prevención primaria, la reducción del riesgo absoluto varía entre una reducción del riesgo del 0,2 % y del 1 %. Eso tiene una importancia diferente a la citada reducción del 50 % del riesgo relativo.

¿Están los detractores de las estatinas al mismo nivel que los antivacunas?

A su favor hay que decir que Calman reconoce la errónea demonización del colesterol alimentario primero, y luego la de la grasa saturada alimentaria. Señala las deficiencias o la completa falta de evidencias para sostener esas afirmaciones que solían tomarse como verdaderas (y deberíamos señalar que probablemente seguirían propagándose como ciertas si no fuera por personas lo suficientemente valientes como para levantarse y cuestionar el statu quo).

Sin embargo, después cita al investigador de estatinas Sir Rory Collins, que compara la oposición a las estatinas al “deshonrado pediatra… (que) falsificó evidencias para apoyar su idea de que… [las vacunas rutinarias] causaban autismo en niños”. Para empezar, los dres. Harcombe, Kendrick y Malhotra no están falsificando evidencias. Están interpretando los estudios realizados por otras personas. Están poniendo de manifiesto los estudios contradictorios que a menudo se ignoran, presentan los datos con una perspectiva diferente y llaman la atención sobre los defectos en los datos. Es provocador e incorrecto compararlos con cualquier persona que falsifique evidencias a propósito. En mi opinión, eso es claramente llevar el ataque demasiado lejos.

¿Es el colesterol totalmente inocuo?

Los estudios observacionales como el Estudio Framingham del Corazón y el Ensayo de intervenciones sobre múltiples factores de riesgo (MRFIT) muestran una clara asociación entre el aumento del colesterol total, el aumento del LDL y los infartos de corazón y los fallecimientos. Aunque la solidez de la asociación podría cuestionarse, las estadísticas muestran una asociación clara. De nuevo, no es causa y efecto, sino una asociación que se ha observado.

Por otro lado, la Dra. Zoe Harcombe señala que los datos que ella ha analizado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) procedentes de 192 países mostraron una mejor sobrevivencia con un aumento del colesterol. Otros estudios observacionales en sujetos mayores de 65 años muestran una mejor sobrevivencia con niveles más altos de colesterol. Eso es suficiente para que algunas personas cuestionen el rol del colesterol en fallecimientos y enfermedades. Plantea una situación de potencial bimodal, donde el colesterol alto está asociado tanto con un pequeño aumento del riesgo en la gente joven y con protección en la gente mayor. Por supuesto, los datos observacionales no resolverán la cuestión de forma definitiva. Simplemente muestran una asociación.

¿Las estatinas salvan vidas?

El Dr. Kendrick citó un artículo observacional que muestra que las estatinas aumentan la esperanza de vida en solo 3,5 días. Calman discrepa de esto y cita que numerosos estudios aleatorizados (una evidencia de mayor calidad) han mostrado una reducción del riesgo de muerte con la prescripción de estatinas. Aunque esa afirmación es cierta, también es incompleta. Han habido también numerosos ensayos con estatinas que no han mostrado reducciones en mortalidad por todas las causas. Los datos están realmente divididos.

Algo importante a tener en cuenta es, ¿a quién te estas dirigiendo específicamente? Los estudios no han demostrado que haya algún beneficio de un menor riesgo de mortalidad en la prevención primaria en mujeres, y muchos no han mostrado ningún beneficio de reducción de la mortalidad tampoco en hombres. En la prevención secundaria (cuando las estatinas se usan para tratar a personas con cardiopatías establecidas) los datos sobre la mortalidad son mejores, pero incluso entonces se calcula que 83 personas necesitan tomar el medicamento durante cinco años para prevenir una muerte.

Calman se aleja de nuevo de la integridad científica afirmando:

Para cualquier persona que pueda tener dudas, hay que decir que las muertes por cardiopatías y accidentes cardiovasculares en el Reino Unido cayeron dos tercios entre 1980 y 2013, en parte debido a que hay menos fumadores y mejor atención de emergencia, pero también debido al mayor uso de las estatinas.

Me gustaría entender cómo fue capaz de saber que el impacto de las estatinas fue mayor que el desarrollo de mejores técnicas médicas y, lo que es más importante, que la reducción del tabaquismo.

¿Están exagerados los riesgos de los efectos secundarios de las estatinas?

Calman señala que el Dr. Malhotra ha afirmado que el 75 % de los consumidores de estatinas las dejan tras el primer año. Comparto la preocupación de Calman, ya que no tengo conocimiento de que haya estudios de calidad que muestren que la tasa sea tan alta. Por otro lado, otras personas citan un 1 % o menos de incidencia de efectos secundarios en los principales estudios sobre estatinas. Lo que no mencionan es que muchos de tales ensayos tienen un periodo de rodaje en el que todos reciben estatinas, y los que sufren efectos secundarios son excluidos de participar en el ensayo.

Medir realmente los efectos secundarios de las estatinas requiere de estudios “en el mundo real”, no ensayos patrocinados por las farmacéuticas, diseñados para minimizar los efectos secundarios que se presentan.

¿Están los destacados defensores de las estatinas fuertemente pagados por las farmacéuticas?

Es innegable que la gran mayoría de los estudios sobre estatinas se llevan a cabo por doctores con largas listas de conflictos de interés. Eso quizá no invalide completamente los datos, pero puede plantear dudas sobre si estamos viendo la imagen completa. Esto es un concepto importante sobre el que los Dres. Harcombe, Kendrick y Malhotra se hacen oír. El artículo cita a Collins diciendo que no acepta financiación de las farmacéuticas, pero eso no cambia el hecho de que muchos de los datos fueron tomados en grandes ensayos patrocinados por las farmacéuticas.

Más caza de brujas que difusión de hechos

Aunque el debate puede no estar claro para un lado o para el otro, lo importante es que hay un debate. Los intentos de desacreditar y difamar a los detractores de la opinión general no consiguen nada para fomentar el debate científico sobre el colesterol y las estatinas. Está bien cuestionar las normas científicas y discrepar con el consenso. Incluso me atrevería a decir que todos deberíamos cuestionar el consenso de vez en cuando. La clave es hacerlo de una forma que esté basada en ciencia, no sea personal y aspire a acercarse a la “verdad”.

No estoy seguro de que este artículo en el Daily Mail tuviera esta intención. Incluso si no estás de acuerdo con todo lo que los Dres. Kendrick, Harcombre y Malhotra dicen, habría que elogiarlos por sus esfuerzos para fomentar el debate y desafiar el statu quo.

Gracias por leernos,
Bret Scher, MD FACC

Anteriormente

Un colesterol LDL alto puede proteger de demencia: ¡no se lo digas a los que venden estatinas!

Control del colesterol en sangre: ahora es personal

Negacionistas del colesterol o traficantes de estatinas: ¿hay término medio?

Colesterol

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores