Coronavirus: qué tenemos que hacer desde ya

Esto es grave. Quizá necesitemos adoptar medidas bastante extremas desde ahora para evitar o reducir la catástrofe provocada por el coronavirus.

En resumen, en casi todos los países afectados por el coronavirus, la mayoría de las personas debemos quedarnos en casa a ser posible, al menos durante las siguientes semanas.

Teletrabaja si puedes. Cancela todas las reuniones. Cancela todo lo que no sea necesario. Y empieza hoy. Por cada día que esperemos, la epidemia podría empeorar en un 40 %.

Aunque las personas jóvenes y sanas probablemente no tengan problemas aun contagiándose, necesitamos hacerlo para proteger las vidas de las personas que están en riesgo: personas mayores y personas con problemas de salud preexistentes.

¿Medidas de pánico o necesarias?

País tras país —incluidos Italia, España y Francia— están cerrando, diciéndole a la gente que permanezca en su casa, cerrando escuelas, cerrando todas las tiendas no fundamentales, cerrando restaurantes, cancelando todas las concentraciones de personas y cerrando sus fronteras.

Me parece que no mucha gente podía imaginar hace una o dos semanas que esto iba a ocurrir. Es, cuanto menos, una situación apocalíptica.

¿Es pánico? No lo creo. Me parece que estas medidas —aunque extremas— es lo más responsable que pueden hacer nuestros líderes. Estas medidas pueden ser necesarias para proteger a personas vulnerables de nuestra sociedad, al menos durante las siguientes semanas.

Las personas jóvenes y sanas probablemente no tengan problemas incluso si contraen el coronavirus, pero en el caso de las personas mayores y las personas con enfermedades preexistentes, puede ser mortal. Un cierto porcentaje de personas con más de 60 años que necesitan atención médica podrían fallecer, y en el caso de las personas de más de 80 años, la tasa de mortalidad puede llegar al 15 %.

Si no adoptamos medidas extremas ahora, nuestros sistemas de salud correrán el riesgo de verse totalmente desbordados en días o semanas. Es posible que no seamos capaces de proporcionar ayuda al tsunami de personas enfermas que necesitarán asistencia médica urgente para salvarles la vida, como oxígeno y cuidados intensivos.

Los doctores quizás tengan que decidir quién recibe cuidados intensivos y quién no, así como decidir quién vive y quién no.

Hay información de que eso ya está ocurriendo en el norte de Italia. Y es una enfermedad que se propaga de forma exponencial. Eso significa que en una semana o dos podría ocurrir lo mismo en tu ciudad.

¿Una epidemia única en el siglo?

Normalmente no me preocupo mucho por los nuevos virus o enfermedades. Cuando apareció la gripe H1N1 en 2009 y se produjo un gran pánico en los medios de comunicación, escribí un artículo sobre que el riesgo era relativamente pequeño, en total significativamente menor que el de la gripe estacional.

Sin embargo, desafortunadamente, esta vez es diferente. El coronavirus no es una gripe leve, es mucho peor que la gripe estacional. Puede ser el virus más peligroso al que se ha enfrentado la humanidad desde la gripe española de 1918. Podría ser una epidemia única en este siglo.

Solo tienes que observar lo que ha estado ocurriendo. China tuvo que construir hospitales nuevos —¡en días!— para controlar la epidemia donde empezó. La asistencia sanitaria en la acaudalada y desarrollada zona norte de Italia ya está desbordada y cerca de sucumbir, incapaz de ofrecer cuidados intensivos a todas las personas que los necesitan. Según parece, Irán está creando fosas comunes para las víctimas.

Eso no ocurre con la gripe estacional. El coronavirus no es como la gripe.

Según los cálculos más fiables, el coronavirus puede ser cerca de 10 veces más mortal que una gripe normal. Además, se extiende más rápido y la población no tiene una inmunidad prexistente para este virus. Debido a esto, alrededor de la mitad de la población podría acabar contagiada este año.

Mientras que la gripe puede matar al 0,1 % de las personas infectadas, la cifra actual de fallecidos de casos conocidos es de un 3,7 %. Afortunadamente, esta cifra probablemente sea una sobreestimación, ya que muchos o la mayoría de los casos leves no son conocidos. Por otro lado, algunos casos conocidos podrían acabar falleciendo, lo que haría aumentar la cifra ligeramente.

La verdadera cifra de fallecimientos puede acabar siendo de alrededor de un 1 % de las personas infectadas, con suerte un poco menos, siendo la gente mayor la que más sufre estos fallecimientos.

Hay que recalcar que esto sería así si nuestro sistema de salud puede hacer frente a la enfermedad. Pero si no puede hacerlo, si las personas gravemente enfermas no pueden recibir cuidados intensivos, cierto porcentaje de las personas infectadas probablemente muera, quizá hasta un 3 % o 4 %.

En el peor de los casos, con la mitad de la población infectada este año y el sistema de salud totalmente desbordado, es posible que alrededor del 2 % de las personas infectadas pudieran fallecer. Eso sería un 1 % de toda la población.

Eso podría significar, en el peor de los casos, varios millones de fallecidos en los Estados Unidos (hay expertos que han mencionado cifras similares) y 50 millones de personas o más en todo el mundo.

Esa sería una cifra similar a la gripe española de hace cien años.

Esta enfermedad puede detenerse

Afortunadamente, las cifras anteriores no son una predicción de lo que ocurrirá, sino de lo que podría ocurrir. El futuro depende de lo que hagamos ahora. Lo que vaya a ocurrir sigue estando en gran parte bajo nuestro control.

Cabe señalar que China y Corea del Sur ya han demostrado que esta epidemia se puede reducir o incluso posiblemente detener si tomamos medidas extremas lo antes posible.

Es posible ralentizar o detener esta enfermedad, pero son necesarias medidas contundentes en todos los países gravemente afectados.

Qué hacer ahora

Para empezar, tenemos que detener la propagación de la enfermedad. Esto requiere más que solo lavarse las manos y no tocarnos la cara, aunque eso también sea necesario. Requiere que nos mantengamos lejos de otras personas tanto como podamos. Requiere distanciamiento social.

Eso significa cerrar y cancelar todo lo que no sea necesario, al menos durante varias semanas. Sin escuelas, sin conferencias, sin reuniones, sin cines, sin restaurantes, sin bares. Desde hoy. Por cada día aplacemos estas medidas, la epidemia podría empeorar en un 40 %.

Esto es lo que ahora están exigiendo muchos gobiernos. Creo que es acertado y que todo el mundo que pueda debe hacer todo lo posible por seguir estas pautas.

Incluso, aunque tú, de forma personal, te sientas lo suficientemente joven y sano para no estar en peligro, actuar de forma responsable durante las siguientes semanas puede salvar la vida de otra persona, posiblemente la de tus padres o abuelos, o la de los padres de tus amigos.

Básicamente, esto significa solo ir a trabajar y solo ir a las tiendas para obtener los suministros fundamentales, comida y medicinas. Deja de saludar con apretones de manos.

Si es posible, teletrabaja. En Diet Doctor hemos cerrado nuestra oficina y la compañía es ahora 100 % remota, todos trabajamos desde casa. Creo que todas las compañías que puedan, deberían hacerlo, al menos durante las siguientes semanas.

Si tienes síntomas de resfriado o gripe (p. ej. fiebre y tos) y te sientes relativamente bien, aíslate en casa. No salgas fuera hasta un día o dos después de que los síntomas desaparezcan.

Intenta prepararte para ello, asegúrate de tener la comida y los suministros que necesitas de antemano. A la mayoría de las personas, el coronavirus probablemente solo les causen síntomas leves similares a un resfriado normal o una gripe, y probablemente te recuperes bien sin ninguna atención médica.

Por supuesto que si te empiezas a sentir realmente mal o si tienes síntomas de resfriado o gripe y estás en riesgo de enfermedad grave debido a tu edad o a enfermedades preexistentes, ponte en contacto con los servicios de salud. Llámalos.

Podría ser peor, y acabará pasando

Aunque el distanciamiento social suena mal, es algo que acabará pasando. Saldremos de esta, y podría ser mucho peor.

Lo principal ahora es que podemos y debemos evitar que fallezca gente de forma innecesaria. Si podemos conseguir ese objetivo, el resto importa menos.

La gente ha pasado por cosas mucho peores que tener que trabajar desde casa y ver la tele en vez de salir por la noche y no ver a los amigos o a la familia durante una semana, además de sufrir un revés económico. Aunque esto es malo, pueden ocurrir y de hecho ocurren cosas peores.

La gente ha sufrido guerras catastróficas, hambrunas y epidemias verdaderamente letales como la peste negra del siglo XIV, por la que falleció la mitad de la población de Europa, y de la que se tardó 200 años en recuperarse.

En comparación, tener que aguantar el distanciamiento social durante algunas semanas o meses para proteger a otras personas sigue siendo una molestia relativamente pequeña.

Tras unas semanas o meses, la situación puede empezar a normalizarse. Eso dando por hecho que tomemos las medidas más responsables ahora para reducir o detener la enfermedad, aunque seguiremos teniendo que tener cuidado durante un tiempo. Nuestro sistema de salud tendrá que ser excelente en la realización de pruebas a todas las personas que estén en riesgo, así como en el aislamiento y tratamiento de los casos para conseguir mantener la enfermedad bajo control.

Esperemos que podamos encontrar los medicamentos antivirales que puedan ayudarnos a tratar a los pacientes gravemente enfermos relativamente pronto, reduciendo la mortalidad y acelerando la recuperación.

En un plazo aproximado de un año, cuando tengamos la vacuna para el coronavirus, probablemente podremos volver a nuestra vida igual que antes.

Asegurémonos de que entonces podamos estar orgullosos de cómo nos unimos para afrontar esta crisis y estar a la altura. Hagamos lo correcto para proteger la vida de la gente y evitar un desastre global generalizado.

Distanciamiento social, desde ya.

/ Dr. Andreas Eenfeldt

Lectura recomendada

Medium: Coronavirus: por qué debes actuar ya

12 comentarios

  1. Lydia
    Soy fan de esta pagina! Muchas gracias por la información muy clara y precisa, nos ayuda a hacer conciencia de lo que realmente estamos enfrentando con este virus en todo el mundo. Que Dios nos ayude y proteja 🙏🏼
  2. Carmen
    Excelente reflexión soy de argentina y realmente estamos pasando mal esperemos que podamos mejor entre todo
  3. Xochitl García Anaya
    Gracias por la información. Amo la página.
  4. irenebodelon
    Me alegra que digas estas cosas. Vivo en Madrid, España, y hace 9 días, incluso 7, yo todavía decía “la gripe mata más”. En pocos días en mi país hemos entendido que si demasiadas personas se infectan, el sistema sanitario no puede cuidar de todas las que van a necesitar asistencia hospitalaria (el 15 o 20% de los infectados), y ese 1% de muertos, que ya es mucho, puede ser un 5 o un 8. O que con las Urgencias colapsadas si tienes un accidente o te estás tratando de cáncer, etc, quizá sea imposible que te traten. En Italia han empezado a hacer triaje (elegir quién va a ser atendido y se salve y quién no) y en España y estamos a punto. Tomadlo en serios. Gracias.
  5. Nicolas
    gracias desde Chile!
  6. Esperanza
    Muchas gracias, por su información, me encanta esta pág que nos orienta en cuanto a nuestra Salud. 😍🙏👍 Muchas bendiciones 🙏💓,todos unidos, pero distanciados saldremos de esta!🙏
  7. Jezabel
    Gracias por ayudarnos a tomar conciencia. Desde Argentina, saludos.
  8. Milagros
    Esta información es en la que yo creo, después de seleccionarla entre mucha bazofia. Se ha hablado de este virus mucho y mal. Se nos ha instado a entender que es muy leve, que solo afecta a mayores, cuando cierto del todo no es. Hay gente joven, hay casos en los que la comparación con la gripe no sirve. Pienso que será un intento vano de que no entremos en pánico. No funciona porque si algo da miedo es que te mientan los que deben decirte la verdad. Gracias y mucha suerte a todos
  9. Jacqueline Maldonado Peñaloza
    Muchas gracias por compartir información clara y fidedigna. Saludos desde Chile!.
  10. Elisa
    Hola, soy de Chile, se han hecho varias cosas pero aún son insuficientes, no es posible que en las Postas los funcionarios no tengan mascarillas algo tan básico, al profesional de salud lo debemos PROTEGER, Quién nos cuidará si ellos no están, bueno podría seguir pero..... Ojalá el presidente escuché a los Alcaldes y Médicos
  11. Moises
    Sssolo
  12. Moises
    Espero que este mensaje retumbe en todos los oidos de aquellos que aun mantienen un grado de insensatez.Aun puedo ver dirigentes
    Invitando al pueblo a mantener su ritmo de vida normal, me indigna su irresponsabilidad y falta de compromiso humano.Nos queda la fe.Saludos y agradecimientos desde Puerto Rico.

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores