Bajos carbohidratos: mi camino como médico de familia

IMG_9954-1

El médico del futuro no dará ningún medicamento, sino que hará que sus pacientes se interesen por el cuidado del cuerpo humano, la dieta y en la causa y prevención de las enfermedades.
– Thomas Edison

Soy médico de familia de tercera generación, nací y crecí en Irlanda y vivo en Bristol, Reino Unido. Durante mis años estudiando medicina, estuve interesado en hacer carrera como cirujano ortopédico, donde esperaba combinar mi pasión por el deporte con la medicina. Tras haber estado expuesto al mundo real de la práctica de la medicina como médico residente de primer año, pronto me di cuenta de que mi verdadera pasión era el fomento de la salud y la prevención de enfermedades.

Una carrera como médico de familia me permitiría ser útil a una comunidad, tal como lo hicieron mi padre y mi abuelo antes que yo. Lo que me emocionó acerca de esto fue la capacidad de conocer a una comunidad y atender sus preocupaciones cotidianas, lo que una carrera como cirujano nunca podría haberme proporcionado. Decidí combinar mi pasión por la medicina con mi pasión por el deporte y estudié para titularme en Medicina del deporte y ejercicio además de mi capacitación como especialista en medicina de familia en el Reino Unido. Actualmente ejerzo como médico de familia y estoy en la etapa de investigación de mi maestría en medicina deportiva.

Sensibilidad a los carbohidratos

Al hacer memoria, recuerdo haberme sentido aletargado y perezoso después de ciertas comidas durante mis años en la escuela, cuando a menudo sentía que debía echarme por la tarde en lugar de ir a clase o hacer deporte. Esto continuó cuando estaba en la facultad de medicina, ¡donde a menudo sentía que necesitaba dormir en las salas médicas después del almuerzo!

Más recientemente, a menudo me sentía letárgico mientras manejaba yendo al trabajo por la mañana, justo después de haber comido lo que pensaba que era un desayuno saludable. Por supuesto que ahora sé que estaba sufriendo caídas de azúcar, pero en ese momento no sabía lo que estaba sucediendo. ¿Estaba comiendo lo suficiente? ¿Necesitaba más azúcar en la comida?… ¡Imagínate!

Experiencia con la nutrición

Cuando estaba en la facultad de medicina y después como médico practicante, mi consejo de estilo de vida fue el más común: “Come menos y haz más”; “Come alimentos bajos en grasa y trata de seguir la pirámide alimenticia o el plato de comer bien”. “Necesitas tener en cuenta las calorías que entran y las que salen”. De hecho, esto era lo que yo también seguía.

Sentí que como médico de familia, tenía el deber de predicar con el ejemplo. A pesar de seguir las pautas de nutrición, descubrí que no alcanzaba mis propias metas de estilo de vida y flitreé brevemente con las dietas conocidas, generalmente en preparación para las vacaciones.

Con un marcado historial familiar de dislipidemia y diabetes de tipo 2, siempre estuve interesado en mi propia salud y en hacer lo posible para contrarrestar mi ya predestinada futura salud. Seguro que si seguía las pautas nutricionales establecidas podría hacerme cargo de mi propia salud alimentaria, ¿no?

Frustración

Cuando finalmente comencé a ejercer como médico residente, estaba muy entusiasmado por ayudar a la gente. Rápidamente me di cuenta de que estaba practicando medicina reaccionaria y sin ninguna reflexión. Estaba tratando números y análisis de sangre en vez de a mis pacientes. Me centraba en las pautas y protocolos en lugar de involucrar al paciente al otro lado de la mesa. “Tengo una pastilla para eso, podemos apuntar tus análisis y ver cómo te va con los medicamentos…”.

Cuando los consejos corrientes sobre la dieta, el ejercicio y la medicación fracasaban sin remedio, las dos partes nos frustrábamos por igual. Ser médico de familia tiene que ser algo más, pensaba yo… Si tan solo pudiera encontrar una manera de evitar esta frustración…

Epifanía

Puedo recordar la epifanía. Estaba trabajando como médico de familia residente y también cursando un módulo en mi programa de maestría en Medicina deportiva titulado “Ejercicio para la salud”. Leí acerca de la nutrición en el deporte y encontré el trabajo de Tim Noakes, autor colaborador en mi libro de medicina deportiva ‘Clinical Sports Medicine’ de Brukner y Khan.

Había oído hablar de Tim Noakes antes como un científico que era un entusiasta corredor de maratón y que sufrió diabetes a pesar de seguir su propio consejo nutricional alto en carbohidratos. Creo que fue su humildad al reconocer que podría haber estado equivocado con su consejo de comer alto en carbohidratos lo que inicialmente encendió la llama en mí. Pronto me puse a leer ‘La grasa no es como la pintan’ de Nina Teicholz y poco después disfruté de varios documentales de Netflix sobre nutrición, como ‘Food Inc’ y ‘Hungry for Change’.

No mucho después de eso investigué sobre la alimentación baja en carbohidratos en internet y encontré dietdoctor.com. Estos recursos eran justo la balsa salvavidas que estaba buscando. Compré ‘The Real Meal Revolution‘ y decidí probar algunas recetas de Diet Doctor.

Encendiendo la llama

¡La llama pronto se convirtió en fuego y continúa ardiendo sin parar! No puedo pensar en un solo día en mi práctica clínica que no haya escrito estos recursos para que los pacientes investiguen. Los que vuelven a mí sienten que han encontrado las respuestas que estaban buscando. El mensaje es simple. Come alimentos reales, come hasta saciarte y que sea sencillo. No cuentes las calorías, no sigas modas, ¡solo come alimentos de verdad!

Ahora llevo 18 meses en mi propio camino bajo en carbohidratos. Sigo disfrutando de muchos beneficios de comer bajos en carbohidratos. Ya no me siento flojo después de las comidas; ya no siento la necesidad de dormir después de comer; siento que mi concentración ha mejorado significativamente. Nunca me he sentido tan en forma físicamente, a pesar de reducir los niveles de actividad física. Mi cintura se ha reducido 8 cm (3 pulgadas). Estoy viviendo con un enfoque bajo en carbohidratos y habitualmente les muestro a mis pacientes lo que como ese día, ¡a menos que esté ayunando! También creé una cuenta de Instagram @drpeterjfoley que uso como herramienta de referencia para mis pacientes. ¡Ahora vivo la vida que quiero vivir, y predico con la alimentación baja en carbohidratos!

Tuve la gran fortuna de conocer a Andreas Eenfeldt y Jason Fung en la reciente Conferencia anual de colaboración en salud pública en Manchester, Reino Unido. Fue un fin de semana muy emocionante donde entusiastas de la comida real de todo el mundo se reunieron para compartir experiencias, éxitos e ideas futuras para la promoción continua de opciones de estilo de vida saludable para nuestros pacientes.

Tengo que dar unas palabras de agradecimiento a mis tutores de residentes y prácticas de capacitación, ya que me animaron a desarrollar mi interés por el enfoque bajo en carbohidratos. Tal vez no entendieron lo que estaba haciendo, y es posible que hayan tenido sus reservas sobre promover una dieta que va en contra de las directrices nacionales establecidas, pero me apoyaron al comienzo. Una vez que logré el éxito con los pacientes, reduje sus medicamentos y obtuve pruebas cuantificable del enfoque bajo en carbohidratos, ¡se convencieron!

También quiero dedicarles unas palabras de agradecimiento muy especial a mis pacientes, sin los cuales no estaría realizando este viaje tan emocionante. ¡Solo era un médico de familia residente informándoles de que necesitaban comer más grasa y que sería bueno para ellos! Estaré eternamente agradecido a aquellos que siguieron mi consejo. Ni yo ni mis pacientes que comemos bajo en carbohidratos hemos vuelto la vista atrás desde entonces. Tengo una larga lista de pacientes que siguen la alimentación baja en carbohidratos en mi consulta y la lista continúa creciendo. Estamos disfrutando del éxito con pacientes con cuadros clínicos iniciales diversos, que incluyen síndrome metabólico, fatiga crónica, fibromialgia, obesidad, dislipidemia y diabetes de tipo 2.

Mi futuro

Después de haber descubierto el enfoque de salud bajo en carbohidratos/comida real, cualquiera sea el camino que tome mi carrera, ¡es justo decir que el enfoque bajo en carbohidratos jugará un papel importante! Me apasiona ser de ayuda a una comunidad y promover la salud. Sin embargo, existe una presión creciente sobre los recursos de atención primaria. Esto a menudo causa un tiempo importante que he de usar en tareas administrativas no clínicas. Esta es una preocupación para mí, ya que quiero relacionarme con los pacientes con la mayor frecuencia posible.

Mi objetivo es continuar trabajando en la atención primaria, continuar desarrollando mis habilidades clínicas y servir a mi comunidad. Exploraré la posibilidad de desarrollar una clínica de alimentación baja en carbohidratos junto con mi trabajo de atención primaria, donde puedo centrarme más en brindar atención centrada en el paciente y menos en la administración no clínica. Siento que mi carrera se ha salvado incluso antes de comenzar.


Dr. Peter Foley

Más

Bajos carbohidratos para principiantes

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores