Aceites vegetales: lo que sabemos y lo que no

Están por todas partes. Como un derrame de petróleo crudo en el Golfo, los aceites vegetales, esos elíxires resbaladizos y modernos, se han filtrado en todos los rincones y recovecos de nuestra provisión de alimentos.

Si comemos fuera de casa es probable que la comida esté cocinada o rociada con algún tipo de aceite vegetal. Si compras productos envasados, como papas fritas o galletas, echa un vistazo a la etiqueta; hay muchas posibilidades de que los aceites vegetales se hayan escurrido dentro. Si compras productos para untar, salsas, aderezos, margarinas, manteca o mayonesa, ¿puedes adivinar el ingrediente estrella? Efectivamente: son los aceites vegetales.

Los aceites vegetales se han convertido rápidamente en una fuente importante de calorías en nuestra alimentación.1 ¿Es bueno? Para averiguarlo, revisemos lo que sabemos y lo que no sabemos sobre estas grasas pálidas e inocentes de origen vegetal. Como verás, tenemos un buen manejo de lo básico, pero más allá de eso falta evidencia y consenso científico acerca de lo saludable de estos brillantes tesoros de la ciencia alimentaria.

¿Listo para sumergirte en las grasas resbaladizas y artificiales que forman parte de nuestras dietas? Haz clic en cualquiera de los enlaces para ir a esa sección, o simplemente sigue leyendo.

Descargo de responsabilidad: los aceites vegetales todavía se recomiendan como “saludables para el corazón”. Existe evidencia de alta calidad que demuestra que reemplazar las grasas saturadas con aceites vegetales reduce los niveles de colesterol LDL. Pero no hay evidencia de alta calidad de que esto se traduzca en menos eventos cardíacos o índices más bajos de mortalidad cardiovascular. Debido a la falta de evidencia de los beneficios para la salud, los posibles efectos negativos para la salud, las preocupaciones sobre la naturaleza altamente refinada e inestable de estos aceites y debido a las consideraciones evolutivas, creemos que las recomendaciones convencionales sobre los aceites vegetales son erróneas. Exención de responsabilidad completa

Los temas controvertidos relacionados con los aceites vegetales, y nuestra versión sobre ellos incluyen grasas saturadas y colesterol.


Lo que sabemos

Empecemos por lo básico. En realidad, sabemos mucho sobre los orígenes de los aceites vegetales y su composición química.

¿Qué son los aceites vegetales?

En un sentido técnico, los aceites vegetales incluyen todas las grasas de las plantas. Sin embargo, en el uso común, “aceite vegetal” se refiere al aceite extraído de cultivos como la soja, la canola (colza), el maíz y el algodón.

¿Es el aceite de oliva un aceite vegetal? ¿Qué pasa con el aceite de palma y el aceite de coco? Técnicamente sí, estos aceites provienen de las plantas, por lo que son aceites vegetales. Pero se originan de la fruta o nuez en lugar de la semilla y son más fáciles de extraer. Estos aceites han formado parte del suministro de alimentos durante miles de años. Juntos, estos tres aceites tradicionales representan menos del 15 % del consumo actual de aceite vegetal en EE. UU.2 Más de la mitad de los aceites vegetales que se consumen en EE. UU. (aproximadamente el 53 %) provienen de un solo cultivo: la soja.3

A lo largo de este artículo reduciremos el significado de los aceites vegetales e incluiremos solo los aceites de los cultivos industriales de semillas oleaginosas: soja, canola (colza), maíz, girasol, algodón y aceites de cártamo.

Además, asumiremos que los aceites vegetales que estamos discutiendo NO se han hidrogenado. Los productos de aceites vegetales hidrogenados, como Crisco y margarina, solían comercializarse en el mercado estadounidense como “saludables para el corazón”. Ahora llamamos a estos aceites vegetales hidrogenados “grasas trans” y, debido a su efecto negativo en la salud, estamos en el proceso de eliminarlos de nuestro suministro de alimentos.


¿Cómo se hacen los aceites vegetales?

A diferencia del aceite de oliva, que ha sido prensado durante siglos, los aceites vegetales requieren un procesamiento industrial. Se extraen de cultivos oleaginosos en grandes fábricas. Las semillas se trituran o se desconchan, pero eso es solo el comienzo del procesamiento industrial requerido para generar los aceites, pálidos y de sabor suave, que terminan en el aderezo para ensaladas.

El calor, el frío, la rotación a alta velocidad, los disolventes (como el hexano derivado del petróleo crudo), los agentes de desgomado, los desodorantes y los agentes blanqueadores, son todos necesarios para procesar las semillas en un aceite aceptable.

Para una representación visual de este proceso industrial, puedes ver este video que documenta la producción de aceite de canola.

No se equivoquen: los aceites vegetales modernos son los productos ultraprocesados ​​de los laboratorios y fábricas de la ciencia alimentaria.


¿Cuánto aceite vegetal estamos comiendo?

Los aceites vegetales refinados son alimentos bastante nuevos en las dietas humanas. No existían hace 100 años, por lo que ciertamente no se consumían entonces. Sin embargo, en el 2014, el estadounidense promedio consumió alrededor de 50 g, unas 11 cucharaditas, de aceites vegetales al día 4 Eso equivale a 450 calorías, o aproximadamente el 20 % de una dieta de 2,250 calorías. Esto es aproximadamente el doble de la cantidad consumida en 1970. Ninguna otra fuente de calorías ha contribuido tanto al aumento de la ingesta calórica en Estados Unidos entre 1970 y 20145

Nuestro apetito moderno por los aceites vegetales implica un cambio real en una parte significativa de la dieta nacional.


¿Qué tipos de ácidos grasos hay en los aceites vegetales?

Todas las grasas contienen una mezcla de ácidos grasos saturados (SFA), monoinsaturados (MUFA) y poliinsaturados (PUFA) (más información), y los aceites vegetales no son una excepción. Cada tipo de semilla tiene su propia mezcla característica de las docenas de posibles ácidos grasos que existen en la naturaleza, y cada ácido graso es un ácido graso saturado, monoinsaturado o poliinsaturado.

Echa un vistazo a los colores del porcentaje de cada uno de los tres aceites vegetales principales en nuestro suministro de alimentos, en comparación con el aceite de coco, una grasa vegetal tradicional:

Fatty acid Content blue.002

Para obtener más información sobre el origen y la estructura de los diferentes tipos de grasa, consulta nuestra guía a continuación.


¿Qué pasa con el omega-6?

Fatty acid Content blue.001

La mayoría de los aceites vegetales contiene altos niveles de ácidos grasos omega-6. Hay excepciones (como el aceite de canola con alto contenido de ácido oleico), pero las variedades de aceite vegetal como la soja, el maíz, la semilla de algodón, el cártamo y el girasol contribuyen a la abundancia de ácidos grasos omega-6 (sobre los ácidos grasos omega-3) en la dieta estadounidense estándar.

Este es, sin duda, un patrón moderno; las dietas tradicionales nunca fueron altas en ácidos grasos omega-6. Con frecuencia, una alta proporción de omega-6 con respecto a omega-3 está relacionada con inflamación y una enfermedad crónica.6


¿Qué pasa cuando cocinamos con aceites vegetales?

Los aceites vegetales contienen principalmente ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, lo que significa que son líquidos a temperatura ambiente. También significa que son innatamente menos estables que una grasa predominantemente saturada. Esto se debe a que los ácidos grasos insaturados tienen uno o más enlaces químicos insaturados (dobles) que reaccionan más fácilmente que los enlaces simples estables en un ácido graso completamente saturado.

Incluso si los aceites vegetales se pueden estabilizar durante la producción para lograr una vida útil razonable, agregar calor puede oxidarlos rápidamente.

Como Nina Teicholz señala en su charla, “La desconocida historia de los aceites vegetales,” y en su libro superventas, The Big Fat Surprise,7 poner aceites vegetales en freidoras profundas crea un desorden gomoso y oxidado. Es difícil predecir cómo nuestros cuerpos manejarán estos ácidos grasos inestables ya oxidados una vez que los consumamos8

Las grasas que incluyen niveles más altos de ácidos grasos saturados, como la mantequilla clarificada y el aceite de coco, son las grasas más estables al calor y son mucho más seguras para cocinar.

Estas grasas, en su mayoría saturadas, son sólidas a temperatura ambiente, no se vuelven rancias cuando se almacenan y resisten la oxidación cuando se calientan. La manteca de cerdo y el aceite de oliva virgen extra, ambos compuestos en su mayor parte por ácidos grasos monoinsaturados, también son bastante resistentes al calor 9


¿Qué pasa con los aceites vegetales que comemos?

Los ácidos grasos pueden quemarse para obtener energía, por lo que los aceites vegetales son una fuente de combustible. Si no necesitamos esa energía de inmediato, nuestros cuerpos la almacenan en nuestras células grasas. Pero los ácidos grasos también se usan para construir y reparar partes del cuerpo y crear moléculas de señalización (como los eicosanoides), por lo que los aceites vegetales que ingerimos literalmente se convierten en parte de nosotros. Las abuelas tenían razón, ¡realmente somos lo que comemos!

El cuerpo necesita incorporar ácidos grasos en una variedad de estructuras, particularmente membranas celulares. Y la selección de ácidos grasos en los alimentos que consumimos proporciona la variedad de bloques de construcción disponibles para el cuerpo. El cuerpo puede reorganizar algunos de estos ácidos grasos y hacer una mezcla algo distinta para satisfacer sus necesidades. Pero las materias primas proporcionadas por los aceites vegetales no son idénticas a los componentes básicos que proporciona una dieta que contiene más grasas tradicionales. Como resultado, terminamos con ácidos grasos menos estables incorporados en nuestras membranas celulares, lo que afecta la fluidez de la membrana y la función celular.

Esto plantea la pregunta: ¿una dieta rica en aceites vegetales cambia nuestros cuerpos de una manera saludable? No lo sabemos, y esto nos lleva al siguiente apartado de esta guía.

Lo que no sabemos

Para resumir, sabemos que los aceites vegetales:

  • Vienen de semillas.
  • Son (relativamente) nuevos.
  • Son fuertemente refinados.
  • Son una mezcla de grasas poliinsaturadas, monoinsaturadas y saturadas y la mayoría son ricos en grasas poliinsaturadas
  • Son una fuente anormalmente rica de ácidos grasos omega-6.
  • Son inestables, especialmente cuando se calientan
  • Terminan en nuestros cuerpos, particularmente en nuestros almacenes de grasa y membranas celulares.

Son grandes banderas rojas. Es difícil imaginar que, en última instancia, estas precarias credenciales se combinen mágicamente para hacer de los aceites vegetales modernos un elixir de la salud. Dicho esto, lo que realmente no sabemos es la respuesta a la pregunta más fundamental: los aceites vegetales, ¿son buenos para nosotros?

Más específicamente:

Los aceites vegetales, ¿son “saludables para el corazón”?

Los funcionarios de salud pública nos han pedido que nos alejemos de las grasas saturadas hacia las poliinsaturadas, siempre con la promesa de una mejor salud del corazón. Hemos cumplido, y hemos comido menos mantequilla y más aceites vegetales. Pero, ¿hay pruebas clínicas claras de que la sustitución de las grasas saturadas por las poliinsaturadas mejora la salud del corazón?

Los metanálisis10 de los datos epidemiológicos son mixtos, pero generalmente demuestran que las personas que comen más grasas poliinsaturadas y menos grasas saturadas tienen menos eventos cardíacos.11

Aunque interesante, es una correlación estadística débil, y cualquier científico sabe que esto no demuestra causa. Curiosamente, la insistencia persistente en que los aceites vegetales son superiores y “saludables para el corazón”, provenientes de instituciones influyentes como la Harvard T.H. Chan School of Public Health, se basa en gran medida en estas débiles asociaciones de observación. Confiar en proporciones de riesgo pequeñas (inferiores a 2.0) de datos epidemiológicos para inferir la causalidad es un mal uso de la ciencia. (Si no estás familiarizado con los problemas para inferir la causa de los estudios observacionales, esta publicación en inglés del periodista científico Gary Taubes presenta una crítica detallada).

Debemos buscar mejores evidencias en ensayos clínicos cuidadosamente diseñados antes de incorporar los aceites vegetales en nuestro suministro de alimentos. Afortunadamente, existen varios metanálisis que combinan la evidencia de los ensayos clínicos aleatorios, que es la mejor calidad de la evidencia. Algunos metanálisis concluyen que los aceites vegetales reducen modestamente el riesgo de enfermedad cardiovascular, pero el efecto es pequeño.12 Por otro lado, varios metanálisis de ensayos clínicos aleatorizados no encuentran ningún vínculo entre los aceites vegetales y la muerte por enfermedad cardíaca.13

Aquí hay un ejemplo de cómo los investigadores que relacionan los aceites vegetales con los eventos del corazón caracterizan sus modestos hallazgos. Este extracto es de la última Revisión Cochrane de ECA (julio de 2018), titulada “Ácidos grasos poliinsaturados para la prevención y el tratamiento de enfermedades del corazón y la circulación”:

“El aumento de los PUFA [ácidos grasos poliinsaturados] probablemente marca poca o ninguna diferencia (ni beneficio, ni daño) en el riesgo de muerte (evidencia de calidad moderada), y puede marcar poca o ninguna diferencia en el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular (evidencia de poca calidad). Sin embargo, aumentar los PUFA probablemente reduzca ligeramente nuestro riesgo de eventos de enfermedad cardíaca y de eventos combinados de corazón y derrame cerebral (evidencia de calidad moderada). Cincuenta y tres personas necesitarían comer más PUFA para evitar que una persona sufra un evento de enfermedad cardíaca y 63 personas para evitar que una persona experimente un evento cardíaco o de apoplejía. El aumento de los PUFA puede reducir muy ligeramente el riesgo de muerte debido a una enfermedad cardíaca, así como a un accidente cerebrovascular, pero hay daños posibles (evidencia de baja calidad). El PUFA probablemente reduce ligeramente las grasas que circulan en la sangre (colesterol, pruebas de alta calidad, y triglicéridos, pruebas de calidad moderada). El aumento de los PUFA probablemente aumenta ligeramente el peso corporal (evidencia de calidad moderada). La evidencia proviene principalmente de pruebas en hombres que viven en países de altos ingresos.”

¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo pueden los diferentes metanálisis dar diferentes respuestas? Todo depende de qué ensayos clínicos subyacentes incluyan los autores del metanálisis. Y esto puede estar influenciado por el punto de vista.

Gary Taubes escribe sobre este problema con la ciencia en una publicación del blog titulada Aceites vegetales, (Francis) Bacon, Bing Crosby y la American Heart Association:

“Un cardiólogo/epidemiólogo escocés me describió esta metodología pseudocientífica como la “epidemiología de Bing Crosby”, es decir,” acentuar lo positivo y eliminar lo negativo”. En pocas palabras, es como elegir por conveniencia, y es como un abogado crea un argumento pero no es así como el científico trabaja para establecer un conocimiento confiable…”

Cuando observamos los ensayos clínicos aleatorios subyacentes incluidos en estos metanálisis, observamos que varios de ellos (como el experimento coronario de Minnesota y el estudio Sydney Diet Heart) muestran que, en efecto, las dietas altas en aceites vegetales y bajas en grasas saturadas disminuyen el colesterol total en la sangre; sin embargo, el nivel más bajo de colesterol no mejora las tasas de mortalidad.14 De hecho, en estos dos ensayos, ocurre lo contrario. En efecto, estos ensayos documentan un MAYOR riesgo de muerte en el grupo de intervención, a pesar de los niveles más bajos de colesterol en la sangre de los sujetos.

Tal vez aquí se encuentra parte de la confusión que rodea los aceites vegetales. La American Heart Association (AHA) basa su aprobación de los aceites vegetales en el supuesto vínculo entre los niveles más bajos de colesterol LDL y una mejor salud del corazón15 Pero estos ensayos clínicos cuidadosamente ejecutados no respaldan ese paso final. ¿Los aceites vegetales reducen el colesterol LDL? Sí16 ¿Eso mejora los finales complicados como la mortalidad o la enfermedad cardiovascular? La respuesta de estos ensayos es “no”. Si los aceites vegetales son realmente buenos para la salud de nuestro corazón, ¿por qué los ensayos clínicos aleatorizados no muestran menos mortalidad (y, por lo tanto, vidas más largas) entre los sujetos que los ingieren?

Algunos científicos y médicos piensan que los ácidos grasos poliinsaturados, inestables y fácilmente oxidados en los aceites vegetales son parte de la razón por la cual los aceites vegetales son un problema, no una solución. En un reciente artículo de revisión publicado en Open Heart,17 los autores DiNicolantonio y O’Keefe defienden lo que denominan la “hipótesis del ácido linoleico oxidado”. Su artículo, discordante, explica el mecanismo por el cual los aceites vegetales omega-6 no conducen a menos sino a más enfermedades coronarias del corazón. Después de revisar la evidencia, concluyen:

“En resumen, numerosas líneas de evidencia muestran que el ácido linoleico graso poliinsaturado omega-6 promueve el estrés oxidativo, el LDL oxidado, la inflamación crónica de bajo grado y la aterosclerosis, y es probablemente el principal culpable en la dieta de causar CHD, especialmente cuando se consume en la forma de aceites de semillas industriales comúnmente denominados “aceites vegetales”.

¿Cuál es la conclusión? La ciencia aún no es concluyente.

Sorprende la falta de pruebas convincentes y consistentes de ensayos clínicos que prueben que los aceites vegetales mejoren la salud del corazón de forma notable. Sin embargo, la evidencia que demuestra lo contrario está aumentando. Hace unos cincuenta años, estos nuevos aceites hechos por el hombre lograron una entrada fácil en nuestro suministro de alimentos debido a pruebas débiles y falsas promesas. ¿Es posible que los aceites vegetales reduzcan ligeramente los eventos cardíacos? Sí, pero está lejos de ser cierto: la evidencia es mixta. Además, lo que realmente nos importa es la mortalidad por todas las causas y la salud. ¿Cómo afectan los aceites vegetales a la longevidad y al bienestar?

Vegetable oil pouring on vegetable oil background

¿Los aceites vegetales aumentan el riesgo de cáncer?

A medida que luchamos por comprender el riesgo de cáncer, la dieta suele identificarse como un factor clave. Pero los estudios son contradictorios. Un día se publica un ensayo de observación (con un titular sensacionalista) que demuestra que un alimento en particular tiene beneficios protectores, y al otro surge un ensayo que demuestra el efecto contrario.18

Hay muchos estudios observacionales que muestran asociaciones entre el alto consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y el cáncer.19 Pero, nuevamente, estos son datos observacionales; no podemos asumir la causalidad de esta evidencia débil.

Durante mucho tiempo, se han realizado estudios en animales que demuestran que los aceites vegetales contribuyen al crecimiento del tumor. Y durante mucho tiempo ha habido preocupación de que esto pueda estar sucediendo en los humanos.

Pero, en última instancia, debemos buscar ensayos clínicos bien diseñados (en humanos) para obtener respuestas. Muy poca de esta ciencia rigurosa está disponible. Un ensayo más antiguo, realizado en un hogar de veteranos de Los Ángeles a fines de los años 60,20 reveló una gran escalada de mortalidad por cáncer entre los hombres que consumían la dieta experimental que era rica en aceites vegetales (este ensayo también mostró una menor mortalidad por ECV para los que reemplazaron las grasas lácteas con aceites vegetales). Pero hubo problemas con el estudio, tales como fumadores más intensos en el grupo de control y sujetos que comían muchas comidas lejos del entorno institucional controlado. Simplemente necesitamos más datos para evaluar cuidadosamente los aceites vegetales y el riesgo de cáncer.

En la actualidad no sabemos realmente si los aceites vegetales contribuyen a aumentar la incidencia del cáncer.


¿Los aceites vegetales afectan la salud mental?

Algunos han sugerido que los aceites vegetales llenos de ​​omega-6 contribuyen al TDAH y la depresión.21 En su sitio web, la psiquiatra Georgia Ede escribe sobre este vínculo potencial y los mecanismos que cree que hay detrás de él. Pero hasta que se completen los ensayos clínicos, no sabemos si los aceites vegetales contribuyen o no a la escalada de ansiedad, trastornos de la atención y depresión en las últimas décadas.


¿Los aceites vegetales contribuyen a las epidemias de obesidad y diabetes?

El aumento de la obesidad y la diabetes que hemos visto en los últimos 40 años se ha visto acompañado por un aumento igualmente espectacular en el consumo de aceite vegetal. ¿Hay alguna conexión o es solo una coincidencia?

Los estudios en animales son numerosos y mixtos, pero en humanos la ciencia es escasa. Dejando a un lado los estudios observacionales (evidencia muy débil) que sugieren una asociación (como esta) (en inglés), hay una revisión Cochrane de ensayos clínicos que concluye que los aceites vegetales contribuyen a un ligero aumento (menos de 1 kg o aproximadamente 2 libras) en el peso corporal medio; la diferencia en el peso corporal promedio fue mayor (2,37 kg o alrededor de 5 libras) cuando el diseño del estudio simplemente aconsejó consumir más grasas poliinsaturadas.22 Aunque este hallazgo fue significativo, es demasiado pronto para concluir que los aceites vegetales decididamente engordan. Y la cuestión de un vínculo causal entre los aceites vegetales y la diabetes aún no se ha analizado de forma exhaustiva.

En pocas palabras: no sabemos si los aceites vegetales están causando la obesidad y la diabetes.

Nuestras recetas favoritas de salsas y aderezos

Conclusión

Si, como nosotros, estás preocupado por lo que sabemos y lo que no sabemos sobre los aceites vegetales, lo más seguro es evitar a estos recién llegados lo más posible y regresar a las fuentes de grasa dietética tradicionales: las grasas de alimentos integrales, los aceites tradicionales y, por supuesto, la mantequilla.

Plan de acción de cinco pasos: Cómo comer menos aceite vegetal

Aquí hay cinco pasos para ayudar a reducir los aceites vegetales en la dieta:

  1. Deja de comprarlos. El paso más obvio es fácil: ¡deja de comprarlos! Sustituye una grasa diferente para freír, hornear y aderezar. Prueba una de estas: mantequilla (o ghee), crema agria, manteca de cerdo, sebo, schmaltz (grasa obtenida del pollo o ganso), aceite de oliva virgen extra, aceite de coco prensado en frío y aceites de palma roja virgen extra. ¡Anímate a echar un vistazo a nuestra deliciosa guía dedicada a comer más grasas saludables!
  2. Haz tu propio aderezo. Recuerda que casi todos los aderezos para ensaladas preparados en la tienda de comestibles están mezclados con aceites vegetales. ¡Así que es hora de empezar a hacer el tuyo! ¡Tenemos algunas recetas rápidas y fáciles como esta! (ver arriba, también)
  3. Comprar o hacer mejor mayonesa. Lamentablemente, la mayoría de las marcas populares de mayonesa son 100 % de aceite de soja. Puedes comprar productos especiales hechos con aceite de aguacate o palta. ¡No hay nada como una mayonesa casera!
  4. Sustituir con aceites de calidad al comer fuera. Cuando salgas a comer, pide aceite de oliva y vinagre para tu ensalada (A algunas personas incluso les gusta llevar su propio aderezo favorito). Otro truco en los restaurantes es preguntar al camarero si el chef podría freír su comida con mantequilla o aceite de coco en lugar del aceite de cocina estándar. No todos los establecimientos pueden cumplir esta solicitud, ¡pero vale la pena intentarlo!
  5. Dejar de consumir productos de panadería y aperitivos. Hay muchas razones para evitar los productos horneados y los bocadillos (azúcar y granos refinados), y ahora tienes una razón más: generalmente contienen aceites vegetales. La mayoría de los pasteles, panes, galletas, papas fritas y barritas que se fabrican en panaderías o que vienen empaquetados están hechos con aceites vegetales. Echa un vistazo a la lista de ingredientes antes de comprar.

¿Todavía estás confundido acerca de los aceites vegetales? La ciencia definitivamente no tiene todas las respuestas. Nuestro consejo principal: cuando tengas dudas, quédate con los alimentos que han existido durante miles de años.

/ Jennifer Calihan

¿Te ha gustado esta guía?

Esperamos que la hayas disfrutado y te sirva de ayuda. Nos gustaría aprovechar esta oportunidad para contarte que Diet Doctor no se financia con anuncios, ni acepta dinero de otras empresas del sector ni vende ningún tipo de producto. Nos financiamos exclusivamente gracias a nuestros miembros, personas que desean apoyarnos en nuestro objetivo de empoderar a gente de todo el mundo para que logren mejorar su salud.

¿Te gustaría unirte a nosotros en nuestra misión de dar a conocer la alimentación baja en carbohidratos?

Haz clic aquí para más información

Comentarios

  1. La disponibilidad de grasas y aceites vegetales (como una estimación del consumo) en los EE. UU. pasó de 27,9 gramos al día (por persona) en 1970 a 57,1 gramos al día (por persona) en el 2010.

    Tabla 9.
    Investigación económica
    Service, 2017: Tendencias de la disponibilidad de alimentos en los Estados Unidos y una evaluación dietética de la disponibilidad de alimentos ajustada a la pérdida 1970-2014

  2. USDA Economic Research Service: Anuario de cultivos oleaginosos

  3. USDA Economic Research Service: Anuario de cultivos oleaginosos

  4. 57 g de aceite vegetal, menos aproximadamente el 15 % de aceite de oliva, coco y palma.

    Tabla 9.
    Investigación económica
    Service, 2017: Tendencias de la disponibilidad de alimentos en los Estados Unidos y una evaluación dietética de la disponibilidad de alimentos ajustada a la pérdida 1970-2014

  5. Figura 2.
    Investigación económica
    Service, 2017: Tendencias de la disponibilidad de alimentos en los Estados Unidos y una evaluación dietética de la disponibilidad de alimentos ajustada a la pérdida 1970-2014

  6. Journal of Nutrition and Metabolism 2012: Consecuencias para la salud del alto contenido dietético de ácidos grasos poliinsaturados omega-6
    [revisión no sistemática]

  7. Diet Doctor no se beneficiará de las compras. No mostramos anuncios, no usamos ningún enlace de afiliados, no vendemos productos ni sacamos dinero de la industria. En lugar de eso, somos financiados por la gente, a través de nuestra membresía opcional. Mas información

  8. Journal of Foodservice 2006: Efectos en la salud de los aceites oxidados calentados

    Journal of the American Oil Chemists’ Society 2002: Formación de 4-hidroxinonenal, un aldehído tóxico, en aceite de soja a temperatura de fritura.

  9. Acta Scientific Nutritional Health 2018: Evaluación de cambios químicos y físicos en diferentes aceites comerciales durante el calentamiento

  10. Un análisis estadístico de múltiples estudios combinados dentro de un análisis más amplio.

  11. Circulation 2014: Ácido linoleico dietético y riesgo de enfermedad coronaria: una revisión sistemática y un metanálisis de estudios prospectivos de cohorte [correlación estadística débil; evidencia muy débil]

    Circulation 2014: Ácidos grasos poliinsaturados omega-6 circulantes y mortalidad total y por causa específica [correlación estadística débil; evidencia muy débil]

    The American Journal of Clinical Nutrition 2019: Tipos principales de grasa en la dieta y riesgo de enfermedad coronaria: un análisis agrupado de 11 estudios de cohorte [correlación estadística débil; evidencia muy débil]

    JAMA Internal Medicine 2016: Asociación de grasas dietéticas específicas con mortalidad total y por causa específica [correlación estadística débil; evidencia muy débil]

  12. Por lo general, los metanálisis son pruebas sólidas; sin embargo, los metanálisis sobre este tema no están de acuerdo y los efectos notados son bastante débiles.

    Cochrane Database of Systematic Reviews 2018: Ácidos grasos poliinsaturados para la prevención y el tratamiento de enfermedades del corazón y la circulación [evidencia fuerte]

    PLOS Medicine 2010: Efectos en la enfermedad coronaria por aumento de grasa poliinsaturada en lugar de grasa saturada: una revisión sistemática y un metanálisis de ensayos controlados aleatorios [evidencia fuerte]

  13. Estos cinco metanálisis no encuentran una relación entre los aceites vegetales y la mortalidad cardiovascular:

    The British Journal of Nutrition 2010: las intervenciones dietéticas con ácidos grasos poliinsaturados específicos n-6 y mixtos tienen diferentes efectos sobre el riesgo de cardiopatía coronaria: un metanálisis de ensayos controlados aleatorios. [evidencia fuerte]

    Hamley Nutrition Journal 2017: El efecto de reemplazar la grasa saturada con una mayoría de grasa poliinsaturada n-6 en la enfermedad coronaria: un metanálisis de ensayos controlados aleatorios [evidencia fuerte]

    BMJ 2016: Reevaluación de la hipótesis tradicional de la dieta y el corazón: análisis de datos recuperados del Experimento Coronario de Minnesota (1968-73) [evidencia fuerte]

    Annals of Internal Medicine 2014: Asociación de ácidos grasos dietéticos, circulantes y suplementarios con riesgo coronario: una revisión sistemática y un metanálisis [evidencia fuerte]

    BMJ 2016: La evidencia de los ensayos controlados aleatorios no respalda las pautas actuales de grasa en la dieta: una revisión sistemática y un metanálisis [evidencia fuerte]

  14. Estos ensayos clínicos aleatorios recuperados se presentan en detalle y, además, cada uno incluye un metanálisis actualizado:

    BMJ 2016: Reevaluación de la hipótesis tradicional de la dieta y el corazón: análisis de datos recuperados del Experimento Coronario de Minnesota (1968-73) [evidencia fuerte]

    BMJ 2013: Uso del ácido linoleico en la dieta para la prevención secundaria de la enfermedad coronaria y la muerte: evaluación de los datos recuperados del Sydney Diet Heart Study y metanálisis actualizado [evidencia fuerte]

  15. Del sitio web de la AHA: “Las grasas poliinsaturadas pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol malo en la sangre, lo que puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular”.

  16. Si bien el Minnesota Coronary Experiment y el Sydney Diet Heart Study midieron el colesterol total en lugar del colesterol LDL, estudios más recientes muestran que el LDL-C en efecto se reduce con dietas ricas en grasas poliinsaturadas.

    Journal of the American College of Nutrition 2001: Tipos de grasa en la dieta y riesgo de enfermedad coronaria: una revisión crítica. [revisión no sistemática]

  17. Open Heart 2018: Los aceites vegetales omega-6 como motor de la enfermedad coronaria: la hipótesis del ácido linoleico oxidado [revisión no sistemática]

  18. The American Journal of Clinical Nutrition 2013: ¿Todo lo que comemos está asociado con el cáncer? Una revisión sistemática de un libro de cocina

  19. The International Journal of Cancer 2011: Efectos opuestos de los ácidos grasos n-3 y n-6 de la dieta en la carcinogénesis mamaria [evidencia débil]

    British Journal of Cancer 2003: El estudio de salud chino de Singapur [evidencia débil]

    BMC Medicine 2012: Nuevos conocimientos sobre los efectos en la salud de los ácidos grasos saturados y poliinsaturados omega-6 y omega-3 en la dieta [revisión no sistemática]

  20. Circulation 1969: Un ensayo clínico controlado de una dieta rica en grasas no saturadas para prevenir las complicaciones de la aterosclerosis [evidencia moderada]

  21. Psychosomatic Medicine 2007: Síntomas depresivos, ácidos grasos omega-6:omega-3, e inflamación en adultos mayores [correlación estadística débil; evidencia muy débil]

  22. Cochrane Database of Systematic Reviews 2018: Ácidos grasos poliinsaturados para la prevención y el tratamiento de enfermedades del corazón y la circulación [evidencia moderada]