Pollo keto con limón y mantequilla

Pollo keto con limón y mantequilla

¿Qué podemos esperar de un pollo al limón? Que esté sabroso, con un toque de sal y limón. ¡Y es justo lo que tenemos! Te preguntarás por qué no conocías esta receta. Y lo mejor de todo: es keto. No hace falta que esperes al finde para asarlo, ¡va genial para cualquier día de la semana!

Pollo keto con limón y mantequilla

¿Qué podemos esperar de un pollo al limón? Que esté sabroso, con un toque de sal y limón. ¡Y es justo lo que tenemos! Te preguntarás por qué no conocías esta receta. Y lo mejor de todo: es keto. No hace falta que esperes al finde para asarlo, ¡va genial para cualquier día de la semana!
EE.UU.Métrico
4 porciónporciones

Ingredientes

  • 3 lbs 1,4 kg pollo
  • sal y pimienta
  • 2 cdta. 2 cdta. mix de especias estilo barbacoa
  • 5 oz. 140 g mantequilla
  • 1 cdta. 1 cdta. mantequilla para untar en la asadera
  • 1 1 limón cortado en gajoslimones cortado en gajos
  • 2 (8 oz.) 2 (220 g) cebolla amarillacebollas amarillas
  • ¼ taza 60 ml agua
Receta añadida a la lista de compras.

Instrucciones

Las instrucciones son para 4 porciones. Modifícalas según sea necesario.

  1. Precalentar el horno a 175°C (350°F). Untar una asadera profunda con mantequilla
  2. Preparar el pollo y secarlo bien con papel de cocina. Salpimentarlo por dentro y fuera. No escatimes con la sal. Frotar con las especias de estilo barbacoa. Colocar en la asadera.
  3. Pelar y cortar la cebolla en forma de gajos y colocarla alrededor del pollo. Lo mismo con los limones. Colocar la mantequilla cortada en trocitos sobre el pollo.
  4. Colocar la bandeja de hornear en la parte inferior del horno y hornear durante 1 hora y media o más, dependiendo del tamaño del pollo. Rocíar el pollo con frecuencia con la grasa que vaya soltando y, si es necesario, añadir agua. Si se desea comprobar si el pollo está listo con un termómetro de cocina, introdúzirlo en la parte más gruesa del muslo, evitando el hueso. El pollo estará listo cuando la temperatura alcance los 75°C (165°F).

Consejos

Si quieres un sabor a limón más fuerte, puedes colocar un trozo de limón dentro del pollo.

Puedes guardar los jugos y hacer salsa.

Si el pollo tenía las vísceras cuando lo compraste, no las tienes que tirar. Ponlas alrededor del pollo, le dan sabor a los jugos. No hace falta comértelas si no quieres.

Y si quieres que el plato quede aun más atrayente, ¡decóralo con un poco de limón fresco!