Pollo keto con limón y mantequilla

Pollo keto con limón y mantequilla

¿Qué podemos esperar de un pollo al limón? Que esté sabroso, con un toque de sal y limón. ¡Y es justo lo que tenemos! Te preguntarás por qué no conocías esta receta. Y lo mejor de todo: es baja en carbos. No hace falta que esperes al finde para asarlo, ¡va genial para cualquier día de la semana!

Pollo keto con limón y mantequilla

¿Qué podemos esperar de un pollo al limón? Que esté sabroso, con un toque de sal y limón. ¡Y es justo lo que tenemos! Te preguntarás por qué no conocías esta receta. Y lo mejor de todo: es baja en carbos. No hace falta que esperes al finde para asarlo, ¡va genial para cualquier día de la semana!
EE.UU.Métrico
4 porciónporciones

Ingredientes

  • 3 lbs 1,5 kg pollo
  • sal y pimienta
  • 2 cdta. 2 cdta. mix de especias estilo barbacoa
  • 5 oz. 150 g mantequilla
  • 1 cdta. 1 cdta. mantequilla para untar en la asadera
  • 1 1 limón cortado en gajoslimones cortado en gajos
  • 2 2 cebolla amarillacebollas amarillas
  • ¼ taza 60 ml agua

Instrucciones

Las instrucciones son para 4 porciones. Modifícalas según sea necesario.

  1. Precalentar el horno a 175°C (350°F). Untar una asadera profunda con mantequilla
  2. Preparar el pollo y secarlo bien con papel de cocina. Salpimentarlo por dentro y fuera. No escatimes con la sal. Frotar con las especias de estilo barbacoa. Colocar en la asadera.
  3. Pelar y cortar la cebolla en forma de gajos y colocarla alrededor del pollo. Lo mismo con los limones. Colocar la mantequilla cortada en rodajas sobre el pollo.
  4. Colocar la asadera en la rejilla inferior del horno y asar durante 1 hora y media o más. Regar al pollo con su propio jugo de vez en cuando o añadir agua si es necesario.

¿Quieres llevar una vida saludable?

Nuestra membresía Diet Doctor plus te ayuda a conseguirlo. Empieza con la prueba gratis para poder acceder a nuestros menús low carb, a la fantástica herramienta de planificación de menús y a todos nuestros videos de cocina.

¡Consejos!

Si quieres un sabor a limón más fuerte, puedes colocar un trozo de limón dentro del pollo.

Puedes guardar los jugos y hacer salsa.

Si el pollo tenía las vísceras cuando lo compraste, no las tienes que tirar. Ponlas alrededor del pollo, le dan sabor a los jugos. No hace falta comértelas si no quieres.

Y si quieres que el plato quede aun más atrayente, ¡decóralo con un poco de limón fresco!