Pollo al horno con pesto, queso feta y aceitunas

Pollo al horno con pesto, queso feta y aceitunas

Las superestrellas mediterráneas —queso feta, aceitunas y pesto— se unen en este cremoso plato de pollo keto. Dale una oportunidad, es muy fácil de hacer. ¡Tus papilas gustativas te lo agradecerán!

Pollo al horno con pesto, queso feta y aceitunas

Las superestrellas mediterráneas —queso feta, aceitunas y pesto— se unen en este cremoso plato de pollo keto. Dale una oportunidad, es muy fácil de hacer. ¡Tus papilas gustativas te lo agradecerán!
EE.UU.Métrico
4 porciónporciones

Ingredientes

  • 1½ lbs 650 g contramuslo de pollo deshuesadocontramuslos de pollo deshuesados o pechuga de pollo (sin piel)pechugas de pollo (sin piel)
  • sal
  • 2 cda. 2 cda. mantequilla, para freír
  • 13 taza 80 ml pesto rojo o pesto verde
  • 1¼ tazas 300 ml crema (o nata) para montar
  • 3 oz. (23 taza) 85 g (150 ml) aceitunas sin hueso
  • 5 oz. 140 g queso feta en dados o bolitas de queso mozzarella
  • 1 1 diente de ajo, bien picadodientes de ajo, bien picado
Para servir
  • 5 oz. (2½ tazas) 140 g (600 ml) verduras de hoja verde

Instrucciones

  1. Precalentar el horno a 200 °C (400 °F).
  2. Cortar los contramuslos o la pechuga de pollo en trozos del tamaño de un bocado. Salpimentar.
  3. En una sartén, añadir la mantequilla y freír los trozos de pollo por tandas a fuego medio-alto hasta que queden dorados.
  4. En un tazón, mezclar el pesto y la crema espesa.
  5. Colocar los trozos de pollo frito en una fuente de hornear junto con las aceitunas, el queso feta y el ajo. Añadir la mezcla de pesto y crema.
  6. Hornear durante 20-30 minutos, hasta que la salsa empiece a burbujear y adquiera un color marrón claro alrededor de los bordes.

¿Quieres llevar una vida saludable?

Nuestra membresía Diet Doctor plus te ayuda a conseguirlo. Empieza con la prueba gratis para poder acceder a nuestros +40 menús low carb, a la fantástica herramienta de planificación de menús y a todos nuestros videos de cocina.

Empieza tu prueba gratuita

¡Unos consejos!

Tenemos una receta muy fácil de pesto rojo. ¡Puedes usarlo para la preparación este plato, queda muy bien!

Si prefieres pesto verde, tradicionalmente se prepara mezclando hojas de albahaca, queso parmesano, aceite de oliva, piñones y ajo.

Y si en vez de preparar pesto casero decides comprarlo en la tienda, asegúrate de que el que elijas esté hecho con aceite de oliva (y no con aceite de canola, maíz, girasol o soya), y que tenga menos de 5 g de carbohidratos netos por porción.

Una sencilla guarnición de verduras de hoja verde o crocante lechuga complementa los ricos sabores. Unos espárragos o ejotes verdes ligeramente salteados también van bien.

Si quieres que este plato sea aún más contundente, puedes acompañarlo con arroz de coliflor, coliflor al horno o brócoli frito.

Preparación del plato

Si te han quedado sobras de pollo de una comida previa, este es el plato perfecto para utilizarlas. Sólo sáltate los primeros tres pasos de las instrucciones y sigue la preparación desde ahí.

También puedes mezclar todos los ingredientes para esta cazuela (o sea, llegar hasta el paso 5) y guardarla por un día en la nevera antes de cocinarla. Sólo asegúrate de que esté a temperatura ambiente antes de ponerla en el horno. También es bueno revolverla un poco antes de cocinarla, ya que el pesto puede asentarse en el fondo.

Conservar y recalentar

Si tienes la intención de comer la cazuela durante los 2 o 3 días siguientes de haberla preparado, puedes guardarla en la heladera. Sino, es mejor congelar las sobras, donde te durarán por hasta 3 meses. Asegúrate que la guardes en un recipiente apto para freezer.

Si la congelas, un día antes de cuando pienses servirla has de dejarla descongelando en el refrigerador. No es bueno colocar una asadera fría directamente del refrigerador a un horno caliente, ya que esto puede hacer que el plato se rompa. Recalienta la cazuela en el horno a 150 °C (300 °C) hasta que esté completamente caliente.