Lasaña keto

Lasaña keto

La lasaña es súper. Ese atractivo sabor mezcla de queso cremoso, sustanciosa salsa de tomate y carne molida condimentada... sin mencionar el ajo y las cebollas. No esperes más. Esta versión cetogénica es una de las comidas más reconfortantes que existen.

Lasaña keto

La lasaña es súper. Ese atractivo sabor mezcla de queso cremoso, sustanciosa salsa de tomate y carne molida condimentada... sin mencionar el ajo y las cebollas. No esperes más. Esta versión cetogénica es una de las comidas más reconfortantes que existen.
EE.UU.Métrico
6 porciónporciones

Ingredientes

Láminas de pasta keto
Relleno de carne
  • 2 cda. 2 cda. aceite de oliva
  • 1 1 cebolla amarillacebollas amarillas
  • 1 1 diente de ajodientes de ajo
  • 20 oz. 550 g carne molida (carne picada)
  • 3 cda. 3 cda. concentrado de tomate
  • ½ cda. ½ cda. albahaca seca
  • 1 cdta. 1 cdta. sal
  • ¼ cdta. ¼ cdta. pimienta negra molida
  • ½ taza 125 ml agua
Cobertura de queso
  • 2 tazas 475 ml crema fresca o crema agria
  • 5 oz. 150 g queso rallado
  • 1¾ oz. 50 g queso parmesano rallado
  • ½ cdta. ½ cdta. sal
  • ¼ cdta. ¼ cdta. pimienta negra molida
  • ½ taza 120 ml perejil fresco, finamente picado

Instrucciones

Las instrucciones son para 6 porciones. Modifícalas según sea necesario.

Láminas de lasaña

  1. Precalentar el horno a 150 ºC (300 ºF). Forrar una bandeja de horno con papel para hornear
  2. En un tazón de tamaño medio añadir los huevos, el queso crema y la sal. Mezclar hasta que sea una masa suave. Continuar batiendo mientras añades la cáscara molida de psilio, poco a poco. Reservar unos minutos.
  3. Extender la masa en la bandeja de horno usando una espátula. Poner otro papel de horno encima y aplanar con un rodillo hasta que la masa sea de al menos 33 x 45 cm (13" x 18"). También puedes dividirla en dos tandas y usar otra bandeja de horno para obtener una pasta aun más fina.
  4. Dejar ambos papeles de horno se queden en su sitio. Hornear durante 10-12 minutos. Dejar enfriar y quitar el papel, cortar en láminas que se ajusten a la cazuela de horno que luego usarás para hornear la lasaña. En nuestro caso usamos una de 23 x 22 cm (9 x 12”)

Relleno de carne

  1. Pelar y cortar finamente las cebollas y ajos y freírlos en aceite de oliva hasta que estén suaves. Añadir la carne molida de res y freír hasta que se dore. Añadir pasta de tomate y especias.
  2. Revolver bien y añadir agua. Llevar a ebullición, reducir el fuego y dejar hervir a fuego lento durante al menos 15 minutos o hasta que la mayoría del agua se haya evaporado. Ya que las láminas de lasaña que usamos aquí no absorben tanto líquido como las normales, la mezcla debe ser bastante seca. Quitar del fuego y reservar.
  3. Precalentar el horno a 200 °C (400 °F). Engrasar la cazuela para horno que usarás para cocinar la lasaña.

Cobertura de queso

  1. Mezclar el queso rallado con la crema agria y la mayoría del queso parmesano. Reservar una o dos cucharadas para colocar al final. Añadir sal y pimienta y revolver con el perejil.
  2. En la cazuela para horno ya engrasada, colocar las láminas de lasaña y la salsa de pasta en capas alternadas.
  3. Extender la mezcla de crema agria y el resto del queso parmesano por encima.
  4. Hornear durante 30 minutos o hasta que la lasaña tenga una superficie de un bonito color marrón. Servir con una ensalada verde y tu aderezo favorito.

Consejos

¿Quieres cambiar un poco la receta y que sea algo más fácil? Puedes sustituir las láminas de lasaña bajas en carbohidratos por calabacines cortados finamente. Si no te gusta la textura crujiente del calabacín, antes de ponerlos en el horno puedes esparcir sal sobre las rodajas de calabacín. La sal hará que ablanden.

En vez de usar carne molida de res, puedes usar cerdo o pollo.

Puedes preparar con antelación el relleno de carne, por ejemplo un día antes. Sabe incluso mejor. Esta preparación aguanta 3-4 en la heladera, y hasta 4 meses si la congelas. Si decides hacer eso, antes de usarla quítala del congelador con la suficiente antelación como para que se descongele a temperatura ambiente.

También puedes preparar con antelación las láminas de lasaña. Tan sólo asegúrate de dejar que se enfríen antes de ponerlas en la nevera o el congelador. Y sepáralas con papel para hornear antes de guardarlas, así no se pegan entre sí. En la nevera duran 2-3 días y en el freezer hasta 3 meses (aunque para un mejor sabor es mejor no dejarlas más de un mes). Deja que se descongelen a temperatura ambiente antes de usarlas.

La lasaña lista aguanta 3-4 días en el refrigerador, y hasta 3 meses en el congelador. Si vas a congelarla, asegúrate de que el plato para horno en el que la cocinaste sea apto para freezer. Antes de recalentarla, es importante que dejes que el plato se descongele a temperatura ambiente, para evitar la posibilidad de que se rompa con el calor del horno. Una vez que haya tomado temperatura ambiente, puedes recalentarla a 150°C (300°F) hasta que esté a punto.

¿En busca de una alimentación saludable?

Nuestra membresía Diet Doctor plus te ayuda a conseguirla. Empieza con una prueba gratis para poder acceder a todos nuestros menús keto y bajos en carbos, a la fantástica herramienta de planificación de menús y a todos nuestros videos de cocina.