Albóndigas rellenas de mozzarella

Albóndigas rellenas de mozzarella

Estas jugosas albóndigas keto rellenas de queso harán que todos tus invitados queden extasiados. Prepárate para ver desaparecer estas delicias cetogénicas en un abrir y cerrar de ojos, ¡son increíblemente deliciosas!

Albóndigas rellenas de mozzarella

Estas jugosas albóndigas keto rellenas de queso harán que todos tus invitados queden extasiados. Prepárate para ver desaparecer estas delicias cetogénicas en un abrir y cerrar de ojos, ¡son increíblemente deliciosas!
EE.UU.Métrico
4 porciónporciones

Ingredientes

  • 25 oz. 700 g carne picada (molida)
  • 1 cda. 1 cda. albahaca seca
  • ½ cdta. ½ cdta. sal
  • 2 pizcas 2 pizcas pimienta negra molida
  • 2 cda. 2 cda. agua fría
  • 4 oz. 110 g queso mozzarella
  • mantequilla para freír
Receta añadida a la lista de compras.

Instrucciones

Las instrucciones son para 4 porciones. Modifícalas según sea necesario.

  1. En un tazón grande, mezclar la carne, la albahaca, la sal, la pimienta y un poco de agua fría. Mezclar bien con las manos o con un tenedor grande de madera.
  2. Armar 10 hamburguesas planas de aproximadamente 8-10 cm (3-4 pulgadas) de diámetro y 1 cm (½ pulgada) de grosor.
  3. Cortar la mozzarella en 10 trozos y colocar un trozo en cada hamburguesa. Envolver el queso con la carne y armar una bola.
  4. Freír en mantequilla a fuego medio hasta que los jugos salgan limpios.

Consejos

¡Haz una deliciosa salsa con los jugos! Solo tienes que añadir 1-2 tazas de nata para montar a los jugos de la sartén y llevarlos a ebullición. Revuelve y cocina a fuego lento durante unos minutos para que la salsa se reduzca hasta obtener la consistencia que desees.

Puedes hacer que el sabor sea aun más intenso añadiendo 1 cucharada de salsa de soja japonesa Tamari sin gluten y un poco de pimienta negra. La salsa de soja es salada por sí misma, así que si la usas, no hace falta salar la carne.

Nota: Debido a que la carne encogerá al freírla, al final del proceso de cocinado es posible que parte del queso se salga lentamente de las albóndigas. ¡Nos parece que es aún meas apetecible!