Gambas al ajillo bajas en carbohidratos

Gambas al ajillo bajas en carbohidratos

Afortunadamente para nosotros, esta popular tapa española es perfecta para un estilo de vida cetogénico. Sirve junto a queso manchego, jamón serrano, y aceitunas para una fiesta de inspiración española.

Gambas al ajillo bajas en carbohidratos

Afortunadamente para nosotros, esta popular tapa española es perfecta para un estilo de vida cetogénico. Sirve junto a queso manchego, jamón serrano, y aceitunas para una fiesta de inspiración española.
EE.UU.Métrico
4 porciónporciones

Ingredientes

  • 13 taza 75 ml aceite de oliva
  • 1¾ oz. 50 g diente de ajo, pelados y picadosdientes de ajo, pelados y picados
  • 1 cdta. 1 cdta. hojuelas de ají
  • 18 oz. 500 g camarón pelados pero con la colacamarones pelados pero con la cola
  • 1 cdta. 1 cdta. sal
  • 3 cda. 3 cda. perejil fresco, picado
Para servir
  • 1 1 limón cortado en cuñaslimones cortado en cuñas

Instrucciones

Las instrucciones son para 4 porciones. Modifícalas según sea necesario.

  1. Calentar el aceite en una sartén de hierro fundido grande (28 cm [11”]). Agregar el ajo y las hojuelas de chile, mezclar con el aceite.
  2. Tapar y cocer por cinco minutos, o hasta que el ajo se torne un color amarillo claro, removiendo regularmente para cocinar parejo.
  3. Mientras el ajo se cuece, sazonar los camarones con la sal y dejar reposar por 5 minutos.
  4. Una vez se cueza el ajo, subir la temperatura a medio, agregar los camarones, mezclando bien con el aceite. Distribuir los camarones en el fondo del sartén para que no queden unos sobre otros. Cocer hasta que los camarones se tornen de color rosa.
  5. Retirar la sartén del fuego, y agregar el perejil, mezclarlos bien.
  6. Servir junto a las cuñas de limón.

También puede gustarte


Un comentario

  1. Mauricio
    Muchas gracias Clara por esta sabrosa receta. Puedo preguntar lo siguiente?... verás, la receta se indica como 'moderada' en lo referido a baja en carbohidratos y está muy bien, eso no es problema. Sin embargo, me parece que hay un error en la proporcionalidad de grasas y proteínas, pues parece asumir que el aceite de oliva donde se cocieron (o frieron) las gambas, "debe ser bebido" como parte del proceso de alimentación.

    Para ser más claro, hoy hice esta receta con camarones grandes y quedaron exquisitos, sin embargo, me quedó una verdadera sopa (75 cc de aceite de olvia más el agua que expulsaron los camarones) y créeme, no es algo que se pueda beber por completo, quizás sólo una cucharada cuando mucho.

    Sugiero lo revisen porque en mi experiencia, este alimento es muy superior en proteínas que grasas.

    Espero les sirva este feedback, muchas gracias.

    Saludos,

    MSE

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por