Cómo bajar los triglicéridos

¿Qué significa tener los triglicéridos altos? ¿Cómo se pueden bajar?

Si te han dicho que tienes los triglicéridos altos —un tipo de grasa (lípido) que se encuentra en el torrente sanguíneo—, no eres el único. Un informe indica que cerca de un tercio de los estadounidenses tienen niveles altos de triglicéridos. Sin embargo, la prevalencia en Europa está alrededor del 10%, con variaciones inter-países que pueden llegar cerca del 28% en España.1

Tener unos niveles de triglicéridos más altos de lo normal es un problema porque están asociados con un riesgo mayor de sufrir trastornos metabólicos, ataques al corazón y accidentes cardiovasculares.2

Aunque muchas personas se enfocan más en los riesgos asociados con tener elevado el colesterol de la lipoproteína de baja densidad (LDL), los niveles altos de triglicéridos podrían predecir mejor futuros episodios cardíacos.3

La buena noticia es que en esta guía te explicamos información útil que puedes discutir con tu médico de cabecera, para que puedas reducir los triglicéridos de forma natural o le hables sobre posibles medicaciones o suplementos si así lo necesitas.

Esto es lo que debes saber sobre cómo bajar los triglicéridos.

prueba-trigliceridos-1

 

Plan de acción para bajar los triglicéridos

  1. Sigue una dieta baja en carbohidratos.
  2. Reduce el consumo de azúcares, carbohidratos refinados y alcohol.
  3. Intenta mantener un peso saludable.
  4. Realiza actividad física de alta intensidad si puedes hacerlo de forma segura.
  5. Si con las cuatro medidas que exponemos aquí no consigues controlar los triglicéridos, consulta con un médico la opción de tomar ácidos grasos Omega-3, medicaciones o suplementos.

 

 

1. ¿Qué son los triglicéridos?

Los triglicéridos son grasas que hay en el torrente sanguíneo y que el cuerpo quema para obtener energía o que almacena en las células grasas para usarlas en el futuro.

Aunque tienen una mala reputación, los triglicéridos son necesarios para la supervivencia desde un punto de vista evolutivo.

En tiempos de abundancia, los triglicéridos transportan la energía procedente de la comida hasta nuestras reservas de grasa, mientras que en tiempos de escasez o de bajo consumo de carbohidratos, quemamos los triglicéridos para obtener energía.

Un consumo excesivo de grasa puede aumentar los niveles de triglicéridos en sangre, pero estos niveles también pueden aumentar de otras formas. Incluso si evitas comer grasa, tomar demasiados carbohidratos hace que el hígado convierta el exceso de energía en triglicéridos para almacenarlos en las reservas de grasa.

En lugar de almacenar el exceso de triglicéridos, es mucho más saludable quemarlos para que el cuerpo consiga la energía que necesita. Por suerte, conforme vas disminuyendo el consumo de carbohidratos, pasas de quemar glucosa a quemar grasa en forma de triglicéridos, que es lo que ocurre cuando ayunas o sigues una dieta baja en carbohidratos o keto. También, si eres una persona físicamente activa, el cuerpo recurrirá a los triglicéridos cuando no tenga más carbohidratos almacenados que quemar.


 

2. ¿Por qué aumentan los triglicéridos?

Resumen

Comer demasiadas calorías, especialmente azúcares, carbohidratos refinados y alcohol, es la causa principal de tener los triglicéridos altos. Las anomalías genéticas también pueden aumentar los niveles de triglicéridos y el tratamiento quizá deba ser más agresivo en estos casos.

Vemos, por tanto, que hay dos causas principales: la primera, y de lejos la más común, es metabólica; la segunda causa es genética.

Causas metabólicas

El síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 y la obesidad están asociadas con los triglicéridos altos.4

Dado que la mayor parte de los datos son de carácter observacional, no está claro si tantos estos problemas como los triglicéridos surgen por las mismas causas.

¿Por qué las enfermedades metabólicas se suelen relacionar con tener los triglicéridos elevados? Porque, en estos casos, es probable que la causa común sea que el cuerpo, previamente, es resistente a la hormona insulina.5

En la actualidad, tener acceso constante a la comida es habitual, no como en el pasado, y esto es lo que, precisamente, puede hacer que se coma demasiado, sobre todo cuando ese exceso de calorías procede de alimentos ultraprocesados (sabrosos, baratos y muy a mano), como son las comidas con mucho azúcar y grasa.

Consumir demasiadas calorías, especialmente azúcar y carbohidratos, sobrepasa la habilidad que tiene el cuerpo de almacenar energía, lo que provoca resistencia a la insulina, niveles altos de triglicéridos y un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y pancreatitis.6

Muchos en el campo de la medicina creen que una dieta baja en grasa es el primer paso para bajar los triglicéridos. En parte esto se debe a que a menudo las directrices nacionales no reconocen que hay otros métodos nutricionales seguros y eficaces.7

Antes se pensaba que limitar el consumo de grasa disminuiría, a su vez, la grasa que circulaba en la sangre, pero el funcionamiento del cuerpo no es tan simple. Todo exceso calórico —también los carbohidratos refinados y «saludables» como los cereales integrales, las frutas y las legumbres— se convierte en triglicéridos y se almacena en forma de grasa.8

La dieta típica occidental siempre tiene calorías y carbohidratos a disposición del consumidor y, por ello, es el perfecto catalizador de ese aumento de los triglicéridos que estamos analizando en esta guía.

¿Qué cuenta como triglicéridos altos

La mayoría de los expertos consideran que un nivel normal de triglicéridos es menor de 150 mg/dL (1,7mmol/L), mientras que los triglicéridos altos están por encima de 500 mg/dL (5,6mmol/L) y los severamente altos se sitúan por encima de 1000 mg/dL (11mmol/L).10

Otras causas

Otras condiciones —como el hipotiroidismo, algunas enfermedades renales y el embarazo— también pueden elevar los triglicéridos, y lo mismo puede ocurrir con ciertas medicaciones, como los esteroides, los estrógenos, los bloqueadores beta y los diuréticos.

Las anomalías genéticas también pueden causar niveles altos de triglicéridos; por ejemplo, en enfermedades complejas como la deficiencia de lipoproteína lipasa, la deficiencia de apolipoproteína CII, la hipertrigliceridemia familiar, la hiperlipidemia familiar combinada y el síndrome de quilomicronemia familiar.11

Cuando la causa originaria es genética, los niveles de triglicéridos pueden ser muy elevados en comparación con la hipertrigliceridemia asociada con las enfermedades metabólicas, lo que normalmente implica que el tratamiento deberá incluir medicación.12


 

3. Cambios en la dieta para bajar los triglicéridos

Resumen

Toda dieta que provoque una pérdida de peso prolongada es eficaz a la hora de intentar bajar los triglicéridos. Sin embargo, la dieta baja en carbohidratos o keto funciona especialmente bien.

Reducir el consumo de azúcares, carbohidratos refinados y alcohol es crucial si quieres conseguir los mejores resultados y las dietas ricas en fibra y pescado también pueden ayudar. Aquellas personas que tengan niveles muy altos, sin embargo, quizá respondan mejor si siguen una dieta baja en grasa, pero este hallazgo no es universal.

Muchas personas han conseguido bajar los triglicéridos cambiando sus hábitos nutricionales, así que presta atención a los métodos que exponemos a continuación y que, según la ciencia, merece la pena probar.

1. Come bajo en carbohidratos o keto

Docenas de estudios demuestran que seguir una dieta muy baja en carbohidratos o cetogénica reduce los triglicéridos en ayunas.13

Para muchos médicos, sin embargo, esta evidencia resulta un tanto confusa, ya que durante décadas se les había enseñado (igual que a muchos de nosotros) que la dieta baja en grasa es la mejor para reducir el colesterol y otros lípidos en la sangre. Pero es difícil negar la evidencia que estos datos arrojan sobre los beneficios de las dietas bajas en carbohidratos.

Conforme aumenta la evidencia, los organismos médicos, como la Sociedad Endocrina, han empezado a recomendar la reducción de los carbohidratos como el método nutricional inicial para corregir los niveles altos de triglicéridos en ayunas.14

Las comparaciones entre una dieta baja en carbohidratos y baja en grasa demuestran de forma consistente que la baja en carbohidratos es mejor para bajar los triglicéridos. La evidencia se observa tanto cuando la pérdida de peso es similar en ambas dietas como cuando la cantidad de peso que se pierde es diferente.15

Esto no significa que seguir una dieta baja en carbohidratos sea la única forma de bajar los triglicéridos, sino que es una forma eficaz —si no la más eficaz— de reducirlos.

La evidencia muestra que a la hora de intentar bajar los triglicéridos la composición general de la dieta quizá sea más importante que fijarse en un componente específico de la misma.

Por ejemplo, algunos médicos creen que consumir más grasas saturadas siempre va a subir los triglicéridos, pero hay que tener en cuenta que los pacientes no comen grasa de forma aislada, sino que la grasa es parte de la dieta en general.

Dos estudios indicaron que la dieta baja en carbohidratos que incluía mayores cantidades de grasa saturada está asociada con una reducción de los triglicéridos.16

Sin embargo, hay que tener cuidado con la definición de «bajo en carbohidratos» y «bajo en grasa». Por ejemplo, un estudio determinó que «bajo en carbohidratos» era equivalente a un 40% de energía procedente de los carbohidratos (lo que en realidad no es «bajo en carbohidratos») y no halló una reducción significativa de los triglicéridos.17

Las dietas bajas en carbohidratos parecen ser el patrón alimentario más eficaz para bajar los triglicéridos siempre y cuando los carbohidratos se mantengan en valores bajos de forma constante (probablemente, menos de un 10 % de energía procedente de los carbohidratos o menos de 50 gramos por día).18

Comidas bajas en carbohidratos populares

2. Reduce el consumo de azúcar, carbohidratos refinados y el exceso de alcohol

cubitos de azúcar

¿Hay que seguir una dieta keto para bajar los triglicéridos? No necesariamente. Reducir el consumo de azúcar, carbohidratos refinados y alcohol puede ser suficiente para bajarlos.

Como hemos explicado, todo exceso calórico puede aumentar los niveles de triglicéridos, pero lo más probable es que esas calorías adicionales vengan de consumir demasiado azúcar, carbohidratos refinados y alcohol.19

El hecho de que los carbohidratos y los azúcares suelan aumentar los triglicéridos puede deberse a que son dos de los alimentos que más se consumen en exceso. Sin embargo, otra razón podría ser que la fructosa (un componente del azúcar) y el alcohol influyen más en la aparición del hígado graso, lo que puede aumentar los triglicéridos.20

Un estudio indica que algo tan simple como tomar agua en lugar de bebidas azucaradas reducía los triglicéridos.21

Y otro concluye que reducir el consumo de alcohol baja los triglicéridos en ayunas.22

Otros factores, como tener previamente obesidad y resistencia a la insulina, podrían aumentar las probabilidades de que la ingesta de carbohidratos cause un aumento de los triglicéridos.23

Si tienes sobrepeso o resistencia a la insulina, la evidencia indica que es importante reducir los carbohidratos. Sin embargo, los datos sugieren que la mayoría de la gente con triglicéridos altos —incluso teniendo un peso normal— obtendría beneficios si redujera el azúcar, los carbohidratos refinados y el alcohol.

3. Algunas personas podrían responder mejor con una dieta baja en grasa

En el caso de aquellas personas que tienen los triglicéridos severamente altos (más de 1000 mg/dL o 11,2 mmol/L), hay razones para pensar que las dietas bajas en grasa son igual de buenas —si no mejores— que las bajas en carbohidratos en ciertas situaciones.

Un estudio indica que quienes tienen los triglicéridos por debajo de 400 mg/dL (4,5 mmol/L) responden mejor a las dietas bajas en carbohidratos, mientras que aquellos con triglicéridos por encima de 400 mg/dL (4,5 mmol/L) responden mejor a las dietas bajas en grasa.
24

Sin embargo, hay reportes de caso que muestran una disminución de los triglicéridos severamente altos con dietas bajas en carbohidratos y altas en grasa.25

Es fundamental entender qué causa el aumento de los triglicéridos ya que puede influir en el tratamiento nutricional que se tenga que seguir. Si la causa es genética, como ocurre con la quilomicronemia o con la deficiencia de lipoproteína lipasa, puede que sea más eficaz una dieta baja en grasa.26

Aparte de estos ejemplos bastante extremos, no hay evidencia que respalde que una dieta baja en grasa sea mejor que una baja en carbohidratos para reducir los triglicéridos.

4. Come para perder peso

Perder solo tres kilos puede hacer que los triglicéridos bajen una media de 15 mg/dL.27

En el estudio LookAHEAD, un estudio aleatorizado que evaluaba una dieta baja en grasa y con reducción de calorías, los triglicéridos solo bajaron de media 12 mg/dL (0,13 mmol/L).28

Sin embargo, esta reducción fue más significativa en los pacientes que perdieron más peso. Por ejemplo, aquellos pocos que perdieron más del 15 % de su peso total redujeron los triglicéridos una media de 70 mg/dL (0.8 mmol/L). Por el contrario, el 25 % de los participantes que no perdieron peso no redujeron los niveles de triglicéridos.29

5. Fibra

Woman washing broccoli in the kitchen sink

Tomar fibra también puede bajar los triglicéridos, pero la forma en que la fibra actúa en el cuerpo puede estar más relacionada con el contenido de carbohidratos de la dieta que con la presencia de la fibra en sí misma.

Un estudio aleatorizado indicó que, en el caso de los participantes que siguieron dietas altas en carbohidratos, reducir la ingesta de fibra aumentó los triglicéridos un 45 %, mientras que volver a consumir fibra hizo que los niveles de triglicéridos volvieran a los parámetros iniciales.30

Un estudio observacional más débil encuentra una relación aparente entre un mayor consumo de fibra y unos niveles de triglicéridos más bajos.31 El problema es que es difícil controlar la calidad general de la dieta en un estudio estructurado de esta forma. En muchos aspectos, las dietas altas en carbohidratos y ricas en fibra son probablemente mejores que las dietas altas en carbohidratos y bajas en fibra.

Un estudio de intervención con suplementos de fibra no indica que haya mejoras en los niveles de triglicéridos de los participantes.32 Esto sugiere que los efectos que se asocian con la fibra pueden estar más relacionados con la calidad general de la dieta que con la fibra en sí misma.

La idea con la que te tienes que quedar es que es fundamental evitar los carbohidratos refinados y los azúcares, pero, si vas a seguir una dieta alta en carbohidratos, procura que, al menos, sea también rica en fibra.

6. Come más pescado

Comer pescado y tomar suplementos de ácidos grasos omega-3 puede reducir significativamente los triglicéridos.

Un estudio aleatorizado indica que aquellos que comieron 270 gramos de salmón dos veces a la semana redujeron los niveles de triglicéridos en una media de 28 mg/dL (0,32 mmol/L).33

Así, comer pescado no solo tiene muchos beneficios potenciales para la salud sino que, en lo que respecta a los triglicéridos, también tiene un efecto reductor.

Consulta más abajo la sección de suplementos para ver más información sobre los suplementos de omega 3 y cómo afectan a los niveles de triglicéridos.


 

4. Hacer ejercicio para bajar los triglicéridos

Mujer haciendo ejercicio

Resumen

Aunque toda actividad física es beneficiosa para la salud, el ejercicio de alta intensidad y el entrenamiento de fuerza a la fatiga son las dos mejores opciones para bajar los triglicéridos.

La nutrición es el factor que seguramente ejerce un mayor impacto en los triglicéridos, pero el ejercicio también puede ayudar. Eso sí, no toda actividad física promete los mejores resultados.

Para bajar los triglicéridos, lo mejor es el ejercicio de alta intensidad.34

Hay varias formas de definir qué es el ejercicio de alta intensidad, la más común siendo la que implica sobrepasar el 85 % de tu frecuencia cardíaca máxima. Sin embargo, quizá es más útil definirlo como aquel nivel de ejercicio en el que no puedes mantener una conversación o no puedes aguantar más de unos pocos minutos al mismo ritmo.

El entrenamiento de fuerza, que implica un peso moderado y altas repeticiones, también puede ayudar a bajar los niveles de triglicéridos. En cambio, levantar muchísimo peso con bajas repeticiones produce un efecto menos significativo.35

¿Quiere decir esto que el ejercicio más suave no proporciona beneficios para la salud? Por supuesto que no. Como explicamos en detalle en nuestra guía sobre el ejercicio, toda actividad física es beneficiosa para la salud, así que no te desanimes si no puedes hacer ejercicio a la intensidad necesaria como para producir un impacto positivo en tus triglicéridos. Continúa con el ejercicio para preservar la masa muscular, fortalecer los huesos y mantenerte en forma, yendo paso a paso con tus metas.


 

5. Suplementos para bajar los triglicéridos

Pastillas

Los datos demuestran que la dieta y el ejercicio son métodos prácticos para bajar los triglicéridos. Sin embargo, para algunas personas los cambios en el estilo de vida quizá no sean suficientes y merezca la pena hablar con un médico sobre posibles suplementos.

Descargo de responsabilidad:. toda medicación o suplemento puede tener efectos secundarios no deseados o interacciones con otras medicaciones. Lo que incluimos a continuación tiene propósitos informativos y no pretende ser un consejo médico. Siempre deberías hablar con un médico antes de empezar, parar o cambiar la dosis de cualquier suplemento médico.

Esta es una lista de posibles opciones.36

  • Niacina: 2000 a 3000 mg al día37
  • Berberine: 500 mg dos veces al día.38
  • Ácido eicosapentaenoico (EPA) de 2 a 4 gramos al día (el ácido docosahexaenoico, o DHA, no parece hacer mucho efecto.)39
  • Curcumina: 80 a 100 mg diariamente40
  • Fenogreco: 10 gramos al día41

 

6. Medicaciones para bajar los triglicéridos

Hombre tomando medicinas

Resumen

Existen diferentes suplementos y medicaciones que pueden reducir los niveles de triglicéridos. El aceite de pescado en dosis de tres a cuatro gramos (solo el EPA) podría ser la mejor opción para reducir los episodios cardiovasculares y el riesgo de muerte.

Sin embargo, la mayoría de las medicaciones e incluso también los suplementos pueden acarrear efectos secundarios significativos, así que habla con un médico antes de empezar a tomar cualquier suplemento o medicación.

Además de los suplementos, numerosos estudios demuestran que hay algunas medicaciones que pueden reducir los triglicéridos. Las recomendaciones a la hora de tomar una medicación se centran en reducir el riesgo de pancreatitis y de enfermedad cardíaca.

La evidencia que respalda la idea de que bajar los triglicéridos con medicación puede proteger el corazón es mixta. Muchos estudios aislados no reportan beneficios, pero un metanálisis de múltiples estudios sugiere que existen, aunque son menores.42

Pregúntale a tu médico si alguna de las siguientes medicaciones sería adecuada para ti:

Estatinas —el tipo de fármaco más recetado para bajar el colesterol tiene un ligero efecto en la reducción de los triglicéridos (de una reducción del 10 % en dosis bajas a una del 30 % en dosis más altas).43

Fibratos —Fármacos como el gemfibrozil pueden bajar los triglicéridos en un 30-50 %.44 Estos medicamentos deben usarse con precaución cuando se toman con estatinas o warfarina debido a las interacciones farmacológicas. Además, quienes tengan un historial de cálculos biliares no deberían tomar fibratos.

Aunque es cierto que los fibratos bajan los triglicéridos, no está claro que reduzcan los episodios cardíacos o el riesgo de muerte.

Prescripción de niacina —La niacina puede reducir los triglicéridos hasta un 30 %.45 La niacina puede causar enfermedad hepática y empeorar la resistencia a la insulina o el control del azúcar en sangre en las personas que tengan diabetes tipo 2. Además, quienes tengan úlcera péptica no deberían tomar niacina.

Aunque es cierto que la niacina baja los triglicéridos, no está claro que reduzca los episodios cardíacos o el riesgo de muerte.

Ácidos grasos omega 3 — disponibles con y sin receta médica (en este caso, como suplementos). Aquellos que se venden con receta suelen tener dosis más altas y una forma pura de EPA.

Los estudios que analizan diferentes dosis de omega 3 demuestran que la reducción de triglicéridos se sitúa entre un 20 % y un 50 %.46 La mayoría de los estudios indican que una dosis de tres o cuatro gramos es el tratamiento más eficaz.47

Un importante estudio del 2019 indica que las personas que tomaron cuatro gramos de aceite de pescado EPA (en forma de etilo de icosapento) redujeron los triglicéridos en un 21 % (de 216 mg/dL a 170 mg/dL) a los cinco años.

Y lo que es más relevante: los episodios cardiovasculares se redujeron en un 5 % y la muerte disminuyó en un 0,9 %.48


 

7. Riesgos de tener los triglicéridos altos

Doctora auscultando

Resumen

Los niveles elevados de triglicéridos aumentan el riesgo de padecer enfermedad arterial coronaria y pancreatitis.

Los triglicéridos altos pueden provocar dos problemas principales de salud: un riesgo mayor de enfermedad cardíaca y también de pancreatitis (una inflamación aguda y severa del páncreas).

Riesgo mayor de enfermedad cardíaca

La ciencia médica demuestra de forma consistente que las personas con triglicéridos más altos tienen también un riesgo mayor de padecer enfermedades cardíacas. Este hecho no es una sorpresa ya que los triglicéridos elevados están correlacionados con otros factores de riesgo cardíacos como la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico y una mayor cantidad de pequeñas partículas aterogénicas de LDL.49

Estudios observacionales demuestran que el riesgo de sufrir un ataque al corazón se triplica (del 1 % al 3 % a lo largo de diez años) en aquellas personas cuyos niveles de triglicéridos sobrepasan los 265 mg/dL (3,0 mmol/L), en comparación con los que tienen niveles más bajos.50

Otro estudio indica que también tienen un riesgo mayor aquellos pacientes que siguen un tratamiento con estatinas y que tienen los triglicéridos por encima de 175 mg/dL (2 mmol/L).51

Los estudios que comparan el impacto que tienen los triglicéridos en el riesgo cardiovascular sugieren que podría ser igual o incluso más importante que tener el colesterol LDL alto.

Hay un estudio que demuestra que las mutaciones genéticas que bajan los triglicéridos son igual de beneficiosas a la hora de reducir el riesgo de enfermedad cardíaca que las mutaciones que reducen el LDL.52

Otros estudios muestran que los triglicéridos altos y la proporción de triglicéridos con respecto al colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL) están asociados con la existencia de partículas LDL más pequeñas y con enfermedades coronarias más avanzadas, mientras que, por el contrario, no hay correlación significativa con el colesterol LDL alto.53

Recientemente, una evaluación del estudio PREDIMED demuestra que tener triglicéridos por encima de 150 mg/dL (1,69 mmol/L) y colesterol remanente —partículas que contienen una gran cantidad de triglicéridos como VLDL y la lipoproteína de densidad intermedia (IDL)— predicen mucho mejor los riesgos de sufrir una enfermedad cardíaca que el colesterol LDL.54

Sin embargo, los datos existentes sobre el tratamiento farmacológico de los triglicéridos no demuestran beneficios consistentes. Un metanálisis de estudios aleatorizados, el nivel de evidencia mejor valorado, indica que bajar los triglicéridos con medicación puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, pero no todos los estudios están de acuerdo con esto.55

De hecho, muchos estudios muestran que no hay mejoras en el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas o de morir.

¿Es posible que el estilo de vida que ayuda a bajar los triglicéridos ejerza un mayor impacto que las medicaciones?

En teoría, sería posible, ya que los cambios en nuestro estilo de vida buscan atacar la causa subyacente de los triglicéridos altos, que es algo que las medicaciones no pueden hacer. Sin embargo, todavía faltan estudios que comparen los efectos del estilo de vida y los de las medicaciones.

Riesgo mayor de pancreatitis

Tener los triglicéridos severamente altos es el tercer factor de riesgo más común en la pancreatitis, pero solo causa en torno a un 4 % de los casos. Los cálculos biliares y el alcoholismo son mucho más comunes, abarcando aproximadamente el 70 % de los casos.56

Las personas con triglicéridos por encima de 1000 mg/dL (11,2 mmol/L) tienen un 5 % de posibilidades de desarrollar pancreatitis, aumentando de un 10 a un 20 % en el caso de que los niveles de triglicéridos estén por encima de 2000 mg/dL (22,5 mmol/L). A modo de referencia, recordemos que el riesgo de tener pancreatitis en la población general es de solo el 0,5 %.57


 

8. Resumen

Los niveles altos de triglicéridos son una enfermedad preocupante que se asocia con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y pancreatitis y también suelen aparecer si se tiene obesidad, resistencia a la insulina y otros trastornos metabólicos.

Por suerte, hay mucho que puedes hacer por tu parte: seguir una dieta baja en carbohidratos, evitar el azúcar y el exceso de alcohol y hacer ejercicio de alta intensidad son cosas que tú mismo puedes hacer y que pueden ayudar, y mucho, a reducir los niveles de triglicéridos.

 

 

  1. Circulation 2002: Tercer informe del panel de expertos del Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol (NCEP por sus siglas en inglés) para la detección, evaluación y tratamiento del colesterol en sangre elevado en adultos (Panel III de tratamiento en adultos) reporte final (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  2. Circulation 2011: Los triglicéridos y la enfermedad cardiovascular: declaración científica de la Asociación Estadounidense del Corazón (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  3. Journal of the American College of Cardiology 2020: El colesterol remanente, no el colesterol LDL, está asociado con la incidencia de enfermedades cardiovasculares (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

  4. European Heart Journal 2011: Guías ESC/EAS para el manejo de dislipidemias: grupo de trabajo para la prevención y la gestión de dislipidemias de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC por sus siglas en inglés) y la Sociedad Europea de Aterosclerosis (EAS por sus siglas en inglés) (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Circulation 2011: Los triglicéridos y la enfermedad cardiovascular: declaración científica de la Asociación Estadounidense del Corazón (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  5. La insulina es la hormona que le ordena al cuerpo que absorba más energía. Cuando las células del cuerpo tienen demasiada energía, se convierten en células resistentes a la insulina. Normalmente pensamos que la resistencia a la insulina causa niveles elevados de azúcar en sangre; sin embargo, los niveles altos de triglicéridos, cuya causa es también la resistencia a la insulina, empiezan a surgir años e incluso décadas antes de que surjan los problemas con el azúcar.

  6. Journal of Clinical Investigation 1996: La síntesis de ácidos grasos en humanos está estimulada por una dieta eucalórica baja en grasa y alta en carbohidratos (artículo en inglés) [estudio no aleatorizado; evidencia débil]

    Journal of Nutrition 2001: Efectos de los carbohidratos alimentarios en el metabolismo de los triglicéridos en humanos (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    European Heart Journal 2018 Necesidad no cubierta de prevención primaria en individuos con hipertrigliceridemia no aptos para un tratamiento con estatinas de acuerdo con las directrices de la Sociedad Europea de Cardiología/Sociedad Europea de Aterosclerosis: estudio contemporáneo basado en la población (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

    Journal of Clinical Gastroenterology 2014: Problemas de la pancreatitis hipertrigliceridémica: una actualización (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  7. Circulation 2002: Tercer informe del panel de expertos del Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol (NCEP por sus siglas en inglés) para la detección, evaluación y tratamiento de colesterol en sangre elevado en adultos (Panel III de tratamiento en adultos) reporte final (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  8. Journal of Clinical Investigation 1996: La síntesis de ácidos grasos en humanos está estimulada por una dieta eucalórica baja en grasa y alta en carbohidratos (artículo en inglés) [estudio no aleatorizado; evidencia débil]

  9. Journal of Endocrinology and Metabolism 2012: Evaluación y tratamiento de la hipertrigliceridemia: guía clínica práctica de la Sociedad Endocrina (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Journal of the American College of Cardiology 2018: Guía AHA/ACC/AACVPR/AAPA/ABC/ACPM/ADA/AGS/APhA/ASPC/NLA/PCNA del 2018 para el tratamiento del colesterol en sangre: resumen ejecutivo: informe del Colegio Estadounidense de Cardiología/Grupo de Trabajo de la Asociación Estadounidense del Corazón sobre las guías clínicas prácticas
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  10. Journal of Endocrinology and Metabolism 2012: Evaluación y tratamiento de la hipertrigliceridemia: guía clínica práctica de la Sociedad Endocrina (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Journal of the American College of Cardiology 2018: Guía AHA/ACC/AACVPR/AAPA/ABC/ACPM/ADA/AGS/APhA/ASPC/NLA/PCNA del 2018 para el tratamiento del colesterol en sangre: resumen ejecutivo: informe del Colegio Estadounidense de Cardiología/Grupo de Trabajo de la Asociación Estadounidense del Corazón sobre las guías clínicas prácticas
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  11. Frontiers in Endocrinology 2020: La genética de la hipertrigliceridemia
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Endocrinology reviews 2015: Hipertrigliceridemia en la era genómica: un nuevo paradigma (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  12. Journal of Endocrinology and Metabolism 2012: Evaluación y tratamiento de la hipertrigliceridemia: guía clínica práctica de la Sociedad Endocrina (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  13. Este hallazgo ha sido respaldado por evidencia de alta calidad, que queda resumida en tres metanálisis de estudios aleatorizados:

    PLoS One 2020: Los efectos de las dietas bajas en carbohidratos en los factores de riesgo cardiovascular: un metanálisis (artículo en inglés) [revisión sistemática de estudios aleatorizados; evidencia sólida]

    Nutrition Reviews 2019: Efectos de las dietas que restringen los carbohidratos en los niveles de colesterol de la lipoproteína de baja densidad en adultos obesos y con sobrepeso: revisión sistemática y metanálisis (artículo en inglés) [revisión sistemática de estudios aleatorizados; evidencia sólida]

    European Journal of Clinical Nutrition 2018: Interpretación y efectos de una dieta baja en carbohidratos en el tratamiento de la diabetes tipo 2: revisión sistemática y metanálisis de estudios controlados aleatorizados (artículo en inglés) [revisión sistemática de estudios aleatorizados; evidencia sólida]

  14. Journal of Endocrinology and Metabolism 2012: Evaluación y tratamiento de la hipertrigliceridemia: guía clínica práctica de la Sociedad Endocrina (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  15. El siguiente estudio clínico halló que incluso cuando los individuos perdían una cantidad de peso similar, la dieta baja en carbohidratos (siendo estos un 14 % del total de calorías) conseguía, de media, reducir los triglicéridos en mayor medida que la dieta baja en grasa.

    Diabete Care 2014: Dieta muy baja en carbohidratos y baja en grasas saturadas para el tratamiento de la diabetes tipo 2: un estudio aleatorizado (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Y los tres siguientes estudios controlados aleatorizados reportaron que, de forma consistente, la dieta baja en carbohidratos reduce los triglicéridos mejor que las dietas bajas en grasa.

    Lipids 2009: La restricción de carbohidratos ejerce un impacto más favorable en el síndrome metabólico que una dieta baja en grasa
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    American Journal of Clinical Nutrition 2009: Efectos a largo plazo de una dieta para perder peso muy baja en carbohidratos en comparación con una dieta isocalórica baja en grasa después de 12 meses (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    NEJM 2003: La dieta baja en carbohidratos en comparación con una dieta baja en grasa en la obesidad severa (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  16. American Journal of clinical Nutrition 2019: Cambios en las concentraciones de lípidos en sangre en asociación con cambios en el consumo de grasa saturada alimentaria en el contexto de una dieta saludable para perder peso baja en carbohidratos: análisis secundario del estudio DIETFITS (siglas de «Diet Intervention Examining The Factors Interacting with Treatment Success» —intervención en la dieta que examina los factores que se relacionan con el éxito de un tratamiento) (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    American Journal of Clinical Nutrition 2006: Efectos separados entre el consumo reducido de carbohidratos y la pérdida de peso en la dislipidemia aterogénica
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  17. Journal of Nutrition 2004: Las respuestas individuales de los triglicéridos en suero a las dietas altas en grasa y a las bajas en grasa difieren en hombres con hipertrigliceridemia moderada y severa
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Igualmente, en el siguiente estudio, que analizaba el enfoque bajo en carbohidratos vs. bajo en grasa, se observa que los triglicéridos bajaron mucho más cuando los participantes comenzaron a consumir 20 gramos de carbohidratos por día. Según avanzaba el estudio, los investigadores permitieron que los participantes aumentaran su ingesta de carbohidratos. La diferencia en el nivel de triglicéridos que había entre los dos grupos desapareció a los dos años, conforme los participantes iban añadiendo más carbohidratos.

    Annals of Internal Medicine 2010: Resultados en el metabolismo y en el peso después de dos años con una dieta baja en carbohidratos vs. una dieta baja en grasa: un estudio aleatorizado (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  18. No tenemos datos claros que nos indiquen cuál es el punto de corte para conseguir el mayor efecto reductor en los triglicéridos. Por eso, los valores que sugerimos son una estimación basada en los datos que exponemos en esta guía. [informe anecdótico; evidencia muy débil]

  19. Las siguientes revisiones muestran que hay una relación consistente entre la ingesta de carbohidratos y los triglicéridos altos:

    Journal of Nutrition 2001: Efectos de los carbohidratos alimentarios en el metabolismo de los triglicéridos en humanos
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    American Journal of Clinical Nutrition 2000 Hipertriacilglicerolemia inducida por carbohidratos: perspectiva histórica y revisión de los mecanismos biológicos
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Los siguientes estudios observacionales concluyeron que los triglicéridos aumentaron con la ingesta de mayores cantidades de alcohol:

    Alcohol and Alcholism 2012: Asociación del consumo de alcohol con el perfil lipídico en hombres hipertensos
    (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

    Alcohol and Alcholism 2011: Hipertrigliceridemia severa influenciada por el alcohol (SHIBA)
    (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

    Y dos estudios demostraron que un consumo mayor de alcohol aumentaba los triglicéridos.

    Alcohol and Alcoholism 1990: Efectos de una dosis moderada de alcohol en los lípidos en sangre y las lipoproteínas en estado posprandial y en ayunas
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Athersclerosis 1998: Cambios en las lipoproteínas posprandiales de baja y alta densidad causados por un consumo moderado de alcohol en la cena
    (artículo en inglés) [estudio no aleatorizado; evidencia débil]

  20. Biomedical Reports 2014: Los triglicéridos están fuertemente asociados con la enfermedad del hígado graso no alcohólico entre los marcadores de hiperlipidemia y diabetes (artículo en inglés) [estudio no aleatorizado; evidencia débil]

    Journal of Hepatology 2018:
    Fructosa y azúcar: un importante mediador de la enfermedad del hígado graso no alcohólico
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Alcohol Research 2017: Enfermedad hepática alcohólica: patogénesis y tratamiento actual
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Comprehensive Physiology 2017: Metabolismo de los triglicéridos en el hígado (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  21. Journal of Nutrition 2014: Sustituir las bebidas azucaradas por agua reduce los triglicéridos circulantes y la prevalencia del síndrome metabólico en mujeres mexicanas obesas pero no en aquellas con sobrepeso en un estudio controlado aleatorizado
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  22. Athersclerosis 1998: Estudio controlado de los efectos de los patrones del consumo de alcohol en los niveles de lípidos en suero en bebedores habituales
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  23. Journal of Cardiopulmonary Rehabilitation 1999: Programa de modificación del estilo de vida en el tratamiento de pacientes con enfermedad arterial coronaria: experiencia clínica en un hospital terciario
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Diabetes Care 1989: Persistencia del efecto hipertrigliceridémico de las dietas bajas en grasa y altas en carbohidratos en pacientes DMNID
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  24. Journal of Nutrition 2004: Las respuestas individuales de triglicéridos en suero a las dietas altas en grasa y a las bajas en grasa difieren en hombres con hipertrigliceridemia moderada y severa (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  25. Annals of Nutrition and Metabolism 2010: Tratamiento exitoso de la hipertrigliceridemia severa con una dieta rica en ácidos grasos omega-3 y triglicéridos de cadena media
    (artículo en inglés) [estudio no aleatorizado; evidencia débil]

    Current Opinions in Endocrinology, Diabetes, and Obesity 2020: Reversión de la hipertrigliceridemia severa con ayuno intermitente y una dieta cetogénica muy baja en carbohidratos: estudio de serie de casos
    (artículo en inglés) [informe anecdótico; evidencia muy débil]

  26. Journal of Clinical Epidemiology 2018:
    Síndrome de quilomicronemia familiar: seguir las recomendaciones nutricionales a lo largo de toda una vida
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  27. Circulation 2014: Guía AHA/ACC/TOS del 2013 para el manejo del sobrepeso y la obesidad en adultos: informe del Colegio Estadounidense de Cardiología/Grupo de Trabajo de la Asociación Estadounidense del Corazón sobre las guías prácticas y de la Sociedad de Obesidad (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  28. NEJM 2013: Efectos cardiovasculares de una intervención intensiva del estilo de vida en la diabetes tipo 2 (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  29. En el mismo estudio, el 19 % de los participantes perdió entre un 5 y un 10 % de su peso y redujeron los triglicéridos una media de 25 mg/dL (0.28 mmol/L)

    Diabetes Care 2011: Beneficios de una pérdida de peso moderada en la mejora de los factores de riesgo cardiovascular en individuos con sobrepeso y obesidad y con diabetes tipo 2 (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  30. American Journal of Clinical Nutrition 1979: Efectos de las dietas altas y bajas en fibra en los lípidos plasmáticos y la insulina (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  31. Current Developments in Nutrition 2018: La fibra alimentaria está independientemente relacionada con los triglicéridos en sangre en adultos con sobrepeso y obesidad (artículo en inglés) [estudio no aleatorizado; evidencia débil]

  32. Nutrition Journal 2011: El papel de la ingesta de fibra soluble en pacientes con tratamiento altamente eficaz para reducir los lípidos (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  33. Nutrition Research 2016: Consumir salmón del atlántico criado en granja (Salmo salar) dos veces por semana influye positivamente en la concentración de lipoproteína y el tamaño de las partículas en hombres y mujeres con sobrepeso
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  34. El siguiente estudio observó una disminución significativa de los triglicéridos solo con ejercicio de alta intensidad, no con el de baja intensidad. No está claro si esto está relacionado con el número de calorías que se queman o con algún punto de inflexión en el ejercicio a partir del cual se activa la lipoproteína lipasa.

    Journal of Applied Physiology 1998:
    Efectos de cuatro sesiones diferentes con ejercicios individuales en los lípidos, las lipoproteínas y la lipoproteína lipasa
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Otros estudios arrojan similares resultados.

    NEJM 2002: Efectos de la cantidad y la intensidad del ejercicio en las lipoproteínas plasmáticas (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Sports Medicine 2014: Efectos diferenciales del ejercicio aeróbico, del entrenamiento de fuerza y de modalidades combinadas de ejercicio sobre el colesterol y el perfil lipídico: revisión, síntesis y recomendaciones (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  35. Diabetology and Metabolic Syndrome 2010: El ejercicio de fuerza suave y moderado, más que el de alta intensidad, produce beneficios con respecto al perfil de lípidos plasmáticos (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  36. Las dosis que indicamos son estimaciones de lo que podría ser más eficaz. Dado que los investigadores no han estudiado estos suplementos de una forma tan rigurosa como las medicaciones con receta, no sabemos con certeza basada en la evidencia cuáles son los mejores rangos de dosis.

  37. El siguiente estudio indica que los triglicéridos se reducen aproximadamente en un 25 % con la niacina:JAMA 2000: Efecto de la niacina en los niveles de lípidos y lipoproteínas y en el control de la glucemia en pacientes con diabetes y enfermedad arterial periférica: el estudio ADMIT: un estudio aleatorizado. Estudio de múltiple intervención de la enfermedad arterial (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Sin embargo, dado que la niacina potencialmente puede causar efectos secundarios, efectos adversos en el azúcar en sangre y que algunos estudios no indican beneficios cardiovasculares, se ha cuestionado el papel de la niacina en la prevención cardíaca. Parece que algunos grupos específicos de población podrían obtener beneficios con la niacina, pero probablemente no la población en su totalidad.

    JAMA 2004: Nuevas perspectivas sobre el uso de la niacina en el tratamiento de trastornos lipídicos (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Journal of Clinical Lipidology 2017: La niacina y la prevención de la enfermedad cardíaca: condenar su uso es un error, además de una decisión precipitada (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  38. La siguiente revisión indica reducciones de 25 a 55 mg/dL:Journal of Evidence Based Complementary and Alternative Medicine 2017: Eficacia de la berberina sola y combinada para el tratamiento de la hiperlipidemia: revisión sistemática
    (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  39. Circulation 2019: Los ácidos grasos omega-3 para el tratamiento de la hipertrigliceridemia: consejo científico de la Asociación Estadounidense del Corazón (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  40. Este estudio indica una pequeña pero, pese a ello, significativa reducción de los triglicéridos:Nutrition Journal 2012: Efectos diversos de una dosis baja de un suplemento de cúrcumina con una base de lípidos en personas sanas de mediana edad
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  41. El fenogreco (o alholva) es una hierba que se ha usado en la medicina alternativa durante siglos. El siguiente estudio concluyó que suplementar con 10 gramos de semilla de fenogreco en polvo durante ocho semanas mejoró los triglicéridos y la sensibilidad a la insulina.International Journal Vitamin and Nutrition Research 2014: Efectos de las semillas de fenogreco en los factores metabólicos del suero y en los niveles de adiponectina en pacientes con diabetes tipo 2 (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  42. Lancet 2005: Efectos a largo plazo del tratamiento con fenofibratos en episodios cardiovasculares en 9795 personas con diabetes mellitus tipo 2 (el estudio FIELD): estudio controlado aleatorizado
    (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Circulation 2019: Asociación entre la reducción de triglicéridos y la reducción de riesgo cardiovascular a través de la reducción de lípidos con múltiples clases de terapéuticas: revisión sistemática y análisis de metarregresión de estudios controlados aleatorizados
    (artículo en inglés) [revisión sistemática de estudios aleatorizados; evidencia sólida]

  43. European Heart Journal 2011: Lipoproteínas ricas en triglicéridos y colesterol de lipoproteína de alta densidad en pacientes con alto riesgo de enfermedad cardiovascular: evidencia y guía para su manejo (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Best Practice and Research, Clinical Endocrinology and Metabolism 2014: Opciones de tratamiento para la hipertrigliceridemia: de la reducción en el riesgo a la pancreatitis (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  44. NEJM 1999: Gemfibrozil en la prevención secundaria de la enfermedad coronaria en hombres con bajos niveles de colesterol de lipoproteína de alta densidad. Grupo de estudio de los Asuntos de los Veteranos para el estudio de intervención en el colesterol de lipoproteína de alta densidad (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Best Practice and Research, Clinical Endocrinology and Metabolism 2014: Opciones de tratamiento para la hipertrigliceridemia: de la reducción en el riesgo a la pancreatitis (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  45. JAMA 2004: Nuevas perspectivas sobre el uso de la niacina en el tratamiento de los trastornos lipídicos (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Journal of Clinical Lipidology 2017: La niacina y la prevención de la enfermedad cardíaca: condenar su uso es un error, además de una decisión precipitada (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  46. Best Practice and Research, Clinical Endocrinology and Metabolism 2014: Opciones de tratamiento para la hipertrigliceridemia: de la reducción en el riesgo a la pancreatitis (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  47. Nutrition Reviews 2010: Los ácidos grasos omega-3 de cadena larga, el ácido eicosapentaenoico y el ácido docosahexaenoico reducen, dependiendo de la dosis, los triglicéridos séricos en ayunas (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  48. NEJM 2019: Disminución del riesgo cardiovascular con etilo de icosapento para la hipertrigliceridemia (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  49. European Heart Journal 2011: Guías ESC/EAS para el tratamiento de dislipidemias: el Grupo de Trabajo para la prevención y el tratamiento de dislipidemias de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC por sus siglas en inglés) y la Sociedad Europea de Aterosclerosis (EAS por sus siglas en inglés) (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

    Circulation 2011: Los triglicéridos y la enfermedad cardiovascular: declaración científica de la Asociación Estadounidense del Corazón (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  50. European Heart Journal 2018: Necesidad no cubierta de prevención primaria en individuos con hipertrigliceridemia no aptos para un tratamiento con estatinas de acuerdo con las directrices de la Sociedad Europea de Cardiología/Sociedad Europea de Aterosclerosis: estudio contemporáneo basado en la población (artículo en inglés) (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

  51. Journal of the American College of Cardiology 2015: Los triglicéridos en ayunas predicen episodios isquémicos recurrentes en pacientes con síndrome coronario agudo tratado con estatinas (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  52. JAMA 2019: Asociación entre el riesgo de padecer enfermedad coronaria y las variantes de LPL reductoras de triglicéridos y las variantes de LDLR reductoras del LDL-C (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

  53. Clinics 2008: La proporción elevada de triglicéridos con respecto al colesterol HDL predice la enfermedad coronaria severa (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

    Diabetes Care 2000: La proporción de triglicéridos con respecto al colesterol HDL es un indicador del tamaño de las partículas LDL en pacientes con diabetes tipo 2 y niveles normales de colesterol HDL (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

  54. Journal of the American College of Cardiology 2020: El colesterol remanente, no el colesterol LDL, está asociado con la incidencia de enfermedades cardiovasculares (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

  55. Circulation 2019: Asociación entre la reducción de triglicéridos y la reducción de riesgo cardiovascular a a través de la reducción de lípidos con múltiples clases de terapéuticas: revisión sistemática y análisis de metarregresión de estudios controlados aleatorizados (artículo en inglés) [revisión sistemática de estudios aleatorizados; evidencia sólida]

    Lancet 2005: Efectos a largo plazo del tratamiento con fenofibratos en episodios cardiovasculares en 9795 personas con diabetes mellitus tipo 2 (el estudio FIELD): estudio controlado aleatorizado (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    Circulation 2004: Biología arterial para la investigación de los efectos del tratamiento para reducir el colesterol (ARBITER por sus siglas en inglés) 2: un estudio de doble ciego controlado con placebo sobre la niacina de liberación prolongada en la evolución de la aterosclerosis en pacientes de prevención secundaria tratados con estatinas (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

    NEJM 2001: Simvastatina y niacina, vitaminas antioxidantes o su combinación para la prevención de las enfermedades coronarias (artículo en inglés) [estudio aleatorizado; evidencia moderada]

  56. World Journal of Clinical Cases 2019: Evaluación y tratamiento de la pancreatitis aguda (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]

  57. Journal of Clinical Gastroenterology 2014: Problemas de la pancreatitis hipertrigliceridémica: una actualización (artículo en inglés) [revisión no sistemática; evidencia sin clasificar]