Pechugas de pollo rellenas con zoodles y salsa de tomate

Pechugas de pollo rellenas con zoodles y salsa de tomate

El cremoso queso ricota, las ricas espinacas y el intenso queso cheddar envueltos de pollo tierno y cubiertos de una salsa de tomate con hierbas consiguen que este plato se convierta en un nuevo clásico low-carb.

Pechugas de pollo rellenas con zoodles y salsa de tomate

El cremoso queso ricota, las ricas espinacas y el intenso queso cheddar envueltos de pollo tierno y cubiertos de una salsa de tomate con hierbas consiguen que este plato se convierta en un nuevo clásico low-carb.
EE.UU.Métrico
4 porciónporciones

Ingredientes

Pechugas de pollo rellenas
  • 5 oz. 140 g brotes de espinacas
  • sal y pimienta
  • 8 oz. 230 g queso de cabra o queso ricota
  • 4 (1½ lbs) 4 (700 g) pechuga de pollo (sin piel)pechugas de pollo (sin piel)
  • 1 taza (4 oz.) 240 ml (110 g) queso cheddar rallado
  • 2 oz. 55 g mantequilla
Salsa de tomate
  • 1 (1 oz.) 1 (30 g) chalote finamente picado(s)chalotes finamente picado(s)
  • 2 2 diente de ajo machacado(s)dientes de ajo machacado(s)
  • 2 oz. 55 g mantequilla
  • 2 cda. 2 cda. concentrado de tomate
  • ½ cda. ½ cda. vinagre de vino tinto
  • 2 tazas (1 lb) 475 ml (475 g) tomates picados
  • 1 cdta. 1 cdta. albahaca seca
  • 1 cdta. 1 cdta. orégano seco
  • ½ cdta. ½ cdta. sal
  • pimienta al gusto
Zoodles
  • 14 oz. 400 g calabacín espiralizadoscalabacines espiralizados

Instrucciones

Las instrucciones son para 4 porciones. Modifícalas según sea necesario.

  1. Precalentar el horno a 200 °C (400 °F).
  2. Saltear los brotes de espinacas hasta que se encojan. Salpimentar. Ponerlos en un tazón y mezclarlos con el queso de cabra.
  3. Cortar las pechugas de pollo a lo largo, pero sin dividirlas en dos. Colocarlas en una asadera engrasada. Rellenar las pechugas de pollo con la mezcla de queso ricota y espolvorear el queso rallado por encima. Añadir cucharadas del resto de la mantequilla.
  4. Hornear durante unos 20-30 minutos, hasta que el pollo esté bien hecho. Después puedes verter los jugos en la salsa de tomate, así tomará más sabor.
  5. Freír el chalote y la cebolla en mantequilla hasta que estén blandos sin dejar que se doren. Añadir la pasta de tomate, el vinagre, los tomates triturados y llevar a ebullición. Añadir las hierbas. Dejar hervir a fuego bajo durante al menos 15 minutos y salpimentar al gusto (nota: la salsa será suficiente para dos tandas, así que congela la mitad y guárdarla para otro momento o úsala para una pizza low-carb).
  6. Hacer espirales con los calabacines, lo que se conoce como zoodles. Si no tienes un espiralizador, puedes hacer tiras finas de calabacín con un pelador de papas.
  7. Añadir los zoodles a la salsa caliente de tomate y servir de inmediato con el pollo.

Consejos

Puedes preparar la salsa de tomate mientras el pollo está en el horno, o puedes prepararla primero para que hierva suavemente más tiempo y desarrolle más el sabor. Las salsas de tomate mejoran cuanto más tiempo hierven a fuego lento.

Aunque la salsa mejora gracias a los potentes sabores de las hierbas frescas, decorar el plato con hierbas frescas hace que sea muy fresco y festivo.

¿En busca de una alimentación saludable?

Nuestra membresía Diet Doctor plus te ayuda a conseguirla. Empieza con una prueba gratis para poder acceder a todos nuestros menús keto y bajos en carbos, a la fantástica herramienta de planificación de menús y a todos nuestros videos de cocina.


También puede gustarte


Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por