Cómo comer bajo en carbos y keto más barato

Cómo comer bajo en carbos y keto más barato

Algunos alimentos bajos en carbohidratos son caros, y mucha gente cree que la dieta cetogénica también tiene que serlo. Pero no es así, no necesitas ingredientes caros; puedes comer bajo en carbohidratos de forma deliciosa, saludable y a la vez muy barata.

En esta guía aprenderás de forma rápida cómo hacerlo. Con un poco de planificación y comprando de forma inteligente puedes ahorrar mucho.

Haz esto para ahorrar dinero

Lista de tareas
Hay muchas cosas que puedes hacer de inmediato para ahorrar dinero en las siguientes categorías:

    1. Planifica
    2. Compra
    3. Cocina
    4. Come

1. Planifica

Planificar las comidas y compras bajas en carbohidratos es una excelente manera de asegurar que las comidas de la semana siguiente estén preparadas. Solo tienes que comprar lo que te haga falta, y no necesitarás comida para llevar para los imprevistos. Comprueba lo que tienes en la despensa y el refrigerador, y luego planifica comidas con esos ingredientes para no desperdiciar alimentos.

Planificar las listas de la compra te ayuda a evitar gastos innecesarios y compras impulsivas. ¿Sabías que cada semana gastamos de promedio el 17 % de nuestro presupuesto para alimentación en compras impulsivas?

Además, puede parecer que las ofertas tienen un buen precio, pero está claro que puedes ahorrar aun más si no compras alimentos adicionales.

Haz una lista de la compra y cíñete a ella. Si es posible, compra solo lo que necesites.

2. Compra

Carrito de compra

 

Compra alternativas más baratas

Algunos alimentos bajos en carbohidratos son muy caros, pero aquí hay muchas opciones más baratas e igual de deliciosas, simples y saludables.

  • Compra queso normal en vez de quesos especiales que puedan ser caros. No compres queso ya rallado, compra a granel y rállalo o gratínalo tú mismo.
  • Haz tu propia ensalada de col en vez de comprar ensaladas de col ya preparadas y con aceites no saludables. La ensalada de col es muy fácil y barata de preparar con un procesador de alimentos (receta).
  • Compra carnes normales en vez de carnes especiales ya cocinadas de la tienda de delicatesen. La carne cocinada puede ser ideal para una comida rápida y sencilla, pero cíñete a carnes menos exóticas y más baratas como la carne asada o los muslos de pollo.
  • Deja la col rizada. Puede costar una fortuna. En su lugar, compra otras verduras de hoja verde que son igual de nutritivas pero mucho más baratas.
  • Deja de comprar frutos secos. Sin darte cuenta son mucho dinero, especialmente las nueces de macadamia. Las nueces, las almendras y las nueces de Brasil son excelentes alternativas. O simplemente deja de comprar frutos secos. Guía de frutos secos bajos en carbohidratos
  • Compra harina de almendras enteras en vez de harina de almendras peladas, ya que puede ser costosa. La harina de almendras enteras es más barata e intercambiable en la mayoría de las recetas. Incluso puedes moler tú mismo las almendras en un molinillo de café.
  • Compra aceite de aguacate en vez de aguacates cuando estén fuera de temporada y caros.
  • Compra pescado congelado o enlatado en lugar de pescado fresco, pues puede desbaratarte el presupuesto, especialmente el salmón. El atún y la caballa en lata sirven como refrigerios baratos y prácticos para tener en la despensa.

 

Compra la mejor calidad que puedas permitirte

Las verduras orgánicas tienen menos pesticidas, la carne alimentada con pasto es más nutritiva y los huevos de gallinas criadas al aire libre son nutritivos, pero cuestan más dinero. Lamentablemente, están fuera del alcance de las personas que más ayuda necesitan y que viven con un presupuesto limitado para la comida.

Para alguien que sigue una alimentación a base de gaseosas, papas fritas y comida rápida, sustituirla por huevos, verduras y carne normales seguirá teniendo un efecto enorme en su salud. El factor más importante para mejorar tu salud es cocinar desde cero en casa.

Compra huevos de gallinas camperas tan a menudo como puedas permitírtelo, pero los huevos normales siguen siendo una mejor opción de desayuno que unos cereales cargados de azúcar.

El brócoli orgánico cuesta mucho más caro que el brócoli normal.

 

Compra de temporada

Compra y come alimentos de temporada. Se pueden comprar muchas verduras cuando están baratas y congeladas. Hay muchos productos básicos bajos en carbohidratos congelados como las bayas, las espinacas y la coliflor que son tan nutritivos como los frescos, pero mucho más baratos.

Las bayas frescas pueden llegar a costar más del doble que las bayas congeladas.

 

Compra ofertas

Compra marcas de tiendas más baratas, alimentos con descuento cerca de la fecha de caducidad, verduras feas, alimentos con envases dañados; compra en el mercado local de agricultores y alimentos normales, no alimentos especiales en la tienda de delicatesen.

Los tomates enlatados de marca pueden costar casi el doble que los tomates enlatados genéricos

 

Compra en grandes cantidades

Encuentra un carnicero de tu zona y compra grandes cantidades. Compra productos enlatados y congelados cuando tengan descuento. Si compras en grandes cantidades a menudo, conseguirás descuentos adicionales y tendrás la despensa y el congelador lleno de ingredientes esperando a convertirse en una comida.

Puedes ahorrarte mucho dinero comprando carne molida en lotes de más de 1 kilo.

 

Compra vísceras

Las vísceras son muy baratas y nutritivas.

El hígado, gramo por gramo, proporciona más nutrientes que casi cualquier otro tipo de carne. Si no te gusta comer hígado, añádelo cortado en daditos a la carne molida de platos como el chile con carne. El hígado es barato y muy nutritivo.

 

Compra cortes de carne más baratos

No compres carnes magras caras, compra carne molida grasa más barata, chuletas de cerdo grasas y pollo barato con piel.

Compra carne para guisos y aprende a sacar provecho de tu olla de cocción lenta. Transformará los cortes de carne baratos en una comida tierna.

Encuentra un carnicero local que venda piel de cerdo para hacer tus propios chicharrones, un refrigerio perfecto bajo en carbohidratos.

Usa huesos de la cena del asado o de la carnicería para hacer caldo de huesos.

El bistec grande cuesta menos del doble que la carne para estofado, que es más barata.

3. Cocina

Hombre cocinando

Cocina una vez, come dos

Las sobras son magníficas para la vida baja en carbohidratos. Cocina porciones extra y solo necesitarás unos segundos si aún tienes hambre. Las sobras son una forma fantástica de almorzar y cenar bajo en carbos y barato.

Si hay un descuento especial en el supermercado, compra y cocina en grandes cantidades y congela las porciones extra. Tendrás un congelador feliz, lleno de platos saludables bajos en carbohidratos ya preparados.

No compres comidas prepares con pollo; hazlas tú mismo en casa y guarda las sobras. Por ejemplo, prueba nuestra receta de cazuela de pollo y ¡no tires las sobras!

 

Prepara la cena en casa

Comer fuera puede ser costoso, especialmente si quieres comer sano. ¿Sabías que los estadounidenses gastan el 50 % de su presupuesto para alimentación comiendo fuera? Cocina en casa con comida de verdad. Comerás de forma más saludable, sin bebidas, postres ni cafés adicionales y ahorrarás mucho dinero.

 

Cocina comidas simples

La simplicidad es la clave para las comidas saludables y económicas. Cada comida baja en carbohidratos debe tener buenas proteína, verduras sin almidón y muchas grasas saludables.

Las comidas no tienen por qué ser complicadas, de hecho, las comidas simples son más fáciles de hacer, más baratas y te animarán a cocinar más a menudo.

Una familia de cuatro personas puede gastar bastante dinero en comprar una comida preparada, con pollo asado, puré de papas, salsa preparada, ensalada de col y palitos de pan. Una alternativa es preparar en casa unas chuletas de cordero con mantequilla de hierbas acompañadas de una ensalada y gastar mucho menos dinero.

Aquí tienes nuestras mejores recetas bajas en carbohidratos

4. Come

Niño esperando comer

Come más grasa

Añade más grasas saludables a tus comidas bajas en carbohidratos y no querrás comer tanto. Una vez que estés adaptado a la grasa, el apetito se reduce, y también lo hace el tamaño de la comida. Las grasas saludables en todas las comidas te mantendrán alimentado y lleno durante más tiempo.

Agrega abundante queso y mantequilla de hierbas al bistec, aceite de oliva a la ensalada y crema de coco al yogur, y comerás menos que con una comida equivalente baja en grasas.

Aquí está la guía completa:
 
 

 

Come más huevos

Considera añadir más huevos a tu dieta. Los huevos son una gran fuente de proteína, grasas y otros nutrientes. Son una fuente de proteína relativamente económica, mucho más barata que la carne, por ejemplo. Ah, y los huevos están riquísimos, ¡consulta estas fabulosas recetas!

Una cena con bistec puede costar bastante cara aunque la hagas en casa. Sin embargo, una cena compuesta por unos simples huevos con mantequilla y queso es muchísimo más barata.

 

Ayuna de forma intermitente

Una vez que comas bajo en carbohidratos, comerás menos. De hecho, comenzarás a ayunar de forma intermitente a veces sin darte cuenta. Al comer bajo en carbohidratos, tu apetito está controlado y ya no comerás la cantidad de alimentos que solías.

El ayuno intermitente planificado proporciona numerosos beneficios para la salud y te permite comer menos y ahorrar más dinero.

Al ayunar y, por lo tanto, saltarte una comida al día, podrías ahorrar un tercio de tu presupuesto para comida.

Ayuno intermitente para principiantes

2. Qué dejar de hacer

Señal de stop

Deja de comer refrigerios

Los refrigerios son innecesarios y caros. Pueden fácilmente convertirse en una cuarta comida. Si los comes a menudo, reflexiona sobre tus comidas; si sigues teniendo hambre entre comidas, tal vez necesites agregar más grasas saludables para estar lleno más tiempo.

¿Comes por costumbre? ¿Aburrimiento? Al comer comidas bajas en carbohidratos con grasa, se reduce el apetito y, con frecuencia, puedes dejar de comer refrigerios por completo.

Si normalmente te compras algún refrigerio al día, deja de comerlos y podrás invertir ese dinero cada semana en tu presupuesto para comida, además de darle un empujón a la pérdida de peso.

 

Deja de malgastar comida

Al planificar las comidas con antelación, piensa en lo que compras y cuándo lo vas a comer. Se calcula que un hogar promedio tira aproximadamente el 25 % de los alimentos y bebidas que compra.

Deja de malgastar comida, de comprar de forma impulsiva y de tirar las sobras, la comida fea o la que tiene forma rara.

Comprueba el refrigerador y la despensa antes de ir de compras y cocina los alimentos que vayan a caducar antes. Guarda incluso las pequeñas sobras de verdura y añádelas a una frittata o a sopas.

Una familia promedio de cuatro personas bota a la basura mucha comida al año, que cuesta dinero. Gran parte de esto se podría ahorrar.

 

Deja de comprar bebidas

Se acaba gastando mucho en bebidas cada semana, así que en vez de comprar cafés especiales y caros, prepara cafés con crema con toda la grasa en el trabajo o en casa.

No compres bebidas dietéticas, licuados, jugos ni agua embotellada. Empieza a beber agua de la llave y ahorra mucho tiempo. O haz agua con sabor tú mismo añadiendo un chorrito de jugo de limón, bayas u hojas de menta para obtener una bebida fresca y natural.

Un café latte mediano en un Starbucks cuesta más del doble que un café hecho en casa con leche entera. Y, por supuesto, el agua corriente es gratis, dependiendo de donde vivas.

 

Evita tentaciones

Considera hacer la compra por Internet para evitar las tentaciones en la tienda. Cuando estés en el supermercado, evita los pasillos que tienen tentaciones como confitería, refrigerios y pastelería.

No vayas al supermercado cuando tengas hambre.

Es difícil, pero quizá sea mejor no ir con niños. La colocación de productos al nivel de los ojos de los niños y la publicidad dirigida directamente a ellos hacen que aumenten tus gastos. Comprar sin niños probablemente sea más barato y rápido.

Como alternativa cuando compres con niños, evita los pasillos con tentaciones y compra en el perímetro. Aprovecha la oportunidad para enseñarles a tus hijos a tomar buenas decisiones y a hacer presupuestos de forma sencilla. Niégate y sé firme. Los niños tienen un sexto sentido para descubrir tu debilidad.

 

Deja de comprar el almuerzo: llévate las sobras

Comprar el almuerzo a diario es carísimo. Invierte solo unos minutos cada mañana para prepararlo por ti mismo.

Añade carne asada fría a una gran ensalada baja en carbohidratos, ponle queso y aceite de oliva y tendrás una comida maravillosa, barata y saludable.

Da un paseo en la hora del almuerzo y cómete tu nutritiva cena baja en carbohidratos de la noche anterior.

Una simple cena a base de sobras de pollo más una ensalada y algo de queso puede costar mucho menos del doble que una ensalada para llevar de un restaurante

 

No compres comida procesada

La comida procesada es cara. Deja de pagar el precio por la comodidad y comienza a cocinar en casa para empezar a ahorrar dinero.

No compres verduras listas para cocinar, lávalas o pélalas tú mismo. Solo toma algunos minutos extra.

3. ¿Cuánto dinero podrías ahorrar?

Dos huchas de cerditos

Ahorro a corto plazo por persona y día

Entonces, ¿cuánto ahorrarías siguiendo estos consejos? Es difícil calcularlo con precisión, pero la siguiente tabla muestra cuánto puede gastar una persona al día siguiendo una dieta estadounidense estándar, un plan de comidas bajo en carbohidratos con ingredientes caros y un plan de comidas bajo en carbohidratos tomando decisiones inteligentes.1

Lista de ahorro

Puedes ahorrar $8,34 por persona y día siguiendo nuestros consejos para ahorrar dinero y comiendo comidas baratas bajas en carbohidratos en lugar de un plan de comidas bajas en carbohidratos más costoso.
Podrías ahorrar $13,02 al día comparado con una dieta estándar estadounidense. Esto equivale a $182 de ahorro en una semana para una pareja.

 

Ahorro a largo plazo de una vida baja en carbohidratos

Al comer bajo en carbohidratos, sin duda gastarás menos en el dentista y probablemente menos en la farmacia. Es posible que tengas facturas médicas más pequeñas y que las primas del seguro médico sean incluso más baratas.

No es raro que se reduzca la medicación, incluso se detenga al seguir un estilo de vida bajo en carbohidratos, p. ej. al corregir la diabetes de tipo 2.

Por último, un estilo de vida saludable que ayuda a bajar de peso, estabiliza los estados de ánimo, reduce los factores de riesgo de las enfermedades más modernas, reduce la resistencia a la insulina, mejora el control de la glucosa sanguínea, reduce el dolor y la inflamación y que te hace sentirse bien… no tiene precio.

Historias de éxito con la dieta baja en carbos


4. Recetas baratas bajas en carbohidratos

Si planeas con antelación, usas tu presupuesto para comida de forma sensata, cocinas en casa y comes de forma más inteligente, ¡puedes hacer que comer bajo en carbohidratos sea más barato!

¿Quieres empezar a ahorrar dinero de inmediato? Prueba esta guía con nuestras comidas bajas en carbohidratos más baratas. Todos son saludables y asequibles.

Ejemplos

Más

Acerca de esta guía

Esta guía de Diet Doctor ha sido escrita por Libby Jenkinson, farmacéutica, madre de 3 niños y fundadora de ditchthecarbs.com, el sitio web líder en carbohidratos de Nueva Zelanda y Australia. Editado por el Dr. Andreas Eenfeldt.

Más

Guías prácticas de la dieta baja en carbohidratos

 

Guías gráficas

¿Te ha gustado esta guía?

Esperamos que la hayas disfrutado y te sirva de ayuda. Nos gustaría aprovechar esta oportunidad para contarte que Diet Doctor no se financia con anuncios, ni acepta dinero de otras empresas del sector ni vende ningún tipo de producto. Nos financiamos exclusivamente gracias a nuestros miembros, personas que desean apoyarnos en nuestro objetivo de empoderar a gente de todo el mundo para que logren mejorar su salud.

¿Te gustaría unirte a nosotros en nuestra misión de dar a conocer la alimentación baja en carbohidratos?

Haz clic aquí para más información

 

Guías extensas

  1. Todos los costos de la comida han sido calculados usando precios de supermercados online de los Estados Unidos. La divisa utilizada es el dólar esatdounidense. Se muestra el precio de las comidas por persona, familia, onza o porción, según se detalle. Los demás precios se obtuvieron de menús de restaurant o de fast food. Los precios eran correctos en el momento de escribir este artículo y pueden cambiar. Los precios se calcularon según la cantidad mostrada o por porciones como se muestra en la etiqueta.