Bocaditos de queso de cabra con semillas de sésamo marinadas

Bocaditos de queso de cabra con semillas de sésamo marinadas

¿Alguna vez has probado a marinar las semillas de sésamo para potenciar el sabor? Nos encantan con queso de cabra, ¡una fantástica combinación de sabor cremoso y crocante! Te garantizamos que estos bocados low-carb de queso de cabra serán todo un éxito entre tus invitados.

Bocaditos de queso de cabra con semillas de sésamo marinadas

¿Alguna vez has probado a marinar las semillas de sésamo para potenciar el sabor? Nos encantan con queso de cabra, ¡una fantástica combinación de sabor cremoso y crocante! Te garantizamos que estos bocados low-carb de queso de cabra serán todo un éxito entre tus invitados.
EE.UU.Métrico
10 porciónporciones

Ingredientes

  • 3 oz. (913 cda.) 85 g (140 ml) semillas de sésamo
  • 5 cda. 5 cda. salsa de soja tamari
  • 7 oz. 200 g queso de cabra suave
Receta añadida a la lista de compras.

Instrucciones

Las instrucciones son para 10 porciones. Modifícalas según sea necesario.

  1. Colocar las semillas de sésamo en un tazón pequeño y verter la suficiente salsa de soya para cubrirlas. Marinar durante al menos 15 minutos y un máximo de 24 horas (ver consejos).
  2. Precalentar el horno a 180 °C (350 °F). Forrar una asadera con papel para horno.
  3. Escurrir las semillas marinadas de sésamo y después extenderlas sobre la asadera preparada. Asar de 6 a 10 minutos (ver consejos).
  4. Armar pequeñas bolas de queso y hacerlas rodar sobre las semillas de sésamo. Servirlas con palillos.

Los consejos de Pascale

Semillas de sésamo tostadas o naturales

Me encanta usar semillas de sésamo tostadas en esta receta en vez de semillas de sésamo naturales, ya que tienen un sabor más tostado.

Semillas de sésamo marinadas

Si puedes marinar las semillas durante 24 horas, estarán más sabrosas (pero no las dejes más de un día). Normalmente marino las semillas de sésamo la noche antes de necesitarlas.

Tostar las semillas de sésamo

Echa un vistazo a las semillas de sésamo frecuentemente para asegurarte de que no se quemen. Déjalas secar de forma uniforme para que se pongan crocantes. No deberían tornarse marrón oscuro; sácalas cuando estén ligeramente doradas. Si es necesario, reduce la temperatura del horno y deja que se tuesten un poco más. Haz una cantidad extra, ya que puedes guardarlas durante algunos días en un trozo de papel de cera en un lugar fresco y usarlas en otros platos. Si pierden el toque crocante, ponlas en el horno durante unos minutos.

Acerca de esta receta

Esta receta es parte de una colaboración con Pascale Naessens y proviene de su libro por “Pure & Simple”.


También puede gustarte


Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por