Albóndigas asiáticas keto con salsa de albahaca tailandesa

Albóndigas asiáticas keto con salsa de albahaca tailandesa

De acuerdo. Hablemos del aroma floral de la albahaca tailandesa. Hablemos del jengibre picante. Hablemos de cebollas encurtidas picantes. Espera. ¡Ya está bien de hablar! ¡A comer albóndigas de estilo asiático!

Albóndigas asiáticas keto con salsa de albahaca tailandesa

De acuerdo. Hablemos del aroma floral de la albahaca tailandesa. Hablemos del jengibre picante. Hablemos de cebollas encurtidas picantes. Espera. ¡Ya está bien de hablar! ¡A comer albóndigas de estilo asiático!
EE.UU.Métrico
4 porciónporciones

Ingredientes

  • 20 oz. 600 g carne de cerdo molida
  • ½ ½ cebolla amarilla, molidacebollas amarillas, molida
  • 1 cda. 1 cda. jengibre fresco rallado
  • 1 cda. 1 cda. salsa de pescado
  • 1 cdta. 1 cdta. pimienta negra molida
  • 2 cda. 2 cda. aceite de coco
  • 20 oz. 600 g repollo verde
  • 2 oz. 50 g mantequilla o aceite de coco
Ensalada de cebolla encurtida
  • 1 oz. 30 g cebolletacebolletas
  • 1 cda. 1 cda. vinagre de arroz
  • 2 cda. 2 cda. agua
  • ½ cdta. ½ cdta. sal
  • 1 1 ají rojoajíes rojos
Salsa de albahaca tailandesa
  • 2 oz. 50 g rábanorábanos
  • 40 cdta. 200 ml mayonesa
  • sal y pimienta
  • 1 cda. 1 cda. albahaca tailandesa fresca, finamente picada

Instrucciones

Las instrucciones son para 4 porciones. Modifícalas según sea necesario.

  1. Cortar el ají y las cebolletas para la ensalada de cebolla encurtida. Mezclar el vinagre de arroz, el agua y la sal en un tazón pequeño. Añadir el ají y las cebolletas y reservar 5-10 minutos.
  2. Picar los rábanos finamente y mezclar con la albahaca tailandesa y la mayonesa. Salpimentar al gusto. Reservar.
  3. Precalentar el horno a 100 °C (200 °F). Mezclar todos los ingredientes de las albóndigas. Con las manos húmedas, armar 18-20 albóndigas. Freír en aceite hasta que estén bien hechas y doradas. Mantener calientes en el horno.
  4. Triturar el repollo con un cuchillo afilado, una rebanadora de mandolina o un procesador de alimentos. Freír en mantequilla o aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Revolver de vez en cuando hasta que el repollo esté dorado, pero aún un poco duro.
  5. Salpimentar.
  6. Colocar el repollo con las albóndigas encima y servir la salsa y las cebollas encurtidas de acompañamiento.

¡Consejo!

¡Varía! Los sabores asiáticos de estas versátiles albóndigas están igual de buenos con carne de pollo o pavo molida. Ambas carnes funcionan de maravilla. ¡Haz más! Puedes congelar las albóndigas hasta 3 meses, por lo que las sobras no se desperdiciarán.

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por