Los 10 mejores consejos para perder peso con bajos carbohidratos para mujeres mayores de 40

GettyImages-507961898-1600×1067

Cuando Samantha Dalby nos envió un correo electrónico en agosto, estaba frustrada y confundida. La enfermera de 50 años de Ontario, Canadá, seguía una dieta dieta baja en carbohidratos desde hace más de cinco años. Originalmente le había ido muy bien y mantenía un peso sano y estable de 76 kg (152 libras) para su altura de 174 cm (5’7”).

Pero después, hace alrededor de 18 meses, pasó por la menopausia, tuvo su última menstruación hace 12 meses. De repente su peso empezó a subir. Lo que había funcionado ya no le iba bien. “Es una época alarmante porque parece que lo que pasa dentro de tu cuerpo está fuera de control a muchos niveles”, dice Samantha.

En su clínica de salud con sus pacientes y con sus amigas, ha visto a muchas mujeres ganar cantidades considerables de peso durante el cambio menopáusico y no quería que le pasase lo mismo a ella.

Hace nueve meses decidió probar una dieta cetogénica más estricta y siguió nuestros consejos de apoyo a esta forma de alimentación. Midió las cetonas en su orina usando keto stix y se dio cuenta de que su cuerpo estaba eliminando una cantidad baja a moderada de cetonas. Pero su peso seguía aumentando: ganó un total de 3 kg (7 libras) durante nueve meses de alimentación cetogénica. Su ropa se sentía estrecha e incómoda. ¿Qué es lo que estaba haciendo mal?

“Parece que estoy ganando peso sin importar lo que haga”, lamentó en un correo electrónico que me escribió. “Acepto que la menopausia conllevará cambios corporales pero me frustra no poder frenar el aumento de peso”.

FullSizeRender-2-800×600

Samantha con su pareja, Gary

Un problema frecuente

Samantha no está sola. En los años antes y después de su última menstruación, muchas mujeres, además de otros síntomas como oleadas de calor, sudores nocturnos y trastornos del sueño, experimentan un aumento de peso y de grasa abdominal. Se calcula que alrededor de 40 millones de mujeres en EE.UU., 13 millones en el Reino Unido y muchos millones más alrededor del mundo están pasando por la menopausia, la cual normalmente ocurre a una edad de entre 49 y 52 años.1

En Google, cuando tecleas “aumento de peso” en inglés en la barra de búsqueda, lo que sale como frase más común para completar la búsqueda es “menopausia”.

Queremos ayudar. Muchas de nuestros lectores son mujeres mayores de 45 y sabemos que la alimentación cetogénica para la pérdida de peso y la salud es de gran interés para muchas personas. Muchas mujeres en este grupo de edad están contentas con los resultados que logran tras adoptar un estilo de vida bajo en carbohidratos o cetogénico. Pero ¿qué hacer si no estás obteniendo los resultados que quieres?

Samantha describió que estaba comiendo bajo en carbohidratos y alto en grasas, haciendo ejercicio cinco veces a la semana, comiendo inusualmente refrigerios de queso y frutos secos, tomando tres a cinco copas de alcohol a la semana (vino seco blanco o tinto, prosecco o vodka soda) y bebiendo café antibalas por la mañana. Se había realizado pruebas para detectar problemas con la tiroides y estaba bien. ¿Qué consejos podíamos darle?

La respuesta era que probara el ayuno intermitente (entraremos en el tema con más detalle en el consejo núm. 3 a continuación). Pero para realmente llegar al fondo de los estancamientos de peso y los desafíos menopáusicos, exploramos la literatura médica sobre qué es lo que se sabe sobre los cambios en el metabolismo y la energía fisiológica durante la menopausia y utilizamos los conocimientos y experiencias de nuestros expertos estrella de alimentación baja en carbohidratos: la Dra. Sarah Hallberg, el Dr. Jason Fung, el Dr. Eric Westman, el Dr. Ted Naiman y Jackie Eberstein, una dietista titulada experta en la dieta Atkins. Hemos pensado en nueve otras medidas aparte del ayuno intermitente que tienen la posibilidad de frenar los problemas de peso en mujeres menopáusicas e impulsar la pérdida de peso si estás experimentado un estancamiento durante tu alimentación cetogénica.

Compartimos los consejos con Samantha antes de publicar esta entrada y en algunos días después de incorporarlos vio la cifra en la báscula reducirse en 0,7 kg (1,5 libras) por primera vez después de varios meses. “Les agradezco mucho. Voy a seguir cumpliendo estos consejos. ¡Les avisaré cómo me va!”.

Los diez consejos pueden ser útiles para cualquier persona cuya pérdida de peso se haya estancado. “Por supuesto, las mujeres posmenopáusicas pueden tener problemas con aumentos de peso, pero vemos los mismos problemas en otras personas también”, dice el Dr. Jason Fung.

Dificultades para perder peso durante la menopausia

De hecho, la idea de que las mujeres menopáusicas enfrentan desafíos únicos de pérdida de peso es controversial.

Algunos estudios han propuesto que el aumento de peso alrededor de la cintura es más bien un factor del proceso de envejecimiento —uno que afecta a los dos sexos— en vez de ser causado por los cambios hormonales vinculados con la menopausia. Sin embargo, otros estudios observan que la reducción de estrógeno (estradiol o E2) durante la menopausia cambia las necesidades energéticas y el metabolismo de las mujeres, cambia la ubicación de la acumulación de grasa corporal de las caderas al abdomen y se asocia con una tasa aumentada del síndrome metabólico.2

La Dra. Wendy Kohrt, de la Universidad de Colorado, Denver, dirige el programa IMAGE (investigación sobre metabolismo, edad, género y ejercicio) y estudia los efectos de la menopausia desde hace más de 20 años. Ella ha descubierto que durante la menopausia el metabolismo de las mujeres se reduce en alrededor de 50 calorías al día y que las mujeres experimentan más antojos de comida, menos movimiento y más pérdida de masa muscular. Juntos, estos cuatro factores tienen un impacto bastante grande sobre el aumento paulatino de peso con el paso del tiempo.3 Sin embargo, Kohrt observa que la menopausia misma ha sido poco investigada a lo largo de los años considerando su impacto sobre la salud y el bienestar de millones de mujeres, un aspecto que también destacan otros comentaristas.4

La Dra. Sarah Hallberg observa que: “hay un aumento de peso durante la menopausia —todos lo sabemos— pero la investigación científica no lo puede explicar todavía. No ocurre de forma tan universal como generalmente se percibe. Tampoco se sabe muy bien por qué las mujeres que siguen una alimentación baja en carbohidratos o cetogénica tendrían estancamientos o incluso aumentos de peso. Queremos intentar entender esto mejor”.

Actualmente, Hallberg y sus colegas están efectuando un estudio en el cual diez mujeres con sobrepeso, la mayoría menopáusicas, que siguen una alimentación cetogénica pero cuya pérdida de peso se ha estancado precozmente, pasarán alrededor de cinco días en un ambiente monitoreado. Durante este tiempo se observará y registrará su comida y actividad y se analizará su metabolismo. Aunque se han hecho estudios parecidos en el pasado, esta es la primera vez que se ha centrado en mujeres con estancamientos en la pérdida de peso con una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas, dice Hallberg. “La mayoría de los otros estudios concluyeron que la raíz del problema era el consumo excesivo de alimentos. Queremos ver qué es lo que está ocurriendo con estas mujeres”.

Los resultados del estudio no estarán disponibles hasta dentro algunos meses. Hasta entonces, a continuación puedes leer los diez mejores consejos de nuestros expertos para sacarte de un estancamiento. Estos se aplican a mujeres menopáusicas además de a cualquier persona que experimente un estancamiento en la pérdida de peso o que no esté teniendo suficiente éxito con una alimentación cetogénica.

1. No comas demasiada proteína

No comas demasiada proteína: “En mi experiencia, la causa número uno de los estancamientos es el consumo excesivo de proteína”, dice la Dra. Hallberg. “Las mujeres necesitan menos proteína y es mucho más fácil que consuman demasiado en comparación con los hombres. Si tú y tu marido están comiendo un lomo del mismo tamaño, tú estás consumiendo demasiada proteína”.

Los Drs. Fung y Westman están de acuerdo. “Consumir demasiada proteína interfiere con la cetosis y la quema de grasas”, dice el Dr. Westman. Sugiere comprobar la glucemia después de consumir proteína para ver si sube. “Si sube, significa que una parte de esa proteína se ha convertido a azúcar sanguínea. Y eso te puede retrasar”.

El Dr. Naiman se preocupa menos por mantener un consumo moderado de proteína. Pero aparte de él, el consejo general de nuestro grupo de expertos es un consumo diario de entre 0,5 y 1,5 g de proteína por kilo de peso corporal. Una mujer de 70 kg (154 libras) consumiría, entonces, no más de 105 g al día, y quizás mucho menos.

Si no te interesa contar los gramos, puede ser que prefieras probar una sugerencia de la Dra. Hallberg: hacer una “semana consciente” y reformar tus sensaciones de hambre y saciedad. La Dra. Hallberg lo explica así:

El problema y el desafío para todas las personas que consultamos, no solo las mujeres menopáusicas, es que no conocen las sensaciones de hambre y saciedad. Llegan a nosotros después de años y décadas de seguir una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos, así que se han acostumbrado a tener una sensación de saciedad solamente cuando ya están demasiado llenas. Por eso, necesitamos volver a entrenarnos para entender que deberías sentirte satisfecho en vez de lleno.

La gente siempre dice: ¡Caramba!, he comido un montón y me siento tan llena y fea. Es esta sensación de estar “llena” que se ha vuelto la habitual… sentirte incómoda después de comer. Así que tenemos que volver a entrenarnos para entender que ‘suficientemente llena’ es cómo deberías sentirte.

Cuando un estancamiento está causando dificultades, muchas personas preguntan “¿Debería volver a contar calorías?”. ¡No, no, no! Haz una semana consciente. La paciente, en mi opinión, debería dedicar una semana al proceso. Tiene que dedicarle una semana porque toma tiempo.

Entonces, si estás acostumbrada a desayunar dos huevos y dos lonchas de tocino, durante la semana consciente sólo llevarías un huevo y una loncha de tocino a la mesa. Y los comerías. Después tienes que esperar 20 minutos, y es entonces que viene la inversión de tiempo. Después de los 20 minutos te preguntas “¿Sigo teniendo hambre?”.

Tienes que darte tiempo para aprender si estás llena o si tienes todavía hambre, así que haces esto en cada comida, durante una semana. En algún momento te darás cuenta de que estás comiendo una cantidad apropiada de comida, demasiada comida o poca comida. Después de alguna comida te darás cuenta “he comido demasiado, no necesitaba ese segundo huevo” o algo parecido. Es una forma de hacerlo sin contar calorías y basándote en las necesidades de tu cuerpo y en cómo tú puedes conectarte con esas necesidades.

2. No comas demasiada grasa

Una vez que te hayas adaptado a quemar grasa, reduce la cantidad extra de grasa que comes: una de las maravillas de empezar una alimentación cetogénica es devolver a nuestros cuerpos toda la grasa de la cual nos privábamos durante tanto tiempo. Pero la dieta cetogénica no es una carta blanca para atiborrarte de grasa, observan los expertos. Si quieres perder peso, necesitas quemar tus propios depósitos de grasa corporal para energía, no consumir toda la energía que necesitas en la forma de grasa dietética. Así que deja los cafés antibalas y las bombas de grasa a un lado por ahora.

El Dr. Naiman observa que cuando la gente empieza la dieta cetogénica por primera vez después de haber consumido muchos carbohidratos y ser muy dependientes de la glucosa en el pasado, le dice que coma cantidades ilimitadas de grasas saludables hasta estar completamente adaptada a la quema de grasa. “Sabrás que estás adaptada a quemar grasa cuando ya puedas pasar mucho tiempo sin comer”.

Sin embargo, una vez que la capacidad quemagrasas esté optimizada, el Dr. Naiman reduce el consumo de grasa de sus pacientes para que empiecen a acceder y quemar sus depósitos de grasa.

Así que si estás experimentando un estancamiento en la pérdida de peso, nuestros expertos recomiendan que observes cuánta grasa estás comiendo y si puedes reducir esta cantidad sin perjudicar el sabor de tu comida o tu sensación de saciedad y sin hacer que vuelvan los antojos de comida y los altibajos de azúcar sanguínea. No te prives de comida pero sé consciente de los excesos de grasa por ahora. Samantha decidió no consumir café antibalas durante un tiempo.

La Dra. Hallberg observa que es fácil consumir una cantidad excesiva de grasa en forma líquida, sobre todo la crema para batir. “Alguien vendrá al consultorio y dirá que está con un estancamiento en la pérdida de peso. Nos fijamos en su alimentación y observamos que está tomando seis tazas de café, cada una con dos cucharadas de crema para batir”. Reducir la cantidad de crema que esta persona consume puede sacarla del estancamiento.

“Cuando hayas alcanzado tu peso ideal, puedes volver a añadir toda la grasa que quieras”, dice el Dr. Naiman.

El Dr. Fung habló del concepto del consumo excesivo de grasa y cómo se aplica a algunas personas, incluyendo el papel de la resistencia a la leptina en los estancamientos en la pérdida de peso, con mucho detalle en una popular entrada anterior que pronto se publicará en español.

3. Ayuno intermitente

Añade el ayuno intermitente: una vez que estés adaptada a la quema de grasa, las punzadas de hambre disminuyen y se vuelve fácil pasar periodos más largos sin comer. Muchas personas dejan de desayunar de forma natural, simplemente no tienen hambre cuando se despiertan. La norma número uno de la alimentación baja en carbohidratos es “come cuando tengas hambre y deja de comer cuando estés saciada”. Así que si no tienes hambre, prueba a ayunar durante 16 horas y almuerza y cena dentro de un periodo de 8 horas, lo cual se denomina el ayuno 16 y 8. O, puedes intentar cenar una noche y ayunar hasta la cena del día siguiente, así haces un ayuno de 24 horas.

Siguiendo nuestros consejos, Samantha añadió un ayuno semanal de 24 horas y otros dos de 16 y 8. “Me sorprendió lo fácil que era. No tenía hambre”.

Para Ellen McCorick Martens, 71 años, de Houston, Texas, añadir el ayuno intermitente y comer solo entre las 11:00 de la mañana y las 19:00 de la noche es lo que hizo posible superar unos estancamientos persistentes en la pérdida de peso. “Usando el ayuno intermitente he podido mantener la pérdida de mi exceso de peso durante 1,5 años. Es realmente sencillo y fácil incorporar [un ayuno corto] en un estilo de vida bajo en carbohidratos”, dice.

El Dr. Fung recomienda no hacer la misma rutina de ayuno todos los días sino ir cambiándola regularmente: 16 y 8 un día, un ayuno de 24 horas el día siguiente, después un día de comer de forma normal. Es porque el cuerpo tiene un fuerte impulso fisiológico para buscar la homeostasis. ”

El Dr. Fung aconseja no hacer la misma rutina de ayuno todos los días sino variarla haciendo, por ejemplo, 16 y 8 un día y 24 horas de ayuno el día siguiente, seguido por un día de comer de forma regular. Es porque el cuerpo tiene el fuerte impulso fisiológico de buscar la homeostasis: el equilibrio de la energía. “Cuando el cuerpo está expuesto a un estímulo constante, acabará acostumbrándose a él,” dice.

Sin embargo, Hallberg aconseja tener cuidado con ayunos largos que duran varios días. “Si te estás saltando comidas porque no tienes hambre al seguir una dieta bien formulada baja en carbohidratos y alta en grasas, está bien”. En cambio, ella se preocupa sobre los ayunos muy largos que ignoran las señales de hambre y que presentan un riesgo de desequilibrios peligrosos de electrolitos y líquidos, llamado el síndrome de realimentación, que puede ocurrir tras ayunos largos que duran múltiples días, una vez que la alimentación regular se reanude.5

Cuando la gente sigue una dieta cetogénica, muchas veces no tiene hambre durante 16, 24 e incluso 36 horas. Estas formas de ayunar son seguras y saludables.6 Recuerda: come cuando tengas hambre (no comas cuando no la tengas) y deja de comer cuando estés saciada.

4. Ojo, que no se acumulen los carbohidratos

Tienes que estar atenta a la acumulación sin darte cuenta de carbohidratos: si llevas bastante tiempo comiendo bajo en carbohidratos, éstos pueden empezar a colarse en tu dieta, sobre todo en la forma de salsas, condimentos, frutasy frutos secos. Si la pérdida de peso se ha estancado, examina cuidadosamente lo que estás comiendo y disminuye otra vez el consumo de carbohidratos a menos de 20 g al día. Los frutos secos como castañas de cajú, almendras y pistachos son los más fáciles de consumir en exceso y contribuir a un estancamiento en la pérdida de peso. Una taza de pistachos, por ejemplo, contiene 34 g de carbohidratos. Evita también por ahora cualquier estrategia de consumir periódicamente carbohidratos o de comidas trampa.

“En algunas personas que son resistentes a la insulina, si están en cetosis pero consumen una sola comida con carbohidratos, esto puede detener la cetosis durante hasta tres semanas”, dice el Dr. Westman.

Mantener el consumo de carbohidratos por debajo de 20 g maximiza la pérdida de peso y dará más control sobre el hambre y los antojos, dice Jackie Eberstein.

Samantha eliminó los frutos secos de su dieta y siente que esto, junto con el ayuno intermitente, contribuyó a lograr que las cifras en la báscula comenzaran por fin a disminuir.

5. Elimina el consumo de alcohol

No consumas alcohol por ahora: muchas personas aman el hecho de que puedes tomar una copa de vino seco (tinto o blanco) de vez en cuando en una dieta baja en carbohidratos o cetogénica. Pero si te has estancado en la pérdida de peso, o estás ganando peso, elimina el consumo de todas las bebidas alcohólicas por ahora, hasta que la pérdida de peso empiece de nuevo. Incluso tomar un par de bebidas a la semana puede causar un estancamiento. “Amo tomar una copa de vino los viernes después de una semana dura en el trabajo, pero la eliminaré por ahora”, dice Samantha.

6. Evita los edulcorantes

Quita los edulcorantes artificiales de tu dieta: si hasta ahora has consumido edulcorantes como aspartame o sucralosa como parte de tu dieta baja en carbohidratos o keto, nuestros expertos recomiendan que te desenganches de ellos. “Aunque no hay muchos estudios científicos, la información anecdótica nos dice que cuando la gente se deshace de los edulcorantes artificiales, se les vuelve más fácil perder peso. Deja de consumirlos lo antes posible”, aconseja el Dr. Westman.

Lee más sobre los edulcorantes artificiales y el peso

7. Entrénate con pesas

Levanta pesas. Sin importar cuán rápidamente corras, no puedes escaparte de una mala dieta. Sin embargo, añadir un entrenamiento con pesas a tu estilo de vida bajo en carbohidratos aumentará la masa muscular y acelerará tu metabolismo. “Cuanto más músculo acumules, mejor será tu sensibilidad a la insulina, así que cualquier forma de esfuerzo con resistencia que puedas ejercer en los músculos es genial para la pérdida de peso”, dice el Dr. Naiman. El entrenamiento con pesas no tiene por qué ser excesivo, hacer 90 segundos dos veces a la semana puede ser suficiente, pero observa que el peso tiene que ser suficiente para que, después de hacer unas 10-15 repeticiones, ya no puedas más. Se llama levantar hasta el fallo muscular. “Solo llegando hasta el fallo absoluto convencerás a tu cuerpo que no eres lo suficientemente fuerte. Tu cuerpo no añadirá más músculo si no le das el mensaje de que necesita más músculo”, dice el Dr. Naiman. Hacer zancadas, flexiones y otros métodos de entrenamiento que usan el peso corporal son tan eficaces como usar mancuernas o máquinas con pesas.

El Dr. Westman nunca menciona el tema del ejercicio como primer paso en la pérdida de peso. Quiere que los pacientes se centren primero en la alimentación. “Pero más tarde, si las cosas no están funcionando tan bien como al principio y todavía hay un exceso de peso para perder, empiezo a hablar de esa palabra que comienza con “E”: el ejercicio. Sin embargo, les aconsejo que retomen las actividades que son divertidas para ellos. El ejercicio te ayudará a romper un estancamiento”.

La Dra. Hallberg observa que hacer ejercicio intenso puede a veces crear un estancamiento falso en la pérdida de peso. “Si haces ejercicio hasta que los músculos te duelan, estás desgarrando músculo, lo cual es una cosa buena, es como aumentas la masa muscular, causándole desgarros minúsculos”. Pero para poder lidiar con esto, el cuerpo desencadena una pequeña respuesta inflamatoria que causa que la gente retenga líquidos. “Así que después de un entrenamiento intenso puedes subir un par de kilos de la noche a la mañana. No es un estancamiento de verdad sino uno falso”.

Asegúrate de darte días de descanso entre los entrenamientos de alta intensidad para que el cuerpo tenga tiempo para recuperarse.

8. Duerme lo suficiente

Duerme bien durante la noche: durante la menopausia, muchas mujeres observan una deterioro marcado en la calidad del sueño, muchas veces a causa de sofocos y sudores nocturnos. El Dr. Fung y la Dra. Hallberg recomiendan que las mujeres que se hayan estancado en la pérdida de peso mejoren la calidad del sueño. Dormir bien por la noche reduce el estrés y el cortisol, la hormona del estrés que inhibe la pérdida de grasa abdominal.

Los consejos para dormir mejor incluyen:

  • Dormir en una habitación fresca y oscura.
  • Usar tapones para las orejas y una máscara para los ojos.
  • Limitar el tiempo pasado frente a pantallas y a luz azul (o prueba los lentes que bloquean la luz azul).
  • Acostarte y levantare a la misma hora todos los días.
  • Dejar de consumir café al mediodía y limitar el consumo de cafeína en todas sus formas.
  • Evitar el consumo de alcohol antes de acostarte.
  • Exponerte a la luz natural del día a diario.

Lee más aquí: National Sleep Foundation: Higiene del sueño

A Samantha, este consejo le tocó la fibra sensible: “Tengo dificultades para dormir desde hace cinco años a causa de la perimenopausia”.

9. Reduce el estrés

Prueba técnicas para reducir el estrés: examina las fuentes del estrés en tu vida y considera si puedes hacer algo para mitigarlas. El estrés aumenta la liberación de cortisol. Pero no te estreses por el estrés: sería un callejón sin salida. Durante la menopausia, muchas mujeres se encuentran en una clase de sándwich entre aún tener niños dependientes y al mismo tiempo tener padres ancianos o enfermos. La pérdida causada por la muerte de seres queridos es un tema frecuente durante los años menopáusicos.

“Cuando la gente tiene dificultades y se enfrenta a un estancamiento, o tiene una verdadera recaída, la causa número uno es una crisis de alguna forma en su vida”, dice la Dra. Hallberg. “Todos —hombres y mujeres— nos vemos afectados por las crisis. Pasamos toda la vida manejando caos. Recomendamos que la gente planee mecanismos para lidiar con el estrés”.

El estrés también puede causar el comer como escape emocional, el cual es otra causa de los estancamientos en la pérdida de peso o la acumulación de peso, observa el Dr. Fung. Prueba a hacer yoga, meditación y atención consciente, dando paseos relajantes o haciendo otras actividades agradables. La Dra. Hallberg recomienda hacer una semana de comer de forma lenta y consciente donde realmente prestas atención a los sabores, las texturas y las señales de hambre. Come lentamente, deliberadamente y conscientemente.

El Dr. Westman observa que incluso preocuparte sobre tu peso puede causar estrés. Aunque puede ser útil hacer un seguimiento del peso y del consumo de alimentos, si se vuelve demasiado estresante, el Dr. Westman recomienda no hacerlo durante un tiempo y centrarte simplemente en cómo te sientes.

10. Sé realista

Establece expectativas realistas: La Dra. Hallberg y Jacke Eberstein dicen que este consejo es particularmente importante para mujeres de toda edad. Algunas mujeres aspiran a una cifra arbitraria en la báscula que proviene de cuánto pesaban hace mucho tiempo o quizá de un peso idealizado que nunca lograron; una cifra que no tiene nada que ver con su salud y peso actual.

“Es uno de los grandes problemas que veo en las mujeres, está muy enredado con la psicología, la autoestima y la presión social, y muchas veces está totalmente fuera del control de la mujer en cuestión”, dice la Dra. Hallberg. “Se dejan llevar por cómo piensan que deberían ser en vez de lo que realmente es saludable para ellas. Si equiparas el éxito con la cifra en la báscula, te vas a perjudicar”.

Jackie Eberstein está de acuerdo: “mide tu éxito por la pérdida de centímetros y no por la cifra en la báscula”. Aconseja que aceptes que la pérdida de peso en la mediana edad será más lenta que cuando eras más joven. “Recuerda que te estás comprometiendo a esto a largo plazo. Es una inversión en la salud mientras envejeces. Ten paciencia. Tu objetivo a largo plazo es hacer un cambio permanente en el estilo de vida además de perder el exceso de grasa”.

Para Samantha, este consejo tiene todo el sentido.

“Durante todo el proceso, realmente estoy tratando de disfrutar de mi cuerpo. Celebro los músculos, la piel, y el cabello genial que tengo; que estoy saludable y que me veo saludable”, dice.

“Me siento genial en una dieta cetogénica consumiendo alimentos naturales: la energía, el sistema gastrointestinal, el enfoque mental están todos excelentes. Así que estoy contenta comiendo de esta forma, sin importar lo que muestre la báscula. Realmente pienso que para las mujeres menopáusicas, este es el tema clave: equilibrar el deseo de perder (o no ganar) peso con un enfoque en la salud física y mental. Envejecer con gracia y vitalidad”.


Anne Mullens

Más

La dieta cetogénica para principiantes

Cómo bajar de peso

Anteriormente

Todas las publicaciones anteriores de Anne Mullens

 

  1. The Denver Post: Cambios de metabolismo presentan desafíos para la aptitud física durante la menopausia

  2. The Guardian: Hablemos de la menopausia porque estamos fallando a 13 millones de mujeres

  3. Lo más importante: practicar el ayuno de forma segura

    Journal of Infusion Nursing: Fisiopatología, tratamiento y prevención de anomalías de líquidos y electrolitos durante el síndrome de realimentación

  4. Al menos con tal de que tengas peso para perder. Evitar el ayuno si estás por debajo de un peso saludable.

6 Comentarios

  1. Amparo Gil
    Hola. Muy bueno el artículo, me ha encantado. Me he visto reflejada al 100% con todos los síntomas. Y también me he dado cuenta de los errores que cometo. Espero ponerlo en práctica y salir de este estancamiento (un pasito para adelante y dos para atras 😬😬). Me gustaría que un día hicieseis un artículo sobre la homeostasis. Gracias y un saludo
    Respuesta: #2
  2. Kim Gajraj Equipo Diet Doctor
    Amparo, gracias por la recomendación! Y mucha suerte poniendo los pasos en práctica!
  3. Norma Ledesma Vazquez
    Gracias por el artículo!!Voy a aplicar algunas cosas nuevas como las pesas. He bajado casi 5 kilos en 30 dias, luego ya no me he pesado, pero noto en mi ropas que sigo disminuyendo de medidas y las amigas notan que estoy bajando de peso. Lo mejor de todo es que no tengo hambre desde que adopte este método de alimentacion y estilo de vida. También he notado que ciertos alimentos que me encantaban, hoy ya no los disfruto, por lo tanto he dejado de comprarlos (pan, edulcorantes, café) Gracias por sus articulos, siempre lso busco para seguir para adelante
    Respuesta: #5
  4. Ely
    Gracias por sus consejos, soy una mujer de 68 anos y en el lapzo de 3 anos he aumentado de peso
    Pondre en practica lo mejor que pueda esta dieta cetogenica. Estare atenta a esta pagina. Bendiciones a todo@s!!
    Respuesta: #6
  5. Kim Gajraj Equipo Diet Doctor
    Felicitaciones, Norma! Gracias por compartir tu experiencia!
  6. Kim Gajraj Equipo Diet Doctor
    El equipo de Diet Doctor te manda saludos, Ely!

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores