Diabetes tipo 1: cómo controlar la glucosa en sangre con menos carbohidratos

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el cuerpo ya no puede producir la hormona insulina. La insulina mantiene los niveles de glucosa (azúcar) en sangre bajo control al transferir glucosa desde el torrente sanguíneo hacia las células del cuerpo, que la utilizan como fuente de energía. La diabetes tipo 1 se trata con inyecciones de insulina.

Cuantos más carbohidratos consuma una persona con diabetes tipo 1, mayor será la cantidad de insulina que necesitará inyectarse. Quizás no resulte sorprendente que varios estudios y la experiencia hayan demostrado que las dietas bajas en carbohidratos pueden ser beneficiosas para las personas con diabetes tipo 1.1

Sin embargo, las personas con diabetes tipo 1 deben tener en cuenta ciertas consideraciones especiales al adoptar una dieta baja en carbohidratos. Esta es nuestra guía sobre dietas bajas en carbohidratos para la diabetes tipo 1.

Descargo de responsabilidad: Aunque una dieta baja en carbohidratos tiene muchos beneficios comprobados para la diabetes tipo 1, algunos profesionales de la salud la consideran controvertida. El principal riesgo es la hipoglucemia, si no se reducen las dosis de insulina de forma significativa. Para adoptar cualquier cambio en el estilo de vida o en la dieta es importante consultar con el médico personal para que analice los cambios apropiados para el tratamiento. Descargo completo de responsabilidad

Esta guía se ha preparado para adultos con diabetes tipo 1.

Para otras controversias relacionadas con las dietas bajas en carbohidratos, consulta nuestra guía completa


¿Qué es la diabetes tipo 1 y en qué se diferencia de la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que destruye las células del páncreas que producen insulina, conocidas como células beta. A la larga, esto lleva a una pérdida total de la producción de insulina.

Por otro lado, en la diabetes tipo 2 las células beta producen insulina, pero el cuerpo no puede usarla correctamente porque sus células — especialmente las musculares y hepáticas — son resistentes a ella. Esto hace que el páncreas produzca más insulina y puede llevar a niveles altos de insulina, conocidos como hiperinsulinemia.

En ambos tipos de diabetes la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo, ya que no puede entrar en las células del cuerpo debido a la ausencia de insulina (tipo 1), o resistencia a la insulina (tipo 2). Sin un tratamiento, los niveles de glucosa en la sangre permanecen elevados, y con el tiempo pueden causar daños a muchas partes del cuerpo.2

A diferencia de la diabetes tipo 2, que generalmente puede ser controlada con la dieta y otros cambios en el estilo de vida, las personas con diabetes tipo 1 necesitan inyectarse insulina cada día para que cubra los alimentos que comen. Pero también necesitan una fuente de insulina incluso cuando no comen.

Esto se debe a que el hígado libera de forma continua una pequeña cantidad de glucosa en la sangre, entre comidas y durante la noche, para asegurarse de que haya suficiente disponible para las necesidades del cuerpo. La insulina controla este proceso. Sin la insulina, el hígado libera constantemente glucosa al torrente sanguíneo.

A la mayoría de las personas con diabetes tipo 1 se las trata con un régimen de un bolo basal de insulina. Esto requiere la inyección de insulina “basal” de acción prolongada una o dos veces al día para mantener bajo control la liberación de glucosa desde el hígado.

También requiere la inyección de un “bolo” de insulina de acción rápida justo antes de cada comida. Lo ideal es que la dosis varíe según la cantidad de carbohidratos consumidos en las comidas, con el uso de un índice de insulina-carbohidratos (ICR). Por ejemplo, 1 unidad de insulina por cada 10 gramos de carbohidratos.

Algunas personas con diabetes tipo 1 son tratadas con dos inyecciones diarias de insulina mixta (de acción prolongada y de rápida acción). Esto no permite la flexibilidad de un régimen de un bolo basal y generalmente requiere, para mantener estables los niveles de glucosa, de un patrón de comidas más estandarizado. Otras utilizan bombas de insulina que pueden programarse para administrar cantidades precisas de insulina basal y bolo de insulina a lo largo del día según sea necesario.

A la diabetes tipo 1 se la solía llamar “diabetes juvenil” o “diabetes de comienzo juvenil”, porque se diagnostica, típicamente, en niños y adultos jóvenes. Sin embargo, puede desarrollarse a cualquier edad, incluso en la vejez. Se ha informado que la persona más vieja diagnosticada con diabetes tipo 1 fue una señora de 94 años.3

En los adultos mayores la diabetes autoinmune implica una destrucción más gradual de las células beta. Esta forma lenta y progresiva de la diabetes es conocida como diabetes autoinmune latente en adultos (LADA, por sus siglas en inglés). Las personas con LADA pueden producir algo de insulina, especialmente cuando se les diagnostica por primera vez. Sin embargo, van a requerir eventualmente las inyecciones de insulina para controlar sus niveles de glucosa en sangre, al igual que las personas con diabetes tipo 1.4

Más información sobre la diabetes tipo 2

Para obtener más información sobre la diabetes tipo 2, consulta esta guía: Guía sobre la diabetes tipo 2 y los videos a continuación.

¿Cuáles son los riesgos de la diabetes tipo 1?

Las personas con diabetes tipo 1 tienen mayor riesgo de sufrir una serie de problemas de salud: cardiopatías, enfermedad renal, pérdida de la visión, daño a los nervios y amputaciones.5

Es importante resaltar que estos riesgos están asociados con niveles altos de glucosa en la sangre, no solo con tener diabetes.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA) ha fijado los siguientes valores objetivos de azúcar en sangre para las personas que padecen diabetes:

  • Glucosa en sangre en ayunas: 80-130 mg/dL (4.4 – 7.2 mmol/L)
  • Glucosa en sangre 2 horas después de comer (postpandrial): menos de 180 mg/dL (10 mmol/L)
  • HbA1c: menos de 7% (53 mmol/mol)

Estos valores están un poco por encima de los que se considera saludables para las personas sin diabetes. Las personas sanas normalmente tienen niveles de glucosa en sangre en ayunas por debajo de 100 mg/dL (5,5 mmol/L) y rara vez presentan una glucosa en sangre por encima de 140 mg/dL (7,8 mmol/L) después de comer.6

Además, un nivel normal de HbA1c es de 5,5 % (37 mmol/mol) o menor.

Sin embargo, el estudio DCCT, que siguió a más de 1.400 personas con diabetes tipo 1 durante nueve años, ha demostrado que mantener un nivel de HbA1c de 7 % (53 mmol/mol) o menos se asocia con un riesgo bajo de sufrir complicaciones de la diabetes.7

Pero conseguir un control estricto de la diabetes en el estudio DCCT se asoció con un mayor riesgo de episodios de hipoglicemia. Claramente, el razonamiento detrás de que la ADA tenga objetivos menos estrictos para el nivel de azúcar en sangre y la HbA1c es evitar los peligrosos niveles bajos.

Sin embargo, esto presupone que la única manera de reducir el nivel de glucosa en sangre es aumentar la insulina. Pero, si uno está siguiendo una dieta baja en carbohidratos para manejar la diabetes, necesitará menos insulina, y estas preocupaciones acerca de la hipoglucemia pueden no ser necesarias. De hecho, la investigación sugiere que un enfoque bajo en carbohidratos puede reducir el riesgo de hipoglucemia.8

Contar carbohidratos vs Alimentación baja en carbohidratos para la diabetes tipo 1

Antes del descubrimiento de la insulina en 1921, muchos médicos ponían a sus pacientes con diabetes a dietas muy bajas en carbohidratos porque sabían que los carbohidratos elevan la glucosa en sangre mucho más que las proteínas o la grasa.9 Aunque esto no era suficiente para manejar la diabetes tipo 1, ayudaba a prevenir los picos extremos relacionados a los carbohidratos.

La llegada de la insulina inyectable permitió que las personas con diabetes tipo 1 puedan comer carbohidratos sin aumentar drásticamente su nivel de azúcar en sangre. Sin embargo, incluso con insulina, controlar los niveles de glucosa en sangre puede ser un gran desafío para ellos.

Hoy en día, los educadores de diabetes suelen decirles a las personas con diabetes tipo 1 que simplemente tienen que utilizar la cantidad de insulina que coincida con la cantidad de carbohidratos consumidos en cada comida. De hecho, muchas personas que utilizan el índice insulina carbohidratos (ICR) han escuchado varias veces “puedes comer lo que quieras siempre y cuando tomes la dosis correcta de insulina”.

Sin embargo, hay varios problemas con este enfoque, entre ellos:

  • Errores en la estimación de carbohidratos. En un estudio, los niños con diabetes tipo 1 y sus padres, así como los médicos y dietistas, sobreestimaron o subestimaron el contenido de carbohidratos de muchos alimentos.10 Así, se corre el riesgo de dosificar demasiada o muy poca insulina.
  • No diferenciar entre tipos de carbohidratos. Los carbohidratos de digestión lenta (como las verduras) pueden elevar menos y de forma más gradual el nivel de azúcar en sangre que los carbohidratos de digestión rápida (como el pan blanco).11
  • No tomar en cuenta la variabilidad de absorción de la insulina. Los investigadores han demostrado que la cantidad de insulina absorbida de una inyección puede variar hasta 25% en la misma persona.12

Para muchas personas con diabetes tipo 1, comer alimentos altos en carbohidratos y utilizar grandes dosis de insulina puede causar que los niveles de azúcar en sangre se asemejen a una montaña rusa, en lugar de permanecer dentro de un margen estrecho – idealmente deberían formar una línea relativamente recta.

En su libro, La solución para la diabetes del Dr. Bernstein, el Dr. Richard K. Bernstein explica que comer cantidades muy pequeñas de carbohidratos de digestión lenta y utilizar dosis muy pequeñas de insulina, conduce a resultados más predecibles y a niveles de azúcar en sangre prácticamente normales. El Dr. Bernstein denomina a este enfoque “La ley de los números pequeños”.

Esto tiene mucho sentido, ¿verdad? Digamos que estimamos que una comida compuesta por carne y brócoli contiene 25% menos carbohidratos que la que tiene en realidad (por ejemplo, estimamos que la comida tiene 8 gramos de carbohidratos, pero realmente tiene 10 gramos). Entonces aplicamos una dosis de insulina que cubriría 8 gramos de carbohidratos, por lo que sólo 2 gramos de carbohidratos no quedarían cubiertos. El nivel de glucosa en sangre se elevará solo un poco más de lo que se elevaría si se hubiera calculado la ingesta de carbohidratos exacta para administrar la dosis de insulina.

Subestimar el contenido de carbohidratos de una comida alta en carbohidratos en un 25% puede conducir a un resultado muy diferente. Muchas personas considerarían un plato de carne, brócoli, papas, y una porción de leche y fruta una comida “sana” para personas con diabetes. Sin embargo, si se toma una dosis de insulina para cubrir un estimado de 60 gramos de carbohidratos en lugar de los 80 gramos que esta comida realmente contiene, es muy probable que se experimenten altos niveles de glucosa en sangre.

Sobrestimar el contenido de carbohidratos de una comida alta en carbohidratos crea un problema más urgente. Administrar una dosis significativamente más alta de insulina de la necesaria para una comida alta en carbohidratos puede producir hipoglucemia – nivel peligrosamente bajo de glucosa en la sangre que requiere tratamiento inmediato para evitar una posible pérdida de la conciencia.

Low carb diet


Estudios que respaldan una dieta baja en carbohidratos para la diabetes tipo 1

La restricción de carbohidratos para la diabetes se ha estudiado principalmente en personas con diabetes tipo 2. Sin embargo, los resultados de los pocos estudios que han probado este enfoque en personas con diabetes tipo 1 demuestran que puede ser muy eficaz para ellas también:

  • En 2016, un pequeño estudio aleatorio controlado (ECA) – considerado la mejor fuente de evidencia – encontró que las personas con diabetes tipo 1 que limitaron su consumo de carbohidratos a 75 – 100 gramos por día durante 12 semanas presentaron reducciones significativas en los niveles de HbA1c y en los niveles de glucosa en sangre en comparación con quienes siguieron el conteo de carbohidratos estándar. Además, aquellos que tenían sobrepeso perdieron un promedio de 5kg (11 libras).13
  • En 2019, otro pequeño ECA de 12 semanas mostró que cuando 10 personas con diabetes tipo 1 consumieron menos de 100 gramos de carbohidratos por día durante 12 semanas, lograron niveles de azúcar en sangre más estables y tuvieron menos episodios de hipoglucemia que cuando su consumo fue de 250 gramos de carbohidratos por día. Además, perdieron cerca de 2kg (5 libras) durante la fase baja en carbohidratos y ganaron casi 2.6kg (6 libras) durante la fase alta. 14
  • En 2017, otro breve ECA encontró que las personas con diabetes tipo 1 que comieron menos de 50 gramos de carbohidratos por día durante 1 semana experimentaron un control de azúcar en sangre más estable y menos episodios de hipoglicemia que los que experimentaron durante una semana consumiendo 250 gramos de carbohidratos y la misma cantidad de calorías por día.15
  • En 2018, un grupo de médicos e investigadores publicó los resultados de una encuesta completada por 316 personas con diabetes tipo 1 o padres de niños con diabetes tipo 1 que consumieron aproximadamente 30 gramos de carbohidratos por día. El grupo registró un control de la glucosa en sangre excepcional con episodios de hipoglicemia poco frecuentes y un promedio de HbA1c de 5,67% (39 mmol/mol).16
  • En 2005, un grupo de médicos suecos publicó los resultados de un programa educativo para sus pacientes con diabetes tipo 1 que involucró consumir 70-90 gramos de carbohidratos por día. Indicaron que hubo mejoras significativas en los niveles de HbA1c, reducción de las dosis de insulina, y niveles de azúcar en sangre mucho más estables durante todo el día. Uno de los hallazgos más impresionantes fue la disminución del 94% de los episodios de hipoglicemia después de 3 meses y 82% en un período de 12 meses.17
    Azúcar en sangre antes y después de comenzar con una dieta baja en carbohidratos

    Azúcar en sangre antes y después de comenzar con una dieta baja en carbohidratos [ref]

  • En 2011, los mismos médicos informaron que los pacientes en su programa que siguieron la dieta baja en carbohidratos de forma constante, mantuvieron un excelente control del azúcar en sangre con una disminución promedio de HbA1c de 1,8% después de cuatro años.18


Bajo en carbohidratos y diabetes tipo 1

¿Cuántos carbohidratos debería comer cada día una persona con diabetes tipo 1?

La respuesta breve es que la ingesta diaria de carbohidratos óptima varía entre las personas con diabetes tipo 1. Como se muestra en los estudios anteriores, restringir los carbohidratos a menos de 100 gramos diarios muchas veces es suficiente para mejorar el control del azúcar en sangre y reducir el riesgo de hipoglucemia severa.

Sin embargo, un enfoque muy bajo en carbohidratos (menos de 30 gramos por día) exigirá la menor cantidad posible de insulina, posiblemente dará lugar a control de azúcar en sangre aún más previsible y a una mayor probabilidad de permanecer dentro del rango saludable durante todo el día y la noche.

Cómo las personas con diabetes tipo 1 pueden alcanzar un control óptimo del azúcar en sangre con dietas bajas en carbohidratos

Idealmente, las personas con diabetes tipo 1 que quieran empezar a seguir una dieta baja en carbohidratos deberían hacerlo con la supervisión de un médico, enfermera, dietista u otro profesional de la salud especializado en diabetes y que conozca el enfoque de restricción de carbohidratos.

Esto se debe a que, además de disminuir la cantidad de insulina que se necesita utilizar para cubrir los carbohidratos, es posible que también sea necesario realizar otros ajustes, tales como reducir la dosis de insulina basal. Cada persona es única, y el mejor enfoque, y el más seguro, es el que incluye pruebas frecuentes, mantenga registros detallados, y evalúe los resultados.

Para las personas que utilizan un índice de ICR para calcular sus dosis de insulina en las comidas, es fácil manejar una dieta baja en carbohidratos porque la proporción seguirá siendo la misma. Con un consumo menor de carbohidratos, será necesario automáticamente inyectarse menos insulina.

Algunas personas con sobrepeso pierden peso con una dieta baja en carbohidratos y por eso se vuelven más sensibles a la insulina. Si esto ocurre, puede ser necesario reducir el índice de ICR y, probablemente, también las dosis de insulina basal. Por esta razón, el control regular de los niveles de glucosa en sangre es importante.

Además, puede ser necesario tener en cuenta la proteína al calcular las dosis de insulina para cada comida. Se ha demostrado que las comidas libres de carbohidratos que contienen proteínas elevan la glucosa en sangre, aunque mucho más lentamente que las comidas que contienen carbohidratos.19

No tomar en cuenta la proteína puede resultar en excelentes niveles de glucosa en sangre más o menos una hora después de una comida, pero puede presentar niveles más altos varias horas más tarde. 20

Al igual que con los carbohidratos, las dosis necesarias de insulina para la ingesta de proteínas varía de persona a persona y determinar las necesidades propias de cada organismo necesitará algo de experimentación. En muchas personas, este efecto se puede controlar tomando una dosis de insulina de corrección en la siguiente comida.

Como alternativa, se pueden usar insulinas de acción corta para comidas con alto contenido de proteína. Estas insulinas (como Actrapid o Humulina R) tienen una acción más lenta que otras de acción rápida (como, por ejemplo, NovoRapid, Novolog, Apidra o Humalog).

En uno de sus videos de la Universidad de la Diabetes, el Dr. Bernstein ofrece un excelente debate acerca de cómo cubrir las proteínas con insulina. (video en inglés).

Además, sus libros y recursos en línea ofrecen una orientación más profunda e individualizada para aquellos que tienen diabetes tipo 1 y quieren hacer una transición a un estilo de vida bajo en carbohidratos de forma segura.

Obtén más información sobre la dosificación de insulina en una dieta baja en carbohidratos

Prueba de glucosa en sangre para la Diabetes


 

Respuestas a algunas inquietudes sobre la restricción de carbohidratos para la diabetes tipo 1

Las inquietudes más comunes sobre las dietas restringidas en carbohidratos para personas con diabetes tipo 1 tienen que ver con que son muy difíciles de mantener, pueden causar cetoacidosis diabética (ver abajo), y pueden aumentar el riesgo de hipoglucemia.

Sostenibilidad

La restricción de carbohidratos es totalmente alcanzable para las personas con diabetes tipo 1. Una dieta muy baja en carbohidratos es quizás demasiado restrictiva para algunas personas, que pueden preferir comer una dieta baja en carbohidratos con más libertades en el largo plazo.

Además del Dr. Bernstein, hay muchos médicos y profesionales de la nutrición que vienen siguiendo durante años un enfoque bajo en carbohidratos para la diabetes tipo 1, con impresionantes resultados que muchas veces cambian vidas.

Cetosis nutricional vs cetoacidosis

Al igual que muchos otros, las personas con diabetes tipo 1 que siguen dietas muy bajas en carbohidratos suelen entrar en cetosis. Sin embargo, es importante distinguir entre la cetoacidosis diabética (DKA, por sus siglas en inglés) y cetosis nutricional. La DKA es una afección médica de urgencia en la que la insuficiencia de insulina lleva a elevaciones extremas de glucosa y de cetonas en la sangre. Además, ocurren otros cambios metabólicos que causan deshidratación y una enfermedad severa.

Por el contrario, la cetosis nutricional es un estado fisiológico normal y saludable en el cual los niveles de cetonas son moderados (menos de 3 mmol/l), con valores normales de insulina y de glucosa en la sangre.

Mientras las personas con diabetes tipo 1 controlen sus niveles de glucosa en sangre con regularidad y tomen la insulina que necesitan, estar en cetosis nutricional no parece aumentar el riesgo de que entren en una cetoacidosis diabética.21

Enfermedad aguda y cetoacidosis

Tengan en cuenta que la necesidad de insulina, independientemente de los alimentos que se consuman, aumenta con la enfermedad aguda. Por ejemplo, no es raro que ocurra una cetoacidosis relacionada con una enfermedad estomacal, durante la cual la persona no come y, por lo tanto, es posible que olvide utilizar la insulina.

Lo mismo puede pasar con una dieta baja en carbohidratos. Si la dosis de insulina acostumbrada es baja, es sumamente importante entender que se necesitará consumir más insulina durante períodos de enfermedad. No aumentar la dosis de insulina cuando uno está enfermo es el mayor riesgo en una dieta baja en carbohidratos e insulina reducida.

Hipoglucemia

El temor a la hipoglucemia se deriva generalmente de los resultados del estudio DCCT, que encontró que, aunque un control glucémico más estricto ayudaba a reducir el riesgo de desarrollar complicaciones de la diabetes, también aumentaba la incidencia de hipoglucemia.22

Sin embargo, en ese estudio, las personas utilizaron dosis relativamente grandes de insulina para alcanzar metas estrictas de glucosa en sangre.

La restricción de carbohidratos permite que las personas con diabetes tipo 1 obtengan el beneficio de un excelente control de la glucosa en sangre sin utilizar grandes cantidades de insulina.

Como lo han indicado cientos de personas con diabetes tipo 1 que han compartido sus historias, y varios estudios analizados anteriormente lo han confirmado, la gravedad y la frecuencia de episodios hipoglucémicos puede disminuir considerablemente después de la transición a una dieta baja en carbohidratos (siempre que las dosis de insulina se hayan reducido de manera apropiada).


Consejos específicos para una dieta baja en carbohidratos en la diabetes tipo 1

Carbohidratos totales vs carbohidratos netos

En Diet Doctor generalmente recomendamos contar solo los carbohidratos digeribles (netos) en los alimentos enteros. El Dr. Bernstein recomienda que las personas con diabetes tipo 1 cuenten una parte o la totalidad de la fibra debido a que los alimentos con alto contenido de fibra pueden distender el estómago y desencadenar la liberación de hormonas que pueden elevar el nivel de azúcar en sangre. 23 Es importante saber que no existen estudios publicados que hayan analizado este efecto. Sin embargo, algunas personas con diabetes tipo 1 han confirmado que contar al menos una porción de la fibra funciona mejor en el cálculo de las dosis de insulina.

Come más proteínas y grasas saludables

Muchas personas con diabetes tipo 1 no tienen sobrepeso y para ellos es importante asegurar el consumo de suficientes calorías. Si se reduce considerablemente el consumo de carbohidratos, es probable que sea necesario incrementar la ingesta de otros alimentos, tales como proteínas y grasas saludables. Las proteínas se encuentran en los alimentos de origen animal: carne, pescado, huevos y productos lácteos. Algunas fuentes de proteínas vegetales incluyen las legumbres (frijoles y otras leguminosas) y las nueces.

Las proteínas proporcionan aminoácidos esenciales, ayudan a desarrollar y mantener los músculos y participan en la creación de hormonas, entre otras funciones. Es un nutriente extremadamente importante y no debería ser pasado por alto; recomendamos revisar los rangos de proteína en esta tabla para asegurarse un consumo suficiente de proteínas.

En los últimos años, la ingesta de grasa ha recibido críticas por aumentar el riesgo de enfermedades del corazón. Sin embargo, todos sabemos que muchas de las grasas son saludables, particularmente las grasas insaturadas que se encuentran en las plantas, los pescados grasos y la carne. Además, la actitud hacia las grasas saturadas (que se encuentran en los productos lácteos y la carne) está cambiando y ya no se consideran poco saludables.24

Comer alimentos que contienen grasa, mínimamente procesados y de buena calidad puede garantizar una ingesta saludable de calorías en una alimentación baja en carbohidratos.

Tratar apropiadamente la hipoglucemia

Estructura del almidón
Aunque los episodios de hipoglucemia pueden minimizarse con un enfoque bajo en carbohidratos, es inevitable que las personas con diabetes tipo 1 tengan valores bajos ocasionales. Independientemente del tipo de dieta, para elevar la glucosa en sangre a un nivel seguro es necesario un carbohidrato de acción rápida (por ejemplo, tabletas de glucosa).

Sin embargo, dentro de una dieta baja en carbohidratos, es probable que haya menos insulina en el torrente sanguíneo y puede ocurrir que la recomendación estándar de 15 gramos de carbohidratos de rápida acción aumente demasiado el nivel de glucosa en sangre. Un poco de experimentación puede ser necesaria para determinar la cantidad exacta que cada uno necesita. Algunas personas con diabetes tipo 1 que comen bajo en carbohidratos señalan que una sola tableta de glucosa (aproximadamente 4 gramos de carbohidratos) es suficiente para elevar rápidamente el nivel de azúcar en sangre hasta el rango saludable.


Historias de éxito

  • Diabetes de tipo 1 y dieta baja en carbohidratos: una gran combinación
  • Rosy, con diabetes tipo 1, lleva 14 años de dieta low carb
  • “Supe de inmediato que esta dieta era mi única opción”
Todas las historias de éxito en diabetes tipo 1 y 2


Diabetes tipo 1 y dieta baja en carbohidratos, apoyo y recursos

 

Información

La Universidad de la Diabetes del Dr. Bernstein (enlace en inglés)

Dr. Bernstein’s Diabetes Solution (enlace en inglés para leer capítulos del libro en línea)

Let Me Be 83 Permítanme tener un 83 (de nivel de glucosa en sangre) (enlace en inglés)

Toma el control de la diabetes tipo 1 (Libro en inglés por el Dr. David Cavan)25

Orientación individualizada por profesionales de la salud en diabetes tipo 1

Ketogenic Diabetic Athlete (Dr. Keith Runyan) (enlace en inglés)

SVV Nutrition (Sean Vander Veer, dietista) (enlace en inglés)

Kelly Schmidt Wellness (Kelly Schmidt, dietista) (enlace en inglés)

DiaVerge Diabetes (Lisa la Nasa, Paraprofesional de la diabetes con certificación Nivel 2) (enlace en inglés)

Videos

Dr. Jake Kushner: Para la diabetes tipo 1, ¿bajo en grasa o bajo en carbohidratos?

Regular la diabetes tipo 1 con una dieta baja en carbohidratos con la Dra. Katharine Morrison


Bajo en carbohidratos: ventajas y limitaciones

No se puede dejar de subrayar que muchas cosas, además de los alimentos, pueden afectar los niveles de glucosa en sangre incluyendo el estrés, algunas enfermedades, el aumento en la actividad física e incluso leves alteraciones en el sueño. La mayoría de estas son difíciles o incluso imposibles de evitar. Por lo tanto, lo más importante para manejar la diabetes tipo 1 es entender cómo estas cosas pueden afectar el control de la glucosa.

Si es algo que se puede predecir, como un aumento planificado de la actividad, entonces se pueden hacer ajustes en la dosis de insulina. Si no, entonces es importante saber cómo responder a una lectura inesperada alta o baja de la glucosa. Hacer pruebas frecuentemente es clave y hace que sea mucho más fácil manejar estos efectos.

Afortunadamente, una dieta baja en carbohidratos puede ayudar a evitar grandes cambios en los niveles de glucosa relacionados con los alimentos y simplifica la dosificación de insulina de las comidas, y es así que una enorme pieza del rompecabezas de la diabetes deja de ser un problema. Esto puede mejorar significativamente el control de la diabetes en general, reducir la ansiedad, y mejorar la calidad de vida.

/ Franziska Spritzler, RD

 

¡Haz una prueba gratis por 30 días!

Obtén acceso completo a menús semanales, recetas, el programa Adelgaza de por vida, videos exclusivos y más. Verás que comer sano también puede ser delicioso.

¡Da el primer paso hacia una vida más saludable ahora!

Empieza tu prueba gratuita

 

Comentarios

  1. Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition 2016: un estudio aleatorio de la viabilidad de una dieta baja en carbohidratos versus conteo de carbohidratos estándar en adultos con diabetes tipo 1, teniendo en cuenta el peso corporal (artículo en inglés) [evidencia moderada]

    Diabetes, Obesity and Metabolism 2017: Efectos a corto plazo de una dieta baja en carbohidratos sobre las variables glucémicas y los marcadores de riesgo cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 1: un estudio cruzado abierto aleatorizado (artículo en inglés) [evidencia moderada]

    Pediatrics 2018: Manejo de la diabetes tipo 1 con una dieta muy baja en carbohidratos (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia muy débil]

    Upsala Journal of Medical Sciences 2005: Una dieta baja en carbohidratos en la diabetes tipo 1: Experiencia clínica – Un informe breve (artículo en inglés) [estudio no controlado; evidencia débil]

    Diabetology & Metabolic Syndrome 2012: Dieta baja en carbohidratos para la diabetes tipo 1, mejora a largo plazo y adherencia: una revisión clínica (artículo en inglés) [estudio no controlado; evidencia débil]

  2.  Nutrients 2017: La teoría de la “memoria metabólica” y el tratamiento temprano de la hiperglucemia en la prevención de complicaciones diabéticas (artículo en inglés) [revisión no sistemática; sin clasificar]

  3. Endocrine Abstracts 2002: Diabetes tipo 1 en ancianos (artículo en inglés) [informe de un caso; evidencia muy débil]

  4. Endocrinology and Metabolism 2018: Diabetes autoinmune latente en adultos: estado actual y nuevos horizontes (artículo en inglés) [revisión no sistemática; sin clasificar]

  5. Cardiovascular Endocrinology & Metabolism 2019: Enfermedad cardiovascular en la diabetes tipo 1 (artículo en inglés) [revisión no sistemática; sin clasificar]

    BMC Research Notes 2014: Prevalencia de complicaciones vasculares y factores predictivos de su desarrollo en adultos jóvenes con diabetes tipo 1: revisión sistemática de las publicaciones médicas (artículo en inglés) [revisión sistemática de estudios observacionales con CR>2; evidencia débil]

  6. En un estudio reciente con 150 adultos sin diabetes, los niveles promedio de glucosa en sangre posprandial se mantuvieron por debajo de 120 mg / día. Menos del 10 % de los participantes experimentaron aumentos de la glucosa en sangre por encima de los 140 mg/dL (7,9 mmol/L), lo que ocurrió principalmente entre aquellos que consumieron la mayor cantidad de carbohidratos:

    Nutrition & Metabolism 2019: Respuesta glucémica posprandial en una población adulta no diabética: el efecto de los nutrientes es diferente entre hombres y mujeres (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia débil]

  7. Diabetes Care 2016: Mortalidad en diabetes tipo 1 en el estudio DCCT / EDIC versus la población general (artículo en inglés) [estudio aleatorio; evidencia moderada]

    Diabetes Care 2008: Variabilidad de la A1C y el riesgo de complicaciones microvasculares en la diabetes tipo 1 (artículo en inglés) [estudio aleatorio; evidencia moderada]

  8. Diabetes, Obesity and Metabolism 2019: Dieta baja en carbohidratos versus dieta alta en carbohidratos en la diabetes tipo 1: un estudio cruzado abierto aleatorizado de 12 semanas (artículo en inglés) [evidencia moderada]

    Diabetes, Obesity and Metabolism 2017: Efectos a corto plazo de una dieta baja en carbohidratos sobre las variables glucémicas y los marcadores de riesgo cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 1: un estudio cruzado abierto aleatorizado (artículo en inglés) [evidencia moderada]

    Pediatrics 2018: Manejo de la diabetes tipo 1 con una dieta muy baja en carbohidratos (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia muy débil]

  9. Nutrition and Metabolism 2008: ¿La restricción de carbohidratos se ha olvidado como tratamiento para la diabetes mellitus? Una perspectiva sobre el diseño del estudio ACCORD (artículo en inglés) [revisión no sistemática; sin clasificar]

  10. Clinical Pediatric Endocrinology 2015: Factores que afectan la estimación del contenido de carbohidratos de las comidas en el conteo de carbohidratos (artículo en inglés) [estudio no controlado; evidencia débil]

  11. The American Journal of Clinical Nutrition 1999: Glucosa de rápida disponibilidad en los alimentos: una medición in vitro que refleja la respuesta glucémica (artículo en inglés) [estudio de mecanismos; sin clasificar]

  12. Journal of Diabetes Research 2018: Factores que afectan la absorción de insulina administrada por vía subcutánea: efecto en la variabilidad (artículo en inglés) [revisión no sistemática; sin clasificar]

  13. Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition 2016: Un estudio aleatorio de la viabilidad de una dieta baja en carbohidratos versus el conteo estándar de carbohidratos en adultos con diabetes tipo 1 teniendo en cuenta el peso corporal (artículo en inglés) [evidencia moderada]

  14. Diabetes, Obesity and Metabolism 2019: Dieta baja versus dieta alta en carbohidratos en la diabetes tipo 1: un estudio cruzado abierto aleatorizado de 12 semanas (artículo en inglés) [evidencia moderada]

  15. Diabetes, Obesity and Metabolism 2017: Efectos a corto plazo de una dieta baja en carbohidratos sobre las variables glucémicas y los marcadores de riesgo cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 1: un estudio cruzado abierto aleatorizado (artículo en inglés) [evidencia moderada]

  16. Pediatrics 2018: Manejo de la diabetes tipo 1 con una dieta muy baja en carbohidratos (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia muy débil]

  17. Upsala Journal of Medical Sciences 2005: Una dieta baja en carbohidratos en la diabetes tipo 1: Experiencia clínica – un informe breve (artículo en inglés) [estudio no controlado; evidencia débil]

  18. Diabetology & Metabolic Syndrome 2012: Dieta baja en carbohidratos en la diabetes tipo 1, mejora y adherencia a largo plazo: una auditoría clínica (artículo en inglés) [estudio no controlado; evidencia débil]

  19. Experimental and Clinical Endocrinology & Diabetes 2010: ¿Saltarse comidas o comidas sin carbohidratos para determinar los requerimientos de insulina basal en sujetos con diabetes mellitus tipo 1? (artículo en inglés) [estudio no controlado; evidencia débil]

  20. En un pequeño estudio de personas con diabetes tipo 1, que ya seguían una dieta baja en carbohidratos, se encontró que utilizar una dosis de insulina suficiente para cubrir los carbohidratos solamente condujo a niveles más altos de azúcar en sangre, entre 1 hora y media y 3 horas más tarde, en comparación con utilizar una dosis de insulina que cubra tanto las proteínas como los carbohidratos:

    Diabetes, Obesity & Metabolism 2018: El efecto de un bolo de insulina adicional sobre la glucosa posprandial a la hora de las comidas con el uso de un índice de insulina a proteína en comparación con el conteo habitual de carbohidratos en personas con diabetes tipo 1 que generalmente siguen una dieta restringida en carbohidratos: un estudio aleatorio cruzado (artículo en inglés) [estudio aleatorio; evidencia moderada]

  21. Esto está basado principalmente en la experiencia clínica de médicos que trabajan con dietas bajas en carbohidratos. [evidencia débil]

  22. Diabetes Care 2017: Riesgo de hipoglucemia severa en diabetes tipo 1 en 30 años de seguimiento en el estudio DCCT / EDIC (artículo en inglés) [estudio observacional; evidencia muy débil]

  23. experiencia clínica; evidencia débil]

  24. La carne, el queso y otras fuentes de grasas saturadas son bajas en carbohidratos y dejan a la persona llena y satisfecha. Aunque todavía se considera controvertido entre los expertos, varias revisiones sistemáticas grandes de ECA no han encontrado evidencia de que comer alimentos ricos en grasas saturadas aumente el riesgo de enfermedad cardíaca, muerte prematura u otros problemas de salud:

    British Medical Journal 2016: Reevaluación de la hipótesis tradicional de la dieta y el corazón: análisis de los datos recuperados del Minnesota Coronary Experiment (1968-73) (artículo en inglés) [evisión sistemática de estudios aleatorios; evidencia sólida]

    Nutrition Journal 2017: Efectos de reemplazar grasa saturada mayormente por grasa polinsaturada n-6 en enfermedad coronaria, un metanálisis de estudios controlados aleatorizados (artículo en inglés) [evidencia sólida]

    PLoS One 2015: Intervención en la dieta para adultos obesos y con sobrepeso: comparación de dietas bajas en carbohidratos y bajas en grasa. Metanálisis. (artículo en inglés) [evidencia sólida]

    Aprende más al respecto: Guía sobre la grasa saturada

  25. Diet Doctor no se beneficia de las compras que realices. No mostramos anuncios, no utilizamos enlaces de afiliados, no vendemos productos ni ganamos dinero de la industria. Nos financiamos a través de nuestra membresía opcional. Más información