Pasa el favor: sal del armario keto

Comer bajo en carbohidratos ha sido uno las mejores cosas que he hecho para mí. Me ha dado mucho: perdí más de 15 kg (32 lb), tengo una energía maravillosa y constante, me siento genial todo el tiempo, incluso cuando mi hijo de 18 meses me mantiene despierta toda la noche, puedo ayunar muy fácilmente, duermo bien y mis senos paranasales nunca estuvieron mejor (solía tener sinusitis bacteriana recurrente varias veces al año).

De hecho, comer bajo en carbohidratos ha cambiado mi vida personal tan profundamente que sentí que mis pacientes tenían derecho a estar informados sobre este enfoque. Por eso también cambié completamente cómo ejerzo la medicina.

Cada vez que veo a un paciente con prediabetes, síndrome metabólico, diabetes, dolor crónico, fatiga crónica, hipertensión y obesidad, tengo la oportunidad de ejercer una buena medicina tomándome el tiempo de explicar por qué tienen estos problemas de salud y cómo se pueden resolver con cambios de hábitos.

Algunas veces, al final de la cita con los pacientes, termino prescribiendo pastillas para controlar esos problemas de salud. Y a veces, termino prescribiendo una dieta saludable baja en carbohidratos. Pero al menos mis pacientes recibieron las explicaciones adecuadas y la oportunidad de tomar sus propias decisiones con conocimiento de causa. Y en ocasiones, incluso cuando prescribo pastillas, sin saberlo, puedo haber hecho que mis pacientes suban una fase en el modelo de cambio de Prochaska. Nunca se sabe quién dejó tu consulta reflexionando, después de lo que hablamos, y decidió, de repente, empezar. Me han sorprendido en numerosas ocasiones hasta ahora.

evelyne-2-800x723_es

Como una médica ocupada, sin embargo, lo más fácil es recetar pastillas y no enseñar nada. También es lo que más dinero da en mi sistema de salud. Cuantos más pacientes veo en un día, más me lleno los bolsillos. Cuanto más promuevo las pastillas en lugar de la comida, más tiempo ahorro y más dinero gano. Básicamente, trabajo en un sistema de atención médica centrado en los medicamentos y en la cirugía, no en un sistema de atención médica interesado en la prevención y los hábitos. ¿Te suena familiar?

Pasando el favor

Pero a pesar de eso, creo que esta es la única forma de practicar una buena medicina: informar a los pacientes sobre sus opciones, respetar sus elecciones y aconsejarles en el camino hacia la salud, o al menos hacia la estabilización de sus problemas de salud.

Y a pesar de la naturaleza lenta de aconsejar adecuadamente a los pacientes sobre los cambios de hábitos, siento que estoy pasando el favor. He recibido mucho de esta forma de comer, es justo que le devuelva a los demás. Especialmente ya que me denomino a mí misma doctora. Y los pacientes me confían su salud y su vida.

Recientemente asistí a la conferencia Low Carb USA en San Diego a principios de agosto. ¡Fue increíble! Creo que la audiencia era probablemente mitad de profesionales de la salud, mitad de público en general. Algunos eran nuevos en esta forma de comer, algunos lo hacen desde hace años.

Una cosa en particular me llamó la atención, aparte de las presentaciones en sí. Muchas personas, ya fueran ponentes, proveedores o asistentes, parecían estar involucradas de una forma u otra en difundir el mensaje, en ayudar a otros a descubrir la comida baja en carbohidratos, en tratar de cambiar cómo se hacen las cosas a nivel local, nacional e internacional. Algunos, como yo, a través de conferencias públicas gratuitas, algunos a través del establecimiento de una fundación, algunos a través de peticiones, algunos a través de organizaciones sin fines de lucro, algunos en sus lugares de trabajo o en los lugares donde realizan trabajo voluntario.

La gran mayoría de los ponentes también se muestran encantados de responder multitud de preguntas, incluso responder correos electrónicos. Muchos están dispuestos a enseñar a otros profesionales de la salud en sus clínicas. Todo gratis. Por ejemplo, el Dr. Jason Fung. Cuando contacté con él hace aproximadamente un año y le pregunté si él y Megan Ramos podrían formarme, él dijo que sí. Simplemente ven. No dijo “Sí, claro, pero te cobraré $2000 por semana”. Podría haberlo hecho. Los dos están súperocupados. Pero dijeron que sí. Y fue gratis. Porque quieren correr la voz, y supongo que también están pasado el favor.

El lunes pasado, mi enfermera Sylvie, mi kinesiólogo Marc y yo ofrecimos otra conferencia pública gratuita sobre cómo corregir la diabetes de tipo 2 y la obesidad con una dieta baja en carbohidratos. Damos conferencias públicas gratuitas porque creemos que las personas merecen saber que esta es una opción. Como te puedes imaginar, nos cuesta dinero alquilar una sala y les quita tiempo a nuestras familias.

Reconocí muchas caras entre la multitud: pacientes inscritos en nuestro programa de bajos carbohidratos, sentados al lado de familiares y amigos con quienes quieren compartir este enfoque. Porque funciona para ellos y quieren que funcione para sus familiares. Quieren difundir la palabra. Quieren que otras personas disfruten de la salud que ellos tienen. Y como médico, me conmueve.

Si eres es un médico o un profesional de la salud que has estado comiendo bajo en carbohidratos durante un tiempo con resultados exitosos, pero lo has mantenido en secreto hasta el momento, es hora de salir del armario. Es hora de comenzar a aconsejar a los pacientes sobre esto. Tal vez no sepas cómo comenzar, carezcas de herramientas educativas, no estés seguro de la respuesta que obtendrás de los pacientes o de los colegas. Es comprensible, pero eso no debería detenerte. Empieza y ve poco a poco. Elige a un paciente con la mente abierta que se queje de tomar varios medicamentos. Tómate tu tiempo y enseña a ese paciente.

Si eres un médico o profesional de la salud que has estado asesorando a pacientes sobre la alimentación baja en carbohidratos durante un tiempo, pasa el favor ayudando a otros médicos y profesionales a aprender este enfoque. Comparte tu experiencia clínica, incluso si te sientes como un impostor en comparación con el Dr. Phinney y el Dr. Westman, por nombrar solo esos dos. La comunidad baja en carbohidratos te ayudó, aprendiste con ellos. Es hora de ayudar a otros también.

Si no eres un profesional de la salud, pero has adoptado esta forma de alimentación y te has beneficiado de ella, difúndela compartiendo tu éxito con los demás y enseñándoles lo que sabes, incluso si no lo sabes todo (¡nadie sabe todo!). Comienza a correr la voz, incluso si a tus amigos y parientes les pareces irritante. Ofrece a otras personas la oportunidad de recuperar su salud y su peso saludable. Participa a nivel local, nacional e internacional.
Pasa el favor.


Dr. Èvelyne Bourdua-Roy

Más

La dieta cetogénica para principiantes

Top success stories

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores