Informe: ¿Reducir en un 80 por ciento la carne roja salvará el planeta?

Bistec angus con tomates, ajo y salsa chimichurri

Un nuevo informe de alto perfil que fue publicado la semana pasada afirma que para salvar el planeta de un cambio climático catastrófico, el mundo debe reducir de forma drástica el consumo de carne en más de un 80 por ciento en los países desarrollados.

Además, el informe afirma que el consumo de todos los alimentos de origen animal, incluyendo huevos, mantequilla, queso y productos lácteos también tiene que restringirse de forma drástica en todo el mundo por la salud del planeta. En vez de eso, el consumo de legumbres, frutas, verduras, frutos secos, semillas y cereales saludables necesita aumentar en algunas regiones en más de un 100 por ciento, dice el informe.

¿Qué deberías pensar de este radical edicto? A continuación hablamos de los cuatro datos clave que te pueden ser de ayuda al intentar entender este informe y al pensar cómo debes considerar sus recomendaciones.

Sin embargo, primero algo de contexto. El informe de la comisión EAT-Lancet, que ha estado preparándose tres años, fue publicado en The Lancet el 17 de enero. Fue el trabajo de 19 comisionarios, además de 18 coautores adicionales de 16 países que forman el EAT Forum. Ellos afirman que la comida no saludable e insostenible supone un riesgo para la gente y el planeta, y que ellos representan “la plataforma global basada en ciencia para una transformación del sistema de comida”.

The Lancet: Comida en el Antropoceno: la Comisión EAT- Lancet sobre las dietas saludables de sistemas de comida sostenible

En el comentario que le acompaña, el editor jefe de Lancet, Richard Horton y la editora jefe adjunta, Tamara Lucas, dicen que la publicación por parte de la revista de este radical y controversial informe “no podría ser ni más oportuna ni más urgente” porque “la civilización está en crisis. Ya no podemos alimentar a la población con una dieta saludable a la vez que equilibramos los recursos del planeta”.

The Lancet commentary: La gran transformación alimentaria del siglo XXI

Toma nota: Vas a oír hablar mucho sobre este informe en las próximas semanas y meses ya que comisión EAT-Lancet, que está muy bien financiada, ha emprendido un enorme esfuerzo de relaciones públicas con docenas de eventos de alto nivel preparados en todo el mundo para promover sus hallazgos y recomendaciones.

El informe, por supuesto, está en todas las noticias sin que los medios cuestionen los consejos, solo informando de los hallazgos y recomendaciones del informe de 51 páginas.

BBC: Qué es la dieta planetaria con la que se podría alimentar a 10.000 millones de personas

Clarín: La “dieta del planeta”: qué hay que comer para estar saludable y salvar el medio ambiente

El País: La dieta perfecta para salvar el planeta y la salud del ser humano

El Espectador: El plato del futuro para salvar el planeta

Así que, ¿cómo es la dieta que se propone? Aquí tienes una ilustración de las provisiones de un día típico:

EAT Lancet study diet

  1. Frutos secos: 50 g al día
  2. Frijoles, garbanzos, lentejas y otras legumbres: 75 g al día
  3. Pescado: 28 g al día
  4. Huevos: 13 g al día (así que uno y poco a la semana)
  5. Carne: 14 g al día de carne roja y 29 g al día de pollo (equivalente a una albóndiga)
  6. Carbohidratos: 232 g al día de cereales integrales como pan y arroz y 50 g al día de vegetales almidonados
  7. Lácteos: 250 g, el equivalente de un vaso de leche
  8. Verduras: (300 g) y fruta (200 g)

Queremos tranquilizarte sobre que incluir alimentos de origen animal en tu dieta es seguro para tu salud y seguro para el planeta centrándonos en lo que sabemos.

Aquí están los cuatro hechos

 

1. La carne y los alimentos de origen animal son sanos y nutritivos

Los alimentos de origen animal como la carne, los huevos y los lácteos son alimentos sanos y nutritivos, sacientes de forma única y proporcionan más proteínas y nutrición por gramo que los frijoles, legumbres y otras fuentes vegetales de proteína.

El cardiólogo y miembro del equipo de Diet Doctor, el Dr. Bret Scher, señala que en su práctica ha tenido a muchos pacientes que han intentado adoptar una dieta estricta vegetariana o incluso vegana, pero no han sido capaces de mantenerla debido a problemas de salud o hambre.

Como cardiólogo, he hecho recomendaciones saludables de estilo de vida a miles de pacientes, está claro que el mejor estilo de vida es uno que la gente pueda mantener a largo plazo. Parece ser que la proteína y la grasa animal son sacientes de forma única —manteniendo así el hambre bajo control—, así que son geniales para cualquier persona que haga dieta.

Sin embargo, el Dr. Scher señala que no hay una dieta adecuada para todos:

Es lamentable que los autores de EAT-Lancet quieran imponer sus ideas acerca de dietas saludables a todas las poblaciones mundiales.

Otros, como la The Nutrition Coalition, también están señalando que la declaración del informe de que la carne roja es mala para la salud no tiene una base sólida en investigaciones científicas, estando solo basadas en débiles datos epidiomológicos.

The Nutrition Coalition: Evidencia científica sobre carne roja y salud (en inglés)

Aunque es posible una dieta baja en carbohidratos vegetariana saludable y Diet Doctor proporciona un gran número de recetas vegetarianas e información vegetariana, no es de ninguna forma necesario para una mejor salud evitar alimentos de fuentes animales.

 

2. La dieta EAT-Lancet es incompleta nutricionalmente

¿Proporcionaría la dieta recomendada por el informe todos los nutrientes que los humanos necesitan para prosperar?

La dietista del Reino Unido, Zoë Harcombe, PhD, ha realizado un excelente análisis de los componentes nutricionales de la dieta global de referencia recomendada por el informe de EAT-Lancet y ha descubierto que se queda corta en las necesidades nutricionales.

Ha encontrado que la dieta es gravemente deficiente en B12, retinol, vitamina D, hierro, vitamina K2, sodio, potasio y calcio. La dieta también es deficiente en omega-3, un ácido graso esencial para la salud de los nervios y del cerebro y tiene cantidades de ácidos grasos inflamatorios omega-6.

Zoë Harcombe: La dieta EAT Lancet es deficiente nutricionalmente (en inglés)

 

3. En el informe subyace un sesgo ideológico

¿Fue esta empresa de tres años el resultado de un esfuerzo de investigación generalizado, que incluyó a investigadores científicos de todo tipo de índole y orígenes, con nociones no preconcebidas, sopesando todas las evidencias y llegando a una conclusión no sesgada?

No, en absoluto. De hecho, muchos de los principales comisionarios del informe han promovido durante años una dieta basada en productos vegetales y divulgado los efectos negativos para la salud y el medioambiente de los productos de origen animal.

Resumiendo, la “solución” basada en productos vegetales vino primero, lo que nos permite saber que no es una respuesta a un entendimiento bien investigado del problema, sino una aplicación oportunística de una ideología a un complejo problema mundial.

El académico belga, el profesor Frederic LeRoy y el profesor del Reino Unido Martin Cohen, escribiendo para la Agencia Europea de la Salud (EFA) exponen el dinero de la industria del sector de agricultura de soja y de intereses veganos mil millonarios detás del esfuerzo EAT-Lancet.

LeRoy & Cohen: La controversial campaña de EAT-Lancet (en inglés)

Estos señalan:

Una mirada más de cerca a su origen revela algunos elementos perturbadores. El peligro es que esta sobrestimación de ciertas preocupaciones cause una narrativa antiganadería, cree una falsa impresión de consenso científico y haga más daño que bien en un mundo que necesita comidas ricas en nutrientes y sistemas de comida sostenibles.

La autora Nina Teicholz, de The Nutrition Coalition, ha examinado el sesgo ideológico potencial de uno de los autores principales del informe, el Dr. William Willet de Harvard. Su conflicto potencial de intereses incluye décadas de promoción de la dieta basada en productos vegetales, además de escribir libros sobre vegetarianarismo y desarrollar productos alimentarios vegetarianos.

Nutrition coalition: El potencial conflicto de intereses de Walter Willet (en inglés)

No había en la comisión ninguno de los investigadores líderes mundiales que estudian el rol de los rumiantes para mejorar la salud del terreno. Tampoco hay ninguna consideración por el movimiento global para usar prácticas mejoradas de ganadería para quitar carbono del aire y secuestrar el carbono en el terreno como forma de ayudar a abordar el cambio climático.

Lo que nos lleva al último punto…

 

4. Los animales son parte esencial de un medio ambiente saludable

El ganado como vacas, cerdos, ovejas y cabras pasta en tierras que no son capaces de mantener una agricultura basada en granos. Comen hierba, rastrojos y otros materiales orgánicos que los humanos no pueden comer y los convierten en nutritivas proteínas y grasas. Sus excrementos y orina fertilizan el terreno, proporcionan un rico substrato en el que las plantas pueden crecer.

Hecho de forma correcta, es un ciclo holístico y con equilibrio ecológico que beneficia al terreno y al planeta, a los humanos que comen la comida y al ganado mismo, que es críado en condiciones humanas y saludables.

Dicho esto, no hay duda de que nuestro sistema actual de agricultura industrializado y contaminante puede —y DEBE— mejorar enormemente. Tampoco hay duda de que el cambio climático plantea un desafío fundamental y urgente sobre cómo creamos suficiente comida saludable y natural para alimentar a 9 mill millones de personas sin destruir el planeta. Sin embargo, el ganado tiene un papel clave en las soluciones y no es simplemente el problema que necesita eliminarse.

Algunas personas están escribiendo de forma apasionada y enfática sobre estos complejos problemas. Te animamos que explores estos recursos.

Sustainable Dish: 20 formas en las que la dieta global de EAT-Lancet está difamando de forma errónea la carne

Animal Agricultural Alliance: Declaración sobre el informe EAT-Lancet, preguntas frecuentes

Nuestros sistemas alimentarios necesitan transformación: alejarse de los alimentos azucarados altamente procesados y pobres en nutrientes que socavan la salud humana y promueven la obesidad y enfermedades crónicas como la diabetes de tipo 2. Nuestros sistemas industriales de agricultura también necesitan una transformación hacia un modelo más holístico y sostenible que recupere y mejore la salud del suelo e incluya animales como parte esencial de un ecosistema saludable.

La comisión EAT-Lancet, aunque esforzándose por abordar los problemas, ha elaborado una solución simplista y preconcebida que sigue teniendo el equilibrio y forma de seguir adelante.

Podemos y debemos hacerlo mejor.


Anne Mullens

Anteriormente

“Si quieres salvar el mundo, el veganismo no es la respuesta”

Nuevo estudio: La carne de res puede tener un efecto positivo en el medio ambiente

La carne y los lácteos forman parte de una dieta saludable, dicen los expertos

Una dieta baja en carbohidratos no significa que sea baja en fibra

¿Una dieta baja en proteína y alta en carbohidratos clave para que el cerebro envejezca mejor? Quizá en ratones

¿Podría una dieta baja en carbohidratos acortar la vida?

Anteriormente con Anne Mullens

Todas las publicaciones anteriores de Anne Mullens

Videos low carb más populares

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores