Cómo Lori bajo 22 kg gracias al ayuno intermitente

Lori

Después de ser diagnosticada con diabetes de tipo 2 en 2012, Lori empezó varias dietas sin conseguir muchos resultados. Cada vez estaba más frustrada y deprimida porque ese no era el modo en el que se imaginó su vida.

Entonces, un nuevo doctor le dijo que sabía cómo ayudarle, pero que tendría que estar preparada para pensar de una forma diferente a la tradicional:

Encontré su inspiradora página de historias de éxito con ayuno intermitente de personas de más de 40 años y también quería compartir mi historia de éxito con el ayuno intermitente. Soy de Ontario, Canadá y estoy orgullosa de mis 48 años.

La foto de la izquierda soy yo en 2012, el año en el que me diagnosticaron diabetes de tipo 2. Estaba hecha polvo, con una muy mala salud. Me era difícil respirar, tenía una neuralgia fortísima en las piernas y los pies, me faltaba el aliento al subir escaleras y me costaba incluso prepararme por las mañanas para ir a trabajar. Tenía las manos y los pies inflamados de forma constante y el estómago y el abdomen hinchados.

Probé muchas cosas en un periodo de seis años: dejar el azúcar y comer bajo en carbohidratos, andar, pesar las porciones y seguir los consejos de mi endocrino, pero lo único que conseguí fue perder 11 kg (25 lb); seguía necesitando seis medicamentos para tratar la diabetes de tipo 2 y la hipertensión. Entonces, mi endocrino pensó que era el momento de sumar la insulina a los seis medicamentos que ya tomaba. ¡Eso fue el colmo! Estaba frustrada y enfadada de que me estuviera ocurriendo a mí… Me pasé muchos días llorando. No había imaginado así mis años después de que mis hijos se independizaran. Quería ser activa, estar en forma, disfrutar de muchas actividades, ¡pero estaba mal y cansada! Tenía problemas de autoestima por cómo me veía, hasta el extremo de no querer socializar con mis amigos ni mi familia. No me sentía suficientemente segura incluso en mi propio matrimonio, a pesar de que mi marido me apoyaba de forma fantástica, animándome y haciendo todo lo que podía para que me sintiera atractiva. Sentía que estaba fallando a los demás y, lo más importante, a mí misma. Afortunadamente, gracias a lo que había investigado, sabía que si usaba insulina, nunca iba a mejorar, y probablemente empeoraría. Así que empecé a buscar a un nuevo médico.

En 2018, abrió una nueva clínica en mi ciudad. Me registré como paciente. Cuando conocí a mi nuevo doctor, una de las primeras cosas de las que hablamos fue sobre la diabetes, y nunca olvidaré lo que dijo durante aquella consulta: “Cuando estés preparada, te podré ayudar”. Reflexioné durante un mes, y después pedí la cita que cambió mi vida. Fue esa cita y la consulta sobre ayuno intermitente lo que me cambió la vida. Me dio recursos y me recomendó leer sobre el tema, así que empecé con un ayuno intermitente de 16:8. ¡Admito que al principio dudé de mi nuevo doctor! Me decía que no comiera, y eso iba en contra de todo lo que había aprendido sobre la alimentación. Me dije a mí misma que había probado todo lo que los otros expertos recomiendan y, aunque había ayudado en cierto modo, seguía sintiéndote fatal, así que tomé la decisión de darle al ayuno intermitente una oportunidad durante tres meses.

Bueno, a pesar de mis dudas sobre si era una decisión acertada acudir a este doctor, sus consejos funcionaban. Empecé a bajar de peso de forma constante. Disfrutaba de alimentos naturales e incluso de algún capricho de vez en cuando en celebraciones familiares. No me fue difícil porque había pasado años pesando las porciones para controlar la diabetes. ¡Con el ayuno nunca me sentí privada ni apartada! Sentía que no estaba haciendo dieta, simplemente viviendo… Incluso comía algún capricho de vez en cuando, ¡algo que no me había permitido durante años! El peso seguía bajando, y con cada 5 kg (10 lb) aproximadamente, el doctor me retiraba otro medicamento, ya que los análisis de sangre mostraban que no lo necesitaba. Ahí es cuando me di cuenta de verdad de que el ayuno intermitente lo cambia todo.

A medida que pasaron las semanas, noté que estaba recuperando la energía, pero multiplicada por diez. Eso me permitió disfrutar de actividades como montar en bici o hacer senderismo. Me movía de nuevo, y lo que es más importante, quería moverme y salir a disfrutar de la vida.

Ahora sigo haciendo ayuno intermitente cinco días a la semana y disfrutando de la vida los fines de semana. Mantengo un peso estable y sano. La inflamación ha desaparecido, ya no me siento hinchada y, de alguna forma, mi cuerpo ha pasado de ser de una talla mayor de 16 a una 6.

Estoy en buena forma física y tengo claridad mental en el trabajo. Realmente siento que el reloj está revirtiendo el proceso de envejecimiento.

Y aquí estoy, 11 meses después en 2019, ¡con 22 kg (48 lb) menos! He vuelto a ser la persona esbelta que era durante la veintena. ¡Estoy totalmente transformada por dentro y por fuera! No uso ningún medicamento. La diabetes está en remisión, la presión arterial está en un nivel muy saludable, no tengo problemas de salud y los análisis de sangre son los de una persona joven y saludable. Además, como extra que no esperaba, se han reducido las pequeñas arrugas que me estaban saliendo alrededor los labios y los ojos. Chicas, no es porque esté usando algún tipo de régimen mágico para la piel o algún producto especial, ¡es por la hormona del crecimiento cuando ayuno!

Creo que si hay algo que nos podamos regalar en la edad adulta, es el ayuno intermitente, una dieta limpia con comida natural, olvidarnos de los alimentos procesados y disfrutar de los preciosos momentos de la vida y de las personas que queremos.

Quiero compartir mi experiencia con el ayuno intermitente porque me ha permitido volver a disfrutar de la vida. Me he prometido a mí misma que este es un mi estilo de vida sana; no es una dieta, es un estilo de vida para tener buena salud. ¿Acaso no nos lo merecemos tras años cuidando de nuestra familia y esforzándonos en el trabajo?

¿No nos merecemos salir y vivir la vida, en vez de sufrir enfermedades crónicas que quizá puedan prevenirse con nuestras decisiones sobre cómo y cuándo comer? Esa es mi opinión.

Lori

Comentario

¡Gracias por compartir tu impresionante historia! Es un recordatorio de que lo que comemos es importante, pero también cuando lo hacemos. Al combinar los dos conceptos, vemos algunos de los beneficios más impresionantes. Te felicito por tu éxito, y también a tu doctor por ayudarte a conseguirlo de forma segura. Nuestro principal objetivo es formar a más profesionales de la salud para que puedan ayudar a más gente de igual forma que lo hizo tu doctor. ¡Sigue así!

Un saludo,
/ Dr. Bret Scher,

Empezar

¿Quieres tener tu propia historia de éxito? ¡Prueba nuestro reto keto gratis de dos semanas!

También puedes consultar nuestra guía cetogénica o, para ponértelo más fácil todavía, te ofrecemos nuestro menú cetogénico de 14 días con deliciosas recetas para mantenerte durante dos semanas.

Más

Cómo revertir la diabetes de tipo 2

La dieta cetogénica para principiantes

Cómo bajar de peso

Más historias de éxito

  • Cómo Melissa perdió 45 kg con una dieta cetogénica, y los mantuvo durante 15 años
  • Dieta cetogénica y ayuno intermitente: "Me siento mejor que en años"
  • Carnivoría: cómo Amber transformó su salud con una dieta solo de carne
  • La dieta cetogénica: "No se imaginan esta sensación"
  • Dieta keto y ayuno intermitente: "Estoy totalmente impresionada con los cambios"
  • Diabetes de tipo 1 y dieta baja en carbohidratos: una gran combinación

Más asombrosas historias de éxito

P.D.

¿Tú también tienes una historia de éxito y te gustaría compartirla en este blog? Mándala (agradecemos las fotos) a maria.colell@dietdoctor.com. Por favor, hazme saber si podemos publicar tu nombre y foto o si prefieres ser anónimo.

Sería genial si pudieras incluir información sobre qué comes en un día típico, si practicas o no ayuno intermitente, etc.

Más info aquí

Videos low carb más populares

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores