Dietas bajas en carbohidratos y diverticulitis

Si has tenido diverticulitis ¿es seguro, o incluso útil, seguir una dieta baja en carbohidratos? Nuestra guía basada en la evidencia te explica todo lo que necesitas saber sobre esta dolorosa afección intestinal, e incluye lo que debes comer y lo que debes evitar.1

Es un dolor intenso y agudo, generalmente en la parte inferior izquierda del abdomen, que probablemente te hizo doblar de agonía. El dolor también se puede irradiar hacia la parte inferior del abdomen, hacia el ombligo, o posiblemente hacia la espalda o el costado.2

Si tu ataque fue grave, posiblemente debido a una perforación (orificio) en el revestimiento intestinal, es posible que hayas sido internado en un hospital para recibir tratamiento o que hayas necesitado una intervención quirúrgica de urgencia.

Evidentemente, querrás hacer todo lo que puedas para evitar tener otro ataque.


Empieza tu prueba GRATIS de 30 días!

Obtén acceso directo a planes de comida saludables, con recetas fáciles y rápidas, consejos de expertos sobre adelgazar, y más. ¡Comienza una alimentación más saludable con esta prueba gratuita!

Únete ahora

Preguntas sobre las dietas bajas en carbohidratos

Si has tenido una enfermedad diverticular y estás considerando una dieta baja en carbohidratos o keto para adelgazar, revertir la diabetes 2, u otras razones, es posible que tengas preguntas:

  • ¿Puedes seguir con seguridad una dieta baja en carbohidratos o keto si tienes antecedentes de diverticulitis?
  • ¿Podría una dieta baja en carbohidratos o keto ponerte en un riesgo más alto de otro ataque de diverticulitis?
  • ¿Podría incluso una dieta baja en carbohidratos o keto ayudarte a prevenir un ataque futuro?

Esta guía basada en la evidencia nos ayudará a responder estas preguntas. Explicamos lo que se sabe y lo que no se sabe acerca de la diverticulitis y destacamos los factores de riesgo que pueden activar esta afección.

La guía también evalúa la investigación actual sobre qué alimentos comer y qué alimentos evitar durante un ataque agudo de diverticulitis y para prevenir una recurrencia de la diverticulitis.

Lo que sabemos y lo que no

Seamos francos sobre un punto clave: en lo que respecta a la dieta baja en carbohidratos o keto, ningún estudio de alta calidad ha examinado la relación entra dieta y la diverticulitis. Es muy necesario que se hagan estudios controlados aleatorizados bien diseñados.

Pero para crear esta guía, y para ayudar a salvar la brecha del conocimiento actual, incluimos consultas con el panel de expertos médicos y los gastroenterólogos internacionales que figuran en nuestra página Encuentra un médico bajo en carbohidratos de médicos low carb (página en inglés).

El consenso de estos médicos expertos en la dieta baja en carbohidratos es que una persona con antecedentes de una enfermedad diverticular puede, de manera segura, consumir una dieta baja en carbos o keto, sin aumentar su riesgo de recurrencia de esta grave y dolorosa enfermedad.3

De hecho, según su experiencia clínica, las dietas bajas en carbohidratos o keto, al ayudar a reducir la obesidad, el síndrome metabólico y la inflamación crónica y eliminar los carbohidratos refinados y el azúcar de la dieta, probablemente ayudan también a reducir los factores de riesgo de un primer ataque o de una recurrencia.4

Como gastroenterólogo estadounidense y autor de esta guía, estoy de acuerdo con esta opinión clínica. Yo recomiendo de forma rutinaria dietas bajas en carbohidratos a casi todos mis pacientes con problemas gastrointestinales. En mi práctica clínica y a través de mi investigación, no tengo ninguna duda al recomendar la dieta baja en carbohidratos o keto para cualquier persona con enfermedad diverticular.

Sin embargo, en ausencia de pruebas definitivas de investigación de alta calidad, es necesario que te sientas cómodo para tomar una decisión que sea la más adecuada para ti. Sigue leyendo para encontrar un análisis más profundo de estos temas complejos en torno a esta enfermedad común.


¿Qué es la diverticulitis?

La diverticulitis ocurre cuando se inflaman o infectan los pequeños bolsillos o bolsas en el revestimiento del intestino. Incluso pueden perforarse o romperse con la consiguiente fuga de contenido intestinal en el tejido circundante en los casos más complicados.

big-diverticulitis-Estos bolsillos se llaman divertículos. Parecen pequeños baches a lo largo de la mucosa de la pared interior del colon. Tener divertículos es una condición que se llama diverticulosis y que usualmente no causa síntomas.5

Antes de nada, ¿por qué se producen los divertículos? Eso no está claro. Se cree que se dan por una mezcla de envejecimiento y herencia, combinada con otros desencadenantes, tales como el cigarrillo, la dieta o la inflamación.

En personas susceptibles, las contracciones musculares del colon generan áreas localizadas con alta presión, a medida que el gas y los desechos se mueven a lo largo del tracto digestivo. Se presume que esta presión causa la formación de fosas y bolsas en puntos débiles del músculo que envuelve el intestino. Estos puntos débiles son el lugar donde las arterias penetran en la pared del intestino grueso.6

Si la diverticulosis generalmente no causa síntomas ni problemas, ¿por qué la diverticulitis se presenta repentinamente? Se cree que la materia fecal queda atrapada o impactada en los divertículos y que esto provoca irritación, dolor e infección en los tejidos. Este proceso puede causar la descomposición del tejido y conducir a un pequeño agujero o una perforación.7 Pueden surgir complicaciones más graves, como un absceso o una fístula. Una fístula es una conexión anormal que conduce a otros tejidos como a la vejiga, a la vagina o incluso a la piel.

También se puede presentar un bloqueo u obstrucción del colon. Una complicación más grave e incluso potencialmente mortal es una perforación libre en la cavidad abdominal, que causa una infección generalizada (peritonitis).

Conclusiones

Los divertículos son bolsillos o bolsas que se encuentran en el revestimiento del intestino grueso.

Si tienes diverticulosis, estos bolsillos generalmente no causan problemas ni síntomas, pero, en un pequeño porcentaje de personas, los bolsillos pueden inflamarse o infectarse, y esa es la diverticulitis. En casos complicados de diverticulitis, los bolsillos pueden incluso perforarse, lo que provoca complicaciones graves.


¿Es muy común la diverticulitis?

La enfermedad diverticular es común en los países occidentales. De hecho, durante el siglo pasado se la ha considerado una enfermedad de la civilización occidental.

Las tasas de enfermedad diverticular aumentan a medida que la gente migra a naciones desarrolladas o a medida que países enteros adoptan un estilo de vida más occidental. La incidencia de la enfermedad diverticular está aumentando en otras partes del mundo, como en África y Asia, donde solía ser muy rara.8

Debido al gran aumento de las colonoscopias de detección durante las últimas décadas, la diverticulosis es ahora uno de los hallazgos incidentales más comunes.9

Los estudios recientes han encontrado que solo alrededor del 4 % de las personas con diverticulosis desarrollarán diverticulitis.10

Sin embargo, debido a que la diverticulosis es tan común, en los países occidentales millones de personas experimentan un ataque debilitante de diverticulitis cada año. Solo en los Estados Unidos, la diverticulitis es la razón de más de 2.7 millones de visitas ambulatorias y de 200,000 hospitalizaciones anuales.11

Otra tendencia preocupante es que la incidencia de diverticulitis está aumentando especialmente entre personas menores de 50 años, en las que solía ser muy rara.12 Esta tendencia en personas más jóvenes es preocupante. Esto se debe a que cuanto más joven sea la persona cuando se le diagnostique la diverticulosis, mayor será el riesgo de que eventualmente se presente un ataque de diverticulitis y de que después se tengan ataques recurrentes.13

Conclusiones

La enfermedad diverticular es común en todos los países occidentales, especialmente con avanzada edad. Sin embargo, menos de 5 % de las personas con divertículos tendrán ataques de diverticulitis. En los últimos años ha aumentado la incidencia de diverticulitis, especialmente en personas menores de 50 años.


Factores de riesgo de la enfermedad diverticular

Dado que los divertículos son tan comunes y a menudo aparecen sin síntomas o complicaciones, ¿cuáles son los otros factores de riesgo clave, además de la edad, para que se produzcan y para desarrollar diverticulitis?

Esta es la evidencia de la investigación hasta la fecha:

  • Genética: Si un miembro de tu familia tuvo diverticulitis, estás en un riesgo más alto de tenerla también. Investigaciones recientes muestran que los factores genéticos pueden ser responsables de hasta el 50 % del riesgo de presentar la enfermedad diverticular.14
  • Fumar: Las personas que fuman tienen un riesgo más alto de desarrollar divertículos y tienen tasas más altas de complicaciones si desarrollan diverticulitis. Las mujeres que fuman pueden estar en mayor riesgo que los hombres que fuman. 15
  • Obesidad: La obesidad y el aumento excesivo de peso en la edad adulta incrementan el riesgo de diverticulosis, así como el de la progresión a una diverticulitis. Las personas obesas tienen complicaciones más graves si se presenta una diverticulitis.16

    Se teoriza, aunque no se ha demostrado, que el riesgo puede deberse más a cambios en el microbioma del intestino, probablemente por comer azúcares y almidones altamente procesados.17

  • Inactividad física: Un estilo de vida sedentario también se asocia con la formación de divertículos y con su progreso a una diverticulitis. Los hombres obesos inactivos tienen un riesgo especialmente alto. Estudios observacionales sugieren que hacer ejercicio vigoroso, como correr, puede reducir el riesgo incluso en personas con sobrepeso u obesas.18
  • Diabetes: Para los pacientes que tienen divertículos, tener un diagnóstico de diabetes aumenta el riesgo de desarrollar diverticulitis, de ser hospitalizado y de tener complicaciones más graves.19
  • Medicamentos: Varios tipos de medicamentos, que incluyen esteroides, narcóticos y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES, analgésicos comunes como ibuprofeno, naproxeno) aumentan el riesgo de diverticulitis y de tener complicaciones más graves.20
  • Inflamación: La inflamación crónica de grado bajo, con o sin obesidad, está surgiendo como un factor de riesgo clave para la diverticulitis. Actualmente, se considera que la inflamación de grado bajo juega uno de los papeles más importantes en la creación de divertículos. Como dijimos antes, las opciones alimentarias pueden desempeñar un papel importante en la activación de la inflamación.21
  • Vitamina D: Los niveles bajos de vitamina D emergen como un factor de riesgo posible para ataques de diverticulitis. Las variaciones estacionales y geográficas en las tasas de diverticulitis corresponden con la exposición a la luz solar y la presunción del estado de la vitamina D. Estudios de investigación descubrieron que los niveles bajos de vitamina D están asociados significativamente con tasas más altas de diverticulitis y complicaciones más graves. Esto no significa que los suplementos de vitamina D prevengan la diverticulitis. Se necesitan más investigaciones para identificar si es la vitamina D o son otros factores de confusión los que influyen en la diverticulitis.22
  • Dieta: Durante décadas se ha supuesto que la dieta de una persona es uno de los factores de riesgo dominantes, especialmente si es una dieta baja en fibra. Pero los resultados recientes de la investigación han sido inconsistentes y contradictorios, poniendo en duda los factores dietéticos.23 En la siguiente sección se detalla lo que se sabe actualmente sobre el papel de los distintos alimentos que se deben o no comer.

Conclusiones

Varios factores de riesgo están asociados con tasas más altas de enfermedad diverticular, entre ellos la edad avanzada, la genética, el tabaquismo, la obesidad, la inactividad, la diabetes, la inflamación, el microbioma alterado y tal vez una deficiencia de vitamina D. Se supone que los factores dietéticos son un riesgo, pero los resultados son inconsistentes


Qué alimentos comer y cuáles evitar

¿Qué alimentos deberías comer para prevenir la enfermedad diverticular? ¿Qué alimentos deberías evitar?

El papel de grupos específicos de alimentos como factores tanto en la causa como en la prevención de la enfermedad diverticular ha sido un foco de estudio durante décadas. Sin embargo, la investigación sigue siendo muy controvertida y llena de resultados contradictorios.

Esto es lo que la investigación actual dice sobre algunos alimentos específicos:

Fibra

Durante décadas se pensó que no comer suficiente fibra en la dieta —y el estreñimiento resultante— causaba diverticulosis y aumentaba el riesgo de diverticulitis.24 Sin embargo, como ha señalado recientemente un destacado investigador, la hipótesis de la causa por deficiencia de fibra “existió durante cuatro décadas sin prueba alguna”.25

Durante la última década, algunos estudios han encontrado que comer más fibra no impide que se formen divertículos.26

Asimismo, algunos estudios recientes también han demostrado que, en contra del dogma médico que predominó por 50 años, el estreñimiento parece tener poca o ninguna relación con la enfermedad diverticular.27

De hecho, algunos estudios sugieren que las dietas más altas en fibra, y evacuaciones más frecuentes, pueden asociarse con mayor probabilidad con el desarrollo de divertículos.28

Pero es aquí donde se torna más complicado. Aunque las dietas con alto contenido de fibra pueden no prevenir la formación de divertículos, los datos de observación sugieren que una dieta con alto contenido de fibra puede reducir el riesgo de un ataque agudo de diverticulitis y puede prevenir complicaciones más graves.29

Habrá que continuar con estudios sobre si un aumento de la fibra aumenta el riesgo de desarrollar diverticulosis pero reduce la probabilidad de desarrollar diverticulitis. Los resultados contradictorios también pueden estar relacionados con el tipo de fibra que se consume, si es una fibra soluble o insoluble, o si es de frutas y verduras en lugar de cereales o salvado.

Sin embargo, una dieta alta en fibra parece ser buena para la salud general, independiente de la enfermedad diverticular.30 Para una mayor comprensión de los diversos tipos de fibra y cómo obtener más fibra baja en carbohidratos en tu dieta, consulta la guía basada en la evidencia de Diet Doctor: 15 alimentos con alto contenido de fibra que son bajos en carbohidratos.

Frutos secos, semillas y palomitas de maíz

Durante décadas, tanto la medicina como el público en general creyeron que, si tienes diverticulosis o diverticulitis, debes evitar comer frutos secos, semillas y palomitas de maíz.

Se pensaba que los trozos duros no digeridos de estos alimentos eran más propensos a quedar atrapados en las bolsas diverticulares o a rasguñarlas o irritarlas, lo que llevaría a una inflamación e infección.

Pero el consejo de que se eviten los alimentos como palomitas de maíz, frambuesas, fresas, moras y frutos secos se basó en una suposición lógica y sin evidencia científica. En 2008, un estudio prospectivo grande, que siguió a más de 47,000 hombres de más de 18 años, no encontró relación entre comer frutos secos, semillas y palomitas de maíz y la incidencia de diverticulitis. De hecho, los hombres que comían más frutos secos y palomitas de maíz tenían menos diverticulitis que los hombres que comían menos.31

Carne

Los datos observacionales muestran que consumir grandes cantidades de carne roja no procesada se asocia con una mayor incidencia de diverticulitis en los hombres.32

Sin embargo, como muchos estudios sobre el consumo de carne en los últimos años, en este estudio los hombres con el mayor consumo de carne roja también tendían a fumar más, usaban más AINES (antinflamatorios no esteroideos) y tenían menos probabilidades de hacer ejercicio que los hombres con el menor consumo de carne. Esto se conoce como sesgo del usuario saludable.

Además, el estudio sufre de muchos otros defectos metodológicos de los estudios observacionales de nutrición, incluyendo que la diferencia de riesgo relativo entre los consumidores de niveles más altos de carne y los más bajos fue muy pequeña.33

La guía sobre la carne basada en evidencias de Diet Doctor entra en más detalle sobre la mala calidad de la evidencia observacional, lo que hace muy difícil llegar a cualquier conclusión sólida sobre el impacto del consumo de carne roja en distintas condiciones de salud.

¿Una dieta “saludable” o “prudente”? — ¿o nada de dietas especiales?

Algunos investigadores aconsejan que para reducir el riesgo de diverticulitis se debe consumir una dieta “sana”, no occidental o “una dieta prudente”. ¿Qué significa esto? Los investigadores describen el patrón alimentario “occidental” como una alta ingesta de carnes rojas y procesadas, granos refinados, dulces, papas fritas y productos lácteos con alto contenido de grasa. Una “dieta prudente” se describe como alta en frutas, verduras, granos integrales, legumbres, aves de corral y pescado.34

¿Qué parte de la dieta prudente es la que realmente disminuye el riesgo? ¿Podría ser que eliminar los granos refinados y dulces sea la parte esencial en la disminución de los riesgos de la diverticulitis? No se ha explorado esta pregunta de investigación.

Un estudio pequeño pero influyente encontró que durante un ataque de diverticulitis no complicada (o menos severa) no importaba realmente lo que comiera la gente, que una dieta sin restricciones o liberal tiene los mismos resultados que restringir ciertos alimentos.35 Este hallazgo, junto con otros estudios dietéticos contradictorios, ha llevado a muchos médicos y dietistas a no recomendar dietas específicas.

Sin embargo, muchas personas con diverticulitis recurrente encuentran que algunos alimentos específicos tienden a preceder a sus ataques y aprenden a reconocer y a evitar sus detonantes personales. Prestar atención a tus posibles desencadenantes dietéticos puede ayudarte a controlar tu enfermedad diverticular.

Conclusiones

En la actualidad, el papel de una dieta con alto contenido de fibra en la diverticulosis y la diverticulitis, está cuestionado y complicado por la debilidad de los datos de asociación.

Las nueces, las semillas y las palomitas de maíz no parecen estar asociadas con los ataques.

El consejo general es comer una dieta “sana” o “prudente”, pero es posible que no sea necesario llevar dietas específicas restringidas y que cada persona deba encontrar una dieta adecuada para ella.


Dieta low-carb y cetogénica

Keto Cobb salad with ranch dressingMuchas personas se acercan a las dietas bajas en carbohidratos o keto para encontrar ayuda con la obesidad y con la diabetes. Dado que estas enfermedades también son factores de riesgo subyacentes para la diverticulosis, es natural que muchos que estén considerando una dieta baja en carbohidratos, se preocupen de si pueden seguirla sin agravar su diverticulitis.

Como se señaló al principio de esta guía, hasta ahora no se ha realizado ningún estudio de alta calidad que compare una dieta baja en carbohidratos o cetogénica con otros patrones dietarios en personas que tienen enfermedad diverticular.

Se consultó al panel de expertos y gastroenterólogos de Diet Doctor que recomiendan dietas bajas en carbohidratos en nuestra página Encuentra a un médico bajo en carbohidratos (página en inglés). El consenso fue que, en su experiencia clínica, esta dieta es segura para quienes tienen una enfermedad diverticular.36

Ellos hacen las siguientes observaciones en cuanto a por qué recomiendan las dietas bajas en carbos a sus pacientes con enfermedad diverticular:

  • El papel no explorado del azúcar y de los carbohidratos refinados en la enfermedad diverticular: Como enfermedad de la civilización occidental, la diverticulitis ha aumentado en paralelo con el consumo de azúcar y carbohidratos refinados desde la década de 1860. De hecho, un estudio de investigación muy influyente en 1971 formuló la hipótesis de que las dietas altas en azúcar y carbohidratos refinados podrían ser los factores de riesgo subyacentes clave para el desarrollo de la enfermedad diverticular.37 Sin embargo, esta observación sobre el papel del azúcar y los carbohidratos refinados fue ignorada a favor de mantener como responsables de la enfermedad diverticular a las dietas bajas en fibra durante los 50 años siguientes.
    Hasta la fecha, no se ha llevado a cabo ninguna investigación sobre los posibles vínculos entre el alto consumo de azúcar, los carbohidratos refinados y los alimentos procesados. Creemos que estos grupos de alimentos deben estudiarse, dado que la obesidad, la diabetes y la inflamación crónica son factores de riesgo subyacentes a la enfermedad diverticular.
  • Obesidad: Una dieta baja en carbohidratos o cetogénica es efectiva para la pérdida de peso y para el mantenimiento de peso.38
  • Diabetes: Una dieta baja en carbohidratos o cetogénica es un método eficaz para reducir el azúcar en sangre y puede revertir la diabetes.39

De forma anecdótica, muchas personas que siguen una dieta baja en carbohidratos o cetogénica informan una mejoría en otros síntomas de inflamación y gastrointestinales, incluso una reducción en el síndrome del intestino irritable (SII), en el ardor estomacal (reflujo gástrico) y en la enfermedad inflamatoria intestinal.40

Nuestra guía sobre SII y la dieta keto proporciona un análisis más profundo sobre la investigación y la experiencia clínica para esta otra afección intestinal común.

Diet Doctor tiene historias de éxito de personas que han mejorado los síntomas de la diverticulitis gracias a una dieta cetogénica, como es el caso de Jennifer.

La dieta keto para principiantes

Conclusiones

Los estudios muestran que la obesidad, la diabetes, el síndrome metabólico y los indicadores de inflamación crónica responden bien a una dieta baja en carbohidratos y cetogénica. Dado que estos son factores de riesgo para la enfermedad diverticular, reducirlos puede ayudar a disminuir el riesgo de diverticulitis. Además, la evidencia anecdótica de que los síntomas y los brotes de la enfermedad diverticular pueden reducirse al comer bajo en carbos está en aumento. Pero faltan estudios científicos que lo demuestren.


Ayuno intermitente

Durante un ataque de diverticulitis, la recomendación médica es que los pacientes deben consumir líquidos claros solamente, durante dos o tres días o hasta que sus síntomas mejoren. Si el ataque es más severo (llamado diverticulitis complicada), la recomendación es no consumir nada por vía oral hasta que la diverticulitis sane.41 Esta es una forma terapéutica de ayuno intermitente para curar el intestino.

Una dieta de líquidos claros significa consumir agua, agua con gas, agua mineral, té sin endulzar, café negro, consomé y caldo de hueso. Algunos médicos permiten el jugo claro endulzado, la gelatina, las bebidas azucaradas o las bebidas dietéticas con edulcorantes artificiales, pero los médicos que recomiendan dietas bajas en carbohidratos, como yo y otros médicos en el grupo de expertos de Diet Doctor, recomendamos evitar todos los líquidos con azúcar y edulcorantes artificiales.42

Mi consejo clínico es que, si estás siguiendo una dieta baja en carbohidratos y tienes un brote de diverticulitis, podrías ayunar por unos días, bebiendo solamente bebidas claras. Pero cuando te sientas mejor, vuelve a la dieta baja en carbohidratos.

¿La adopción del ayuno intermitente fuera de los ataques agudos podría ayudar a prevenir o a reducir los brotes de la enfermedad diverticular?

Lamentablemente no se han realizado estudios de investigación sobre el posible papel de episodios regulares de ayuno intermitente en la enfermedad diverticular. Se necesitan estudios de calidad. Sin embargo, se puede argumentar de forma lógica que los períodos de ayuno podrían ser beneficiosos para la patología intestinal subyacente de la enfermedad diverticular.43

Un patrón corto de ayuno intermitente, como saltarse el desayuno o comer una comida al día (OMAD) es poco probable que sea perjudicial para alguien con enfermedad diverticular, y puede ayudar con la pérdida de peso, la diabetes y el control del azúcar en sangre.

Para obtener más información sobre el ayuno intermitente, puedes ver las guías y los videos de Diet Doctor.

Ayuno intermitente
¿Qué rompe el ayuno?

Conclusiones

Para tratar la diverticulitis aguda se recomienda un ayuno de líquidos claros durante dos o tres días.

Falta investigación para evaluar el uso regular del ayuno intermitente para prevenir los brotes de la enfermedad diverticular, pero el ayuno intermitente es eficaz para los factores de riesgo subyacentes, como la obesidad y la diabetes.

La opinión clínica de los expertos con bajo contenido de carbohidratos es que el ayuno es seguro e incluso puede ser beneficioso para la enfermedad diverticular.


Resumen

La enfermedad diverticular es común entre poblaciones de todos los países occidentales, especialmente a medida que la gente envejece. La obesidad, la diabetes, el tabaquismo, la inactividad y la inflamación crónica son factores de riesgo.

Una dieta alta en fibra probablemente no previene el desarrollo de la enfermedad diverticular, pero puede reducir las complicaciones y las hospitalizaciones por ataques agudos.

Los médicos y dietistas ya no recomiendan dietas específicas restringidas para la enfermedad diverticular, por lo que se recomienda encontrar una dieta que funcione mejor para cada persona y la haga sentir más saludable. Para muchas personas, puede ser una dieta baja en carbohidratos o cetogénica.

Todavía no hay evidencia de investigación disponible para sacar conclusiones sobre una dieta baja en carbohidratos, dieta keto o ayuno intermitente, en relación con la enfermedad diverticular. Sin embargo, la experiencia clínica y algunos testimonios de pacientes sugieren que tanto la dieta como ayunar de forma periódica no solo son seguros, sino que podrían ser beneficiosos para la salud de todo el tracto digestivo.

 

¡Haz una prueba GRATIS de 30 días!

Obtén acceso directo a saludables planes de comida keto, con recetas fáciles y rápidas, consejos de expertos sobre adelgazar, y más. ¡Comienza una alimentación más saludable con esta prueba gratuita!

Empieza tu prueba GRATIS

 

 

  1. En esta guía vamos a reiterar la diferencia entre diverticulosis y diverticulitis. ¡Puede ser confuso, incluso para algunos médicos! La diverticulosis es simplemente la presencia de divertículos o de bolsas en la pared del intestino. La diverticulitis es lo que ocurre cuando estos divertículos se inflaman, se infectan o incluso se perforan.

  2. Fiebre, escalofríos, gases, hinchazón, diarrea, estreñimiento, náuseas o vómitos son también algunos de los síntomas desagradables más comunes.

    Annals of Internal Medicine 2019. En la clínica: Diverticulitis aguda [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

  3. Basado en la experiencia clínica de profesionales médicos que trabajan con dietas bajas en carbohidratos. [evidencia débil]

  4. Basado en la experiencia clínica de profesionales médicos que trabajan con dietas bajas en carbohidratos. [evidencia débil]

  5. Una forma de recordar estos términos médicos confusos y relacionados es que “osis” siempre significa un estado o afección, e “itis” significa una infección o inflamación. Por lo tanto, diverticulitis significa literalmente infección de los divertículos. Enfermedad diverticular es el nombre paraguas para todas estas afecciones relacionadas.

  6. En Europa y América del Norte, los divertículos se presentan con mayor frecuencia en el colon inferior izquierdo, llamado sigmoides o colon descendente. En Asia, las bolsas ocurren con mayor frecuencia en el lado derecho, en el colon ascendente. Se desconoce la razón de las diferencias regionales y étnicas en la ubicación de los divertículos, pero se cree que está relacionada con una combinación de la genética y del medio ambiente.

    Nature Reviews Disease Primers 2020. Enfermedad diverticular colónica [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

  7. Clinical Gastroenterology and Hepatology 2013: Riesgo a largo plazo de diverticulitis aguda en los pacientes en los que incidentalmente se encuentra diverticulosis durante la colonoscopia [estudio de series de casos longitudinales, evidencia débil]

  8. Colorectal Diseases 2011: La tendencia cambiante de la enfermedad diverticular en un país en desarrollo [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

    Alimentary Pharmacology and Therapeutics 2006. Enfermedad diverticular y migración — la influencia de la aculturación a un estilo de vida occidental en la enfermedad diverticular [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

  9. Más del 50 % de los estadounidenses mayores de 60 años tendrán uno o más divertículos. A los 80 años, más del 70 % de los estadounidenses tiene diverticulosis, la mayoría de ellos sin evidencia de inflamación o de síntomas.

    Gastroenterology 2019: Epidemiología, fisiopatología y tratamiento de la diverticulitis [revisión de expertos, evidencia sin clasificar]

    Recuerda lo que mencionamos anteriormente, una manera de retener estos términos médicos confusos y relacionados es que “osis” siempre significa un estado o afección, e “itis” significa una infección o inflamación. Por lo tanto, diverticulitis significa literalmente infección de los divertículos. La enfermedad diverticular es el nombre paraguas para todas estas afecciones relacionadas.

  10. Solía pensarse que entre 20 y 25 % de las personas con diverticulosis podrían desarrollar diverticulitis. Ahora sabemos que la posibilidad de desarrollar diverticulitis es mucho menos común.

    Clinical Gastroenterology and Hepatology 2013: Riesgo a largo plazo de diverticulitis aguda en los pacientes en los que incidentalmente se encuentra diverticulosis durante la colonoscopia [estudio de series de casos longitudinales, evidencia débil]

  11. Gastroenterology 2015: Carga de las enfermedades gastrointestinales, hepáticas y pancreáticas en los Estados Unidos [análisis estadístico; evidencia sin clasificar]

  12. Las tasas han aumentado en 132 % en el grupo de 49 a 40 años desde la década de 1980. Un factor que puede estar detrás de este aumento en las poblaciones más jóvenes puede ser las tasas más altas de obesidad.

    Gastroenterology 2019: Epidemiología, fisiopatología y tratamiento de la diverticulitis [revisión de expertos, evidencia sin clasificar]

    American Journal of Gastroenterology 2015. Tendencias temporales en la incidencia y en la historia natural de la diverticulitis: un estudio poblacional [estudio retrospectivo de cohortes, evidencia débil]

  13. Clinical Gastroenterology and Hepatology 2013: Riesgo a largo plazo de diverticulitis aguda en los pacientes en los que incidentalmente se encuentra diverticulosis durante la colonoscopia [estudio de series de casos longitudinales, evidencia débil]

  14. Aliment Pharmacology and Therapy 2012. La influencia genética en la enfermedad diverticular – un estudio con gemelos [estudio retrospectivo de cohortes; evidencia débil]

    Gastroenterology 2013. Herencia y agregación familiar de la enfermedad diverticular: estudio poblacional con gemelos y hermanos [estudio retrospectivo de cohortes, evidencia débil]

    Los estudios del genoma han identificado una serie de posibles genes, entre ellos los relacionados con la estructura del tejido conectivo, la función inmunitaria, la inflamación y la motilidad intestinal.

    Nature Genetics 2018. Los análisis de asociación genómica identifican 39 nuevos puntos susceptibles para la enfermedad diverticular [análisis de datos genéticos, evidencia sin clasificar]

  15. Fumar afecta el flujo de sangre, y una falta de flujo de sangre hacia la pared del colon puede ser la explicación.

    Journal of Postgraduate Medicine 2018. Tabaquismo y riesgo de diverticulosis colónica: Un metanálisis [metanálisis de estudios observacionales, evidencia débil]

  16. Gastroenterology 2009. La obesidad aumenta los riesgos de diverticulitis y de hemorragia diverticular [estudios de cohortes, evidencia débil]

    Gastroenterology 2018: Asociación entre la obesidad y el cambio de peso y el riesgo de diverticulitis en mujeres [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

  17. Los azúcares y los hidratos de carbono refinados pueden predisponer al crecimiento bacteriano excesivo y la inflamación, lo que puede debilitar la pared del colon.

    Gut 2017. Microbiota intestinal, metaboloma y características inmunitarias en pacientes con enfermedad diverticular no complicada [estudio observacional; evidencia débil]

  18. American Journal of Gastroenterology 2009. La actividad física disminuye las complicaciones diverticulares [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

  19. American Journal of Therapeutics 2017: La diabetes aumenta las morbilidades de la enfermedad diverticular colónica y la hemorragia diverticular colónica: revisión sistemática y metanálisis [revisión sistemática de estudios observacionales; evidencia débil]

  20. Muchos pacientes con diverticulosis toman AINES para el dolor articular o para dolores de cabeza, y esto aumenta el riesgo de diverticulitis en 1,8 veces. Los pacientes que toman esteroides y narcóticos tienen un mayor riesgo de tener una perforación libre en la cavidad abdominal, la complicación más grave y potencialmente mortal de la diverticulosis.

    Gut 2011: Uso simultáneo de fármacos y riesgo de enfermedad diverticular colónica perforada: estudio de casos y controles basado en la población [estudio retrospectivo de cohortes, evidencia débil]

  21. Inflammatory Intestinal Diseases 2018: La fisiopatología de la diverticulosis colónica: ¿inflamación versus estreñimiento? [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

    Mediators of Inflammation 2019: Papel de la inflamación en la patogénesis de la enfermedad diverticular [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

  22. Clinical Gastroenterology and Hepatology 2014. Niveles séricos más altos de vitamina D se asocian con un riesgo reducido de diverticulitis [estudio retrospectivo de cohorte; evidencia débil]

    Journal of Clinical Gastroenterology and Liver Disease 2016. Los niveles séricos de vitamina D se asocian con la severidad de la apariencia endoscópica de la enfermedad diverticular del colon según la clasificación DICA [estudio retrospectivo de cohortes, evidencia débil]

  23. Annals of Gastroenterology 2019. Cambio de paradigma: la revolución copernicana en la enfermedad diverticular [revisión de expertos, evidencia sin clasificar]

  24. British Medical Journal 1971: Enfermedad diverticular del colon: Una enfermedad por deficiencias de la civilización occidental [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

  25. Clinical Gastroenterology and Hepatology 2013. Enfermedad diverticular: Reconsideración de la sabiduría convencional [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

  26. Gastroenterology 2012: Una dieta alta en fibra no protege contra la diverticulosis [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

  27. International Journal of Surgery 2015. El estreñimiento no está asociado con la enfermedad diverticular – análisis de 976 pacientes [estudio prospectivo de cohortes; evidencia débil]

    Inflammatory Intestinal Diseases 2018: La fisiopatología de la diverticulosis colónica: ¿inflamación versus estreñimiento? [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

  28. Gastroenterology 2012: Una dieta alta en fibra no protege contra la diverticulosis [estudio prospectivo de cohortes; evidencia débil]

  29. European Journal of Nutrition 2019: La alta ingesta de fibra dietética de frutas y verduras reduce el riesgo de hospitalización por enfermedad diverticular [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

    European Journal of Nutrition 2020: Consumo de fibra y riesgo de enfermedad diverticular: una revisión sistemática y metanálisis de estudios prospectivos [revisión sistemática de estudios observacionales; evidencia débil]

    Sin embargo, al igual que en muchos estudios observacionales de nutrición, estos reportes sufren de “sesgos del usuario saludable”, así como de otras debilidades metodológicas.

  30. Esto se ha demostrado principalmente en las dietas con alto contenido de carbohidratos, por lo que no está claro si los mismos efectos beneficiosos de la fibra se relacionan también con las dietas con bajo contenido de carbohidratos

  31. Journal of the American Medical Association 2008. Consumo de frutos secos, maíz y palomitas de maíz y la incidencia de la enfermedad diverticular [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

  32. Gut 2018. Consumo de carne y riesgo de diverticulitis en hombres [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

  33. De la población de 46,461 hombres que fueron seguidos, solo ocurrieron 764 casos de diverticulitis a lo largo de 18 años, lo que significa que solo el 1.6 % de la población desarrolló la afección durante este largo período de tiempo. Entre los hombres que comieron más carne, su riesgo relativo se incrementó solo 1,5 veces, lo que les dio un riesgo total de alrededor de 2,4 % de desarrollar diverticulitis, un aumento de solo 0,8 %.

  34. Gastroenterology 2017: En un estudio de cohorte prospectivo, el patrón alimentario occidental aumenta, y el patrón alimentario prudente disminuye, el riesgo de diverticulitis incidental [estudio de cohorte prospectivo, evidencia débil]

    American Journal of Gastroenterology 2017: La adherencia a un estilo de vida saludable se asocia con un menor riesgo de diverticulitis en los hombres [estudio observacional, evidencia débil]

  35. Colorectal Disease 2017: Una dieta sin restricciones para la diverticulitis no complicada es segura: resultados de un estudio prospectivo de la dieta para la diverticulitis [estudio prospectivo de cohortes, evidencia débil]

  36. Basado en la experiencia clínica de profesionales médicos que trabajan con dietas bajas en carbohidratos. [evidencia débil]

  37. Enfermedad diverticular del colon: una deficiencia de la civilización occidental [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

  38. PLoS One 2015: Intervención dietética para adultos con sobrepeso y obesos: Comparación de dietas bajas en carbohidratos y bajas en grasas. Un metanálisis [evidencia sólida]

    The British Journal of Nutrition 2016: Efectos de dietas bajas en carbohidratos versus dietas bajas en grasas sobre el peso corporal y los factores de riesgo cardiovascular: un metanálisis de estudios controlados aleatorios [evidencia sólida]

  39. Diabetes Research and Clinical Practice 2018: Efecto de la restricción dietética de carbohidratos en el control glucémico en adultos con diabetes: Una revisión sistemática y metanálisis [evidencia sólida]

    BMJ Open Diabetes Research and Care 2017: Revisión sistemática y metanálisis de la restricción dietética de carbohidratos en pacientes con diabetes tipo 2 [evidencia sólida]

  40. [informe anecdótico; evidencia muy débil]

  41. Annals of Internal Medicine 2019. En la clínica: Diverticulitis aguda [revisión de expertos; evidencia sin clasificar]

  42. Basado en la experiencia clínica de profesionales médicos que trabajan con dietas bajas en carbohidratos. [evidencia débil]

  43. Esta es una hipótesis no estudiada y no se basa en investigación científica