Reducir grasa hepática eliminando azúcares añadidos, ¿podría ser tan fácil?

Cutting sugar cuts liver fat

La enfermedad del hígado graso es una epidemia silenciosa. Los Centros para el Control de las Enfermedades calculan que uno de cada cinco estadounidenses adultos y uno de cada diez adolescentes tienen la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Esto hace que el hígado graso no alcohólico sea más común que la diabetes, el Alzheimer o el cáncer de mama o de próstata, y aun así escuchamos poco acerca de esta enfermedad y el daño real y a largo plazo que causa.

La búsqueda de tratamientos farmacéuticos que reduzcan el hígado graso no alcohólico o mejore sus síntomas no ha sido fructífera. ¿Podría algo tan simple como eliminar los azúcares añadidos de la alimentación ser la respuesta?

Un nuevo estudio publicado en JAMA (y llevado a cabo en las facultades de medicina de Universidad de California San Diego y de la Universidad Emory) muestra que los adolescentes que reducen los azúcares añadidos, pero no hacen mucho más para cambiar sus dietas pueden mejorar su salud reduciendo la grasa en el hígado en una media de un 31 % en solo dos meses.

The New York Times: Para luchar contra el hígado graso evita los alimentos y las bebidas azucaradas

En este ensayo clínico aleatorizado, 40 adolescentes varones diagnosticados con hígado graso no alcohólico fueron incluidos de forma aleatoria en dos grupos. Los adolescentes en el grupo de control recibieron el tratamiento habitual, que son recomendaciones para hacer ejercicio y comer alimentos saludables.

Los adolescentes en el grupo experimental recibieron una asombrosa intervención para eliminar los azúcares añadidos de la dieta de toda la familia. Los dietistas personalizaron ocho semanas de planes de comidas para cada familia que respetaba los hábitos alimenticios y preferencias de las familias, eliminando el azúcar añadido. Las bebidas azucaradas (incluyendo jugos) se sustituyeron por agua, leche y té helado no endulzado. Para que fuera más fácil para las familias y para mejorar el control de los investigadores y asegurar su cumplimiento, las comidas fueron preparadas por los dietistas y entregadas a los participantes del estudio.

¿Cómo les fue a los adolescentes en esta dieta cuidadosamente aplicada sin azúcares añadidos? Extremadamente bien. The New York Times proporciona un resumen:

Después de ocho semanas, el grupo bajo en azúcar redujo el consumo de azúcar añadido a solo el 1 por ciento de sus calorías diarias, comparado con el 9 por ciento en el grupo de control. También tuvieron un cambio notable en la salud del hígado. Tuvieron un 31 por ciento de media de reducción en la grasa hepática, comparado con ningún cambio en el grupo de control. También tuvieron una reducción del 40 por ciento en sus niveles de alanina aminotransferasa, o ALT, una enzima hepática que aumenta cuando las células del hígado están dañadas o inflamadas.

Ten en cuenta que la razón de este estudio era observar el rol que los azúcares añadidos tienen en el hígado graso no alcohólico y descubrir si tan solo eliminando eso podría ser un tratamiento efectivo. Este no fue un estudio bajo en carbohidratos. La pérdida de peso no era el objetivo, y los adolescentes solo perdieron, de media, unas 1,3 kg (3 libras). Pero para la salud del hígado de estos adolescentes, la fuerza de simplemente eliminar los azúcares añadidos fue obvia, incluso drástica.

Otros estudios pequeños con sujetos adultos han mostrado grandes y rápidas reducciones de la grasa hepática usando una dieta cetogénica, que no solo elimina los azúcares añadidos, sino también la mayoría de los azúcares naturales y almidones. Hay estudios que muestran que la dieta cetogénica también puede conseguir una pérdida de peso significativa… ¡un extra para la gente que busca un hígado más sano!

Este trabajo fue financiado en parte por la Nutrition Science Initiative, una organización sin ánimo de lucro cofundada Gary Taubes, periodista y defensor de los bajos carbos. Los Institutos Nacionales de la Salud, además de las universidades participantes en el ensayo también proporcionaron financiación.

Estamos agradecidos de que este tipo de evidencia que habla de forma directa del daño a nuestros niños se puede corregir eliminando el azúcar.

Anteriormente

Estudio pionero: comer bajo en carbohidratos es un tratamiento eficaz para el hígado graso

Nuevo estudio: ¿se puede corregir el hígado graso comiendo bajo en carbohidratos?

¿Qué tan graso es tu hígado?

Guías

La dieta cetogénica para principiantes

Videos low carb más populares

Un comentario

  1. Mauricio
    Sorprendente y altamente valioso las conclusiones del estudio... me pregunto porqué esto no fue considerado "noticia" por los medios de comunicacion masivos, como diarios periodicos, noticiarios de television abierta 🤔

    Muchas gracias Jeniffer 🙏

    MSE

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores