Estudio: Más evidencias de que el ejercicio no acelera la pérdida de peso

Hombre sobre cinta de correr

En el mundo de la dieta baja en carbos y keto se afirma con frecuencia que “el ejercicio no contrarresta una mala dieta”. Ahora un gran estudio realizado en Estados Unidos acerca del ejercicio y la pérdida de peso ha añadido más matices a tal afirmación.

Un ensayo controlado aleatorizado que analizó el efecto del ejercicio en la pérdida de peso en personas con sobrepeso y sedentarias halló dos resultados comunes que merman el éxito que podría esperarse: tras hacer ejercicio, los voluntarios tuvieron más apetito o sintieron que necesitaban una recomensa en forma de comida por su buena conducta. En ambos casos esto provocó que los voluntarios consumieran ligeramente más comida.

El estudio lo realizaron investigadores del Centro de Investigación en Baton Rouge, Louisiana, y se publicó en junio de 2019 en el The American Journal of Clinical Nutrition.

American Journal of Clinical Nutrition: Efecto de dosis distintas de ejercicio supervisado sobre el consumo de comida, metabolismo y actividad física diferente al ejercicio: el ensayo controlado y aleatorizado E-MECHANIC

En este estudio de seis meses, los investigadores asignaron de forma aleatoria a tres grupos a 198 hombres y mujeres de entre 18 y 65 años con sobrepeso: un grupo de control que vivió como de costumbre y sin hacer ejercicio; un grupo con ejercicio moderado (diseñado para quemar 8 kilocalorías por cada kilogramo de peso corporal en tres sesiones de ejercicio a la semana) y un grupo de ejercicio más intenso (diseñado para quemar 20 kilocalorías por cada kilogramo de peso corporal en tres sesiones de ejercicio a la semana). Los tres grupos podían comer todo lo que quisieran.

Se comparó a todos los grupos antes, durante y después de la intervención para saber su peso, peso en metabolismo de reposo, gasto energético y consumo de energía. Además, los voluntarios rellenaron encuestas sobre su apetito y lo que los investigadores denominaron “creencias de salud compensatoria”, lo que significa si creían que merecían un capricho de comida después de hacer ejercicio.

En un artículo muy compartido de The New York Times acerca del estudio, el escritor Gretchen Reynolds solo se limitó a hablar de la ecuación habitual de calorías ingeridas y calorías quemadas del estudio. Señaló que el grupo de ejercicio moderado quemó una media de 700 calorías extras y el grupo de ejercicio más intenso quemó una media de 1760 calorías extras. Sin embargo, ambos grupos lo compensaron comiendo más. “Las calorías extras no fueron muchas, unas 90 calorías adicionales por cada día para el grupo que hacía algo de ejercicio y 125 al día para el grupo que hacía más ejercicio, pero fueron suficientes para mermar la pérdida de peso”.

El artículo cita al autor líder, el Dr. Tim Church, que habla sobre esta actitud de “compensación”: “En la práctica, sintieron que era posible intercambiar esos comportamientos, la idea de que ‘si corro ahora, me merezco un donut'”.

The New York Times: Por qué muchos de nosotros no perdemos peso cuando hacemos ejercicio

Sin embargo, los expertos sobre la alimentación baja en carbohidratos en el universo de Twitter criticaron el limitado enfoque de calorías ingeridas y calorías quemadas del artículo del The New York Times y señalaron que el estudio descubrió algo de igual importancia: el ejercicio aumentó el apetito de la gente que hacía ejercicio. Muchos afirmaron que es la reacción fisiológica que se espera de las personas que son resistentes a la insulina y que llevan una dieta rica en carbohidratos: al quemar las reservas de glucosa, pero no poder acceder a las reservas de grasas, el cuerpo pide más energía de glucosa.

El investigador sudafricano de alimentación baja en carbohidratos, el profesor Tim Noakes, tuiteó que muchos doctores y dietistas aconsejan de forma errónea a los pacientes con sobrepeso que hagan más ejercicio. Noakes dijo lo siguiente: “El único método a largo plazo para bajar de peso es tener menos apetito. El ejercicio aumenta el apetito, así que no puede ser una solución a largo plazo. Primero controla el hambre, luego empieza a hacer ejercicio”.

Muchas personas que dejan el azúcar y los carbohidratos (que se convierten en glucosa con rapidez) y pasan a comer una dieta baja en carbos o keto se dan cuenta rápidamente de que el hambre y los antojos parecen disminuir. Su cuerpo puede entonces quemar grasa para obtener energía.

Eso los libera de la sensación constante de tener que comer, y no solo bajan de peso, sino que empiezan a disfrutar al moverse, liberan estrés y tienen un aumento de la sensación de bienestar que a menudo proporciona el ejercicio, independientemente de cualquier pérdida de peso.

scale-lose-weight-mobile

Cómo bajar de peso

¿Te cuesta adelgazar o quieres hacerlo más rápido? Has venido al lugar adecuado. Prepárate para perder peso sin pasar hambre.

Anteriormente

¿Pueden los alimentos procesados explicar la epidemia de obesidad?

¿Se puede hacer un viaje de 20 días en bici teniendo diabetes de tipo 1?

Videos sobre pérdida de peso

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores