Dr. Andreas Eenfeldt: Empoderando a gente de todo el mundo a revolucionar su salud

Dr. Andreas Eenfeldt

Conoce al hombre que creó Diet Doctor: el Dr. Andreas Eenfeldt. ¿Quién es este altísimo doctor sueco dispuesto a revolucionar la salud mundial? ¿Qué es lo que le ha impulsado a dedicar todo su tiempo y recursos a convertir el sitio web de Diet Doctor en el más confiable y basado en evidencias que ofrece información y ayuda para seguir una dieta baja en carbohidratos y cetogénica? (¿y cómo tiene este modesto médico de familia, que ejerció en la ciudad sueca de Karlstad, tan buen ojo para unas fotos nítidas, una escritura clara y un diseño web limpio?). Sigue leyendo para saber más sobre la personalidad única y las diversas habilidades de nuestro intrépido líder (también echa un ojo a nuestra historia en profundidad sobre el crecimiento de Diet Doctor ya publicada en el sitio web).

Aquí está la historia personal del Dr. Andreas Eenfeldt:

Si hubiera una sola característica que defina al Dr. Andreas Eenfeldt sería esta: cuando decide perseguir un objetivo, aprende por sí mismo todo lo que puede sobre el tema, y trabaja con determinación, empuje y enfoque hasta conseguir ese objetivo.

Aunque este patrón se ha dado muchas veces en su vida, ha sido especialmente evidente con un proyecto: el sitio web de Diet Doctor. Andreas hizo que su blog de médico crezca hasta ser el sitio web en inglés más grande, y en el que más se confía en el mundo, sobre la dieta baja en carbohidratos cetogénica. Hasta ahora, Diet Doctor ha ayudado a decenas de miles de personas, y ha crecido de forma exponencial desde que Andreas empezara a bloguear como un joven médico en 2007.

“Cuando decido hacer algo, quiero realmente comprometerme a conseguirlo”, dice Andreas. “Algunas cosas llevan más tiempo que otras, pero he descubierto que si sigues trabajando en ello, puedes conseguir casi cualquier cosa”.

Característica definitoria: determinación autodidacta

Esta característica define a Andreas desde su juventud. Nacido en 1972, su padre era ingeniero de construcción y su madre escribía libros sobre paternidad. Cuando tenía unos 10 años, sus padres se divorciaron; y Andreas se mudó con su madre y su hermano mayor, Johan, de Uppsala (una ciudad grande cerca de Estocolmo) a la isla histórica de Gotland, en el mar Báltico.

De adolescente se fascinó con las computadoras, y aprendió por sí mismo a programar, principalmente para diseñar y publicar videojuegos. “Teníamos un pequeño grupo de computadora. Yo programaba, otros amigos hacían los gráficos y teníamos a otro chico que creaba la música en la computadora. Lo juntábamos todo y lo lanzábamos como demos“.

Al terminar los estudios básicos, y después de una estancia obligatoria en el ejército sueco, Andreas fijó su objetivo en la Facultad de Medicina, y relució su capacidad para aprender lo que sea necesario para tener éxito. Durante la escuela, había obtenido altas calificaciones en las asignaturas que realmente le importaban, pero también tenía notas promedio en otras asignaturas, sin duda no lo suficientemente altas para conseguir ingresar a la Facultad de Medicina. Así que estudió y aprendió por sí mismo las habilidades necesarias para sobresalir en los exámenes suecos de acceso al a universidad. Una vez dentro, Andreas progresó en la demandante atmósfera de la Facultad de Medicina, donde le fue muy útil su fascinación de toda la vida por las ciencias naturales, especialmente la biología, la física y la química.

Su capacidad para aprender qué hay que hacer también explica en parte cómo atrajo a su pareja, Kristin Berglund, enfermera y madre de sus dos hijas. Cuando se conocieron por primera vez, ella hacía poco que estaba soltera y no estaba interesada en absoluto en tener citas, y especialmente no con un doctor. Pero sí estaba interesada en el golf. Andreas aprendió por sí mismo cómo jugar al golf, para poder pasar tiempo con ella y así conquistarla. Misión cumplida. Y nunca ha vuelto a jugar al golf de nuevo.

Habilidad poco frecuente: destreza para jugar al póker

Hubo también una actividad secundaria que dominó, a principio de los años 2000, cuando tuvo mucho éxito como jugador online del póker Texas Hold’em. “Tenía dos estanterías de libros de póker. Leí cada palabra, intentando averiguar cómo funciona el juego, las matemáticas, la estrategia, la psicología”.

Afortunadamente para los seguidores de Diet Doctor, las ganancias ahorradas del póker, que Andreas dice que fueron más de lo que nunca ganó como médico, financiaron los primeros cinco años del sitio de Diet Doctor. Renunció al póker a mediados de la década de los 2000, cuando se dio cuenta de que a pesar de sus desafíos intelectuales y sus ganancias, el juego no nutría su alma ni su necesidad de contribuir al bien común. “Me sentía atraído a la naturaleza competitiva del póker y estaba fascinado por entender cómo funciona el juego de forma suficientemente buena para poder ganar. Pero después de un par de años sentí: ‘Esto no tiene ningún sentido. No estoy creando nada de valor'”.

Descubriendo el impacto negativo de los carbohidratos durante su pasantía médica

Y es entonces cuando su obsesión por el impacto de la dieta baja en carbohidratos, capaz de cambiar el mundo, realmente se arraigó en él. No hay duda de que el crecimiento de Diet Doctor durante la pasada década ha sido impulsado por la atención, determinación y dedicación características de Andreas, incluso a medida que ha añadido las habilidades y el talento de ahora unos 25 empleados a tiempo completo y decenas de freelancers en todo el mundo. Él sigue siendo unos de los primeros en llegar y últimos en dejar la oficina de la empresa en Estocolmo.

Para Andreas, la primera sospecha del efecto negativo de los carbohidratos en la glucosa sanguínea empezó mientras estaba realizando su pasantía médica. Por casualidad, tomó uno de los libros del rebelde francés de la dieta, Michel Montignac, famoso por promocionar carbos buenos y carbos malos en libros como Comer, adelgazar y no volver a engordar. Andreas también siguió el trabajo del nutricionista sueco Fredik Paulún, especialmente su libro sobre el índice glucémico.

“Estos trabajos realmente me hicieron pensar”. Tenía mucho sentido según lo que había aprendido en la Facultad de Medicina, y aun así, al mismo tiempo, no me habían enseñado nada sobre ello. Sin embargo, encajaba perfectamente con mi conocimiento de cómo funcionaba el cuerpo. Así que empecé a leer otros libros sobre el índice glucémico”, explica Andreas.

En 2002, más o menos cuando el revolucionario artículo de Gary Taubes “Y si todo ha sido una gran mentira” se publicó en el New York Times Magazine, Andreas empezó a reducir los carbohidratos de su alimentación. Él había crecido comiendo carbohidratos malos. “Mi comida favorita de niño era comer un montón de pan con margarina y miel”, recuerda. Como muchos otros, se sentía mucho mejor comiendo lo que al principio fue una dieta moderada baja en carbohidratos, con el tiempo pasando a una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas más estricta y finalmente una dieta cetogénica.

Pacientes: “¿Comer tocino? ¡Sí, pues claro que lo voy a probar!”

Durante los siguientes años empezó a recomendar la dieta a sus pacientes. “Cuando empecé me decían, ‘¿Comer grasa? ¿Mantequilla? ¿No es peligroso?’. Yo les decía, ‘No, no. Eso es antiguo’. Muchos de ellos estaban muy abiertos a probarlo, diría que la mayoría. Muchos pacientes estaban muy contentos, especialmente los hombres de cincuenta o sesenta años. ‘¿¡Qué!? ¿¡Puedo comer tocino!? Sí, voy a probarlo'”.

Durante esos años también hablaba sin parar a amigos y colegas sobre la dieta LCHF (así es como es más conocida en Suecia la dieta baja en carbohidratos y alta en grasas, con las siglas en inglés que corresponden a low carb, high fat). “Daba miniclases a los colegas médicos y amigos. Pero después de un rato me decían, ‘¿¡Podemos por favor hablar de otra cosa ya!?'”.

Para ahorrarle a sus amigos tener que escucharan sin descanso sobre su nueva obsesión, pronto empezó a publicar sobre la dieta baja en carbohidratos en dos lugares: en un foro low carb online y en la sección de comentarios del blog de una médica sueca, la Dra. Annika Dalhqvist, que recomendaba la dieta baja en carbohidratos a sus pacientes con diabetes. En 2005, la dra. Dalhqvist fue denunciada a la Junta Nacional Sueca de Salud y Bienestar por dos dietistas que alegaron que estaba dañando a pacientes al recomendar que comieran grasas. La investigación, que tenía el poder de censurar a la Dra. Dahlqvist o incluso retirarle su licencia médica, tomó dos años. Finalmente fue absuelta de cualquier mala práctica.

Mientras tanto, en septiembre de 2007, Andreas recuerda obtener una primera copia del libro de Gary Taubes, Calorías buenas, calorías malas. “Lo devoré. Leía entre pacientes en la clínica, intentando leer tan rápido como podía. Todo encajaba”. Encontró su vocación, bloguearía sobre la dieta baja en carbohidratos y alta en grasas y su capacidad de luchar contra la obesidad y la diabetes y transformar la salud.

Navidad de 2007: El “Diet Doctor” empieza a bloguear

En las Navidades de ese año, con la ayuda de su hermano Johan, un experto en informática que ahora también trabaja a tiempo completo en Diet Doctor, Andreas creó su blog personal, lo llamó Kostdoktorn (sueco para “Diet Doctor”). Cuando la Dra. Dahlqvist fue exculpada en enero de 2008, el blog de Andreas ya estaba en marcha. Pronto se convirtió en uno de los principales blogs de salud en Suecia.

big-fat-surpriseDurante los siguientes tres años, mientras blogueaba de forma regular y veía a pacientes como médico de familia, empezó a trabajar en un libro. Estudió los libros éxitos de ventas, incluyendo la estructura que te hace querer ir con ansias a la página siguiente de libros como El Código Da Vinci de Dan Brown. “Quería que mi libro fuera como un misterio que cambia el mundo, revelándose ante tus ojos. Al final de cada capítulo te sentirías como si tuvieras que leer un capítulo más”.

Su libro es la historia sobre cómo todo el mundo cayó en el error del miedo a la grasa, y el consecuente desastre empezó. También cuenta historias de personas que recuperaron su salud y su figura comiendo alimentos reales de nuevo. Publicado en 2011, The Food Revolution (La revolución alimentaria) se convirtió en un éxito de ventas y fue traducido a nueve idiomas, vendiendo más de 100.000 copias.

Un ejército low carb de un solo hombre

Andreas se ríe cuando se acuerda de sus primeros días, de 2009 a 2011, cuando viajó por primera vez a conferencias low carb tanto como ponente, como también para conseguir la mejor información para su sitio web. Todo lo hacía solo: obtener y organizar las opiniones de expertos, las investigaciones emergentes y las experiencias de pacientes con esta incipiente forma de comer.

Con sus 2,02m de altura (6’7″) era difícil no verle. Viajaba con valijas de equipamiento de luz y video, que montaba él mismo. Luego él también era el que hacía las entrevistas y las editaba. Viendo uno de los primeros videos que tomó, en 2009, hace una mueca y se ríe por su técnica de cámara con mala iluminación y cámara inestable, y su inexperiencia en general. “Mira”, dice señalando unos de sus errores del comienzo: “Baja resolución, ruido de ambiente, pantalla panorámica, ¡el formato incorrecto! Y hablaba demasiado”. Pero aprendió rápido —por supuesto—, estudiando “10 o 20 libros sobre producción de video, iluminación y más…”. Ahora un equipo de cinco profesionales hace los videos de Diet Doctor.

Andreas, su hermano y Kristin lanzaron el sitio web de Diet Doctor en 2011. Y entonces, poco a poco, el equipo de Diet Doctor empezó a crecer. En 2012, el consultor de gestión Bjarte Bakke, de Noruega, buscó a Andreas, preguntándole si podía viajar desde Bergen a Karsltad en Suecia para almorzar con Andreas. Bjarte dijo que quería hablar con él sobre salud y medicina. “Empezamos hablando en ese almuerzo y seguimos hablando y hablando”, recuerda Andreas.

“Implacable impulso de hacer bien en el mundo”

Bjarte se unió a Diet Doctor a tiempo completo como director de operaciones en 2015. Mirando en retrospectiva, y con los años que lleva de conocer a Andreas, Bjarte dice: “Andreas es sumamente inteligente, honesto, apasionado y modesto. Es una máquina de aprender, y una vez que está comprometido a algo, nunca para”.

Estas son unas cualidades geniales, pero lo que le parece a Bjarte más impresionante sobre Andreas es su implacable impulso de hacer bien en el mundo. “Nunca he conocido a nadie en los negocios al que le importe tanto ayudar a la gente y tan poco ganar dinero para él. Es muy inspirador tener un líder desinteresado. Nos hace estar centrados en gastar dinero en mejorar nuestro producto (hacer que comer bajo en carbohidratos sea más sencillo) en vez de quedarse el dinero. Andreas sigue teniendo uno de los salarios más bajos en la compañía. En realidad, ¡no estoy seguro de cómo es capaz de pagar su hipoteca!”.

Andreas dice que conocer a Bjarte fue esencial para el crecimiento de la compañía. Empezando con ese almuerzo, los dos hablaron de estrategia, visión, propósito, cómo crecer desde un respetable blog hasta ser una compañía que pudiera ayudar a cambiar la salud del mundo. Hablaron sobre valores e integridad, acordando que el sitio siempre debería ser conocido por su confiabilidad, simplicidad, inspiración y bondad; que debería no vender productos, no tener publicidad y no aceptar dinero de la industria. Ofrecería mucha de la información más importante de forma gratuita y sería financiado solo por contribuciones voluntarias de miembros. ¿Podría esa filosofía funcionar para conseguir una compañía internacional con el propósito de empoderar a personas en todo el mundo para revolucionar su salud? En junio de 2014, Diet Doctor probó la idea de lanzar una membresía paga en su sitio en sueco.

“Pensamos que si podíamos conseguir al menos 500 miembros en los primeros días, entonces probablemente sería un buen inicio. Pero conseguimos 2000”, recuerda Andreas.

El “experimento” de la membresía despega

La membresía en el sitio en inglés sigue creciendo: de 5000 miembros al final de 2014; 10000 en 2015; a 60000 y contando a principios de 2019. Todo el dinero recaudado se reinvierte en la compañía para contratar a personas y hacer crecer su actividad aun más, con el objetivo de simplificar la dieta baja en carbos.

Mientras tanto, durante todo este tiempo, Andreas seguía trabajando a tiempo parcial como médico de familia en una clínica de atención primaria en Karsltad. Sus compañeros médicos le enviaban los pacientes con diabetes u obesidad que eran difíciles. “Esos eran los pacientes en los que me especializaba. Trabajar con ellos era lo que más me gustaba”, dice Andreas.

Como doctor vio una impresionante mejora en la salud de sus pacientes individuales, especialmente en los que tenían diabetes, al reducir los carbohidratos. Casi de la noche a la mañana, mejoraban de forma drástica sus niveles de glucosa sanguínea, reduciendo o eliminando de forma potencial el riesgo de amputaciones, ceguera, insuficiencia renal y otras horribles complicaciones.

“Podías verlo en las gráficas de azúcar sanguínea de los pacientes. A menudo parecían un acantilado. Su glucosa sanguínea era muy alta, reducían los carbohidratos y entonces, zas, se normalizaba. Nunca dejaba de ser algo alucinante de ver”.

Repercutiendo en más de un paciente a la vez

Andreas trabajaba tres días a la semana como médico y el resto del tiempo en Diet Doctor, pero en 2015 se dio cuenta de que podía hacer más bien en el mundo centrando sus energías a tiempo completo en la compañía. “Sabía que tenía que hacer llegar esta información a tanta gente como fuera posible para poder tener repercusión en más de un paciente a la vez. Esto podría potencialmente cambiar el mundo”.

Y volviendo al 2007, cuando empezó su blog, él pensó que los beneficios para la salud de la dieta baja en carbohidratos y alta en grasas eran tan obvios e irrefutables que solo tomaría algunos años para que la profesión médica en su conjunto lo adoptara como método estándar de atención, especialmente para la obesidad y la diabetes. Ahora conoce mejor todas las barreras, creencias y sesgos que están ralentizando, y a veces incluso bloqueando, una aceptación más amplia.

“Ahora pienso que es una lucha muy, muy larga. Mejora un poco cada año, pero podría pasar una década o más antes de que realmente veamos un progreso enorme, como que los doctores en todo el mundo prescriban low carb a sus pacientes sin más preguntas. Es difícil cambiar la práctica, pero si más gente trabaja en conjunto para que esto ocurra, cambiará más rápido”.

Colaboración, no competición

Es una de las razones por las que Andreas ha escogido trabajar de forma tan colaborativa con expertos en bajos carbohidratos de todo el mundo, mostrando su trabajo e investigaciones y haciendo que Diet Doctor sea el lugar al que acudir como centro de intercambio para información confiable de todo lo que tiene que ver con el campo de la dieta cetogénica baja en carbohidratos.

“¡Todos estamos felices de tener la oportunidad de trabajar con él!”, dice la Dra. Sarah Hallberg, directora médica de Virta Health, y una de las principales investigadoras en EE. UU. de las dietas bajas en carbohidratos y diabetes. “Andreas es fantástico como colaborador. Nos ayudó a difundir los resultados de nuestro estudio, ¡lo que beneficia a mucha gente!”.

Para Andreas, es obvio que la colaboración, y no la competición, es la forma en la que hacer crecer una revolución global. “Tiene que ser un esfuerzo en equipo —por miles de personas con talento y apasionadas— entre todas las personas que piensan que es una información importante para mejorar la salud del mundo”.

Con su característica determinación y enfoque, el apoyo del equipo en crecimiento de Diet Doctor y la contribución de miles de miembros de Diet Doctor que comparten su visión, Andreas no parará hasta conseguir su objetivo.


Anne Mullens

Más de esta serie

Dr. Ted Naiman: tratando a pacientes con alimentación baja en carbohidratos durante 20 años
Gary Taubes: defensor de una mejor ciencia de la nutrición
Dr. Jason Fung: desmantelando el dogma de la dieta, pieza a pieza

Anteriormente

La historia de Diet Doctor: más sobre los inicios de la compañía Diet Doctor

Principales publicaciones del Dr. Andreas Eenfeldt

  • Keto
  • Lista de alimentos keto: qué comer
  • Por qué no estás en cetosis

Videos de Andreas

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores