“Entrepierna keto”: ¿el último mito?

Mujer con mano en la frente

Últimamente han aparecido numerosos artículos de forma simultánea en populares revistas para mujeres sobre lo que se ha llamado la “entrepierna keto”. Muchos de estos artículos venían acompañados de la foto de un pez, por si el sistema olfativo virtual de los lectores necesitara algo de inspiración. ¿Qué es esto de la “entrepierna keto”? ¿Realmente existe?

Al principio lo ignoré y me reí. Pensé, “¿Es su nuevo invento para asustar a la gente sobre keto?”. Pero luego pensé que si trataba de vaginas, como mujer y como médica de familia que trata a pacientes mujeres, debía prestar atención. Y si mi vagina iba a desprender aromas de tocino o mantequilla orgánica batida, ¡quería saberlo! Así que, decidí analizar más a fondo este fenómeno.

La “entrepierna keto” se refiere al cambio de olor vaginal en las mujeres que siguen la dieta cetogénica. Intrínsicamente, no es ni positivo ni negativo. Solo es un cambio de olor. Pero eso no recibiría mucha atención, ¿verdad? Todos los artículos que he leído usan términos descriptivos peyorativos, como “efecto secundario maloliente”, “mal olor de vagina”, “vagina olorosa”, “olor asqueroso” o “desafortunado olor”; algunos incluso lo denominan como un “incoveniente bastante importante” de la dieta cetogénica, algo que es de esperar, como el “aliento keto”, la “gripe keto” y la “diarrea keto”. Hacen que suene como si al seguir la dieta keto tu vagina pudiera volverse asquerosa.

Casi todos los artículos citan a un especialista, como un ginecólogo o un nutricionista. La mayoría de los especialistas son más sutiles, y recuerdan a los lectores que cualquier cambio significativo en la dieta puede tener efecto en el pH de la vagina, lo que se puede percibir como un cambio de aroma. Sin embargo, una nutricionista explica que keto no solo puede cambiar el pH de la vagina, sino que el cambio del pH puede causar el crecimiento de bacterias nocivas, irritación, olor e infeciones. Básicamente, estaba dando a entender que keto te provocará una infección bacteriana llamada vaginosis bacteriana.

En esa línea, otro artículo cita a alguien que escribió en Reddit diciendo que su “entrepierna keto” era tan grave que tuvo que llevar protectores diarios en el bolso y cambiarlos cada par de horas porque el flujo vaginal era muy notorio.

He comido bajo en carbos/keto durante tres años, y he ofrecido la nutrición como una opción terapéutica a mis pacientes durante casi el mismo tiempo. Nunca he encontrado problemas similares. Pero ya que no hay nada en la literatura científica sobre la infame “entrepierna keto”, decidí preguntar, con todo lo poco científico que eso pueda ser.

Hice un sondeo en un grupo de Facebook que creé para personas interesadas en la forma de comer baja en carbos y cetogénica, Keto Experts Qc, del que nos encargamos de la moderación mi equipo y yo. Decenas de personas señalaron que no habían tenido cambios o que tuvieron cambios temporales que duraron unas semanas, pero que no podían describirse como mal olor u olor penetrante. Incluso algunas parejas del mismo sexo confirmaron que el olor prácticamente no cambió.

También pregunté a Kristie Sullivan, que dijo lo siguiente:

En casi seis años siguiendo una dieta baja en carbos estricta e interactuando con literalmente cientos de miles de personas en las redes sociales y en mis grupos de Facebook (más de 250.000 personas como en Low Carb Journey — Cooking Keto with Kristie), he interactuado en casi cualquier tipo de conversación imaginable sobre salud personal y bajos carbos o keto. Ni una sola vez el problema del desagradable olor vaginal ha sido parte de esas conversaciones. El mal aliento o el cambio del olor corporal no son preocupaciones infrecuentes, pero se suelen tener al principio de la fase de adaptación y no son problemas a largo plazo o continuos. Comparándolo con las dificultades con la obesidad y la disfunción metabólica, lidiar brevemente con los cambios de olor corporal es bastante sencillo. 

Megan Ramos, directora general de Intensive Dietary Management en Toronto, también respondió:

Hemos tratado a más de 10.000 pacientes hasta ahora. Aproximadamente el 65 % son mujeres. No ha habido ni una vez en la que una mujer hablara de este problema conmigo. De hecho, observamos lo contrario: las mujeres tienen cada vez menos infecciones por hongos e infecciones de vejiga, en particular nuestras pacientes diabéticas que han normalizado la glucosa en sangre y las que han dejado de tomar los inhibidores SGLT2 (que son un medicamento que hacen que la gente orine azúcar).

El Dr. Ken Berry en su video (en inglés) en Youtube sobre el tema también confirmó que trata muchas menos infecciones vaginales y de vejiga en sus pacientes que comen bajo en carbos.

Justo cuando estaba a punto de concluir que era tan solo un nuevo mito, recibí algunos mensajes privados de varias mujeres que admitieron que en algún momento de su viaje keto experimentaron un olor algo menos agradable proveniente de la vagina, que duró varias semanas y desapareció por él mismo. Ninguna consultó a su médico acerca de este tema.

Keto es fastástico para muchas cosas. Ha ayudado a mis pacientes a revertir el síndrome metabólico, la obesidad, la diabetes de tipo 2, el dolor crónico, la fatiga crónica, etc. Puede sin duda ayudar a la gente a conseguir una mejor salud metabólica, pero como a menudo les digo a mis pacientes, no es una cura para todo. Sigue siendo posible contraer o desarrollar enfermedades mientras sigues la dieta keto, como un resfriado común, glaucoma o cáncer. En un estudio sobre la prevalencia de la vaginosis bacteria, se descubrió que el 29,2 % de las más de 4000 mujeres encuestadas y analizadas tenían vaginosis bacteriana, pero el 84 % de ellas eran completamente asintomáticas. Así que la vaginosis bacteriana es bastante frecuente.

La pobre mujer que tenía que cambiar de protector cada dos horas y la mujer que se tomó el tiempo para escribirme de forma privada probablemente estaban sufriendo algo diferente a la “entrepierna keto”. ¿Quizá tenían vaginosis bacteriana? En cualquier caso, cualquier mujer que note un cambio significativo en su olor o flujo vaginal debería buscar atención médica y recibir un diagnóstico adecuado. Y, por favor, ¡no te hagas una irrigación vaginal!

Lo que me fascina es que estos artículos sobre la entrepierna keto están por todos lados, al mismo tiempo, haciéndose virales, y son todos negativos. Me parece que incluso podría ser un esfuerzo coordinado, ingeniosamente orquestado. Pero, ¿por qué?

Todos los artículos que he leído tienen en común la siguiente conclusión:

  • “keto es una moda pasajera para perder peso”
  • “si estás interesada en probar una dieta alta en grasas y baja en carbos, oír sobre la entrepierna keto puede ser disuasorio”
  • “quizá te haga replantearte una dieta baja en carbos”
  • “otra excelente razón para no reducir los carbos”
  • “las buenas noticias son que hay comidas que pueden combatir los malos olores e incluso añadir un olor o sabor dulce a la vagina, como fruta fresca, jugos de fruta, granos integrales y yogur griego”
  • “los carbos nunca sonaron y olieron tan deliciosos”
  • “puede ser el motivo más potente para comer carbos que hayamos escuchado hasta ahora”
  • “los expertos también han advertido de cómo el consumo de comida alta en grasa puede dañar la salud de las personas”
  • “es de ‘sentido común’ para todo el mundo evitar la dieta keto”. Y, por supuesto…
  • “tu doctor puede recomendarte volver a seguir una dieta equilibrada”

La razón por la que esta campaña de miedo está centrada en la vagina es bastante simple. Según un artículo en Psychology Today, mientras que la principal preocupación de los hombres con sus genitales es el tamaño del pene, para las mujeres es el olor. A las mujeres les preocupa que lo que tienen entre las piernas huela como (en orden descendente): pescado, vinagre, cebollas, amoníaco, ajo, queso, olor corporal, orina, pan, lejía, heces, sudor, metal, pies sucios, basura y carne podrida.

Mi creencia personal es que a alguien no le gusta cómo las dietas bajas en carbos y cetogénicas están ayudando a cientos de miles de personas a recuperar su salud, dejar ciertas medicaciones y conseguir un peso saludable. Y ya que la ciencia respalda las dietas bajas en carbos y cetogénicas, puede ser más fácil abordar esta inconveniente situación con una campaña viral de miedo bien orquestada, aprovechándose de las inseguridades y preocupaciones más íntimas de las mujeres, creando ansiedad y dudas para disuadirlas de incluso probar la dieta keto.

Por desgracia, el mensaje subyacente parece ser “La comida como opción terapéutica es peligrosa; mejor seguir con los medicamentos y programas de pérdida de peso arraigados, que son mucho más seguros para tu vagina, y por lo tanto, para ti”.

Ya no me río. Esta campaña posiblemente misógina está causando daño. Mi consejo es sencillo: no te dejes engañar por esto. Denuncia esta desinformación que posiblemente haya sido orquestada.

Y ahora, podemos sentarnos y esperar al siguiente movimiento del otro bando. ¿Cuál será? ¿Keto causa unicejos, o te hará morir unos años antes (ah, espera, esto ya lo han hecho) o atrae arañas en tu habitación mientras duermes? ¡Cualquier cosa puede pasar!


Dr. Èvelyne Bourdua-Roy

 

Artículos sobre la entrepierna ketoImagen de John Zahorik, Twitter

 
 

Antes con la Dra. Bourdua-Roy

¿Quieres leer más artículos de Evelyne? Aquí están los tres más populares:
 
  • ¿Qué tan graso es tu hígado?
  • Bajo en carbohidratos y keto para médicos
  • "Entrepierna keto": ¿el último mito?

 
Todos los artículos anteriores de la Dra. Bourdua-Roy

Keto

Para médicos

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores