Adele: 20 años de bajos carbos, 27 kg menos; rara vez necesita bajar el ritmo

Adele Hite

Adele Hite

Si visitas habitualmente Diet Doctor, es posible que hayas leído varias guías y artículos escritos por la nutricionista Adele Hite, redactora senior de Diet Doctor. Ella ha estudiado todo lo relacionado a las dietas bajas en carbohidratos. Pero también tiene su propia historia personal.

Adele, de 56 años, empezó a comer bajo en carbos en 1999. Entonces “no se llamaba keto”, explica ella, sino que la primera dieta baja en carbohidratos que probó se llamaba “El poder de la proteína”, una forma de alimentación desarrollada por los Dres. Mike y Mary Dan Eades.

Al igual que mucha gente que come bajo en carbohidratos, hubo diversos factores que llevaron a Adele a reducirlos y cambiar su alimentación. Pero en aquel momento su principal preocupación era su dificultad para bajar de peso tras tener a su tercer hijo.

Además, le habían dicho que tenía diabetes y prehipertensión, y no podría resolverlo sin bajar de peso.

Hoy, casi dos décadas después, Adele sigue comiendo bajo en carbos. “Perdí mucho peso, más de 27 kg (60 lb), pero lo más importante es que la prediabetes y la prehipertensión se esfumaron y nunca volvieron”, dice ella.

Aquí Adele comparte su inspirador recorrido por la alimentación baja en carbos, además de los tres consejos que cree que toda persona nueva en esta alimentación debería poner en práctica. Esta entrevista ha sido ligeramente editada por longitud y claridad.

¿Cómo descubriste la dieta keto?

Adele: Mi primer indicio de que había otra forma de pensar sobre la nutrición fue tras un triste encuentro con mi doctor. Había estado intentado adelgazar después del nacimiento de mi tercer hijo de la misma forma que mucha gente lo hace… reduciendo la grasa alimentaria y llevando un seguimiento de las calorías consumidas y quemadas.

Aunque fui muy estricta con la alimentación y el ejercicio, no perdí mucho peso y, tras un tiempo, empecé a recuperarlo. Pensé que tal vez tenía un problema, ¿quizás la tiroides? Y por eso visité a mi médico de familia.

Me dijo que la tiroides estaba bien, ¡pero que necesitaba comer menos y moverme más! Estaba tan contrariada que empecé a llorar. El doctor dejó la consulta con prisa y envió a su asociado médico a calmarme. Nunca olvidaré ese momento.

El asociado médico me dijo con un leve susurro que quizá no debería preocuparme tanto por reducir la grasa, que en realidad lo que no necesitaba reducir eran los carbohidratos. Y que si iba hacer tanto ejercicio como venía haciendo, no tenía que escatimar la proteína.

¿Cómo empezaste con la dieta keto?

Adele: Después de ese día en la consulta, pasé varios meses buscando en los montones de libros de la biblioteca de Ciencias de la Salud de la Universidad de Carolina del Norte. Mi hijo pequeño aún era un bebé. Cuando se dormía en en el carrito yo sacaba los viejos libros de texto de nutrición e intentaba aprender lo que podía antes de que se despertara.

Leía una y otra vez que “la grasa corporal es energía almacenada” y que “los carbohidratos se usan principalmente como energía”. Así que, me preguntaba por qué necesitaba comer “energía” si ya tenía bastante almacenada en la espalda baja. También leí mucho sobre lo importante que era la proteína para una buena salud. Ese tema aparecía una y otra vez.

Pero seguía estando muy confundida. Todo el mundo decía “Los estadounidenses comen demasiada proteína”. Entonces, ¿cómo era posible que no estuviera comiendo la suficiente? Siempre había escuchado que los carbohidratos eran muy importantes para conseguir una dieta saludable, así que no pensé que lo correcto fuera reducirlos.

Después, estando en la biblioteca municipal con mis hijos, vi un montón de libros, y un título me llamó la atención: El poder de la proteína. Empecé a hojear, y leí la siguiente frase: “La cantidad real de carbohidratos necesaria para los humanos es cero”. Era un libro escrito por dos doctores que decían lo que me daba miedo creer. Por descontado que tomé el libro prestado y empecé a seguir sus consejos, y nunca eché la vista atrás.

¿Qué es lo gratificante de seguir una dieta baja en carbohidratos?

Adele: Personalmente, lo más gratificante para mí es que, a medida que cumplo años, no he necesitado —ni necesito— bajar el ritmo. Volví a la escuela de postgrado con 46 años, comencé el doctorado con 50 y empecé un nuevo y ajetreado trabajo en Diet Doctor con 55 años. Antes de empezar a comer de esta forma, en la treintena, apenas tenía la suficiente energía para pasar el día. Ya nunca me siento así.

¿Has influido a alguien a tu alrededor a que coma bajo en carbohidratos?

Adele: Sí, por suerte. Mi padre fue diagnosticado con diabetes con 60 y tantos años. Su doctor le dio dos opciones: podía empezar a tomar metformina o podía restringir los azúcares y los almidones en su dieta.

Mi padre sabía lo que había hecho yo, ¡así que pensó que él también podría! Le di algunos consejos —y lo que es más importante, un glucómetro— y él se ocupó de todo. La diabetes nunca progresó. Nunca ha usado ninguna medicación para la diabetes. Y de hecho, su nivel de HbA1c se normalizó después de un año y se ha mantenido igual.

¿Qué ha sido lo más difícil de adherirte a la dieta baja en carbos? ¿Hay algo que extrañes?

Adele: Solía ser mucho más difícil. Si quería preparar unas galletas o galletas saladas bajas en carbos, tenía que prepararlas desde cero. Los edulcorantes no calóricos que había disponibles eran muy limitados y no funcionaban ni sabían muy bien. Ahora hay muchos más productos disponibles para repostería y cocina baja en carbohidratos.

Antes, si quería usar harina de almendras tenía que triturarlas yo misma en el procesador de alimentos. Ahora puedo comprar bolsas grandes de harina de almendras en el supermercado.

Los restaurantes ahora también son muy mucho más flexibles. Nadie se sorprende cuando pido las hamburguesas sin pan. Realmente no tengo muchas oportunidades de “echar de menos” la comida que me gusta. ¡Puedo preparar una versión bajo en carbos de la mayoría!

¿Cuáles son tus tres principales consejos para una persona nueva en la dieta cetogénica?

  1. Reduce el consumo de azúcares y almidones. Puedes hacerlo de golpe o poco a poco (como los seis pasos para bajar la montaña de carbohidratos), pero ese es el “consejo” más importante.
  2. Consume la proteína adecuada a diario. Cuando empecé la alimentación bajo en carbos —y creo que el Dr. Westman sigue ofreciendo el mismo consejo en su clínica actualmente— no se limitaba la proteína. Así es cómo lo hizo Atkins. Podías comer tanta proteína como quisieras. Entonces a nadie la daba miedo comer “demasiada” proteína, y no me parece que sea un miedo justificado para la mayoría de las personas.
  3. Añade grasa solo si la necesitas. Con la dieta keto actual parace que comer tanta grasa como sea posible es la parte más importante. No es así. Esta actitud de “la grasa no puede hacerte engordar” de la “nueva ola keto” es exactamente igual que “los carbohidratos no pueden hacerte engordar” que teníamos con la moda de la dieta baja en grasas. Para mí no tiene sentido.

¿Cuál es tu parte favorita de trabajar para Diet Doctor?

Adele: ¿Mi parte favorita de trabajar par Diet Doctor? Ni siquiera sé por dónde empezar. Me encanta la gente con la que trabajo, así como la visión de nuestra compañía. Cada día es una nueva oportunidad de proporcionar a gente de todo el mundo la mejor información posible sobre cómo mejorar su salud. ¿Puede haber algo más inspirador?


¿Te gustaría perder peso de una vez por todas?

Nuestro nuevo programa de 10 semanas te ayuda a perder peso de forma saludable y sostenible.

¡Apúntate ahora!

 
 

Accede a nuestros videos exclusivos donde personas de todo el mundo hispanohablante comparten sus experiencias con la dieta baja en carbohidratos. ¡Inspírate viendo nuestros videos más populares!

Historias de éxito
Ver todos los vídeos

Echa un vistazo a nuestras historias de éxito en video

 
 

Conviértete en nuestro próximo protagonista

¿Tú también tienes una historia de éxito y te gustaría compartirla en este blog? Mándala a apoyo@dietdoctor.com y ajunta un par de fotografías (opcional). No te olvides de decirnos si podemos publicar tu nombre y foto o si prefieres ser anónimo.

Incluye cuanta más información mejor: qué comes en un día típico, si practicas o no ayuno intermitente, etc.

Más info aquí

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores