Conoce a Inés, que comenzó a controlar su hipertensión con una dieta low carb

Inés Velazco, de Uruguay, descubrió hace un poco más de un año que tenía presión alta. Asustada, comenzó a seguir las recomendaciones tradicionales y dejó de comer sal y grasa; hasta que habló con un amigo médico que le recomendó una dieta baja en carbohidratos, y pudo así recuperar su salud sin necesidad de medicamentos… ¡y comiendo comida deliciosa!

Inés tuvo la amabilidad de compartirnos su historia, puedes conocerla en el video de arriba. Y si quieres saber cómo normalizar la presión arterial, quizás te interese leer nuestra guía al respecto.

Transcripción del video

Inés:  Con el tema dieta, a mi me parece que “dieta”, siempre lo tuve asociado a sacrificio, si, a hambre, a hacer un esfuerzo por hacer una dieta. Y la verdad, que es la primera vez que… a mi no me gusta llamarle “dieta” cetogénica, porque no me da nada de trabajo, o sea, no sufro. Al contrario, es una comida exquisita, nunca tengo hambre, estoy aprendiendo a cocinar diferente… o sea que me siento super… super motivada.

Soy Inés, de Montevideo, Uruguay. Descubrí la dieta cetogénica a partir de tener la presión alta. Tenía mareos, me levantaba a la noche muy mareada, veía…veía… la visión se me esfumaba, tenía mucho nerviosismo, palpitaciones… Y bueno, descubrí que tenía presión alta.

Me asusté, empecé a comer sin sal, sin grasas, todo light, no sé qué… y como mi consulta tenía para quince días después con el médico, llamé a un amigo en Estados Unidos que es médico, y le dije: “Leeme los estudios, decime si estoy para morirme o que… yo ya empecé dieta sin sal, sin grasa, sin nada”. Me dice “no, no no, está todo al revés” me dice, “tenés que comés grasa, tenés que comer sal”. “¿Cómo?, pero tengo hipertensión, ¡tengo colesterol!” “Tenés que comer grasas y tenés que comer sal. Estoy entrando en consulta, buscá en Internet”.

Y ahí encontré a Diet Doctor, buscando, puse “colesterol, grasa, presión arterial”, no sé, encontré. Me resonó, totalmente resoné con el concepto de una alimentación mucho más… primitiva si se quiere decir, o saludable, o natural…

Y bueno, dije, yo me animo, o sea, esto tiene que estar bueno. Qué más que probarlo en mi propio, por mi propia experiencia, o sea, tengo que… 15 días, 14 días, no cuesta nada, voy a probarlo.

Lo primero que hay que vencer es el miedo al demonio que tenemos, al demonio de las grasas. Porque claro, fue toda la vida pensando que las grasas son malas, y de repente, tenés que aumentar la materia grasa en tu alimento, es como muy, que la cabeza queda haciendo cortocircuito. Y sin embargo, funciona. Entonces, al principio es como un paso de confianza.

Y desde entonces me siento bárbaro, no tengo presión alta, ya está, como con sal, marina por supuesto, grasas, todo lo que indica la dieta, pero… ¡feliz!

Estaba con mucho sobrepeso, además. Tenía… yo bajé 8 kilos en este tiempo. 8, 9, sin esfuerzo. ¡Por primera vez en la vida!, porque no tuve que hacer ningún esfuerzo en hacer… no pasé hambre, no me costó nada hacer ayuno cada tanto, cuando al principio decían de hacer ayuno intermitente yo decía, “no, yo jamás, me encanta comer, no voy a aguantar”. Acostumbrada, supongo, a los bajones de glucosa que toda la vida tuve, que cada tanto, después de desayunar, al rato, tenía que comer o una galletita, o una fruta o algo.

Otra cosa que noté es… dolores. Yo tenía a veces dolores en las manos y en los pies cuando me levantaba, y se lo adjudicaba, bueno ya, a la edad. Tengo cincuenta y largos… Sin embargo, esos desaparecieron. Jaquecas, cada quince días yo tenía unas jaquecas intensas, que, quizás un día entero yo pasaba out. No podía ni atender el teléfono, ni mirar luz, ni… nada. Y nunca más tuve. Yo se lo adjudicaba a ataque al hígado y dije, bueno, cuando empiece a comer grasas, esto si estalla… bueno, dejaré. Y al contrario, nunca más me vinieron.

Es loquísimo, porque es una dieta totalmente al revés de lo que uno piensa. Adelgazás comiendo rico, grasa, -o sea, comida sabrosa-, ¡y adelgazás!. Y revertís cosas, o sea, sanás. Sobre todo, lo que me doy cuenta es que es un estilo de vida nuevo para mi.

Fue una elección que me cambió la vida, de verdad. O sea, pienso que esto va a ser mi alimentación para siempre.


Si disfrutaste este video, quizás te interese unirte a nuestra membresía. Tendrás un mes gratis de prueba, y obtendrás acceso directo a montones de videos bajos en carbos exclusivos para miembros. Además tendrás acceso a menús exclusivos y a nuestro sensacional planificador de comidas.

Prueba gratis

3 comentarios

  1. Mauricio
    Un valioso y muy valiente testimonio el de Inés. Grafica muy bien lo aferrados que permanecemos a las ideas erradas (y manipuladas) sobre la alimentación y su relación con las enfermedades.

    Ustedes en Dietdoctor hacen una trabajo impecable de revisión, investigación y difusión en el contexto científico contemporáneo.

    Saludos a todo el equipo y mi total reconocimiento a Inés y su ejemplar testimonio.

    Respuesta: #2
  2. ¡Hola, Mauricio!
    ¡Gracias por tus palabras! Siempre es agradable tener el reconocimiento de nuestra labor que es motivada por empoderar a las personas a sanar.
  3. Sil
    hola! consulta, este tipo de alimentación sirve para personas con hepatitis autoinmune? porque tomando corticoides es bastante complejo bajar de peso y lo único que nos dicen es que dejemos las grasas.

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores