“El mejor regalo que puedes hacerte a ti y a tus seres queridos”

Before and after

Antes y después

Larry Diamond y su mujer tienen una fantástica historia de éxito para contar. Juntos perdieron casi 90 kilos y transformaron sus vidas. También comparte algunas experiencias y reflexiones sobre la dieta baja en carbohidratos y alta en grasas, cosas que le gustaría haber sabido al comenzar:

Su historia

Mi historia de éxito con la dieta baja en carbohidratos es una historia de éxito familiar provocada por una tragedia familiar muy común: una devastadora enfermedad crónica relacionada con los hábitos de vida de un ser querido. Mi tío, mi figura paterna y mi mejor amigo, contrajo Alzheimer. Tenía 47 años entonces y había sido obeso mórbido durante décadas.

Pero también había luz en mi vida. Hacía poco que mi esposa y yo habíamos adoptado a nuestra hija de un hogar adoptivo. Intuitivamente sabía que la enfermedad de mi tío se debía al estilo de vida y quería prevenir esa u otras enfermedades crónicas. No quería dejar a mi familia para siempre o estar enfermo hasta el punto de no poder contribuir.

He escrito sobre mi camino aquí y aquí.

En DietDoctor quería compartir algunas enseñanzas de la vida baja en carbohidratos y alta en grasas que he llevado el último par de años.

The start.

Nuestra vida anterior.

Es de lejos la forma más fácil de recuperar la salud y perder peso. Lo intenté cinco veces. Pero hay un período de transición. Casi todos nos hemos convertido en quemadores de carbohidratos y hemos reducido nuestro regalo ancestral de quemar grasa corporal como el combustible preferido para el cuerpo y la mente. Comer menos, moverse más y las dietas altas en carbohidratos son la forma más insostenible que se ha diseñado para perder peso. Ralentizas el metabolismo y tienes hambre constantemente. Luchas contra tu cuerpo todos los días y la mayoría de la gente no aguanta. Y aquellos que aguantan parecen tener que usar una gran cantidad de energía diaria para mantener el peso. Así que se podría decir que incluso los éxitos son fracasos. Básicamente una tasa de fracaso del 100 %.

Comer bajo en carbohidratos y alto en grasas es exactamente lo contrario. Esto reduce los niveles de insulina ya que las comidas altas en grasas naturales casi no producen respuesta a la insulina. Esto permite que el glucagón haga su trabajo y movilice la grasa almacenada para obtener energía y realizar procesos metabólicos. Es realmente maravilloso cuando sucede. En vez de tener una chaqueta de grasa de 45 kg (100 lb), tenía esa grasa para utilizarla. Por fin. Mi apetito cayó en picado y los cm comenzaron a desaparecer. Perdí 45 kg el primer año, de 131 kg a 86 kg (290 a 190 lb). No tener hambre durante más tiempo es una mejora de la vida que incluso si comer bajo en carbohidratos y alto en grasas me hubiera proporcionado solo eso, aun sin perder peso, habría valido la pena.

¿Me estoy privando sin comer cereales, aceites de semillas y comida industrial falsa? No lo veo así. Más bien, justo al contrario. Mi esposa y yo sentimos que somos verdaderamente nosotros mismos y vivimos una vida más allá de lo que podríamos haber imaginado hace dos años. La comida es deliciosa, pero comer bajo en carbohidratos también es muy curativo a nivel del bioma intestinal, hormonal y mitocondrial, que hemos sanado tanto en el cuerpo como en la mente.

La magnitud de la curación mental fue algo inesperado para mí. Pero estoy más tranquilo y feliz que nunca. De pequeño, mi mente a menudo se movía demasiado rápido y parecía que me bombardeaban con información sensorial con bastante frecuencia. Echando la vista atrás, probablemente estaba ligeramente en el espectro autista. La alimentación baja en carbohidratos lo ha solucionado. En particular, dejar de comer cereales ha sido casi como un rejuvenecimiento mágico para los dos. A nivel físico, ambos no tomamos medicamentos, no tenemos dolor y estamos más fuertes que nunca. En cuanto a la mente, la energía y el estado de ánimo estamos mejor que nunca.

Intento describirle a la gente que conozco que ambos nos sentimos como si nos hubiera tocado la lotería. Compara esto con cualquier dieta que hayas probado. Si alguien dijera “te doy 50 millones de dólares” y la única condición fuera que debes dejar tu “dieta” y volver a la forma en la que comías antes, probablemente aceptarías al momento, pero nosotros no. Nos sentimos tan bien, sin hambre, sin enfermedades, con mucha energía y bienestar mental. El dinero no puede igualar eso.

Well on our way!

¡En el buen camino!

Los expertos, tanto aquellos con títulos, como los más populares, como Jamie Oliver y Michael Pollan, pueden estar muy, muy equivocados. Una cosa que utilizo para examinar a la gente es esta: ¿es su única o principal explicación para la obesidad, la diabetes y las enfermedades crónicas que son tu culpa y piensan que sus consejos son excelentes? Eso es irritante y patético, pero en el fondo tiene algo de verdad. Pocos siguen fielmente las pautas dietéticas. Pero, como sabemos en la comunidad de bajos carbohidratos, las pautas en sí mismas son la esencia del problema. Y muchas personas siguieron las pautas e hicieron mucho ejercicio de forma diaria y solo consiguieron tener sobrepeso u obesidad y desarrollar una enfermedad crónica. Además de las recomendaciones de alto consumo de carbohidratos, sin duda la mayoría incluyen cereales integrales y fruta a diario, que provocan un hambre voraz. Y lo que es peor, hacen que la gente sea resistente a la insulina. Y aun así se supone que son las personas, y no los que hacen las recomendaciones, las que tienen que verse como fracasadas. Los expertos convencionales hablan muy poco sobre la resistencia a la insulina.

Cada vez hay más pruebas de que los puntos de vista convencionales sobre los cereales integrales, los aceites de semillas y las grasas son particularmente erróneos. Especialmente sobre las grasas. Las grasas animales de buena calidad y los aceites vegetales saturados y monosaturados son curativos y antinflamatorios; los aceites de semillas polinsaturados son particularmente tóxicos y proinflamatorios. Las recomendaciones erróneas, especialmente respecto a la resistencia a la insulina, tienen una gran importancia. En la comunidad de bajos carbohidratos hemos visto a familiares o a nosotros mismos fracasar una y otra vez siguiéndolas. Y hemos visto a personas sanarse y prosperar con una dieta baja en carbohidratos una y otra vez. No puedo decirte la cantidad de personas que conozco que dicen comer de manera saludable y siguen una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos.

No ha habido un solo ensayo de control aleatorio (ECA) que demuestre que los cereales integrales son saludables. Sé que eran muy poco saludables para mí. Me provocaban inflamación, el síndrome del intestino irritable, dolor y grasa abdominal, mal humor, letargo, hambre constante y sentirme a menudo enojado por el hambre. Los expertos también han caído en la trampa de la fruta. Hace cincuenta años nadie hablaba de “frutas y verduras”, hablaban de carne y verduras. La fruta está muy sobrevalorada para mí. No tiene tantos nutrientes, y las variedades altas en carbohidratos no solo están repletas de azúcar, sino que creo que mantienen a mucha gente adicta a los carbohidratos/dulces. Durante la transición a comer bajo en carbohidratos y hasta conseguir el peso objetivo, la mayoría de las frutas deben evitarse, y después, minimizarse, con la excepción de cantidades moderadas de bayas y frutas bajas en carbohidratos como tomates y aguacates.

Before & after.

Entonces y ahora.

Comer bajo en carbohidratos y alto en grasas es el mejor regalo que puedes hacerte a ti y a tus seres queridos Soy mucho mejor marido y padre que antes; más tranquilo, más dulce, más fuerte, más comprometido, más feliz. También ayudé a guiar a mi esposa y a mi hija a conseguir una salud óptima. He visto como mi esposa se volvía más joven, más fuerte y más feliz comiendo bajo en carbohidratos. ¿Qué mayor regalo puede hacer un esposo? Una de las cosas más dulces que mi esposa me dijo es que ya no está preocupada por perder su autonomía cuando tenga 80 años. Siente que estará sana de por vida.

He visto a nuestra hija prosperar como nunca antes. Ella estaba en el percentil 3 para altura y 26 para peso antes de comer bajo en carbohidratos, ahora está en el 25 para ambos. Y mucho más feliz y desarrollándose muy bien. Es particularmente locuaz y extrovertida. Sin embargo, no la tratamos como si fuera como nosotros pero en miniatura. Puede comer arroz blanco, más fruta y más frijoles que nosotros, pero no come maíz, trigo ni soja. Y sigue en el rango de bajos carbohidratos y altas grasas. Come muchos alimentos grasos y algunos son sus favoritos. Criar a un niño con comida real baja en carbohidratos es difícil, pero criar a un niño sin comida real baja en carbohidratos es mucho más difícil. Y con efectos para la vida inferiores, creo yo.

A thriving daughter and her dad. ¿Hay que esforzarse? Sí, especialmente al principio. Vivimos en una era donde la comida industrial está diseñada para ser tan adictiva como sea posible. Pero no te equivoques, superar la adicción a los alimentos altos en carbohidratos e industriales, y más especialmente a los cereales, es lo más importante que puedes hacer por ti. Esto se convertirá en lo mejor para todos los que son parte de tu vida. Comer bajo en carbohidratos se vuelve mucho más fácil rápidamente. Puede haber una fase de gripe keto “aguda” durante unos días o una semana y antojos durante unas semanas. Pero vivir el resto de tu vida sin hambre y con salud no tiene precio.

El arma secreta para tu salud y para cambiar la salud global somos nosotros mismos y la comida real, y para la mayoría es comer bajo en carbohidratos y alto en grasas; no lo son las grandes farmacéuticas, ni un gran descubrimiento, ni correr todos los días, ni tener hambre a diario ni esforzarse arduamente para tener salud. Estamos diseñados para ser esbeltos y saludables. Obtén los aportes adecuados, principalmente de alimentos, pero también de sueño, movimiento y de peso, y la mayoría conseguirá grandes mejoras de salud. Los humanos son excelentes superorganismos. Solo tenemos alrededor de 19.000 genes de nuestros padres y millones de genes en nuestra biota intestinal.

mom1La comida real baja en carbohidratos es combustible limpio que desencadena una buena expresión genética en nosotros y una biota intestinal saludable; reduce de forma natural el hambre y la inflamación; utiliza todo lo que tiene que ver contigo para perder peso y conseguir una salud óptima de forma mucho más fácil que cualquier enfoque que haya encontrado. Aprovecha todo tu ecosistema: tus genes, tu microbioma, tus mitocondrias, tus hormonas, tu capacidad para quemar grasa para obtener una versión más sana de ti, de tu mente y tu cuerpo, con una cantidad mínima de esfuerzo.

La comida real baja en carbohidratos estará allí para ti cuando estés listo. Tal vez lo pruebes esta semana, quizás este verano, tal vez el año que viene. Quizás no llegues a tres semanas las primeras cuatro veces, pero lo harás a la quinta. Cuando estés listo, lánzate. No lo hagas junto con tu cónyuge, amigo, padre o hijo. Es genial si puedes hacerlo como familia, pero descubrí que cuando estaba listo, era hora de empezar. Tú eres responsable de lo que comes. Si quieren unirse, fenómeno. Si no, lo mejor que puedes hacer por ellos es curarte a ti mismo. Mi esposa tardó siete meses en unirse a mí.

Nuestra curación nos ha parecido mágica, pero está fundamentada en la ciencia que Andreas y gente como el profesor Tim Noakes comparten con el mundo. Lo que ellos o yo no podemos hacer por ti es iniciarte en una alimentación baja en carbohidratos sin cereales. Solo tú puedes. Pero no hay una forma correcta de hacerlo. Hay una manera que funciona mejor para ti. Tal vez puedas empezar de golpe, tal vez por fases. Pero si tienes sobrepeso u obesidad o padeces dolencias como artritis, síndrome del intestino irritable, alergias o ERGE, creo firmemente que debes dar una oportunidad de verdad a la dieta baja en carbohidratos, con comida real y sin cereales. Si te funciona la cuarta parte de bien de lo que lo hizo para cualquiera de nosotros, habrá sido la mejor decisión que hayas tomado.

Ahora algo de firmeza. Una gran parte de mi curación fue querer no ser otra víctima. No comer bajo en carbohidratos me estaba matando. Pero más allá de eso, estaba limitando mi calidad de vida. En última instancia, me estaba limitando a mí mismo. No era mi yo real, mi mejor yo. Sin duda, estaba lejos de ser mi yo más saludable. Pero afortunadamente la dieta baja en carbohidratos comienza a curar literalmente desde la primera comida. El cuerpo/ecosistema humano es increíblemente receptivo.

Pero aquí está la parte de empoderamiento: tú y tu familia son mucho más ágiles que las pautas dietéticas, las empresas, los ECA, lo que sea. Puedes medir, probar y sentir los resultados de diferentes alimentos tan a menudo como quieras. Puedes rechazar el dogma dietético y aceptar las grasas naturales con tu próxima comida y para siempre. Y cada vez que eliges comida baja en carbohidratos de alta calidad y bien producida y rechazas la comida chatarra y las grasas basura, ayudas a cambiar el sistema de producción de alimentos. Toda y cada una de las veces.

A new life.

Nuestra nueva vida.

El cuerpo y la mente humanos están diseñados para ser esbeltos, saludables, felices y vigorosos. Los consejos intencionados o no intencionados, pero equivocados sobre nutrición, ejercicio y pérdida de peso han creado enormes mercados de productos farmacéuticos, suplementos, procedimientos médicos, gimnasios y centros de pérdida de peso. Los humanos doblegados y rotos crean mercados que no deberían existir. Pero esto no puede ni debe durar. No es aceptable ni necesario. Seguimos gastando la misma cantidad de dinero, pero en cosas diferentes. Tenemos que cambiar de forma colectiva a una economía de salud. Solo unas personas sanas y prósperas tienen la oportunidad de abordar nuestros problemas colectivos. Andreas te ha dado el plan para que tú y tu familia prosperen. Ese es el primer paso. Después es probable que tú también lo transmitas.

Larry

Comentarios

¡Felicitaciones por encontrar la salud para toda tu familia, Larry! Y gracias por compartir tus pensamientos y reflexiones.

Puedes seguir a Larry Diamond en Twitter, donde es bastante activo (en inglés).

Pruébalo tú mismo

Do you want to try what Larry has done? Sign up for our free ¡nuestro reto keto gratis de dos semanas!

De forma alternativa, usa nuestra guía gratuita de bajos carbohidratos.

Más historias de éxito

  • La dieta cetogénica: "¡Ha cambiado mi vida por completo!"
  • Cómo Melissa perdió 45 kg con una dieta cetogénica, y los mantuvo durante 15 años
  • La dieta cetogénica: “Después de solo un mes, TODOS los síntomas se corrigieron”
  • El acné (y el síndrome del intestino irritable) desaparecieron con un cambio de dieta
  • Dieta cetogénica: “¡sin hambre constante, sin caídas de glucosa y con comida deliciosa!”
  • “Mantendré esta saludable dieta mientras viva”

Tu historia

¿Tienes una historia de éxito que quieres compartir con otros en este blog? Es una forma genial de inspirar a otras personas para que cambien su vida, como quizá ya hiciste tú.

Envía un correo electrónico a kim@dietdoctor.com. Fotos de antes y después son geniales para que tu historia sea específica y otras personas puedan sentirse reconocidas. Dime si está bien publicar tu foto y nombre o si prefieres permanecer anónimo. Aquí hay más información sobre cómo elaborar tu historia.

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores