Seis formas de cuidar del medioambiente con low carb o keto

  |     |     |     |     |  

Con frecuencia desde algunos sectores se critica la dieta baja en carbohidratos cetogénica por ser perjudicial para el medioambiente y agravar el cambio climático mundial. En Diet Doctor creemos que muchas de esas críticas son hipótesis que no están fundamentadas por datos objetivos.

Sin embargo, es útil ser consciente de cómo algunas de nuestras decisiones y actos individuales pueden reducir nuestra huella ecológica.

Aquí tienes seis acciones que puedes tener en cuenta como persona que lleva una dieta baja en carbohidratos cetogénica y que pueden ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuir a un medioambiente más saludable.


No desperdiciar comida

A nivel mundial, se calcula que un tercio de todos los alimentos producidos se desperdicia, contribuyendo en alrededor de un 8 % a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Reducir el desperdicio de alimentos es una de las principales medidas que puedes tomar para contribuir a un medioambiente más saludable.

Estas son algunas de las principales formas de ayudar a reducir el desperdicio de alimentos:

  • Planifica las comidas y compra de acuerdo al plan.
  • Sirve porciones más pequeñas para que la gente vuelva a por más en vez de dejar comida en el plato.
  • Sirve comida al estilo buffet para que la gente coma solo lo que quiera.
  • Usa las sobras rápidamente o congélelas para futuras comidas.
  • Cocina a fuego lento los tallos y recortes de verduras (brócoli, coliflor, col rizada, etc.) en sopas y caldos.
  • Escalda y congela las verduras en riesgo de estropearse.
  • Mantén una lista de los artículos de la nevera con las fechas de caducidad escritas en la nevera.
  • Mantén una lista de los productos congelados en el refrigerador e incorpóralos en la planificación de las comidas.
  • Compra verduras congeladas y usa solo las que necesites para cada comida.
  • Compra las verduras feas de la tienda.

Reducir el uso de envoltorios

Las personas que comen bajo en carbohidratos compran en el perímetro de las tiendas, confiando menos en los alimentos procesados y empacados, lo que de forma natural reduce los residuos de envases.

Busca otras maneras de reducir el uso de envases para contribuir de forma positiva, como por ejemplo:

  • Lleva una bolsa de tela a las tiendas.
  • Usa un filtro de agua en vez de comprar agua embotellada.
  • Usa una taza de café de viaje reusable en lugar de usar tazas y tapas desechables.
  • Usa recipientes reutilizables para las sobras, incluso fiambreras o bolsas de papel.
  • Examina la forma en que se empaquetan los artículos, como los artículos empaquetados individualmente y elige el embalaje menos malo.
  • Usa bolsas de red para verduras.
  • Recicla la mayor cantidad de envases posibles.

Evita los plásticos hechos con combustibles fósiles

Actualmente el 90 % de todo el plástico se fabrica a partir de combustibles fósiles y no es biodegradable. Reducir o intentar eliminar el plástico de tu vida puede conseguir un gran cambio.

Como se ha indicado en el punto anterior, evita en la medida de lo posible los envases de plástico. Otras maneras de evitar el plástico son:

  • No uses pajitas, cubiertos, platos ni otros artículos de plástico desechables.
  • No uses papel film para envolver los alimentos, en su lugar:
    • pon otro plato encima de un plato de comida.
    • usa frascos de vidrio o recipientes de vidrio.
    • envuelve las verduras con un paño de cocina.
    • envuelve las sobras en envoltorios de cera de abeja para alimentos o haz la tuya propia.
    • usa gorras de ducha como tapas para comida.
  • Busca bioplástico, hecho de materiales orgánicos como celulosa, que se biodegrada. Los cálculos sugieren que se podrían eliminar 4,3 gigatoneladas de GEI al año si los envases bioplásticos sustituyeran solo al 49 % del mercado de envases para el año 2050.

Hombre sosteniendo verduras en una cesta

Ser consciente de tus elecciones de alimentos

Dependiendo del lugar donde vivas y de tu presupuesto para alimentos, tu capacidad para conseguir carne y verduras que no dañen el medioambiente puede ser limitada.

Siempre que sea posible, las siguientes acciones pueden ayudar:

  • Compra verduras locales en temporada, que han viajado una distancia más corta.
  • Compra en los mercados de agricultores locales.
  • Piensa en la posibilidad de cultivar algunas de tus propias hierbas y verduras.
  • Haz una o dos comidas a la semana vegetarianas bajas en carbohidratos o cetogénicas.
  • Sáltate una o dos comidas a la semana, o sáltate el desayuno a diario.
  • Considera la posibilidad de pagar más por carne de vacuno alimentada con pasto y carne y productos de origen animal criados de manera sostenible.
  • Investiga las organizaciones locales de Agricultura Apoyada por la Comunidad (CSA) en tu región, en las cuales los agricultores y consumidores locales se convierten en socios de los productos de la granja. Los CSA están en todo el mundo.
  • Compra a los agricultores que utilizan prácticas de agricultura regenerativa, que es un proceso integral de cultivo y cría de alimentos (animales o vegetales) que mejora la calidad y la salud del suelo, almacena las emisiones de carbono en el suelo, mejora la gestión y retención del agua y reduce el uso de herbicidas y pesticidas. Más de 150 organizaciones en el mundo promueven prácticas de agricultura regenerativa y forman a los agricultores para que adopten los principios.

Abono orgánico

Abono

Los alimentos y la materia orgánica que se desechan en los vertederos se descompone y libera metano, un poderoso GEI que atrapa el calor solar en la atmósfera. Los alimentos y los residuos orgánicos que se convierten en abono, sin embargo, al usar microbios, calor, humedad y oxígeno, no liberan metano y estabilizan el carbono en el suelo haciéndolo rico y fértil.

Muchas jurisdicciones ahora tienen, o están poniendo en marcha, instalaciones de compostaje de tamaño industrial para desviar los residuos orgánicos y de cocina de los vertederos y crear compost. Copenhague ha estado haciéndolo durante más de 25 años.

Incluso los que no tenemos programas de compostaje en nuestra ciudad o región, podemos contribuir a esta forma comprobada de reducir los desechos y los gases de efecto invernadero usando un contenedor de compostaje. El suelo fértil resultante se puede añadir a los jardines al aire libre o macetas de patio, o incluso a las plantas de interior para darles un impulso de nutrición.


Reducir el uso de combustibles fósiles

La quema de combustibles fósiles —en el transporte, en los procesos industriales, en la calefacción de los hogares o al generar electricidad— es considerada el mayor contribuyente a los aumentos de GEI provocados por el hombre.

Hay muchas maneras de reducir el uso de combustibles fósiles que van más allá de comer bajo en carbohidratos o cetogénico, en particular con el tipo de coche que tengas y el uso que le des, el uso de otros medios de transporte y la calefacción y refrigeración de tu hogar. Por ejemplo, bajar el termostato y ponerse un suéter.

Aunque los combustibles fósiles juegan un papel crucial en la reducción de nuestro impacto ambiental, en Diet Doctor somos conscientes de que no nos especializamos en este tema y que solo podemos proporcionar información básica de nuestra limitada investigación. Algunas ideas para reducir tu dependencia de los combustibles fósiles se enumeran a continuación, pero te recomendamos encarecidamente que utilices los enlaces de la sección para saber más.

  • Planifica tus viajes para hacer compras para reducir el uso del auto o reducir múltiples viajes a la tienda.
  • Cuando sea posible, deja el coche en casa y camina, anda en bicicleta, toma el transporte público.
  • Usa una bicicleta o scooter eléctrico.
  • Piensa en la posibilidad de comprar un vehículo híbrido o totalmente eléctrico.

Más información

Cientos de acciones, grandes y pequeñas, pueden contribuir a reducir las emisiones globales y a mejorar el medioambiente. Aquí hay algunos recursos más para ayudar a informarte o inspirarte.

Draw Down: Un libro muy aclamado en 2017 que recopiló los datos científicos de investigación y redujo los números para llegar a las 100 mejores maneras de reducir el impacto de carbono hasta el año 2050.

Hogar con cero residuos: En 2008, Bea Johnson y su familia adoptaron un estilo de vida sin desperdicios; desde entonces, su hogar ha producido solo medio kilo de basura al año. El libro ha sido traducido a 15 idiomas y Johnson ahora es un popular ponente en todo el mundo.

/ Anne Mullens

Próximamente

Tenemos una serie más larga de 3 partes sobre los carbohidratos bajos, la carne y el medioambiente que vendrá pronto. ¡Permanece atento!