La dieta keto de dos formas: 1) fácil, simple y barata o 2) procesada, empaquetada y cara

Verduras

Me encanta hacer la compra al seguir la dieta cetogénica. Es tan simple y rápido.

Compro en el perímetro de la tienda. Si estoy apurada, puedo agarrar un trozo pequeño de pollo o carne de res orgánica para mi esposo y para mí en el mostrador de la carnicería y asegurarme de que lo envuelvan en papel. Sin embargo, últimamente me salto la sección de carne del supermercado. Ahora compramos la mayoría de los productos cárnicos a un carnicero del vecindario que tiene selecciones locales alimentadas con pasto y que no usa las omnipresentes bandejas de espuma de poliestireno ni la envoltura adhesiva. No soporto el plástico y quiero poner mi granito de arena para apoyar a los granjeros locales que hacen un pastoreo holístico.

La siguiente parada puede ser el mostrador de la pescadería para comprar un trozo de salmón salvaje de la costa oeste o trucha cultivada. También podría abastecerme de salmón ahumado.

Luego voy a la sección de lácteos para la mantequilla, el queso crema, la crema batida, el queso cheddar añejo y la mozzarella.

Ahora tenemos gallinas en el patio trasero, así que ya no necesito huevos, pero en mis primeros años de alimentación cetogénica, comíamos casi dos docenas de huevos de gallinas criadas al aire libre a la semana.

Paso de largo de las enormes secciones de leche descremada, yogures con sabor y jugo y voy directamente a la sección de verduras. No más necesidad de papas, ñames, naranjas, manzanas, plátanos y otras frutas que solían llenar mi carrito. Ahora me abastezco de aguacates, champiñones, coliflor, calabacín, cebollines, brócoli, tomates cherry, pimientos verdes, coles de Bruselas y repollo. Obtengo la mayor parte de mi ensalada de verduras y hierbas de mi propio jardín de verduras en mi patio trasero. ¡Estoy especializada en col rizada! Pero si ando corta de mis propias variedades, me abastezco con algo verde y con hojas.

Luego está en la sección de delicatessen para aceitunas y queso parmesano y tal vez, si me siento extravagante, algo de prosciutto, paté de hígado y algunos quesos europeos de aroma penetrante.
La última parada son los alimentos a granel para las almendras y las nueces pecanas. ¡Y ya he terminado!

Tan simple, tan rápido y realmente bastante barato si no derrocho en quesos costosos o me aventuro en cualquiera de los pasillos de comida procesada.

Comida real keto

Por supuesto, de vez en cuando necesito abastecerme de café, aceite de oliva, aceite de coco, harina de almendra, semillas de chia, semillas de sésamo de buena calidad y otros alimentos básicos de repostería cetogénica, pero eso es menos de una vez al mes y normalmente lo hago en una tienda de alimentos a granel. En los primeros años de comer cetogénico, solía hornear constantemente productos de pan keto de reemplazo, de las recetas de Diet Doctor, pero ahora, después de tres años comiendo keto, mi necesidad de algo parecido al pan también ha disminuido en gran medida.

Preparar las comidas es igual de fácil. Me salto el desayuno casi todos los días, pero si como algo, normalmente es uno de los huevos del patio trasero frito en mantequilla con una rodaja de tomate y una ramita de verduras. Fresco, rápido y sabroso.

El almuerzo es a menudo sobras de la noche anterior. La cena solía ser, normalmente, una de las fantásticas cazuelas de Diet Doctor (¡Mmm, cazuela de repollo relleno!). Últimamente es una pieza pequeña y sencilla de carne, pollo o pescado a la parrilla o al horno con un sabroso adorno de grasa: mantequilla de cebollín, salsa de crema, alioli casero, algunas verduras asadas o al vapor (también con grasa) y una gran ensalada con vinagreta casera. Algunas noches puede ser un calabacín en espirales con albóndigas y salsa de tomate casera.

El postre, si es que lo comemos, son unas pocas moras congeladas (también tengo un gran sembradío de bayas) con un poco de crema batida. Con la misma frecuencia ahora no comemos ningún postre. No hay necesidad.

Recuerdo que antes de comer keto estaba tan hambrienta cuando volvía del trabajo y preparaba la comida para la familia que pensaba que me iba a desmayar. Lo sentía como una forma de pánico que apenas podía controlar (¡Mantén la calma, mamá!). Me tragaba galletas y queso solo para poder servir la cena.

Ahora me es relajado y sin estrés. Nunca tengo hambre entre comidas y ya no siento la necesidad de comer refrigerios durante el día. Preparar comidas ocurre sin frenesí. El tamaño de mis porciones es más pequeño; nunca necesito repetir. Siempre hay sobras. Mi esposo también ama la simplicidad. También desperdiciamos menos comida. El envasado de alimentos es casi inexistente.

En general, es simple, rápido y casi no requiere esfuerzo. Combinado con el efecto en mi peso (bajé 8 kg (17 lb), y mantengo la pérdida sin esfuerzo) la glucemia (ya no soy prediabética) y la salud (me siento fantástica) hace que la dieta cetogénica sea tan fácil de llevar a largo plazo. Esa simplicidad general es ahora lo que más me gusta de esta forma de vida.

¿Realmente necesitamos productos keto?

Es por eso que siempre me sorprenden, en varios foros cetogénicos de Facebook, todos los mensajes de otras personas sobre nuevos productos keto, pastillas, polvos, suplementos, edulcorantes con cero calorías y un sin fin de reemplazos de panes, galletas, barras de proteínas, helados, bombas de grasa y más.

No quiero sonar —o ser— crítica o moralista. Sé que el recorrido keto de cada persona es el suyo propio. Todos tenemos que descubrir qué forma de comer keto o baja en carbohidratos nos hace sentir lo mejor posible, cuál nos da los mejores resultados de salud y peso, lo que hace que este gran cambio en la forma anterior de comer sea más fácil de dirigir y mantener. Esas elecciones se alinean, por supuesto, con los valores, necesidades, papilas gustativas, deseos (y con el bolsilllo).

No hay nada más irritante, lo sé, en lo que se supone que es un grupo de apoyo cuando alguien te dice que no estás haciendo “bien” la dieta baja en carbohidratos o cetogénica y que saben mucho mejor qué hacer y cómo hacerlo. Por desgracia, a nadie le gusta un sabelotodo. No quiero ser ese tipo de persona.

Pero tengo que contenerme para no caer en la trampa y ser así (y a veces, me temo que cruzo una línea al señalar lo innecesarios que son estos productos keto).

Estoy en aproximadamente 10 grupos keto o de bajos carbohidratos diferentes en Facebook. Me uní porque me gusta ver qué publica la gente, qué preguntas hacen, qué aspectos de la dieta les van bien y qué partes encuentran difíciles de hacer. Me da ideas para investigar y escribir artículos.

Realmente quiero ser un apoyo y alentar la lucha y los triunfos de la gente. Sin embargo, realmente me confunde cuando la gente publica fotos de algún nuevo producto innecesario (al menos para mí) keto, especialmente algo que es un reemplazo de la comida alta en carbohidratos que nos estaba enfermando y engordando durante años.

Simplemente no entiendo por qué la gente todavía lo necesita. ¡Estoy tan feliz de estar libre de su control! Ellos dicen: “¡Miren lo que encontré!”. Muestran una etiqueta que dice “BAJO EN CARBOHIDRATOS” o “KETO”. A menudo tiene una lista de ingredientes larguísima. O es una versión baja en carbohidratos de algún capricho alto en carbohidratos, como caramelos, jarabes, dulces o postres. Los edulcorantes artificiales abundan. Son comunes los suplementos costosos, aceites MCT y cetonas exógenas.

“¿Dónde lo conseguiste?”, publican otros con entusiasmo. La respuesta suele ser Costco, Walmart, una tienda de alimentos saludables de alta gama o algún sitio web. “¡Genial! Voy a comprar alguno mañana”, dicen otros, entusiasmados de forma sincera y auténtica.

Supongo que estos productos pueden ayudar a algunos en su viaje hacia el éxito keto. Sin duda están ayudando a algunos emprendedores keto en su viaje hacia el éxito financiero. Lo admitio, incluso pensé en algún momento que yo también trataría de sacar provecho y llevar productos de pan de reemplazo keto y masas de pizza de coliflor al mercado. ¡Imagínalos en cajas de congeladores en toda América del Norte! (Sin duda hay alguien que ya lo está haciendo). Compré un montón de nombres de dominio keto creativos por si acaso.

Ese impulso mío, sin embargo, para hacer sustitutos bajos en carbohidratos de alimentos altos en carbohidratos ya pasó. Me doy cuenta de que ni los necesito ni los quiero. Ya no se alinea con mis valores, necesidades ni deseos.

Realmente me deleito en la sencillez liberadora de un empaquetado mínimo, de alimentos sin etiquetas y sin lista de ingredientes. Me encanta la sensación de apoyar a los granjeros locales que trabajan arduamente al elegir conscientemente comprar sus productos.

Nada me hace más feliz que recoger huevos y verduras de mi propio patio trasero urbano. Sé que soy muy afortunada de tener tal oportunidad. No todos pueden, por supuesto. Estoy agradecida por la capacidad de saborear el toque de dulzura en la col rizada de mi jardín, que ha superado un invierno helado. Nunca pensaba que existiera tal dulzura cuando mis papilas gustativas estaban arrasadas por el azúcar y los edulcorantes artificiales.

Sinceramente, ya no estoy interesada en ningún alimento ni suplemento, keto o no, que venga empaquetado de una línea de productos en una planta industrial de algún lugar.

Probablemente no comparta esta publicación con los grupos keto Facebook a los que pertenezco. No quiero insinuar que soy crítica con las publicaciones de otras personas allí. Su recorrido, sus necesidades.

Para mí, sin embargo, la dieta cetogénica simple y fácil, con comida real lo más cercana posible a la naturaleza, es la parte más liberadora, fácil y alegre de esta forma de vida.


Anne Mullens

Anteriormente con Anne Mullens

Los 10 mejores consejos para perder peso con bajos carbohidratos para mujeres mayores de 40

Un análisis más profundo de las anomalías del tubo neural y la alimentación: ¿sabes qué comer por el bien de tu bebé antes de que nazca?

¿Estás intentando quedarte embarazada? Prueba la mejor dieta para bebés con carne de res, mantequilla y tocino

La dieta cetogénica y el cáncer cerebral

 

Maás con Anne Mullens

Todas las publicaciones anteriores de Anne Mullens

Otras publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. George
    Estupendo. Anne tiene toda la razón. Yo hago lo mismo simple y llanamente. Mi diabetes 2 no existe y solo llevo 4 meses en Keto. En estos momento mi peso es de 155 lbs. me siento muy bien y con una energía estupenda.
    Dr. George de la Torre

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores