El sonido del silencio

David

El esposo de la autora

Unos seis meses después de que mi esposo y yo comenzamos una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas, un total silencio me hizo despertar. Eran casi las 3:00 de la madrugada y solo podía escuchar el tictac del reloj. Mi esposo estaba acostado a mi lado, ¡pero no había ruido! Este hombre, que podía despertar con sus ronquidos a un oso hibernando, ni siquiera respiraba fuerte. Fue entonces cuando se me pasó por la cabeza, “¿Está respirando?”.

Me incliné hacia él pero no oí nada. Aunque no quería despertarlo, la preocupación comenzó a aumentar hasta convertirse en miedo, así que me incliné más cerca. Sentí su brazo. No estaba frío, pero no estaba tan cálido como mi preocupación quería que estuviera. Decidí sentir de cerca su rostro para ver si salía aire caliente de su nariz o boca. En la oscuridad, mientras me apoyaba con el codo de mi brazo derecho y acercaba hacia su rostro la mano izquierda, perdí el equilibrio y accidentalmente lo golpeé en la cara. ¡Se sentó derecho en la cama!

Cuando despiertas a tu marido con una torta en la cara a las 3:00 de la madrugrada, normalmente quiere una explicación, así que exclamé: “¡Estás vivo!”. Él ya lo sabía, así que tuve que explicar que me desperté por el completo silencio y comencé a sentir pánico. Habíamos entrado en un patrón de que yo trataba desesperadamente de dormir antes que él porque sus ronquidos habían empeorado tanto que no podía conciliar el sueño después de él. Incluso cuando podía dormirme primero, no era raro que sus bramidos y jadeos sismográficos me despertaran.

Sus ronquidos eran peores cuando dormía de espaldas, así que la mayoría de las noches intentaba sutilmente empujarlo de costado tirando de las sábanas, tirando de él o empujándole suavemente. Hubo otras noches en que la privación del sueño me dejó menos “comprensiva”, y profería un gruñón: “¡Estás roncando!”. Incluso discutimos sobre dormir en diferentes camas en cierto momento. Después de haber perdido alrededor de 18 kg (40 lb), ya no roncaba, y ninguno de nosotros nos habíamos dado cuenta hasta que me desperté por el silencio.

Un efecto secundario positivo de la alimentación baja en carbohidratos

Cuando ambos éramos obesos, nos adaptamos a una vida no saludable. Los ronquidos, la hipertensión, despertarnos por dolores, los malos perfiles lipídicos y cansarnos fácilmente se habían convertido en una parte “normal” del envejecimiento. Una vez bromeamos sobre que envejecer no era divertido, pero era mejor que la alternativa. Teníamos 40 y tantos años en ese momento.

Lo que no atribuíamos al envejecimiento, lo atribuíamos a la genética. Mi suegro tenía hipertensión, así que pensamos que era inevitable. Con una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos, la presión arterial de mi esposo ahora es baja, después de años de ser lo suficientemente alta como para necesitar medicación.

Comenzamos una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas para perder peso, pero a lo largo del camino, obtuvimos una perspectiva única sobre el peso y la salud. Cuando nuestros cuerpos cambiaron, nuestras vidas cambiaron. Nos dimos cuenta de que, si bien el peso de más era poco atractivo, comer bajo en carbohidratos y alto en grasas nos proporcionaba mucho más que la pérdida de peso. La obesidad fue el síntoma y no el problema subyacente.

Cuando abordamos el problema subyacente —inflamación, resistencia a la insulina, trastornos metabólicos— el peso desapareció a medida que nuestros cuerpos sanaron. Los kilos desaparecieron.

El hambre estaba controlada de tal manera que no nos sentimos como si nos estuviéramos muriendo de hambre. Los dolores de la mañana disminuyeron. Nuestras vidas se abrieron a paseos en bicicleta, senderismo, kayak y períodos más largos de trabajo en el patio. Su presión arterial se normalizó. Sus ronquidos desaparecieron.

Nos maravillamos por la mejor salud que disfrutamos simplemente porque ya no comemos azúcar, almidón, cereales ni arroz. Comemos los alimentos más deliciosos de nuestras vidas: tocino, mantequilla, queso y carnes grasas. Asamos las verduras en grasa o las cubrimos de ricas salsas. Aunque las porciones se han reducido a la mitad, nuestros estómagos no se quejan. Y la mayor parte del tiempo, dormimos tranquilamente en nuestra cama sin miedo al silencio.


Kristie Sullivan

Más

Cómo bajar de peso: Evita los edulcorantes artificiales

La dieta cetogénica para principiantes

Anteriormente con Kristie

Arruinando el mundo, una bebida a la vez

¿No extrañas el pan?

Cómo un muffin de calabaza con especias puede significar libertad

El romance keto

Juego de manos

Acerca de Kristie

Kristie Sullivan comenzó una alimentación baja en carbohidratos en 2013 después de luchar toda su vida con la obesidad.

A causa de su éxito personal, empezó a ayudar a otras personas para que aprendan a hacer de la alimentación baja en carbohidratos un delicioso estilo de vida. Abrió un canal en YouTube, Cooking Keto with Kristie (Cocinando Keto con Kristie), y publicó una colección de sencillas recetas cotidianas con bajos carbohidratos que se llama Un Viaje hacia la Salud: Un viaje que vale la pena hacer.

Kristie promueve una alimentación muy baja en carbohidratos que se basa en comer limpio. También tiene una página en Facebook que se llama Simply Keto y un grupo de Facebook cerrado que se llama “Low Carb Journey to Health (Cooking Keto with Kristie)”.

Kristie vive con su familia en la hermosa región de Sandhills en Carolina del Norte. Tiene un doctorado en Investigación Educacional y Análisis de Políticas de la North Carolina State University y trabaja en asesoramiento de educación superior, evaluación, investigación y acreditación.

Otras publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores