Por qué los carbohidratos y el ejercicio no son las respuestas para corregir la diabetes de tipo 2

GettyImages-147033440

Hace varios años, se asignó al Dr. Richard Kahn la tarea monumental de recomendar una dieta óptima para los diabéticos de tipo 2. Él era en aquel entonces el director médico y científico de la Asociación Americana de la Diabetes (ADA). Como cualquier buen científico, comenzó revisando los datos publicados disponibles.

Al mirar la literatura, ¿no te parece insuficiente? Es realmente insuficiente”, dijo. Pero esa no era una respuesta que la ADA pudiera dar.

La gente demandaba recomendaciones alimentarias. Así que, sin ninguna prueba convincente que lo guiara de una forma u otra, el Dr. Kahn recurrió al consejo genérico de consumir una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos. Este fue el mismo consejo de alimentación que se dio al público en general.

La pirámide de alimentos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos guiaría las elecciones de los alimentos. Los alimentos que formaban la base de la pirámide, los que debían comerse preferentemente, eran cereales y otros carbohidratos refinados. Estos son exactamente los alimentos que causaron el mayor aumento de glucosa en sangre. También fue la dieta que no logró detener la obesidad ni las epidemias de diabetes de tipo 2 en generaciones de estadounidenses.

Vamos a yuxtaponer estos dos hechos irrefutables juntos.

  1. La diabetes de tipo 2 se caracteriza por niveles altos de glucosa sanguínea.
  2. Los carbohidratos refinados son los que más aumentan la glucosa sanguínea.

Diabetes de tipo 2 y carbohidratos

¿Los diabéticos de tipo 2 deberían comer los alimentos que más aumentan la glucosa sanguínea? Ilógico es la única palabra que me viene a la mente. Esto sucedió, no solo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo. La Asociación Británica de Diabetes, la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), la Asociación Canadiense de Diabetes, la Asociación Estadounidense del Corazón, el Panel Nacional de Educación sobre el Colesterol recomiendan dietas similares que mantienen los carbohidratos como el 50-60 % de las calorías totales y la grasa alimentaria en menos del treinta por ciento.

La declaración de posición de la Asociación Estadounidense de Diabetes de 2008 sobre nutrición indicó que “las estrategias alimentarias, como la reducción de calorías y la reducción del consumo de grasas en la dieta, pueden reducir el riesgo de contraer diabetes y por eso se recomiendan”. Es difícil entender la lógica. La grasa alimentaria no aumenta la glucosa sanguínea. ¿Reducir la grasa para poner énfasis en los carbohidratos, conocidos por elevar la glucosa sanguínea, podría proteger contra la diabetes? No se sabe cómo creían que podría funcionar.

Además, aconsejó, en contra todo sentido común, que “la ingesta de sacarosa y alimentos que contienen sacarosa por parte de personas con diabetes no tiene que restringirse”. ¿Comer azúcar era adecuado para los diabéticos de tipo 2? No se podía esperar de manera realista que redujera la glucosa sanguínea, y la prueba llegó pronto.

El estudio aleatorio Opciones de tratamiento para la diabetes de tipo 2 en adolescentes y jóvenes (TODAY) en 2012 redujo la ingesta calórica a unas minúsculas 1200-1500 calorías al día con una dieta baja en grasas. A pesar de este enorme esfuerzo, la glucosa sanguínea no mejoró. Esta clásica estrategia de “Comer menos, moverse más” falló una vez más, continuando su récord perfecto e intachable. Debería haber sido bastante obvio desde el principio que esta dieta no funciona.

Una revisión exhaustiva en 2013 concluyó que varios tipos diferentes de dietas proporcionaban realmente un mejor control glucémico. Específicamente, se encontraron cuatro que eran beneficiosas: la dieta baja en carbohidratos, baja en índice glucémico, mediterránea y alta en proteínas. Las cuatro dietas están ligadas por una única característica común: una reducción de los carbohidratos de la dieta, y específicamente, no una reducción de la grasa de la dieta, saturada o no.

Se cree falsamente que las dietas bajas en grasa reducen las enfermedades cardiovasculares. Una revisión reciente de la Dra. Zoë Harcombe no encontró pruebas que sostengan esta afirmación. De hecho, cinco ensayos prospectivos separados desde la década de 1960 han sido incapaces de encontrar ninguna relación entre la grasa alimentaria y las enfermedades cardiovasculares, incluidos el Programa de salud cardíaca de Puerto Rico y el Estudio eléctrico occidental. El Estudio de salud de enfermeras, una vez ajustado para las grasas trans, no encontró ninguna relación entre la grasa alimentaria o el colesterol alimentario y las enfermedades cardíacas. A pesar de los cuarenta años de estudios que trataron en vano de relacionar la grasa alimentaria, el colesterol alimentario y las enfermedades cardíacas, no se pudo encontrar ni un ápice de pruebas.

La puntilla fue la Iniciativa de Salud de la Mujer de 2006, el mayor estudio dietético aleatorizado jamás realizado, que demostró que esta idea es falsa. Casi 50.000 mujeres siguieron una dieta baja en grasas y calorías durante más de 8 años. La ingesta diaria de calorías se redujo en más de 350. Sin embargo, las tasas de enfermedad cardíaca y accidentes cerebrovasculares no mejoraron en absoluto. Tampoco esta dieta baja en calorías proporcionó ninguna pérdida de peso. A pesar del buen cumplimiento, la diferencia de peso al final del estudio fue de menos de 100 gramos, aun llevando años de restricción calórica. No hubo absolutamente ningún beneficio tangible por el cumplimiento a largo plazo de una dieta baja en grasas.

LookAHEAD

En los diabéticos, la historia era la misma. La Acción para la salud en la diabetes (LookAHEAD) estudió la dieta baja en grasas junto con el aumento del ejercicio. Comer solamente 1200-1800 calorías al día con menos del 30 % de grasa y 175 minutos de actividad física de intensidad moderada: esta fue la recomendación de todas las asociaciones de diabetes del mundo. ¿Reduciría la enfermedad cardíaca como se prometió?

Difícilmente. En 2012, la prueba se detuvo pronto debido a su futilidad después de 9,6 años de grandes esperanzas. No había ninguna posibilidad de mostrar beneficios cardiovasculares. La dieta baja en grasas y calorías había fallado una vez más.

Ejercicio

Los tratamientos de estilo de vida, generalmente una combinación de dieta y ejercicio, son universalmente reconocidos como el fundamento de los tratamientos de diabetes de tipo 2. Estos dos baluartes a menudo son retratados como igualmente beneficiosos y ¿por qué no?

El ejercicio mejora los esfuerzos para perder peso, aunque sus efectos son mucho más modestos de lo que la mayoría supone. Sin embargo, la inactividad física es un factor de riesgo independiente para más de 25 enfermedades crónicas, incluida la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. Los niveles bajos de actividad física en sujetos obesos son un mejor factor de pronóstico de muerte que los niveles de colesterol, el tabaquismo o la presión arterial. Los beneficios del ejercicio van más allá de la simple pérdida de peso. Los programas de ejercicio mejoran la presión arterial, el colesterol, la glucosa sanguínea, la sensibilidad a la insulina, la fuerza y ​​el equilibrio.

El ejercicio aumenta la sensibilidad a la insulina sin recurrir a medicamentos y sin sus posibles efectos secundarios. El ejercicio tiene el beneficio adicional de ser barato. Los deportistas entrenados tienen niveles de insulina consistentemente más bajos, y estos beneficios se pueden mantener de por vida, como lo demuestran los estudios en deportistas de nivel experto. Los programas de ejercicios también han demostrado su eficacia en diabéticos obesos de tipo 2.

Sin embargo, los resultados de los estudios de ejercicios aeróbicos y de resistencia en la diabetes de tipo 2 son variados. Algunos muestran beneficios para el A1C, pero otros no. El metanálisis muestra una reducción significativa en A1C, pero no en la masa corporal, lo que sugiere que el ejercicio no necesita reducir el peso corporal para proporcionar beneficios.

A pesar de todos los beneficios del ejercicio, puede sorprenderte saber que creo que esta información no es útil. ¿Por qué? Porque ya lo sabemos todos. Los beneficios del ejercicio han sido ensalzados sin descanso durante los últimos cuarenta años. Aún no he conocido a una sola persona que todavía no haya entendido que el ejercicio podría ayudar en la diabetes de tipo 2 y las cardiopatías. Si la gente ya sabe de su importancia, ¿cuál es el sentido de decírselo de nuevo?

exerciseEl problema principal siempre ha sido la falta de cumplimiento. Hay buena voluntad, pero el cuerpo es débil. Esto es solo algo más del juego de “Culpa a la víctima”. Una miríada de problemas puede disuadir de un programa de ejercicio. La obesidad en sí misma, el dolor articular, la neuropatía, la enfermedad vascular periférica, el dolor de espalda y la enfermedad cardíaca pueden combinarse para dificultar el ejercicio o hacerlo inseguro. En general, sospecho que el mayor problema es la falta de resultados. Los beneficios están muy sobrevalorados y el ejercicio no funciona tan bien como se dice. La pérdida de peso a menudo es mínima. Esta falta de resultados, a pesar de los grandes esfuerzos, es desmoralizante.

Teóricamente, el ejercicio parece una forma ideal de quemar el exceso de calorías ingeridas de glucosa. Las recomendaciones estándar son hacer ejercicio 30 minutos al día, cinco días a la semana o 150 minutos a la semana. A un ritmo modesto, esto solo puede dar como resultado diariamente 150-200 kcal de gasto de energía extra, o 700-1000 kcal por semana. Esto palidece en comparación con una ingesta energética total de 14.000 calorías a la semana. ¡Un solo día de ayuno crea un déficit de 2000 calorías sin hacer nada!

Existen otras limitaciones bien conocidas para hacer ejercicio. En los estudios, todos los programas de ejercicio producen notablemente menos beneficios de lo esperado. Hay dos mecanismos principales. Primero, se sabe que el ejercicio estimula el apetito. Esta tendencia a comer más después del ejercicio reduce la pérdida de peso esperada y los beneficios se autolimitan. En segundo lugar, un programa de ejercicio formal tiende a disminuir la actividad no relacionada con el ejercicio. Por ejemplo, si has estado haciendo un trabajo físico duro todo el día, es poco probable que regreses a casa y corras diez kilómetros por diversión. Por otro lado, si has estado sentado frente a la computadora todo el día, esa carrera de diez kilómetros podría comenzar a sonar bastante bien. La compensación es un fenómeno bien descrito en los estudios de ejercicio.

El principal problema

Al final, aquí está el principal problema. La diabetes de tipo 2 no es una enfermedad causada por la falta de ejercicio. El problema subyacente es una excesiva cantidad de glucosa y fructosa en la dieta que causa hiperinsulinemia, no falta de ejercicio. El ejercicio solo puede mejorar la resistencia a la insulina de los músculos. No mejora la resistencia a la insulina en el hígado en absoluto. Corregir la diabetes de tipo 2 depende del tratamiento de la causa raíz de la enfermedad, que es de tipo alimentario.

Imagina que abres la llave del grifo del baño a tope. El fregadero comienza a llenarse rápidamente, ya que el drenaje es pequeño. Ampliar el drenaje ligeramente no es la solución, porque no aborda el problema subyacente. La solución obvia es cerrar el grifo.

En la diabetes de tipo 2, una dieta llena de cereales procesados ​​y azúcar está llenando nuestros cuerpos rápidamente de glucosa y fructosa. La ampliación del “drenaje” mediante el ejercicio es muy poco efectiva. La solución obvia es cerrar el grifo. Si la causa subyacente de la enfermedad no es la falta de ejercicio, aumentarlo no resolverá la causa real del problema y, en el mejor de los casos, solo es un parche.


Dr. Jason Fung

 
¿Quieres leer más artículos del Dr. Fung? Aquí están sus publicaciones más populares sobre el cáncer:
 

  1. Ayuno, limpieza celular y cáncer: ¿hay alguna conexión?
  2. ¿Qué dieta causa cáncer?
  3. El cáncer como una enfermedad endocrina

Anteriormente

El cáncer como una enfermedad endocrina

El poder del tratamiento nutricional

Diabesidad: por qué los problemas de diabetes y obesidad tienen la misma raíz

Calorías parte 1: ¿Cómo ganamos peso?

El Dr. Fung tiene su propio blog en idmprogram.com. También publica frecuentemente en Twitter.

Su libro El Código de la Obesidad es disponible en Amazon.

The Obesity Code

Su libro nuevo, The Complete Guide to Fasting también está disponible en Amazon en inglés.

cover2

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores