Manteniendo una pérdida de 45 kg (100 lb) durante 7 años

brian

Antes y después

Nombre: Brian Wiley
Edad: 43
Altura: 180 cm (6’0”)
Peso más alto: 118 kg (260 lb)
Peso actual: 68-71 kg (150-155 lb)

Como recuerda Brian Wiley, cuando tenía unos nueve años, pasó de ser un niño delgado a uno obeso.

“Seguí con sobrepeso hasta mi primer año en la escuela secundaria, cuando di un estirón, participé en deportes y perdí peso”, dice Brian. “Pero una vez que cumplí los veinte años, empecé lentamente a ganar peso de nuevo”.

Él atribuye el aumento de peso a una combinación de factores, que incluyen trabajar mucho, el consumo frecuente de comida rápida y estar ocupado con su esposa y su primer hijo.

“Se me fue acumulando sin darme cuenta. No llevaba ningún tipo de seguimiento del peso. Noté que había ganado algo, pero realmente no le di muchas vueltas porque era joven y sano. Pero cuando pedía comida en un restaurante, el mesero decía: “¿Qué quieres, grandullón?”. Y nunca había escuchado a nadie llamarme así antes”, dice.

Cuando tenía unos 30 años, salió y compró una báscula para averiguar cuánto peso había ganado.

“Pensé que quizá pesaría 91 kg (200 lb) más o menos, pero cuando subí a la báscula, me sorprendió ver 113 kg (250 lb)”, recuerda Brian. “Pesaba alrededor de 73-77 kg (160-170 lb) en la escuela secundaria, y no podía creer que hubiera engordado tanto. Digamos que esa fue una llamada de atención”.

Al principio, Brian pensó que podría quitarse el peso simplemente siendo más activo de nuevo. Sin embargo, entrenando en el gimnasio solo perdió 2 kilos. Aunque decepcionado de que sus esfuerzos no hubieran producido el tipo de resultados que esperaba, se dio cuenta de que hacer ejercicio le hacía sentir mejor.

“Luego probé varias cosas diferentes para perder peso, incluso Weight Watchers. Pero su sistema de puntos no me funcionó en absoluto porque solo usaba todos mis puntos en chatarra. Tuve cierto éxito reduciendo las calorías a 1200-1500 por día, pero luego recuperé todo el peso realmente rápido una vez que comencé a comer más”.

Encontrando la dieta baja en carbohidratos

Pero todo cambió en diciembre de 2008, cuando su esposa le mostró un folleto con las pautas básicas de la alimentación baja en carbohidratos y le preguntó qué pensaba sobre este enfoque.

“Después de revisar todos los alimentos permitidos, pensé que podría hacerlo. Así que decidimos que ambos comenzaríamos la dieta el día de Año Nuevo”.

Aunque se sentía bien siguiendo la dieta baja en carbohidratos y estaba contento de perder peso, quería más información sobre la restricción de carbohidratos, junto con pautas más concretas sobre cómo seguir adelante. Así que compró dos libros de Atkins, comenzó a seguir el protocolo y nunca echó la vista atrás.

“Empecé a comer bajo en carbohidratos el 1 de enero de 2009, y en enero de 2010, había perdido 100 libras (45 kg), y he mantenido el peso desde entonces”, dice.

A pesar de que ha mantenido la pérdida de peso con relativa facilidad durante más de siete años, hace algunos meses comenzó a notar algunos cambios no deseables en la composición corporal.

“Creo que fue debido a que me ejercité menos porque estaba muy ocupado con la remodelación de la cocina, además de comer keto con más grasa. Cuando hice un experimento donde aumenté la ingesta de proteínas, comí más pescado y cortes de carne más magros, reduje un poco el consumo de grasas y evité la mayoría de los productos lácteos, me puse notablemente más esbelto y definido, incluso aunque seguía sin tiempo de hacer ejercicio. Compartí fotos de mi experimento en las redes sociales”, agrega.

Desde entonces, Brian ha vuelto a incorporar los lácteos a su dieta, pero por el momento sigue con una mayor ingesta de proteínas. Su ingesta de carbohidratos varía según el día e incluso puede ser cero en carbohidratos si su única opción es carne de hamburguesas o de otro tipo. A pesar de que no lleva un seguimiento de la comida, estima que come entre 20 y 50 gramos de carbohidratos netos la mayor parte del tiempo.

Un día típico de comidas de Brian

Desayuno (10:30-11:00):
Café con mitad leche y mitad crema y una pequeña cantidad de mezcla de stevia/eritritol
Tortilla hecha con 2-3 huevos, tocino o salchichas y espinacas
30-45 gramos de nueces de macadamia o almendras

Almuerzo (13:00-14:00):
Carne de hamburguesa con queso, ensalada
Agua

Cena (17:00):
Una gran porción de carne, pollo o pescado con verduras o ensalada, aguacate o guacamole
Además, de vez en cuando disfruta de un postre casero bajo en carbohidratos, como una pasta danesa hecha con masa de pizza Fat Head o una tarta de queso baja en carbohidratos cubierta con crema espesa y algunas fresas en rodajas. También come mantequillas de frutos secos, bayas y verduras ligeramente más altas en carbohidratos como coles de Bruselas, pimientos, etc.

Brian dice que realmente disfruta de su estilo de vida bajo en carbohidratos, a pesar de que a veces es el único miembro de su familia que lo sigue.

“Mi esposa perdió 27 kg (60 lb) con Atkins y la ha ido haciendo y dejando durante el curso de los años. Y ahora la está siguiendo de nuevo. No he podido incorporar a los niños, aunque por alguna razón parecen ser delgados por naturaleza. Pero comeré bajo en carbohidratos de por vida”, dice con confianza. “Me encanta comer de esta forma. Y si hay algo que me tienta, puedo hacer una versión baja en carbohidratos”.

Aparte de los breves períodos en los que las circunstancias le han impedido hacer ejercicio, Brian ha seguido yendo al gimnasio varias veces a la semana durante muchos años.

“Hago principalmente pesas, pero muy poco cardio. Normalmente estoy allí durante una hora y media. Voy los lunes, miércoles y viernes. Camino sobre la cinta de correr una milla y luego continúo con el entrenamiento de fuerza con pesas pesadas. Entreno la parte superior e inferior del cuerpo y los abdominales el lunes, la misma rutina al revés el miércoles, y hago pesas hasta agotarme el viernes”, dice. “Desafortunadamente, debido a la remodelación de la cocina, no he ido al gimnasio en todo el verano, pero estoy pensando en volver muy pronto”.

Estos son los consejos de Brian para que las personas mantengan con éxito una gran pérdida de peso para siempre:

  1. Si comienzas a recuperar peso o cambia tu composición corporal, prueba y ajusta tu dieta hasta que encuentres lo que funciona. No tiene por qué ser drástico y debe ser algo que puedas mantener a largo plazo. Saltar de un extremo dietético a otro puede ser contraproducente.
  2. No cedas ante la presión o tentación social. Tienes derecho a decir “no” a las personas que te animan a darte el gusto de caprichos altos en carbohidratos, incluso si sus intenciones son buenas.
  3. Sigue comiendo bajo en carbohidratos en todo momento. “Conozco a algunas personas que han perdido peso comiendo bajo en carbohidratos y lo han recuperado, y después han decidido volver a comer así para perder peso otra vez. Pero la segunda vez que lo hicieron, perdieron peso mucho más despacio y con más dificultad”, advierte Brian.*

Puedes seguir a Brian en Twitter @LCHF_TOOLBOX e Instagram @living_lchf.


Franziska Spritzler, dietista titulada

Comentario del Dr. Andreas Eenfeldt

¡Felicitaciones, Brian por tu impresionante éxito a largo plazo!

*/ El comentario final sobre que comer bajo en carbohidratos puede ser más difícil la segunda vez me parece interesante. Es algo que la gente a veces experimenta, pero es difícil decir qué tan común puede ser. Aquí está mi granito de arena sobre lo que puede causarlo:

  1. A menudo se vuelve más difícil bajar de peso con la edad, por lo que si ha pasado mucho tiempo, puede ser más difícil alcanzar el mismo peso. Este es un desafío especialmente frecuente para las mujeres después de los 40 debido a los cambios hormonales relativamente rápidos, pero también afecta a los hombres a medida que envejecen.
  2. La gente puede tener más experiencia comiendo bajo en carbohidratos la segunda vez, y esto no es solo positivo. Si la gente sabe cómo picar refrigerios bajos en carbohidratos, o comer postres, o pan “bajo en carbohidratos”, o disfrutan de nueces y queso furtos secos y queso, estas son todas las cosas que pueden frenar la pérdida de peso. ¡A veces, la ignorancia puede ser una ventaja!

Más

La dieta cetogénica para principiantes

Cómo bajar de peso

Acerca de la autora

Franziska-Bio-Pic-800×931Franziska Spritzler es dietista titulada y educadora de diabetes certificada. Utiliza alimentación baja en carbohidratos y el consumo de alimentos auténticos para abordar la diabetes, el control de peso corporal y salud general. Trabaja en un consultorio privado en Huntington Beach, California, y lleva un estilo de vida bajo en carbohidratos desde hace inicios de 2011. Franziska es escritora freelance también: sus artículos han sido publicados en internet y en revistas sobre la diabetes.

Otras publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores