La periodista Nina Teicholz: una excavadora para la verdad en el mundo de la nutrición

33641385666_192ff11032_k

Nina Teicholz: Nina Teicholz: “Como periodista, cuando te das cuenta de que alguien teme hablar contigo, sabes que hay una gran historia”.

 
El libro de Nina Teicholz publicado en 2014 en inglés y en español en 2018, La grasa no es como la pintan, es un éxito de ventas que continúa recibiendo elogios por su meticulosa investigación, su escritura atractiva y el derribo iconoclasta de la lucha de 60 años contra la grasa alimentaria.

El libro fue nombrado “mejor libro del año” por The Economist, The Wall Street Journal, Fortune Magazine, Mother Jones, Library Journal, y Kirkus Reviews. La influyente Economist lo describió con un contundente “libro que engancha”, y The Lancet, leído por decenas de miles de doctores en todo el mundo, dijo que es una “narrativa apasionante”, una exposición de obligada lectura sobre la ciencia poco formada y el flagrante sesgo que condujo a la errónea demonización de la grasa saturada.

¿Cómo llegó Nina Teicholz a escribir su libro y emerger como una voz líder que aboga por usar la ciencia de forma rigurosa en la nutrición? Aquí está su historia.

Descubriendo la verdad

Nina Teicholz tuvo el primer pálpito de que tal vez la grasa alimentaria no era el ogro que se suponía que era, al menos para ganar peso, alrededor de 2003. Como periodista independiente en la ciudad de Nueva York, obtuvo un trabajo para hacer reseñas de restaurantes para una publicación de la ciudad.

Como describe en un artículo de Family Circle, hasta ese momento, como adulta, había seguido una dieta casi vegetariana, evitando la carne, la mantequilla, los huevos, el queso y la crema en favor de las frutas, verduras y cereales saludables. Pensaba que comer de esa forma era mejor para su salud y su figura, a pesar de que siempre parecía que tenía 4 o 5 kilos que no cedían, sin importar cuánto ejercicio hiciera.

Y ella hacía mucho ejercicio, casi a diario. “Solía ​​dedicar mucho tiempo al ejercicio, aproximadamente una hora y media al día andando en bici o corriendo. Me encantaba, pero también sentía que era una obligación para no ganar peso.

Su trabajo haciendo reseñas de restaurantes hizo que los chefs le ofrecieran platos característicos altos en grasas, sabrosas salsas de crema, cortes selectos de carne suculenta, rico paté y suntuosos quesos. Y para su sorpresa, después de dos meses comiendo de esta forma, en lugar de hincharse varios kilos como temía, perdió esos 4 kilos extra sin necesidad de hacer más ejercicio. Por otra parte, las comidas eran gratificantes y deliciosas. ¿Qué diablos estaba pasando?

Trabajaba como periodista por cuenta propia para múltiples publicaciones por aquel entonces, incluyendo The New Yorker, The New York Times, Men’s Health y particularmente Gourmet. “Gourmet era una gran revista de alimentación en los EE. UU., y se estaban interesando en historias de investigación más rigurosas sobre los sistemas alimentarios”.

Más o menos cuando ella descubrió que comer grasa no le había hecho engordar, la revista le asignó un artículo de investigación sobre las grasas trans, la grasa industrial creada al añadir átomos de hidrógeno adicionales a los aceites vegetales para que sean sólidos y más estables a temperatura ambiente. Esa tarea le aventuró a lo desconocido durante 10 años investigando la ciencia y la política de todas las grasas y aceites. “Y ese es realmente el comienzo de todo este capítulo de mi vida”.

Con una experiencia única

Si la vida de Nina fuera un libro compuesto por capítulos distintos, la trama antes de encontrarse con el mundo de la nutrición era ciertamente experimental y no lineal.

“¡La verdad es que no tengo una historia lineal!”, dice Nina riéndose, ahora de 52 años, explicando un currículum muy variado que incluye temporadas vagueando por América Latina, estudios de postgrado en Oxford en Estudios Latinoamericanos y un desplazamiento de 2 años a Brasil como periodista para la National Public Radio (NPR).

big-fat-surprise El hilo conductor que une todas estas actividades dispares es la curiosidad intelectual, el sentido de la aventura y un don aparentemente natural para unir la ciencia, la política, la medicina y la historia en artículos cautivadores. Como la reseña del Wall Street Journal destacó sobre su libro, Nina tiene un don para traducir datos complejos “en una atractiva narrativa forense”.

Parte de eso puede provenir de su familia. “Había una igual proporción de arte y ciencia”. Ella creció en Berkeley, California, como la mediana de tres hijos en una familia con inclinaciones académicas. Su padre, un “cerebro” en matemáticas, computación e ingeniería, fundó el Centro para la Ingeniería Integrada de Instalaciones en la Universidad de Stanford, que lleva las herramientas computerizadas a obras y construcciones. Su madre obtuvo un título en historia del arte y se convirtió en comisariada de museo, especializada en arte asiático, en el Museo de Arte de la Universidad de Berkeley.

Nina era una buena estudiante que amaba la ciencia. En su primer año de universidad en Yale estudió biología, pero no fue una buena experiencia. “Había un nivel de competencia y falta de apoyo que fue bastante alienante”. Nunca olvidará al consejero académico que mostró “cero interés en mí como estudiante” y al profesor de química orgánica que le dijo: “Tu trabajo es hacerlo todo lo bien que puedas en clase y mi trabajo es hacerte fracasar”.

Se trasladó a Stanford, donde terminó una especialización en Estudios Americanos, con Biología Humana como especialización secundaria, una combinación única que se adapta perfectamente a cómo acabó investigando y redactando el libro. “En mi investigación sobre la ciencia de la nutrición, al menos la mitad es política. Comprender cómo funcionan o no las instituciones de EE. UU. o cómo son manipuladas es tan importante en esta historia como la ciencia misma”.

Después de viajar por América Latina y terminar los estudios de posgrado en Oxford, se mudó a Washington D. C., donde decidió que quería ser periodista. “Los periodistas siempre fueron las personas más interesantes que conocí. Tenían las mentes más flexibles e interesantes, con un pensamiento que abarcaba más y las conversaciones más interesantes”.

Comenzó con una pasantía en la National Public Radio (NPR), y se fue abriendo camino durante los siguientes cinco años, lo que la llevó a vivir dos años en Brasil e informar sobre historias de toda Sudamérica. Finalmente terminó en Nueva York, “el centro del periodismo” y comenzó a trabajar por cuenta propia para publicaciones.

“Pasando por la puerta de las grasas trans

Su artículo de 2003 sobre las grasas trans para Gourmet fue todo un éxito, tuvo una gran difusión y obtuvo un anticipo de seis cifras para un libro sobre las grasas trans.

En retrospectiva, Nina está muy agradecida de haber pasado los primeros tres años de su investigación “pasando por la puerta de las grasas trans, conociendo todo sobre la industria del aceite vegetal”. Los ejecutivos de la industria estaban muy abiertos a ella. “Tenía acceso abierto porque en ese momento solo estaba aprendiendo. Pedí tiempo a la gente y me lo dieron. Todavía no se habían trazado las líneas de batalla”.

Esta investigación le dio una comprensión única sobre el poder de la industria del aceite vegetal y cómo había manipulado la ciencia de la nutrición, en particular, la “hipótesis del corazón de la dieta”, que sostiene que las grasas saturadas causan enfermedades del corazón. Incluso se enteró de que Procter & Gamble, el fabricante de Crisco Oil (un aceite endurecido con grasas trans), ayudó a recaudar millones de dólares, lo que permitió a la American Heart Association pasar de ser una pequeña organización de voluntarios a ser una potencia nacional.

Dándose cuenta de la magnitud de la situación

“Llegué a entender la magnitud de la industria del aceite vegetal y qué tan importante era para ellos la demonización de la grasa saturada; cuánto habían influido en la ciencia, financiado la ciencia; qué poderosos eran”, dijo Nina.

Pronto se dio cuenta de que estaba tras una historia mucho más grande: que todo lo que nos habían dicho sobre la grasa durante más de 50 años era incorrecto. Algunas fuentes tenían demasiado miedo para hablar con ella. “Colgaba el teléfono y temblaba, preguntándome si estaba investigando los bajos fondos. Como periodista, cuando te das cuenta de que alguien teme hablar contigo, sabes que hay una gran historia”.
Como una periodista consumada trabajando en un tema tan importante, ¿alguna vez tuvo dudas de que el libro sería una proeza que sacudiría los cimientos de la ciencia de la nutrición?

“Oh, Dios mío, fue increíblemente estresante. A medida que mis conclusiones eran más confiables, casi todas las noches me acostaba en el piso del estudio de mi esposo y decía ‘¡No puedo hacer esto! ¿Cómo puedo tener razón y todos los demás estar equivocados? No puede ser posible’. Y luego me pasaba horas y horas tratando de rebatirme a mí misma. ¿Son mis datos confiables? ¿Hay alguna manera en que esto pueda ser incorrecto?”

Baches en el camino

Encontró sin duda piedras en el proceso de escritura en los primeros años, cuando su primer editor abandonó el libro porque no lo había entregado a tiempo. Nina no solo tuvo que devolver el anticipo, sino que tuvo que seguir al pie del cañón, sola y sin apoyo, durante casi un año antes de que Simon and Schuster comprara el libro por un adelanto mucho menor. Para mantenerse a ella y a sus dos hijos, se apoyó en los ingresos de su esposo y usó todo el dinero de una herencia de su abuela, para permitirle continuar escribiendo un libro que llevaba mucho más tiempo de lo que ella, o cualquiera, esperaba.

Fue un momento difícil. Y cuanto más tardaba, más avergonzados estaban todos al preguntarme: ‘¿Sigues escribiendo tu libro? ‘, Y yo respondía: ‘Sí, todavía estoy escribiendo el libro’. Hay miedo a que nunca lo termines”.

Excavadores de la verdad

Pero con su enfoque obstinado que rayaba la obsesión, una familia que la apoyaba, un editor incansable y un agente tenaz, después de más de nueve años, finalmente acabó el libro. “Mi editor, mi agente y yo nos llamamos a nosotros mismos los ‘excavadores de la verdad’: sentimos que solo teníamos que transmitir la verdad al mundo”.

El resultado, como casi todas los opiniones apuntan, es una lectura apasionante sobre la manipulación de la ciencia, a menudo financiada por la industria del aceite vegetal, que nos llevó al rechazo de la grasa saturada durante casi 50 años y muy probablemente contribuyó a las epidemias de obesidad y diabetes.

big-fat-surpriseSu libro y su influencia correspondiente en el acalorado debate sobre la nutrición la ha llevado a ser un blanco para los críticos, algunos la han atacado personalmente con insultos malintencionados y declaraciones enojadas.

“Lo que Nina Teicholz ha hecho y sigue haciendo es muy valiente y muy importante. La resistencia a la que se ha enfrentado y los ataques personales han sido de verdad increíbles”, dice el Dr. Andreas Eenfeldt, fundador de Diet Doctor. “Por ejemplo, un doctor de alto perfil afiliado a Yale la llamó ‘Sorprendentemente poco profesional’, ‘Un animal’ y más cosas en un artículo de The Guardian. Pero no proporcionó ningún ejemplo de este comportamiento poco profesional, a pesar de varias peticiones de la periodista. Creo que muchos expertos han vivido cómodamente en el dogma durante décadas. Cuando son desafiados intelectualmente por una mujer, una periodista, y no logran encontrar ningún argumento bueno, a algunos simplemente se les fue, y arremetieron contra ella. La verdad es a menudo incómoda e inoportuna”.

Los ataques personales han sido duros, dice Nina. “Por un lado, los ataques duelen y hieren, pero al mismo tiempo sabes que si te están atacando de forma personal es porque no pueden atacarte de forma sustancial. Una tiene que mantenerse por encima de la pelea y no rebajarse a su nivel de insultos. Su nivel es muy bajo, da vergüenza, y sin duda no ayuda al debate científico”.

Desde 2004, ella misma adoptó la dieta baja en carbohidratos y alta en grasas. Ahora saborea bistecs jugosos, mucho queso y mucha mantequilla, y se siente más saludable y esbelta sin esfuerzo que nunca en su vida.

“Todos los que se pasan a esta dieta simplemente se maravillan de lo deliciosa que está la comida que anteriormente tenían prohibida. Es una liberación increíble no contar calorías y vivir de una forma en la que la comida ya no es tu enemiga. Realmente hubiera agradecido saber todo esto cuando era una mujer joven, cuando siempre quería ser delgada y pesar 4 o 5 kilos menos”.

Trabajo actual y planes futuros

¿Hay otro libro en camino? No en este momento. Actualmente, casi el 100 % de su tiempo lo ocupa dirigiendo Nutrition Coalition, la organización sin fines de lucro que fundó para garantizar que la política alimentaria de EE. UU., especialmente sus influyentes guías alimentarias estuviera basada en datos. Trabajando en estrecha colaboración con la Dra. Sarah Hallberg, que dirige el Nutrition Coalition’s Scientific Council, su objetivo es que las guías alimentarias de EE. UU. sean modificadas en su próxima versión en 2020.

“La guía alimentaria impone una profunda intransigencia en los sistemas médicos y alimentarios en los Estados Unidos. Hay que eliminar esa intransigencia para dar a los médicos la libertad de prescribir diferentes dietas, incluida, por ejemplo, una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas para pacientes con obesidad, diabetes de tipo 2 u otras enfermedades relacionadas con la alimentación. No hay un solo incentivo tan poderoso en la forma en que comen los EE. UU. que la guía alimentaria de EE. UU., y es por eso que necesitan un cambio”.

¿Ella es optimista? Sin duda ahora lo es más con la comunidad de personas de todo el mundo que se están agrupando en internet.

“Es una maravillosa comunidad de personas. Todas comparten un objetivo común. Todas están muy agradecidas por su recién encontrada salud y bienestar. Hay un sentido de propósito y un carácter colectivo que es realmente algo hermoso. Creo que tenemos suerte de estar donde estamos en este momento”.


Anne Mullens

Las publicaciones más populares de Anne Mullens

  • ¿Estás intentando quedarte embarazada? Prueba la mejor dieta para bebés con carne de res, mantequilla y tocino
  • Los 10 mejores consejos para perder peso con bajos carbohidratos para mujeres mayores de 40
  • Dr. Jason Fung: desmantelando el dogma de la dieta, pieza a pieza

Otros perfiles bajos en carbohidratos

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores