¿Puede una dieta cetogénica tratar el cáncer cerebral?

GettyImages-642595512-1600×1068

¿Puede una dieta cetogénica ayudar a pacientes con cáncer cerebral como el senador John McCain? Las últimas investigaciones (y algunos extraordinarios casos de pacientes) hacen pensar que podría hacerlo.

Cuando a mediados de julio se supo que el senador estadounidense John McCain había sido diagnosticado con una forma agresiva de cáncer cerebral, la investigadora en neuroncología, la Dra. Adrienne C. Scheck, trató de enviar un mensaje a la familia McCain en Arizona. Publicó en la página de Facebook del grupo de su hija y le enlazó la investigación que realizó como profesora asociada de neurobiología en el Instituto Neurológico Barrow, en Phoenix, Arizona, donde vive McCain.

Este fue el mensaje de Scheck a McCain: “Pruebe la dieta cetogénica junto con la terapia estándar de cirugía, radiación y quimioterapia”.

Durante la última década, Scheck ha estado estudiando el efecto de modificar el metabolismo de las células cancerosas, en concreto con una dieta cetogénica, para mejorar la sobrevivencia y minimizar los efectos secundarios en pacientes con tumores cerebrales malignos. El 14 de julio de 2017, McCain fue diagnóstico con un glioblastoma multiforme (GBM), un cáncer tristemente mortal que aparece en la neuroglia, el tejido conectivo del cerebro. El glioblastoma multiforme tiene un pronóstico grave, con un tiempo de sobrevivencia promedio de 18 meses desde el diagnóstico. En el caso de McCain, una cirugía de nueve horas eliminó un tumor grande encima del ojo izquierdo el día que le diagnosticaron el cáncer. Después, en la primera semana de agosto, comenzó la radioterapia y quimioterapia, según los medios de comunicación.1

La conexión entre la dieta cetogénica y el cáncer

adrienne-scheck-phd-420×525Scheck (foto a la derecha) dice: “En base a nuestra investigación, creo sin ninguna duda que alguien con GBM debe seguir una dieta cetogénica tan pronto como sea posible, además de la terapia estándar. Nuestra investigación preclínica sugiere que potencia la radiación y la quimioterapia, y puede mejorar la respuesta inmune antitumoral. Incluso las cetonas solas pueden tener este efecto en el cultivo celular. No hay nada que perder por intentarlo.”2

Hasta el momento, Scheck no ha tenido noticias de la familia McCain, probablemente porque estén siendo inundados con todo tipo de consejos, y porque muchas personas, incluidos los médicos, creen de forma errónea que la dieta cetogénica es otra dieta de “moda” que no tiene ninguna base científica. Pero Scheck subraya que la dieta cetogénica para el cáncer no es ninguna moda pasajera. “Esto no es una ‘dieta’ en el sentido típico de la palabra. Es una terapia metabólica estricta con bastantes datos científicos revisados que la respaldan”, dice ella.

De hecho, Scheck no solo ha llevado a cabo una serie de estudios prometedores en modelos de ratón de la enfermedad, sino que es la principal investigadora de un ensayo clínico actual con pacientes con GBM usando la dieta cetogénica junto con radiación y quimioterapia. El ensayo clínico tiene dos objetivos: mostrar que los pacientes pueden tolerar la dieta y mantener niveles bajos de glucosa y altos niveles de cetonas en la sangre; y ver si la sobrevivencia de los pacientes se extiende.3

El estudio de Scheck es uno de los 10 ensayos clínicos registrados en clinicaltrials.gov que estudian actualmente el papel de la dieta cetogénica en el tratamiento del glioblastoma, ocho de los cuales todavía están preseleccionandos de forma activa. Los estudios están siendo dirigidos por equipos en otros tres lugares de los Estados Unidos, así como en China, Alemania y el Reino Unido.

Teniendo en cuenta otros tipos de cáncer (incluidos el de pulmón, de mama, de páncreas, de próstata y los melanomas) en la actualidad hay registradas 23 pruebas clínicas en clinicaltrials.gov que están investigando la dieta cetogénica como un complemento de la terapia estándar contra el cáncer. En la última década, los estudios que investigan el papel de la dieta cetogénica en la investigación básica del cáncer y en terapias emergentes han florecido, con más de 170 estudios o artículos teóricos actualmente de investigaciones publicadas. El número aumenta cada mes.

Cómo los carbohidratos pueden alimentar el cáncer

El argumento principal para usar la dieta cetogénica para ayudar a combatir el cáncer es el hecho de que el cáncer necesita glucosa (una gran cantidad) para alimentar su rápido crecimiento. De hecho, así es exactamente como se usa un escáner PET para diagnosticar el cáncer: una inyección de azúcar radiactiva ilumina las células cancerosas malignas porque usan glucosa en una proporción mucho mayor que las células normales. La glutamina, que es un aminoácido creado a partir de la descomposición de las proteínas, también puede alimentar el crecimiento del cáncer.4

Screen-Shot-2014-02-03-at-8.24.52-PMPrivar de la glucosa y glutamina que las células cancerosas necesitan para crecer, y usar cetonas en su lugar como combustible para nuestras células es la teoría conceptual en la que se fundamenta la dieta cetogénica como complemento para el tratamiento del cáncer. “Las células normales tienen la flexibilidad de usar cetonas para obtener energía, las células cancerosas, no”, explica el Dr. Thomas Seyfried, que es profesor de biología en el Boston College (foto a la derecha).

Seyfried es el autor del influyente libro de 2012 Cancer as a Metabolic Disease. En ese libro, así como en trabajos de investigación recientes, expone las pruebas de que el cáncer es una alteración del metabolismo de la energía celular, particularmente relacionado con anomalías en la estructura y función de la mitocondria.5

En un artículo de 2015, Seyfried y sus colegas promueven específicamente el uso del tratamiento metabólico del cáncer (es decir, la dieta cetogénica) como tratamiento para el glioblastoma. “El objetivo es limitar la glucosa para las células del GBM, su sustrato de energía principal”, dice Seyfried. Esta inanición crónica del combustible que necesitan para crecer estresa y debilita a las células cancerosas, y si no las mata directamente, las hace mucho más vulnerables a los tratamientos como la radiación, los medicamentos de quimioterapia o el oxígeno hiperbárico. “Es como dos puñetazos, fatigándolas con el hambre con cetonas, y luego golpeándolos cuando están abatidas”, dijo Seyfried.

Este concepto de dos golpes, que Seyfried y sus colegas llaman teoría “Presiona-pulsa”, fue detallado recientemente en su artículo de febrero de 2017. El marco conceptual es estresar al cáncer al privarlo de glucosa y suprimir la señalización de la insulina (presionar), y luego atacar repentinamente con oxígeno hiperbárico, fármacos basados ​​en el metabolismo o dosis más leves de fármacos quimioterapéuticos y radiación (pulsar).6

El laboratorio del profesor D’Agostino

“Privar de glucosa a las células cancerosas es como quitar el pie del acelerador”, explica el coautor Dominic D’Agostino, profesor asociado de farmacología molecular y fisiología en la Universidad del Sur de Florida y científico investigador del Instituto para Cognición Humana y de Máquinas. La extensa investigación de D’Agostino sobre la dieta cetogénica también sale en varios videos del sitio Diet Doctor en inglés.

La investigación que D’Agostino ha realizado durante una década se ha centrado en la neurociencia nutricional: cómo cambia el cerebro en respuesta a las influencias de la dieta. Comenzó estudiando la capacidad de la dieta cetogénica y la administración de suplementos de cetonas para ayudar a prevenir las convulsiones asociadas con la toxicidad por oxígeno en el sistema nervioso central, una limitación para los buzos SEAL de la Marina de EE. UU. que usan respiradores de recircuito.

Ahora su laboratorio, en concreto con la investigadora asociada, la Dra. Angela Poff, está investigando el papel de la cetosis nutricional como un adyuvante en la terapia contra el cáncer. El video de la Dra. Poff sobre sacar ventaja del metabolismo del cáncer con cetosis es un video popular en el sitio de Diet Doctor en inglés.

D’Agostino dice que su hipótesis es que la glucosa, la insulina y la inflamación están estrechamente relacionadas con el crecimiento y el tratamiento y prevención del cáncer; están vinculadas con la salud metabólica de las células. “Si bien la teoría dominante actual del origen del cáncer es que surge a través de mutaciones en el ADN celular, la estabilidad del ADN está firmemente correlacionada con el funcionamiento de las mitocondrias y el estrés oxidativo”, dice D ‘Agostino. “La cetosis nutricional con ayuno periódico ayuda a un funcionamiento mitocondrial saludable, a la autofagia (reciclaje celular), a la supresión del estrés oxidativo, la supresión de la señalización de la insulina y la reducción de las vías proinflamatorias específicas”.7

D’Agostino subraya que la investigación sobre la dieta cetogénica y el cáncer aún está en sus inicios. “Necesitamos más datos clínicos sobre la mejor forma de aplicar estos conceptos a pacientes con GBM”, advierte. “Sin embargo, es muy razonable para alguien con un diagnóstico de GBM (con un promedio de 12-18 meses de vida) realizar una dieta cetogénica (con un nutricionista cualificado) junto a su terapia estándar”.

Casos de control del cáncer cerebral con la dieta keto

364EB57D00000578-3691808-image-a-1_1468593426282Pablo Kelly, de 28 años y de Devon, Reino Unido (en la foto a la derecha), no podría estar más de acuerdo. Le diagnosticaron un glioblastoma multiforme en 2014 y él le atribuye a la dieta cetogénica el éxito de salvarle la vida. “Mi GBM fue declarado inoperable debido a su ubicación en el cerebro, en el lóbulo parietal, con un tirabuzón dentro de la corteza motora”, dijo Kelly, quien poco después del diagnóstico comenzó una dieta cetogénica y restringida en calorías.

Él atribuye a los tres años comiendo de forma cetogénica estricta la reducción del tumor lo suficiente como para que el 90 % pudiera ser eliminado con una craneotomía despierta a principios de este año, así como a suplementos con cetonas exógenas, aceite MCT y suplementos antinflamatorios. Una resonancia magnética en mayo muestra que el cáncer no ha crecido, dice Kelly, que está en contacto con personas a través de su página abierta de Facebook, Pablos Journey Through a Brain Tumour, y a través de artículos en los medios de comunicación que han sido compartidos por miles de personas. “Hace tres años me tuve que esforzar mucho buscando para encontrar personas que estuvieran haciendo dieta cetogénica para tratar el glioblastoma multiforme”, dice Kelly, que en estos días es contactado regularmente por personas de todo el mundo con la esperanza de obtener más información y ayuda para probar la dieta cetogénica para el cáncer cerebral. “Quiero inspirar a tanta gente como sea posible”.8

Brad-and-Adam-Sorenson El recorrido de 9 años del adolescente canadiense Adam Sorenson (a la derecha junto con su padre Brad)9 con GBM y la dieta cetogénica es otra historia anecdótica inspiradora. Fue diagnosticado con GBM en fase cuatro en septiembre de 2013, el día después de su 13.º cumpleaños. El tumor era del tamaño de una pelota de béisbol y mortal.10

Los médicos realizaron una cirugía para extirpar tanto como fuera posible, pero su padre, Brad, hizo una investigación exhaustiva para tratar de mejorar las probabilidades de supervivencia de su hijo. “Las reglas primordiales que establecí fueron que tenía que ser seguro, tenía que tener al menos algunos datos de ensayos clínicos publicados y debía ser accesible”. Sus padres también consultaron al Dr. Jong Rho, experto en la dieta cetogénica para la epilepsia y antiguo mentor de la Dra. Scheck en el Instituto Neurológico Barrow, que había sido contratado por el Hospital Infantil de Alberta para el Instituto de Cerebro Hotchkiss en la Universidad de Calgary.11 La familia Sorenson también consultó con los doctores Seyfried, D’Agostino y Scheck.

Elaboraron un protocolo que incluía una dieta cetogénica que consistía en 80 % de grasa, 15 % de proteína y 5 % de carbohidratos combinados con radioterapia, oxígeno hiperbárico y el medicamento metformina. Cuatro meses después de comenzar el tratamiento, le realizaron una resonancia magnética en febrero de 2014 que no mostró tumor visible. En las trece resonancias magnéticas subsecuentes hasta hoy, sigue libre de cáncer. Adam lleva una dieta cetogénica y sigue con metformina desde entonces. “Básicamente se trata de comer muy bajo en carbohidratos con mucha crema batida, huevos, carne de cerdo, nueces y semillas”, dice su padre.

En un emocionante video, Adam dice que la dieta no siempre es fácil como adolescente, especialmente cuando sale con amigos. “Cuando me di cuenta de que no iba a poder comer algunas de mis comidas favoritas como pizza y caramelos, estuve un poco triste. Pero pensé, me ayudará a vivir”.

Adam fue el ponente principal el noviembre pasado en el Simposio Global sobre Terapias Cetogénicas, celebrado en Banff Alberta y patrocinado por la Fundación Charlie para Terapias Cetogénicas. La fundación comenzó como una organización centrada en la dieta cetogénica para el control de la epilepsia, pero ahora se ha diversificado para su uso para el cáncer cerebral, el autismo y otros trastornos cognitivos.

Cuando le preguntaron qué diría a las familias que tienen GBM, Brad Sorenson dijo: “Realmente tengo dudas sobre actuar en el rol de médico. Me preocupa que pueda contribuir a una situación estresante. No quiero darles falsas esperanzas”.

Sorenson, que es el director general y fundador de dos compañías de biotecnología, señala que la dieta cetogénica parece ser más efectiva cuando se inicia antes de la radiación, y que los esteroides, que se administran a casi a todos los pacientes con cáncer cerebral, pueden frenar una cetosis efectiva. “El protocolo de Adam crea muchas reticencias de los médicos”. Así que Sorenson simplemente le dice a la gente lo que hicieron por Adam, comparte un conjunto de diapositivas con su protocolo, su fundamento con referencias y los anima a encontrar un dietista experto.

“No creo que la dieta sola sea un punto de inflexión, pero sí creo que ayuda a mejorar la potencia y la eficacia de otros tratamientos contra el cáncer”, dice Brad. “Soy muy consciente de que la historia de Adam es anecdótica. Pero estoy totalmente seguro de que si hubiésemos seguido el tratamiento estándar, Adam no estaría vivo hoy”.


Anne Mullens

Aprende más y pruébalo

La dieta cetogénica para principiantes

 

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por