¿Puede la dieta cetogénica o baja en carbohidratos curar el acné?

GettyImages-628469830-copy

La mayoría de la gente que sigue una dieta baja en carbohidratos or cetogénica espera bajar de peso, mejorar el control de la glucemia o reducir la presión arterial. En la mayoría de los casos, estos son exactamente el tipo de resultados que se dan.

Sin embargo, algunas personas también pueden experimentar una ventaja extra no esperada: la mejora en la calidad de la piel, incluyendo una reducción en la frecuencia y gravedad del acné.

De hecho, hay nuevas pruebas de que esta forma de alimentación puede ayudar a controlar el acné debido a sus efectos en la salud hormonal.

¿Cómo se produce el acné?

Aunque casi el 90 % de los adolescentes tienen acné, es bastante común también en adultos. De hecho, se estima que en los países occidentales alrededor del 50 % de la gente de 20 o 30 años tiene acné. Por otra parte, es muy infrecuente en muchas culturas que siguen dietas tradicionales.

El acné se produce como resultado de complejas interacciones en la piel. Las glándulas sebáceas ubicadas en la capa externa de la piel están conectadas a los folículos capilares. Estas glándulas producen sebo, una sustancia aceitosa que lubrica el pelo y las células de la piel; estas últimas se eliminan y reemplazan de forma constante.

acne_es

Cuando hay acné, este sistema está dañado. Los niveles elevados de andrógenos (la hormona masculina) causan un aumento de la producción de sebo, y esto provoca una piel aceitosa. La producción de células de la piel aumenta, y las células muertas de la piel no se eliminan de forma normal, sino que se mezclan con el exceso de sebo, causando bloqueos o topes. Cuando este proceso ocurre, las bacterias que se alimentan de sebo también entran en escena.

De forma similar al microbioma intestinal, la piel mantiene su propio equilibrio bacteriano. Un tipo de bacteria conocida como P. Acnes vive infiltrada en los folículos capilares y normalmente está presente en pequeñas cantidades en la capa exterior de la piel. Sin embargo, cuando hay acné, las concentraciones de P. Acnes aumentan de forma drástica, causando inflamación, lo cual provoca espinillas, pústulas y quistes.

El papel de la dieta en el acné

Hasta los años 60, según estudios recientes, se creyó que las dietas altas en azúcar y carbohidratos refinados empeoraban el acné. Sin embargo, después de que investigaciones experimentales no lograran demostrar un vínculo entre alimentos específicos y acné, la dieta dejó de considerarse un factor importante.

Actualmente, ha cambiado la tendencia de nuevo debido al aumento de estudios publicados en la última década que sugieren que os carbohidratos pueden ser el principal culpable alimentario del acné, debido esto a sus efectos negativos sobre la regulación hormonal.

Por ejemplo, un estudio controlado de 2007 con 43 hombres jóvenes propensos al acné hecho por Smith y cols. descubrió que una dieta con una carga glucémica baja causaba una reducción mayor de las lesions de acné que una dieta con una carga glucémica alta. Además, el grupo de la carga glucémica baja experimentó una reducción en los niveles de andrógenos e insulina, y mejoró la sensibilidad a la insulina y la pérdida de peso. En cambio, el otro grupo tuvo aumentos de peso, de niveles de insulina y de resistencia a la insulina.

Es importante apuntar que esta no era una dieta realmente baja en carbohidratos; los carbohidratos de carga glucémica baja fueron alrededor de un 44 % de la ingesta alimentaria total. ¿Habría habido una mejora mayor con una dieta baja en carbohidratos o cetogénica y con menos de un 15 % de la energía proveniente de carbohidratos?

Dietas bajas en carbohidratos y cetogénicas para el acné

Aunque todavía no se ha hecho un estudio controlado sobre la restricción de carbohidratos para el acné, muchas personas han descrito de que la piel mejoró mucho como resultado de seguir una dieta baja en carbohidratos o cetogénica.

Además, hay razones lógicas para pensar que minimizar la ingesta de carbohidratos es útil para la gente que sufre acné.

Un artículo de 2012 de investigadores italianos habla de los posibles beneficios de las dietas cetogénicas para el acné, incluyendo los siguientes:

  • Reducción de los niveles de insulina: Elos niveles de insulina elevados estimulan el aumento de la producción de células de la piel, sebo y andrógenos, preparando las condiciones para erupciones de acné. Las dietas cetogénicas disminuyen los niveles de insulina, a menudo de forma drástica.
  • Efectos antinflamatorios: la inflamación impulsa la progresión del acné. Las dietas muy bajas en carbohidratos y cetogénicas han demostrado reducir la inflamación.
  • Reducción del IGF-1 (factor de crecimiento insulínico 1): las dietas cetogénicas reducen los niveles del IGF-1. Como la insulina, el IGF-1 aumenta la producción de sebo y se ha demostrado que desempeña un papel grande en el acné.

En una convincente revisión del año 2013 sobre los usos terapéuticos de las dietas cetogénicas para varias enfermedades, Paoli y cols. afirmaron que, aunque hay pruebas crecientes de que el uso de las dietas cetogénicas para el acné es prometedor, se necesitan estudios controlados aleatorios (ECA) para confirmar estos beneficios.

Dieta cetogénica o baja en carbohidratos: ¿cuál es mejor para el acné?

Ya que no hay todavía ningún estudio sobre dietas bajas en carbohidratos estrictas o dietas cetogénicas para el acné en este momento, es difícil determinar el grado de restricción de carbohidratos necesario para conseguir los mejores resultados. De forma similar a la pérdida de peso y reducción de la glucemia, la reducción de carbohidratos necesaria para un posible control del acné posiblemente varía según la persona. Puede que las dietas bajas en carbohidratos más estrictas sean más efectivas.

Consejos para maximizar los beneficios de una dieta cetogénica o baja en carbohidratos para el acné

A continuación tienes algunos ajustes alimentarios adicionales que puede que sean útiles, y puede que no. Están basados en pruebas preliminares, pequeños estudios que necesitan repetirse para saber de forma segura si los efectos sugeridos son reales.

  • Consume pescado graso a menudo: los ácidos grasos omega 3 de cadena larga que se encuentran en el pescado son antinflamatorios y se les reconoce la posibilidad de mejorar el acné. Las mejores fuentes son el salmón, la caballa, las sardinas, los arenques y las anchoas.
  • Come verduras bajas en carbohidratos: las verduras de hoja verde y crucíferas pueden ayudar a promover la regulación hormonal y mejorar la salud de la piel. El destacado investigador dermatólogo Bodo Melnik recomienda una dieta paleo rica en verduras para el control del acné.
  • Evita o limita la lactosa: se ha demostrado que los lácteos increase levels of insulin and IGF-1. aumentan los niveles de insulina e IGF-1. Aunque la leche descremada parece tener el vínculo más fuerte con el acné, el queso también se ha vinculado como un posible problema.
  • Toma té verde: el té verde es la mejor fuente de antioxidantes EGCG (galato epigalocatequin). Un estudio de 2016 descubrió que el extracto de té verde parecía reducir de forma significativa las lesiones de acné en mujeres adultas con un acné moderado o grave.
  • Evita o limita el chocolate negro: aunque estudios anteriores no mostraron una diferencia en la respuesta del acné al chocolate cuando se compara con otros dulces, un estudio de 2016 descubrió que incluso un chocolate negro 99 %, virtualmente sin azúcar, puede empeorar de forma significativa las erupciones en hombres propensos al acné. Por esta razón, quizá quieras limitar incluso la ingesta de chocolate negro, simplemente para asegurarte.
  • Céntrate en alimentos frescos bajos en carbohidratos: incluso si no comes alimentos azucarados y almidonados, quizás sigas consumiendo ingredientes que pueden causar problemas de piel. La mortadela y otras carnes procesadas a menudo contienen azúcar, jarabe de maíz, rellenos y otros aditivos que aumentan los niveles de insulina y que pueden causar inflamación. Céntrate en alimentos frescos siempre que sea posible, y lee las etiquetas de las carnes procesadas y otros alimentos empaquetados.
  • Da algo de tiempo a la dieta: paradójicamente, algunas personas dicen que notan un empeoramiento del acné al poco de empezar una dieta cetogénica o baja en carbohidratos. Sin embargo, este efecto suele durar poco y es posible que sea parte del proceso de ketoadaptación. De forma general, los estallidos parecen mejorar con la restricción de carbohidratos a largo plazo en la gran mayoría de las personas.

Resumen

Aunque las pruebas son todavía algo preliminares, hay muchas razones para creer que una dieta cetogénica o baja en carbohidratos puede mejorar el acné. No dudes en leer varias historias a continuación de gente que lo ha probado; y usa nuestras guías gratuitas enlazadas a continuación para empezar.

Al escoger comidas naturales bajas en carbohidratos y ricas en nutrientes que minimizan los niveles de insulina y reducen la inflamación es posible que estés haciendo lo mejor para tener una piel más clara y saludable.

Probar una dieta baja en carbohidratos es seguro y, aparte del coste de comprar comida auténtica, también es gratis. Así que, por qué no probarla durante unas pocas semanas y ver cómo le sienta a tu piel.
¿Ya probaste una dieta cetogénica baja en carbohidratos para el acné? No dudes en dejar un comentario a continuación y compartir tus experiencias.


Franziska Spritzler, diestista titulada

Guías para dietas cetogénicas

Keto2-1SideEffects-16-9EScorr

Comentarios

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por