¿Interviene el LDL en la función de los nervios periféricos?

Sistema de células neuronales

Al campo de la medicina le encanta simplificar los temas convirtiéndolos en una dicotomía de bueno o malo, y no hay mejor ejemplo que el colesterol LDL y el HDL. Sin embargo, esta lógica tan simplista ignora los beneficios del colesterol LDL para la fisiología humana y la compleja variabilidad que se observa tanto en el LDL como en el HDL.

Un reciente estudio realizado en Alemania y publicado en JAMA Network Open ayuda a poner de relieve un posible factor beneficioso del colesterol LDL en la función nerviosa. En el estudio participaron 100 personas con diabetes de tipo 2 y se midió la función nerviosa y el grado de deterioro (neuropatía). Para determinar el deterioro usaron sofisticadas mediciones con resonancia magnética, mediciones directas de la conducción nerviosa y síntomas subjetivos. También midieron el colesterol LDL, el HDL y el total y correlacionaron los resultados con la función nerviosa.

MedPage Today: Diabetes de tipo 2, colesterol y neuropatía: ¿cuál es la relación?

Lo que descubrieron respalda la hipótesis de que el colesterol y, en particular, el colesterol LDL, puede ser un factor importante en la función de los nervios y en su curación. Hallaron que todos los parámetros —resonancia magnética, conducción nerviosa y síntomas subjetivos— tuvieron peores resultados con un colesterol total y LDL bajo, y mejores resultados con valores más altos.

Ya que se trata de un estudio de cohorte prospectivo y no un ensayo controlado aleatorizado, es útil para plantear una hipótesis, pero no para demostrar causa y efecto. El siguiente paso sería realizar un ensayo aleatorizado más riguroso. No obstante, siempre deberíamos preguntarnos si existe un posible mecanismo que pueda explicar la asociación.

Hay que volver a recalcar que plantear un posible mecanismo no demuestra causalidad, pero sí aumenta la posibilidad de una relación causal y, por lo tanto, indica que hace falta con urgencia un ensayo riguroso.

En este caso, existe casi sin lugar a dudas un mecanismo potencial. Los autores plantean que reducir el colesterol sérico es perjudicial para la curación o “regeneración” de los nervios, y que una falta de colesterol puede provocar un aumento de la inflamación nerviosa, llegando a causar daños y disfunción. También plantean que los anteriores estudios que mostraron un pequeño beneficio en la función nerviosa con estatinas pueden tener más relación con las propiedades antiinflamatorias y antioxidativas de las estatinas que con los efectos de la reducción del colesterol LDL.

Aunque este estudio no puede demostrar que el colesterol total y el LDL mejoren la función nerviosa de los pacientes con diabetes, debería servir como un fuerte recordatorio de que el colesterol es un componente vital de una fisiología sana y que es necesario para numerosas funciones y procesos normales. La presión de la medicina moderna para usar fármacos que reducen el LDL en segmentos más amplios de población puede que no siempre sea la mejor opción. Estudios como este demuestran que necesitamos tener en cuenta una visión más amplia.

Si quieres más información sobre el colesterol, no dudes en leer nuestra guía:

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

Estudio respalda la dieta keto como tratamiento para el Alzheimer

La diabetes está relacionada con la disfunción cognitiva temprana

Tribalismo bajo en carbos: naturaleza humana, no propaganda malintencionada

Videos sobre colesterol

  • ¿Hay que temerle al colesterol? — Dr. Paul Mason
  • Colesterol en keto — Dave Feldman
  • Entrevista con el Dr. Scott Murray, cardiólogo

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores