Tribalismo bajo en carbos: naturaleza humana, no propaganda malintencionada

Mantequilla en sartén

Lo que comenzó como un artículo aparentemente inofensivo sobre el tribalismo, ha acabado desencadenando la reacción de la comunidad de los bajos carbohidratos.

El Dr. Ethan Weiss (un cardiólogo que es partidario y ha invertido financieramente en los estilos de vida bajos en carbohidratos) y la dietista Nicola Guess (que usa la alimentación baja en carbos con sus pacientes) publicaron el artículo en STAT el 9 de mayo de 2019. Es fácil estar de acuerdo con la premisa fundamental: todos estamos sujetos a cierto grado de tribalismo, por lo que si no tenemos cuidado, puede mermar nuestra objetividad.

STAT: ¿Está el tribalismo minando la objetividad respecto a las dietas bajas en carbos y altas en grasas? (artículo en inglés)

Ellos señalan acertadamente que también ocurre con el cambio climático, el aborto, la política, etc. Y está claro que ningún tema se libra de que se pueda perder la objetividad si se cree con firmeza en él. La nutrición es el ejemplo perfecto, muchas personas defienden sus “creencias” tan intensamente, que incluso rechazan tener en cuenta las otras alternativas. Aunque es obvio que no le ocurre a todo el mundo, es común en la comunidad vegana, y ha comenzado a ocurrir en la de los bajos carbohidratos. Debemos agradecer al Dr. Weiss y a Guess que hablen de este tema y nos ayuden así a mirarnos en el espejo para asegurarnos de mantener la objetividad.

Los autores reconocen los numerosos beneficios para la salud de la dieta baja en carbohidratos, y señalan que es un recurso de gran valor para ayudar a los pacientes a cambiar su vida. Sin embargo, debido a los niveles elevados de colesterol en sangre y al riesgo de cardiopatías, ponen en duda que la dieta baja en carbos no tenga riesgos y afirman que les “preocupa el discurso alrededor de estas dietas, que con frecuencia se asemeja más a vítores que a ciencia”.

Les felicito por volvernos a centrar en la ciencia, pero opino que la ciencia del colesterol respecto a los estilos de vida bajos en carbohidratos y altos en grasas no está tan asentada como ellos indican.

Para empezar, el aumento del colesterol, en concreto el colesterol LDL, solo es un problema para una minoría de las personas que siguen una dieta baja en carbohidratos. Los estudios publicados sobre la pérdida de peso y el control de la diabetes muestran que el colesterol LDL solo subió de forma significativa en algunas personas. Otros estudios, como los que hicieron con deportistas de alto rendimiento y numerosas experiencias personales (y mi experiencia clínica personal) sí muestran un aumento del LDL, aunque el porcentaje exacto se desconoce y se calcula que es de un 15-25 %. Este es un paradigma contra el que batallo constantemente en mi consultorio. La dieta baja en carbohidratos y alta en grasas no conlleva necesariamente un aumento del colesterol LDL, sino que normalmente conlleva un aumento del colesterol HDL y una reducción de los triglicéridos, y el colesterol LDL puede o no aumentar de forma significativa.

Cuestionar la importancia que tiene el colesterol en un entorno de buena salud metabólica es un matiz aún sin una conclusión definitiva. Ahora bien, es una duda con una base científica sólida.

Así que, ¿dónde hay que poner el límite? Aunque hemos de reconocer que podemos sobrevalorar la postura de que “tener alto el colesterol no es dañino”, también debemos admitir el valor de una reflexión científica abierta. Los autores temen que hayamos ido demasiado lejos y estemos en el punto de

reduccionismo y creación de falsas dicotomías. Nosotros creemos que los científicos, los profesionales de la salud y los periodistas deben evitar confundir o alarmar de forma intencional a la población en un intento de desacreditar la ciencia legítima para, en el fondo, defender sus propios intereses.

Eso es diferente a decir que ya hay respuesta a la pregunta y que el debate debe acabar. Es más, siempre que el debate esté basado en principios científicos, los profesionales de la salud, los periodistas y los científicos deben continuar buscando respuestas propias a la fisiología única de los estilos de vida bajo en carbos.

De hecho, el Dr. Weiss mencionó que existen opciones como “que haya más ensayos que definan mejor el riesgo cardiovascular”. Esa afirmación es clave para mí, ya que tenemos que admitir que la asociación entre el colesterol LDL y la mortalidad total es insuficiente, sobre todo en el grupo de población con buena salud metabólica y con niveles bajos de triglicéridos y altos de colesterol HDL de forma natural (como Dave Feldman de cholesterolcode.com lleva años promoviendo). Es justo esta población la que se beneficiaría de que hubiera más ensayos en vez de dar por hecho que todo el colesterol LDL es peligroso. Me da la impresión de que el Dr. Weiss apreciaría el valor que esto tiene, aunque no lo dijera de forma específica en el artículo.

Por desgracia, la conclusión del artículo adopta un tono diferente y saca el tema de los antivacunas.

Además de ser peligroso, un apoyo tan ostensible parece un intento de degradar intencionalmente la confianza que tiene la población en la ciencia. Solo hay observar el trágico ejemplo del falso caso que vincula las vacunas con el autismo para saber qué es lo que ocurrirá.

¿Cuestionar el riesgo del colesterol LDL en presencia de una salud metabólica óptima significa que estamos tratando de degradar intencionadamente la confianza de la población en la ciencia? En absoluto. Lo que principalmente intentamos es entender mejor la ciencia actual y la forma en que nos afecta como individuos, en vez de ser agrupados con poblaciones enteras de personas que llevan una alimentación baja en grasas o estándar estadounidense y sufren trastornos metabólicos. Tenemos que incentivar este tipo de investigaciones con matices en vez de acabar con ellas por culpa de un tribalismo cegado. Comparar esto con el movimiento antivacunas no tiene ningún fundamento, y me pregunto si, dada la oportunidad, los autores se retractarían de tal comparación.

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que es parte de la naturaleza humana que nuestras creencias nos cieguen, y debemos evitarlo de forma activa. Sin embargo, no tiene nada que ver con engañar o falsificar la ciencia. Y es por eso que hay que aplaudir a los autores por fomentar el debate sobre el tribalismo y la objetividad.

En Diet Doctor estamos comprometidos a ser transparentes sobre la calidad de las evidencias que fundamentan o refutan nuestras afirmaciones. Esperamos mantener la objetividad de forma continua y evitar el tribalismo de pocas miras que forma parte de la naturaleza humana.

Gracias por leernos, y por favor, haznos saber si estamos en el camino correcto en la búsqueda de la objetividad.

Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

¿Los huevos son malos —luego buenos— después malos de nuevo? ¿Qué ocurre?

El encarnizado debate sobre las estatinas

Bajos carbos y diabetes: poco a poco más cerca de la aceptación

Conceptos básicos